Los columnistas de EL MUNDO, eufóricos por la destrucción de Pepe Navarro

ANTENA 3 suprime ‘La Sonrisa del Pelícano’ de Pepe Navarro por intentar un programa sobre el video sexual de Pedro J. Ramírez

HECHOS

El 1 de diciembre de 1997 la dirección de ANTENA 3 TV, cuyo presidente era D. José María Mas (de Telefónica) y cuyo Consejero Delegado era D. Juan José Nieto, decidió la supresión inmediata del programa ‘La Sonrisa del Pelícano’, que dirigía D. José Navarro Prieto.

El programa ‘La Sonrisa del Pelícano’ que la productora Compañía de Ideas para el Éxito (CEDIPE) hacía para ANTENA 3 TV bajo la dirección de D. José Navarro Prieto (Pepe Navarro) fue suprimido de un día para otro el 1.12.1997 por la dirección de ANTENA 3 TV.

El programa ‘La Sonrisa del Pelícano’ de aquella edición estaba planificado, principalmente, sobre dos temas: Por un lado una entrevista al ex presidente del banco Banesto, D. Mario Conde, cuyo primer juicio se celebraba por aquellas fechas y por otro el análisis del video sexual del director de EL MUNDO, D. Pedro J. Ramírez con la Sra. Exuperancia Rapú. El Sr. Pepe Navarro había intentado sentar en el plató de su programa al Sr. Rodríguez Menéndez (acusado de difundir el vídeo) y al Sr. Ramírez o, en su defecto, a D. Melchor Miralles sin aparente éxito. Además planificó hacer una recreación del vídeo del Sr. Ramírez con la Sra. Rapú. El programa no se emitió porque fue suprimido ese mismo día y todos los despachos relativos al equipo de ‘La Sonrisa del Pelícano’ desalojados. ‘¡Nos han tratado como delincuentes!’, dijo un miembro del ‘Pelícano’ a EL PAÍS.

El Sr. Pepe Navarro, en una entrevista en la Cadena SER, culpó expresamente al director de EL MUNDO, D. Pedro J. Ramírez, de haber sido el responsable de la supresión del programa. Por su parte el Sr. Ramírez en su libro ‘El Desquite’ reconoce su oposición a que el Sr. Navarro hiciera aquel programa y que el propio día de la emisión le llamó D. Juan Villalonga, el presidente de Telefónica (empresa propietaria de ANTENA 3 TV) para notificarle que ‘se había cargado’ el programa del Sr. Navarro.

COMUNICADO DE ANTENA 3 TV SOBRE LA SUPRESIÓN DE ‘LA SONRISA DEL PELÍCANO’:

Después de repetidas conversaciones con José Navarro, la cadena ha podido constatar que los contenidos han seguido contraviniendo los principios en los que ha de basarse la programación de la cadena en orden al fomento de los valores éticos y humanos. Sin menoscabo alguno del respeto a la reconocida profesionalidad de Navarro y siendo consciente de las posibles pérdidas momentáneas de audiencia que pueden producir este tipo de decisiones, ANTENA 3 asume su responsabilidad ante los espectadores en orden a velar por el estricto cumplimiento de los compromisos adquiridos en el Código de Conducta de ANTENA 3 TV, uno de cuyos principios proclama como prioridad permanente de la cadena la satisfacción de la audiencia con una programación atractiva y de calidad», explicaba el comunicado de ANTENA 3.

CONSUELO ÁLVAREZ DE TOLEDO NOMBRADA ‘DEFENSORA DEL ESPECTADOR’

consuelo_alvarez_toledo La dirección de ANTENA 3 TV anunció la supresión del programa ‘La Sonrisa del Pelícano’ a la vez que anunciaba que una periodista de EL MUNDO, Dña. Consuelo Álvarez de Toledo, asumía el cargo de ‘Defensora del Espectador’ del canal con la misión de asegurar que no volvieran a producirse excesos similares a los del programa suprimido. La Sra. Álvarez de Toledo había sido una destacada profesional de ANTENA 3 hasta que rompió con el canal por su oposición a el ‘Pacto de Nochebuena‘. Ahora regresaba a casa.

Dña. Consuelo Álvarez de Toledo (Defensora del Espectador de ANTENA 3 en 1997) explica a J. F. Lamata la supresión del programa del Sr. Pepe Navarro:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

03 - Diciembre - 1997

MILAGRO, EL LUNES NACIÓ LA ÉTICA EN ANTENA 3

Carlos Boyero

Creo haber reiterado diáfanamente y con justificada agresividad mi visceral y racional opinión respecto a los inmundos y triunfantes inventos del incontestablemente comunicativo y viscosamente amoral Pepe Navarro

Creo haber reiterado diáfanamente y con justificada agresividad mi visceral y racional opinión respecto a los inmundos y triunfantes inventos del incontestablemente comunicativo y viscosamente amoral Pepe Navarro ‘Esta noche cruzamos el Missisippi’ y ‘La sonrisa del Pelícano’. Cuando el primero se exhibía en TELECINCO me llegó una boba misiva de Navarro (no me atrevería a definirlo como ágrafo y analfabeto, pero resulta evidente que lo suyo no es la escritura) en la que me invitaba amablemente a suicidarme y hace un par de semanas recibí una carta tan venenosa como brillantemente escrita por mi estimado Ignacio Fontes, nada avergonzado subdirector del segundo programa, negando con sarcástica indignación y supuestos datos mis sospechas o mis certidumbres sobre la presente o futura derrota de audiencia de su crepuscular pelícano frente a la estratégica e imparable marcianada de Sardá, algo que me ofrece una coartada intocable sobre mi ancestral aversión a un programa capaz de mearse en cualquier regla ética, en el respeto a la verdad y a la dignidad si a cambio pillaba mogollón de audiencia, su exclusiva finalidad.

Necesariamente aclarado esto, siento controlada cólera a que ANTENA 3 ofenda a mi inteligencia y a la de cualquier espectador que se moleste en utilizar sus neuronas cerebrales, al cargarse fulminantemente en la noche del lunes La sonrisa del pelícano apelando a un repentino, obligado y ligeramente cómico código deontológico. Cuentan que los principales espacios de esa noche estaban dedicados a una entrevista con Mario Conde en la que el ídolo caído y juzgado podía soltar vitriolo contra determinadas instituciones bancarias y algunos escualos que le hicieron la cama al antiguo depredador y rey del mar. Cuentan que iban a tratar con el rigor, honestidad, objetividad y veracidad informativas que caracterizan ancestralmente al circo «navarriano» el sórdido y repugnante tema del vídeo utilizado contra Pedro J. Ramírez. Qué sorprendente, qué oportuna, qué razonada la justiciera conciencia deontológica en noche tan especial.

¿Cómo se miden las barreras deontológicas en las televisiones privadas y también en las públicas? ¿Cuántas veces se las pasan impunemente por sus prepotentes cojones? ¿Han dejado de interesarle a ANTENA 3 los 1.880.000 entusiasmados espectadores que veían la soez «pelicanada» y la pasta que suponían, en nombre de la sagrada ética que milagrosamente acaba de instalarse en la cadena? ¿Cuántas millonarias salvajadas de Navarro habían merecido la felicitación a su chacal favorito de los dueños del negocio? Que todavía no vivimos en el limbo, listos.

Carlos Boyero

03 - Diciembre - 1997

CONSUELO EN ANTENA 3

Martín Prieto

Es lamentable mezclar la calidad de Consuelo con la miserabilidad de un buitre carroñero disfrazado de pelícano. Otras basuras invaden las pantallas caseras pero la del perillán siempre se llevó la palma

Hace algunos millones de años conocí a Consuelo Álvarez de Toledo dando albergue en su casa a una manada de periodistas azacaneados en montar una Junta Democrática de Prensa cuando los que luego la insultaron eran perfectos desconocidos no por la clandestinidad de sus afanes sino por su exclusiva dedicación a la domesticidad. Persona muy sensata, cosa que no abunda, y muy solvente periodista progresista, adjetivación torticeramente devaluada, siempre ha tenido un criterio claro sobre las libertades y son otros los que se han movido en el teatrillo giratorio de la política. Mi desconfianza es grande hacia la institución del ombusdman; para que eso funcione hay que ser nórdico. Pero es un consuelo, como el de su nombre, la inédita iniciativa del presidente de ANTENA 3 TV de designar a Álvarez de Toledo para defender a sus espectadores. Arduo trabajo el de mi compañera que habrá de moverse en doble dirección y en ocasiones defender a la audiencia hasta de sí misma. Consuelo, en el rifirrafe de los audímetros, precisará de la apuesta por la seriedad que nada tiene que ver con lo aburrido iniciada por su televisora. Es lamentable mezclar la calidad de Consuelo con la miserabilidad de un buitre carroñero disfrazado de pelícano. Otras basuras invaden las pantallas caseras pero la del perillán siempre se llevó la palma desde que importó de USA la bosta de paloma que expende y que ni de abono sirve. Los mal pagados y negreados empleados del ave que antes cruzó el fangoso Mississippi se avergonzaban de su trabajo. Bajo el volcán ya se ve venir la lava de otra erupción de utilería que completará la tripleta central de martirologio nacional por la libertad de expresión: el Gran Agiotista, el académico de plastilina y, ahora, el pájaro.

Martín Prieto

03 - Diciembre - 1997

LOS PELÍCANOS

Francisco Umbral

Estos falsos pelícanos para adultos son unos pájaros criminosos, una bandada ominosa de pájaros negros, una invasión letal. Más que los pelícanos, los sombríos pájaros de Hitchcock están entre nosotros.

Dentro del magma televisivo -tatachín y revolcón- se ha producido una plausible reacción moral, que es la de suprimir el programa de José Navarro. El pelícano es todo él como un cuento infantil, un simpático animal, pero el periodista/pelícano se cuenta entre los capitanes de la destrucción del periodismo visual. La modalidad del «juicio paralelo» sólo es una de las perversiones informativas que ha ensayado este señor, y ahora volvía a lo suyo, pero le han retorcido el cuello al pelícano, muy oportunamente.

ANTENA 3 ha tenido un gesto muy digno y ejemplar, aunque también cabe pensar que el descenso de la audiencia en este programa ha determinado el final del pelícano. ¿Habrían hecho lo mismo con el pelícano de los huevos de oro, si estuviera en su período de mayor rendimiento? Uno es dado a pensar bien de la gente, en principio, aunque la vida suele quitarme la razón, pero concedamos a las autoridades de ANTENA 3 el beneficio de la duda. También pudiera ser que haya alguna persona interesada en suprimir el «juicio paralelo» de Mario Conde, pero todo esto son reflexiones saduceas que no deben oscurecer la feliz iniciativa de cortarle las alas a un pelícano con vocación periodística y escandalosa.

Acabamos de firmar un manifiesto por la libertad de expresión, de modo que no es uno sospechoso de inquisiciones, pero como periodista viejo sí me considero con el derecho de exhibir todos los códigos deontológicos de la profesión, hoy tan alegremente violados, y mayormente en el periodismo televisivo. Ser libre es librarse también de la dictadura de la audiencia. La dictadura de la audiencia no es sino una forma embozada de la demagogia cultural, comercial, letal.

Llegado a este punto de la columna me asalta un fax de Jorge del Corral, mi querido amigo y alto funcionario de la cadena que nos ocupa, con los contenidos de la decisión de ANTENA 3, sus bases deontológicas, etc. Un papel serio y oportuno donde se reconoce la alta eficacia periodística de Navarro y se establece un compromiso firme con la sociedad para hacer televisión amena, pero de calidad. No sé cuáles son las cúpulas ideológicas y económicas de ANTENA 3, y además prefiero no saberlo, pero creo que todos en la profesión debemos felicitarnos y denunciar lo que ya es sabido: que los media están soportando una bandada de pelícanos infiltrados, de pelícanos aficionados, de pelícanos malos que guardan en el gran buche de su pico toda la basura visual y verbal que luego van vomitando a lo largo de la programación. Desearíamos sobre todo que se abra, a partir de ahora, la veda del pelícano digital y comunicacional, porque estos pelícanos de gran buche y pequeño cerebro están convirtiendo en un gallinero de pelícanos las televisiones centrales y periféricas.

La dictadura de los índices de audiencia debe terminar, porque es una cosa manipulada y porque, en lugar de informar y culturizar a los públicos, les engancha a la España de Alcáser y la intolerable parodia judicial, por citar sólo dos males. El pelícano, sí, es todo él un cuento infantil, pero estos falsos pelícanos para adultos son unos pájaros criminosos, una bandada ominosa de pájaros negros, una invasión letal. Más que los pelícanos, los sombríos pájaros de Hitchcock están entre nosotros.

Francisco Umbral

07 - Diciembre - 1997

DEFENDERSE DEL ESPECTADOR

Lo mejor del locutor Navarro es que gracias a su bazofia tenemos a Consuelo Alvarez de Toledo de Defensora del Espectador.

Lo mejor del locutor Navarro es que gracias a su bazofia tenemos a Consuelo Alvarez de Toledo de Defensora del Espectador. Ojalá la Defensora del Espectador de una cadena privada sirva verdaderamente para defender al espectador. Porque en la cadena pública CANAL SUR Televisión existe un Defensor del Espectador, y a pesar de su existencia, allí dan, después de almuerzo y cena, como medicina del Seguro, sendos programas a cuyo lado lo del locutor del pelícano era una catequesis. Yo no sé qué defiende el Defensor del Espectador del CANAL SUR. Me parece título muy malamente puesto esto de Defensor del Espectador. Es como lo de diario independiente de la mañana, que decía Santiago Amón que significa que ese diario no tiene absolutamente nada que ver con la mañana, aunque bastante con muchas otras cosas, en las que está pringado hasta aquí… Lo de Defensor del Espectador, igual. Defensor del Espectador puede ser, como su mismo nombre indica, el que los defiende del espectador. El que defiende del espectador que reclama a la dirección del CANAL SUR TV, quiero decir. El Defensor del Espectador viene a ser como el Defensa del Betis, que está para que no le marquen goles al Betis. Del mismo modo, el Defensor del Espectador del CANAL SUR está para que los espectadores no le marquen goles a la programación tan culta y refinada como la bazofia de las viejas verdes de Irma Soriano o los estristís nocturnos del programa de la señora del moño rubio y las cejas negras. El Defensor del Espectador me parece que está para despejar a córner las reclamaciones de los espectadores, recibir sus quejas y darles largas.

Espero, por tanto, admirada Consuelo Alvarez de Toledo, que lo tuyo de San Sebastián de los Reyes no tenga absolutamente nada que ver con lo de San Juan de Aznalfarache.

Antonio Burgos

15 - Diciembre - 1997

La carcajada del 'pelícano'

Pedro Páramo

Entre las aves sólo la gaviota reidora exhibe algo semejante a la risa humana. A los pelícanos, si ríen, no se les nota. El pelícano no pertenece a la fauna ibérica. Lo metió Pepe Navarro en las casas a través de la televisión por la misma razón que un día decidió cruzar el Mississippi. Este pájaro vive hasta medio siglo, pesa en la fase adulta de cuatro a diez kilos y, aunque su carne dura y correosa sabe a pescado, esta Navidad compite con el pavo en popularidad. Aparte de su simpática figura, por grotesca, lo más atractivo del pelícano, aquí y en sus hábitats, son sus excrementos. En perú los atienden como animales domésticos porque los pescadores comen también de lo que sacan por su guano. Al pelícano de Pepe Navarro le han helado esta semana la sonrisa en ANTENA 3 TV antes de que levantara el vuelo sobre asuntos tan vidriosos como el vídeo de Pedro J. Ramírez o el juicio contra Mario Conde. ¿Quién eligió el pasado martes para sacrificar a este pájaro capaz de ensuciarlo todo? Si el matarife tiene algo que ver, directa o indirectamente, con La Moncloa o sus asesores, como se ha insinuado, no ha podido escoger peor fecha.

02 - Diciembre - 1997

Hasta la próxima, Pepe

Ferrán Monegal

La dirección de ANTENA 3 TV le ha cortado las alas al Pelícano de Pepe Navarro. A pesar de que el relente exterior le pilla – económicamente hablando – bien abrigado y de que no le hará falta burjulear por las aceras de la Castellana como tenía que hacer La Veneno, lo cierto es que las causas de este cierre hay que buscarlas en tres ejercicios encadenados. El primero, aquel show amañado y lleno de trampas que hizo a costa de las niñas de Alcasser. Jugó con la buena fe de su audiencia simulando que perseguía la verdad cuando lo que buscaba era espectáculo. El segundo, la entrada a saco en el secuestro de la farmacéutica de Olot a base de disparar perdigonadas a voleo con estrafalarios personajes. Cuanto más plomo escampaba, más disfrutaba. El tercero, el sumiso servilismo a Mario Conde, que usó a Navarro como el trapo de limpiar, y que ahora que ha empezado el juicio, parece que tenía previsto otro, nocturno y paralelo, con don Mario de fiscal en lugar de encausado. Aladamos una cuarta causa: los irónicos e inteligentes marcianos de Sardá le habían superado. Cuando uan empresa despide a un trabajador, la tendencia solidaria nos pone al lado del currante. Pero en este caso, y por fortuna, este operario cualificado ha logrado ahorrar unos 2.000 millones en estos dos últimos año. Y, demás, se lleva el prestigio de un Premio Ondas bajo el brazo. O sea, que el muchacho ha crecido en fortuna y santidad porque lo hemos arropado con nuestra atención, con nuestra audiencia y con la ondulada laureada profesional. No seamos, pues, tan hipócritas – yo, el primero  – de creer que es un despido justificado.

Risas en el Pésame

La alegre tropa de Malalts de Tele (TV3) ayer estaba triste. Anonadados por la desaparición de El Pelícano, Toni Soler y su comentarista televisivo de las tinieblas exteriores, Albert Om, se consolaban poniendo en el vídeo a La Veneno y a Crispín, y se preguntaban si acaso las acogería Carrascal en su informativo. O sea, un cachondeíto. Bien mirado, sí que es cierto que con la desaparición de Navarro los comentaristas televisivos hemos perdido un sparring. No obstante, yo no le haría grandes funerales al difunto. Goza de buena salud. Los que lo tienen crudo son las criaturas que alrededor de él sobrevivían. Van con la marca del hierro de la negra escudería, y quizá tarden en borrarlo. O quizá otro hierro, más candente aún, les esté aguardando agazapado.

Ferrán Monegal.

El Análisis

¿DE VERDAD QUE FUE POR MOTIVOS ÉTICOS?

JF Lamata

El comunicado decía que tomaban esa decisión, aún sabiendo que podían perder audiencia. En un planteamiento idealista “¡No nos importa perder audiencia, mientras mantengamos nuestra ética!”.  El problema es que ese argumento tiene unas cuantas incoherencias.

¿Por qué ese día? ¿Y por qué no antes? ¿Cuánto tardó ANTENA 3 TV en saber que el tipo de televisión que hacía el Sr. Navarro no le gustaba? ¿No lo sabía cuando lo contrató? ¿No había visto el Mississippi? El comunicado de supresión alude al Código Deontológico del canal aprobado por el Consejo de Administración de ANTENA 3 TV el 18.08.1997. ¿Cuánto tiempo tardaron en darse cuenta de que supuestamente lo incumplía? ¿Cuándo entrevistaba al ‘enterrador’ de las niñas de Alcasser, que luego resultó ser un fiasco no vieron ninguna contradicción no? ¿Tampoco con los reportajes sobre la farmaceutica de Olot, especuliando sobre su lesbianismo y sobre si se había enrollado con sus secuestradores? ¿Con el especiales sobre el ‘caso Arny? Nada de nada. Pasaba y no se enteraban.

Pero eso sí, tocan a D. Pedro J. Ramírez y el programa es fulminado (al Sr. Ramírez se le atribuía entonces buen rollo tanto con el presidente del Gobierno, D. José María Aznar, como con el presidente de Telefónica, D. Juan Villalonga, propietario de ANTENA 3).

Por tanto, resulta complicado ver un repentino ataque de ética de ANTENA 3 TV y más fácil ver en la cancelación de aquel espacio que el Sr. Navarro se saltó un mandato sagrado en los medios: “Métete con los poderosos que sean enemigos de tus jefes y nunca con los poderosos, que son amigos de estos”.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.