Mazazo económico al proceso independentista de la Generalitat de Carles Puigdemont

CaixaBank y el Banco Sabadell retiran sus sedes sociales de Catalunya y tras ellos les siguen otras 500 empresas catalanas

HECHOS

  • El 5.10.2017 el Banco Sabadell aprobó la retirada de su sede social de Catalunya.
  • El 6.10.2017 CaixaBank aprobó la retirada de su sede social de Catalunya.

   El Sr. Oliú (presidente del Banco Sabadell) y el Sr. Fainé (que controla CaixaBank desde la Fundación La Caixa) iniciaron la marcha de marcas de Catalunya.

CRONOLOGÍA DE ABANDONOS MÁS CÉLEBRES:

5.10.2017 – El Banco Sabadell traslada su sede social de Catalunya a la Comunidad Valenciana.

6.10.2017 – El Banco CaixaBank traslada su sede social de Catalunya a la Comunidad Valenciana.

8.10.2017 – La Fundación Bancaria La Caixa, Gas Natural y Criteria trasladan su sede social desde Catalunya a Baleares, mientras que Agbar traslada su sede social desde Catalunya a Madrid.

9.10.2017 – Abertis, Colonial, Trea Asset Management, Cellnex, Cervezas San Miguel, Idilia Foods (Colacao y Nocilla) y Lleida.net trasladan sus sedes sociales desde Catalunya a distintos puntos de España.

11.10.2017 – El Grupo Planeta, Catalana Occidente y eDreams trasladan también sus sedes desde Catalunya a distintos puntos de España.

 El Sr. Creuheras presidente del Grupo Planeta ha cumplido la voluntad de su antecesor, el fallecido D. José Manuel Lara que siempre manifestó que si Catalunya proclamaba su independencia el trasladaría la sede de la compañía.

08 - Octubre - 2017

La advertencia en el 3-O de Fainé a Junqueras que Rajoy aprovechó

Carlos Segovia

“Es una de las decisiones más difíciles de mi vida”. El presidente de la Caixa, Isidro Fainé, nacido en Manresa en cuna humilde hace 75 años, estudiante en la Universidad de Barcelona, toda una carrera en la entidad y apasionado del Barça, vio a partir de la noche del domingo que iba a tener que beber el cáliz que miraba de reojo desde hacía semanas.

Los preparativos se aceleraron cuando Fainé constató que la Generalitat iba a aplicar la Ley de Transitoriedad y proclamar la indepedencia. Era insoportable para CaixaBank, que no podía dejar a los clientes y accionistas en el limbo de saber si su patrimonio seguía bajo el paraguas del fondo español de garantía de depósitos y del Banco Central Europeo. Era temible para los clientes y accionistas de Gas Natural, que preside Fainé, expuestos a cualquier tarifazo o medida energética ocurrente de la nueva Generalitat independiente.

Con la decisión tomada, el financiero catalán fue a ver el martes, el 3-O, al vicepresidente económico, Oriol Junqueras, y le hizo la advertencia. O la Generalitat frenaba al día siguiente el procès para abrir una etapa de negociación o la Caixa tomaría la decisión de dejar su sede centenaria en Cataluña. Fainé salió con la impresión de que no haría falta, de que Junqueras haría un intento de convencer a Puigdemont.

El banquero también había explicado al Rey su triste plan. Felipe VI le había convocado esos días en Zarzuela, dentro de la ronda con representantes del poder económico para pulsar las consecuencias de la secesión antes de su discurso del martes.

Pero llegó el miércoles 4 y no hubo nada. Puigdemont se dedicó a atacar al Rey y Rajoy no puso en marcha el artículo 155 o medidas que tranquilizaran a, entre otros, los clientes y accionistas de CaixaBank. Las pérdidas en Bolsa superaban el 10% y no había ya tiempo que perder. Fainé habló con el presidente del Sabadell, Josep Oliu, y acordaron la entente. Había que actuar a la vez y rápido, porque quien sabe si Puigdemont y Junqueras, sabedores de sus intenciones, intentarían frenarlos con alguna norma nacionalizadora. Además, Fainé y Oliu se jugaban un calvario judicial si los accionistas les acusaban de negligencia. El Rey gastó su munición sin efecto.

Oliu dio ya el paso el jueves, pero Fainé tenía que esperar 48 horas más. El motivo se lo había explicado él mismo a Soraya Sáenz de Santamaría y a Luis de Guindos. Había empresas catalanas, incluida CaixaBank, que no tenían actualizados sus estatutos y solo podían cambiar de sede convocando junta de accionistas. Es decir, un infierno de reunión con los radicales rodeando el edificio en que se decidiera ir a Valencia.

Guindos ya había vaticinado fuga de capitales el día 26 de septiembre en el Senado ante un inconsciente senador de Esquerra, Joaquim Ayats, y vio, al igual que Rajoy, que ayudar al banco catalán era un servicio al Estado que podía tener efectos letales en el separatismo. Por mucho que el Rey allanara el camino ¿para qué precipitarse en aplicar el artículo 155, si la entidad donde los catalanes tienen depositados 50.000 millones iba a anunciar que se marchaba socavando los cimientos del nacionalismo? Es una jugada al más puro estilo de Rajoy. CaixaBank le hace el trabajo y encima le debe un favor por cambiar la ley que libera a la cúpula del banco de someterse a una violenta junta de accionistas.

Además, el Gobierno sabía que no sólo era el banco. La Fundación la Caixa y el holding Criteria también tendrían que moverse por temor a represalias de la Generalitat, como así ocurrió este sábado. Es increíble pero todo el tentacular centro de poder de La Caixa tiene sede fuera ya.

Por eso es dudoso que Fainé vaya a sentirse en deuda con Rajoy, porque el favor ha sido mutuo, porque el movimiento de CaixaBank ha agrietado el PDeCAT, la antigua Convergéncia, el partido tradicional de la burguesía catalana. El conseller de Empresa de la Generalitat, el teóricamente menos radical Santi Vila, empezó a agitar el árbol de que no convenía la declaración unilateral de independencia. Vila es el miembro de la Generalitat que mantiene mejores relaciones con la Caixa.

En este siglo XXI, no es la ministra de Defensa o el de Justicia, los que aplacan una insurrección. Puede ser más eficaz Cristóbal Montoro o el decreto de Guindos de barra libre para el que quiera salir de Cataluña. Los bancos son los tanques. El Gobierno sigue temiendo, pese a todo, que esta semana puede tener que intervenir, porque hay independentistas que desean una Cataluña sin bancos, sin empresas y sin euros.

11 - Octubre - 2017

Cómo Fainé y Oliu lograron derrotar a Puigdemont

Ángeles Gonzalo

Hace solo tres semanas que ninguna compañía catalana creía que iba a aprobar una medida tan drástica como la de trasladar su sede social y fiscal fuera de Cataluña en octubre. Había runrún de intranquilidad, pero ni analistas ni inversores acosaban a las empresas para que abandonaran su región de origen.

La banca llevaba más de dos años amenazando con drásticas medidas si el Gobierno catalán pasaba a la acción en su objetivo de independizar unilateralmente esta comunidad autónoma. Pero en ningún momento consideraba que las tensiones entre el Gobierno central y el catalán iban a radicalizarse tanto.

Pese a ello, casi todas o todas las grandes empresas habían comenzado a montar comités de seguimiento en sus distintas divisiones a raíz de la consulta llevada a cabo el 9 de noviembre de 2014 por el Gobierno catalán para comprobar el grado de aceptación ante una posible declaración independentista. Pero las conclusiones hasta hace dos semanas no aportaban suficientes razones para indicar la necesidad de un cambio de sede social fuera de Cataluña. Eso sí, si había que abordar esta drástica medida se haría de forma coordinada, por lo menos entre CaixaBank y Banco Sabadell. Así habían quedado sus responsables hace dos años.

Banco Sabadell decidió reforzar su comité de seguimiento hace algo más de dos semanas al detectar cierta salida de depósitos de las oficinas de Cataluña hacia otras regiones, e incluso hacia otras entidades. Las fugas eran de poca cuantía, pero se iban intensificando. Las salidas no eran solo de Sabadell, sino de prácticamente todas las entidades con sucursales en la comunidad autónoma.

Su preocupación ante un posible cambio de sede, aún no previsto entonces, era más sentimental que burocrático. Su presidente, Josep Oliu, ya había llevado a junta y aprobado en 2015 una modificación en los estatutos del banco como preveía la Ley 9/2015 para trasladar el domicilio social sin necesidad de que pasase por la autorización de los accionistas. Sabadell así podía cambiar de sede en 24 horas, como así ha sucedido.

CaixaBank no había sido tan previsor. Pensó que nunca llegaría ese momento. Pero llegó y tuvo que activar su peso e influencia no solo en el tejido industrial catalán, sino español. Isidro Fainé utilizó toda su influencia, que es mucha, para desactivar la bomba de relojería que se había puesto en marcha para el empresariado de Cataluña, y por extensión para toda España. Y lo consiguió. En juego estaban la seguridad jurídica del país, la mecha había prendido en los mercados y podía afectar al conjunto de la economía del país.

El fin de semana del 30 de septiembre y 1 de octubre (día del referéndum ilegal sobre la independencia de Cataluña), ambos bancos intensificaron los controles sobre la salida de depósitos y las opiniones de los clientes e inversores. La conclusión empujaba a adoptar una medida traumática, pero ninguno de los dos bancos lo había decidido aún. “Pensaban que el suflé bajaría el lunes, que el discurso independentista se moderaría pese a lo sucedido el domingo, incluidas las cargas policiales”, explica una fuente conocedora de lo sucedido entre bastidores en el empresariado catalán.

“La alarma llegó el lunes, cuando toda la prensa internacional se hacía eco de lo sucedido en Cataluña, con fotos de policías cargando contra ciudadanos que iban a votar, aunque fuese un referéndum ilegal. La dureza de las imágenes mostraban una España de épocas muy anteriores a la democracia. “Parecía otro país”, afirman fuentes de una de las empresas que han decidido cambiar su sede fuera de Cataluña.

La reacción de los mercados no se hizo esperar. El 2 de octubre los fondos no paraban de pedir explicaciones, de reclamar medidas de urgencia, de vender sus posiciones sobre todo en CaixaBank y Sabadell, las dos entidades más expuestas a un hipotético proceso independentista, que supondría la salida del euro y del Banco Central Europeo, el oxígeno de la banca europea. Algunas fuentes apuntan a que responsables de la UE también llamaron el martes preocupados por la situación.

Las agencias de rating también piden explicaciones y soluciones ante el problema catalán. La amenaza, además, aunque fuese solo eso, una amenaza, de que se pudiese nacionalizar las compañías de servicios públicos catalanas, como autopistas, la banca, Gas Natural, Agbar… avivaba más la llama.

CaixaBank y Sabadell deciden así que no pueden aguantar más sin adoptar medidas drásticas, como mudar su sede social. Había que atajar el problema ya. El mercado había comenzado a extender el mensaje de que España se podía convertir en un país de una enorme inseguridad jurídica. Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, además de Gas Natural, y alma máter de la principal entidad financiera catalana y la tercera de España, CaixaBank, se pone en contacto con el rey Felipe VI y con el presidente del Gobierno, Marino Rajoy.

Fainé ya había consultado al tejido empresarial. El Gobierno también.

Había comenzado el desplome de las acciones de ambos bancos y la salida de depósitos se incrementaba. Se habían encendido todas las alarmas. CaixaBank y Sabadell intensifican sus medidas coordinadas y el martes lanzan mensajes similares para tranquilizar a clientes y al mercado, pero no lo consiguen.

El botón rojo se apretó el miércoles tras la intervención pública de Carles Puigdemont, quien no moderó su mensaje independentista. Fainé pide al Gobierno una norma urgente que permita trasladar la sede de CaixaBank fuera de Cataluña, lo que también beneficia al resto de empresas catalanas.

El jueves ambos bancos saben que tienen que trasladar su domicilio social. Comprueban que las posiciones de los fondos para vender crecen alarmantemente. Sabadell se adelanta y toma la iniciativa. Va confirmando a quien lo pregunta que se irá a Alicante. Puede hacerlo en 24 horas. Sus estatutos están preparados.

CaixaBank espera a que el Gobierno le confirme que habrá normativa para acelerar su salida, y que será aprobada el viernes en Consejo de Ministros. Es tras esta confirmación cuando remite a la CNMV un comunicado convocando a su consejo para el viernes con el objetivo de aprobar su éxodo de Cataluña.

No es hasta después de este comunicado cuando Sabadell remite el suyo anunciando que su consejo ha aprobado el cambio de sede a Alicante. Y dicho y hecho, el viernes ya tenía su domicilio social y fiscal allí. Otro acto coordinado. Pero el efecto de este cambio ya había tenido su respuesta en Bolsa. Los títulos de ambos bancos se habían disparado.

Tras estos acontecimientos todas las grandes empresas empiezan a comunicar su salida de Cataluña, aunque CaixaBank no lo ratifica hasta que el sábado el BOE publica la norma que le permite un traslado exprés.

El viernes, Oliu y Fainé se reunieron con Oriol Junqueras, vicepresidente económico de la Generalitat, para comunicarle su decisión. Junqueras intentó convencerles para que echaran marcha atrás, pero ya era demasiado tarde. También se lo comunicaron personalmente a Puigdemont.

La euforia vivida el lunes en el Govern ante el posible triunfo del independentismo se disolvió como un azucarillo entre el jueves y el viernes. La bomba había quedado desactivada.

Banco Santander celebra mañana martes su Investor Day en Nueva York. Parece que no habrá cambios en sus planes, ni objetivos, pero seguro que los inversores no pararán de preguntar por el efecto independentista catalán.

Según expertos y fuentes financieras, habrá que esperar aún años para que el efecto negativo independentista desaparezca de los mercados.

by BeHappy Co.