Search
Nuevo enfrentamiento entre los medios del Grupo16 y EL MUNDO de Pedro J. Ramírez

El diario EL MUNDO airea la relación del Rey Juan Carlos con Marta Gayá y desata una batalla que salpica a sus accionistas

HECHOS

Entre junio y agosto de 1992 el diario EL MUNDO llevó a su portada varias informaciones sobre la vida íntima del Rey.

S.M. el Rey Juan Carlos I se había mantenido al margen de las pugnas políticas, como es su obligación como representante del Estado. Ni el PP ni el PSOE tenían demasiado interés en involucrar al Rey en sus batallistas, pero el diario EL MUNDO dirigido por D. Pedro J. Ramírez decidió ser el primero en poner en la diana al Jefe del Estado.

El 22 de junio de 1992 EL MUNDO coloca en su portada un misterioso viaje del Rey a Suiza, lo que suponía un ataque directo al Rey, algo que hasta ese momento sólo se había dado en la prensa independentista o ultraderechista. Por debajo del tema del viaje, está la pregunta rosa ¿qué estaba haciendo el Rey en ese viaje? En esa misma portada don Juan Balanso aborda el tema sin tapujos: “Un momento de mal humor del monarca, un antojo sexual, podían influir en los destinos de un reino absolutista. Esta es la imagen que – queremos creer que sin proponérselo – se ha ofrecido al hablar del extrado viaje de Don Juan Carlos a Suiza”.

Por si la cosa no estuviera suficientemente clara al día siguiente los humoristas dibujantes sres. Ricardo y Nacho sacan la caricatura de la Reina Sofía esperando con un rodillo en la puerta, como ama de casa que espera aporrear al golfo cuando vuelve de una juerga.

También la revista TRIBUNA, por entonces aún dirigida por don Julián Lago dirigió amplios reportajes a “Lo que hizo el Rey en Suiza” sin que se llegara aclarar el asunto. EL MUNDO era un enemigo declarado del Gobierno de D. Felipe González (PSOE), pero ¿acaso para poder terminar con el felipismo había decidido llevarse por delante al Rey o advertirle por permitir lo que hacía el Gobierno? Eso es al menos lo que no tardarían en decir los enemigos de este periódico.

El 24 de junio de 1992 EL MUNDO asestaba un nuevo golpe al acusar a S. M. el Rey de falsedad de documento. El razonamiento se debía a la publicación de una ley en el BOE el 18 de junio de 1992 con la firma real que llevan todas las leyes cuando en esas fechas el Rey estaba fuera de España.

El 12 de agosto de 1992, EL MUNDO lanzó un nuevo bombazo contra el jefe del Estado al hacerse eco de las publicaciones de la revista rosa italiana, Point de vue, donde aseguraban que S. M. había mantenido relaciones con ‘una bella catalana’.

El 19 de agosto EL MUNDO alcanzaba su punto máximo en su escalada contra el Rey al hacerse eco en su portada de unas informaciones de la revista Oggi en las que decían que el Rey había mantenido relaciones sexuales con Dña. Marta Gayá (Oggi había recibido esa información, precisamente, del diario EL MUNDO, aunque este había esperado a que Oggi la publicara primero para difundirla con la excusa de que se limitaba a hacerse eco de lo que decía Oggi. Por cierto, se daba la circunstancia de que Dña. Marta Gaya había tenido a un pariente sentado en el consejo de Unidad Editorial, nada menos que como vicepresidente.

DIARIO16 CONTRA EL BANESTO DE MARIO CONDE:

rey_1992_003_conde

El mismo 19 de agosto en que EL MUNDO publicaba el affaire Rey – Marta Gallá, el periódico DIARIO16 publicaba que D. Mario Conde (accionista minoritario de EL MUNDO) estaba detrás de una campaña contra el Rey. DIARIO16 no había perdonado que Banesto hubiera tomado partida por EL MUNDO en la lucha por lectores de ambos periódicos ni su apoyo a la operación Hersant, por lo que los medios del Grupo16 señalaban siempre al Sr. Conde detrás de cada información del diario EL MUNDO.

JOSÉ LUIS GUTIÉRREZ VS PEDRO J. RAMÍREZ EN ONDA CERO

ramirez_guti El mismo 19 de agosto de 1992 en el programa ‘Protagonistas’ de ONDA CERO se volvieron a enfrentar D. Pedro J. Ramírez, director de EL MUNDO y D. José Luis Gutiérrez, director de DIARIO16. El Sr. Ramírez defendió su derecho a publicar las intimidades del Rey como un gesto de ‘normalidad democrática’ y reafirmó que la vida privada de los personajes públicas era de interés público. D. José Luis Gutiérrez le replicó que entonces su jefe D. Mario Conde también era un personaje público y también lo serían los periodistas.

MARIO CONDE EVITA QUE RIZZOLI VENDA SUS ACCIONES EN EL MUNDO

Pedrojota_MarioConde D. Pedro J. Ramírez (centro) y  D. Mario Conde (derecha)

La campaña contra el Rey preocupó mucho al presidente de Rizzoli Corriere de la Serna (RCN), Sr. Agnelli, hasta el punto de que llegó a plantearse vender sus acciones en la editora de EL MUNDO, lo que podía significar la desaparición del periódico, puesto que representaban el 45% del capital de Unidad Editorial. 

Fue el propio don Mario Conde el que les convenció de que no lo hicieran: “Si ustedes venden EL MUNDO le harán mucho daño a la democracia española” cuenta el periodista Sr. Cacho que dijo el banquero al magnate italiano que, fuera por ello o no, mantuvo su participación en Unedisa.

El favor no fue gratis, D. Mario Conde llevó a D. Pedro J. Ramírez ante el Rey y un representante de Rizzoli, cuál niño que debe aceptar su castigo y ahí se le exigió que dijera quién era la fuente de todas las informaciones que perjudicaban al Rey publicadas por EL MUNDO: no era otro que el General Sabino Fernández Campo, con el objetivo de que el Rey se espabilara dejara de hacer el golfo. Poco después aquel General sería relevado de sus puesto de jefe de la Casa Real.

Fue la mayor crisis que en tres décadas de pacto sufriría EL MUNDO con Rizzoli RCS Mediagroup.

D. Mario Conde explica aquel episodio a J. F. Lamata:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

.

Esa no sería la última vez en que EL MUNDO sería acusado de estar maniobrando contra el Rey de España. El nacimiento de la AEPI, ‘El Sindicato del Crímen’ con D. Antonio García Trevijano a la cabeza incrementaría las teorías de la llamada ‘conspiración republicana’ que tuvo a LA VANGUARDIA y a EL PAÍS como sus principales propagadores.

19 - Agosto - 1992

Relacionan a Conde con una supuesta campaña contra el Rey

DIARIO16 (Director: José Luis Gutiérrez)

Medios gubernamentales y círculos cercanos a la realiza consultados por DIARIO16 coincidieron en advertir sobre la existencia de una campaña contra el Rey Juan Carlos, a raíz de diversas informaciones publicadas por medios informativos nacionales y extranjeros. Según las citadas fuentes, a esta campaña no sería ajeno Mario Conde, presidente de Banesto.

El diario EL MUNDO y el italiano CORRIERE DELLA SERA son dos de los medios informativos que recientemente han recogido informaciones controvertidas sobre la Familia Real española.

En su edición del miércoles de la pasada semana EL MUNDO se hizo eco de una supuesta relación sentimental mantenida por el Rey Juan Carlos ‘con una bella catalana’, dato recogido por el periódico madrileño en un largo informe del semanario francés POINT DE VUE.

Pese a que la mencionada revista se distribuye en España y destacaba la historia en su portada bajo el título ‘Amenazas sobre la Corona de España’, sólo EL MUNDO se hizo eco de la misma, si bien de forma fragmentaria y titubeante.

En su primera edición del pasado miércoles lo destacó en primera página eliminandola de la ‘primera’ en su edición de Madrid, en la que también se suprimieron algunos párrafos especialmente comprometidos, suavizando y matizando la historia.

La que en principio era ‘la revista sobre la realeza más prestigiosa de Europa’ acabó perdiendo el ‘más prestigiosa’ en la siguiente edición, que también vio eliminados párrafos sobre los supuestos celos y malestar de la Reina Sofía.

Criterios de selección
Tales informacioens crearon un enorme revuelo en medios costeros donde veranea la clase política, aristocrática y financiera del país, especialmente en las ilsas Baleares y la Costa del Sol. Fuentes del citado periódico señalaron que los cambios aparecidos en la segunda edición pudieron deberse al gran malestar que tales informaciones suscitaron en un amplio sector del accionariado del periódico.

La irritación provocada en la Familia Real, según las citadas fuentes, se basaba no sólo en lo publicado por el diario EL MUNDO, sino también por lo que no había publicado de la información de POINT DE VUE, cuyo texto era conocido por Zarzuela antes de su salida a la aclle.

“Sólo se recogieron los aspectos controvertidos o negativos y se omitieron los elogios y valoraciones positivas en torno al Rey¡, señalaron las citadas fuentes. Los mismos portavoces añadieron que ‘han llamado por teléfono para dar todo tipo de explicaciones y disculpas que, por cierto, nadie les había pedido. Todo cuando el mal ya estaba hecho’.

“Es la primera vez desde que el Rey asumió la Jefatura del Estado que se publican semejantes barbaridades en un medio de información español, que se atreve a hablar de relaciones sentimentales del Rey”, añadieron.

Por otra parte el pasado 9 de agosto el milanés CORRIERE DELLA SERA señaló que la Reina Sofía había dado por fin su visto bueno al noviazco del príncipe Felipe con ‘la plebeya’ Isabel Sartorius, en una información que recogieron diversos medios españoles, entre ellos EL MUNDO y DIARIO16 y sería posteriormente desmentida.

Aquella información causó según las citadas fuentes gran malestar en la Reina Sofía, ‘porque se la presentaba como si ella fuera la responsable de la infelicidad del príncipe y es ridículo. La Reina, como cualquier madre, quiere lo mejor para su hijo, es decir, una mujer buena, inteligente, guapa y que le quiera, y punto”.

No es la primera vez que EL MUNDO provoca el disgusto de la Familia Real. En el verano de 1990 criticó duramente la estancia de los Reyes en Mallorca coincidiendo con la grave crisis de Golfo y parecidos reproches fueron publicados en el citado rotativo con motivo de la boda de Simoneta Gómez Acebo, al a que los Reyes acudieron como parientes invitados. Los asistentes a aquel acto llegaron a ser comparados “con una antigua corte franquista” o “unos muertos que no salen muy caros a los españoles”.

El controvertido viaje del Rey a Suiza del pasado mes de junio también fue duramente criticado por EL MUNDO, coincidiendo siempre en sus censuras con las del semanario TRIBUNA. En el último caso citado, se da la paradoja de que la revista POINT DE VUE reconstruye su imputación de la supuesta relación del Rey con ‘la bella catalana’, a raíz de las informaciones aparecidas sobre un viaje a Suiza en ‘un diario español’ que no es otro que EL MUNDO.

Aunque la versión oficial que entoncs se dio de aquel viaje incidía en las razones de salud, POINT DE VUE insiste ahora en las mencionadas razones de tipo sentimental como su verdadero móvil.

La relación de Mario Conde con la supuesta campaña contra el Rey, según las citadas fuentes procedería de la estrecha vinculación del banquero con el diario EL MUNDO y la relación del CORRIERE DELLA SERA con el diario madrileño.

El CORRIERE pertenece al grupo editorial italiano Rizzoli, del magnate Giovanni Agnelli, grupo que teóricamente posee el paquete mayoritario de las acciones de EL MUNDo. así mismo, Conde mantiene una estrecha amistad e influencia sobre el director de ese periódico, Pedro J. Ramírez, tiene pignoradas un importante número de acciones del mismo, varias personas de su confianza se sientan en el consejo del diario y, además del auxilio financiero que le presta, Conde intervino muy activamente en ‘la operación italiana’ que posibilitó la venta del paquete mayoritario.

Por otra parte, las relaciones del banquero con la citada revista TRIBUNA – la otra plataforma periodística desde la que se han lanzado serias críticas contra el Rey – siempre han sido óptimas hasta hace escasos meses. A partir de entonces, el semanario se ha convertido en uno de los escasos medios críticos con el presidente de Banesto. Un responsable de la redacción señaló a DIARIO16 que su director, Julián Lago, “es de reconocida independenciay cambió de postura con respecto a Mario a partir de la intervención del banquero en la operación de ANTENA 3 TV y cuando supo que alardeaba públicamente de controlar la revista”.

Profesor del a reina
Por su parte, un portavoz de Banesto señaló a DIARIO16 que ‘lo que ocurre es que algunos responsables de TRIBUNA trataron de vendernos la mayoría de las acciones del semanario por un precio excesivo, y no aceptamos.

No son estos los únicos motivos de disgusto que se perciben en medio de la realieza hacia Mario Conde. ‘No seh a entendido muy bien algunas extrañas invitaciones al Conde de Barcelona’, padre del Rey, ni tampoco que Conde afirme públicamente que es ‘el profesor de economía de la Reina’, desde que se celebró un corto seminario universitario en el que coincidieron, según las mismas fuentes.

Por su parte, Mario conde, localizado en aguas baleares por DIARIO16, reaccionó con sorpresa y disgusto al conocer tales testimonios. ‘Es algo disparatado y absolutamente absurdo. Mi postura en esta cuestión es, precisamente, todo lo contrario”, señaló.

Asimismo, un responsable de EL MUNDO, que insistió en mantener su anonimato, negó que el periódico participara en campañas de nadie. “Lo que ocurre es que en EL MUNDO se publica todo. El director siempre dice que está dispuesto a matar por conseguir una noticia”.

20 - Agosto - 1992

El deber de informar y el delirio de las «campañas orquestadas»

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

Que la simple reproducción de una información incómoda -aunque relevante para los ciudadanos españoles-, publicada en varias revistas extranjeras, pueda ser interpretada como un ataque a la más sólida y respetada de nuestras instituciones, demuestra que todavía perduran entre nosotros muchos tics de un pasado que debería estar definitivamente superado. Pero que este simple ejercicio por parte de un periódico de su normal actividad informativa, sin autocensuras ni tabúes, pueda ser presentado como parte de una conjura en la que, sin móvil ni motivo alguno, se implica a personajes de las finanzas, raya ya en el puro delirio. Sólo desde posiciones turbias e interesadas se puede alentar esa visión conspiratoria del libre flujo informativo. Frente a otros criterios, que respetamos pero que no compartimos, EL MUNDO cree que su deber es suministrar a una audiencia formada, adulta y responsable todas las noticias significativas y razonablemente veraces a las que por uno u otro medio haya tenido acceso. Esa seguirá siendo siempre nuestra norma de conducta, por mucho que los nuevos fariseos se rasguen las vestiduras.s.

20 - Agosto - 1992

El Rey y la lluvia amarillas

DIARIO16 (Director: José Luis Gutiérrez)

En esta casa no creemos que las personalidades públicas – incluido el Jefe del Estado – deban estar protegidos por privilegios de ningún tipo que les resguarde del interés y la curiosidad de los ciudadanos. Los personajes públicos – el Rey el primero – deberán ser muy conscientes de cuál es su conducta, pública y privada, como espejo que han de ser ante todos sus ciudadanos.

Pero tampoco aquí somos amigos de entrar en los más recónditos santuarios de la gente para averiguar los más íntimos ‘qués, cómos y con quiénes’. Y no lo somos ni con el Rey, ni con el presidente del Gobierno, no con ministros, ni con banqueros, ni por supuesto con nuestros colegas. Allá cada uno. Tan sólo los espíritus impregnados de la siniestra herencia del doctor Goebbels son capaces de convertir en arma política las peculiaridades individuales que interesan al sexo, la raza, la religión o el color de la piel. Y si quien es objeto de tales pesquisas es el Rey de España, menos aún. Esa tarea se la dejamos para las publicaciones que han hecho del amarillismo y el sensacionalismo informativo su principal herramienta de trabajo. La pestilente ‘lluvia amarilla’ ha caído, en esta ocasión sobre la Familia Real, aunque no es ciertamente la primera vez que ocurre. Una tarde de mayo hace apenas dos años, un despacho de agencia fechado en Roma iniciaba así la crónica enviada a su redacción central: ‘El semanario sensacionalista italiano Oggi difunde hoy un reportaje en el que sostiene que el Rey Juan Carlos…’ Después se supo que la especie difundida por el semanario sensacionalista procedía de una condesa italiana arruinada, espeicalizada en invetarse hijos y romances con las más diversas personalidades internacionales.

No existe ninún periódico serio en el mundo que recoja este tipo de ‘informaciones’ de las publicaciones amarillas y menos aún que les dé relieve tipográfico en sus ‘primeras’. En España, en este caso, ha habido uno. No diremos nada de este colega, que es muy dueño de publicar lo que le plazca, ni siquiera de su desternillante y, a la vez, macabra alusión al régimen anterior para justificar sus excesos. Vamos a ser piadosos y no recurrir a los inapelables testimonios hemerográficos. Pero que cada uno asuma su responsabilidad.

23 - Agosto - 1992

El fariseismo de quienes serializan la vida privada del a familia real... británica

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

Cada vez que se critica a EL MUNDO por haberse hecho eco de una información relevante, divulgada en el extranjero, se está subrayando una de las claves de la alta credibilidad adquirida por nuestro periódico en sus menos de tres años de vida. Los ciudadanos saben que EL MUNDO no les hurtará nunca ninguna información que les afecte, porque nuestro periódico no tiene tabúes, ni autocensura, ni ejerce un falso paternalismo sobre una sociedad lo suficientemente adulta y madura para conocer todo lo que le concierne. Quienes creen que la única manera de tapar sus problemas de toda índole es involucrando a EL MUNDO en falsas campañas -ya intentaron hacerlo con el caso Ibercorp- no van a encontrar sino nuestro desdén. Máxime, si sus invectivas llegan envueltas en la nueva marca de la casa: mucho adjetivo, ninguna sustancia. No es con fuegos artificiales como se hace periodismo de calidad. No queremos, sin embargo, dejar de llamar la atención sobre el hecho de que el mismo grupo editorial que tan farisaicamente arremete contra EL MUNDO lleve varias semanas promocionando su nave capitana mediante un serial sobre aspectos especialmente morbosos de la vida privada de la familia real británica. Es decir que se puede hacer negocio relatando las desavenencias conyugales del príncipe heredero de la Corona inglesa y su esposa, Carlos y Diana, por entregas, pero no se puede reproducir escuetamente lo divulgado en el extranjero que afecta a don Juan Carlos. ¿Dónde está el amarillismo?

23 - Agosto - 1992

La Crisis

Eduardo Haro Tecglen

La crisis de la Corona: no hay, pienso yo. Se enfoca de una manera repugnante, con paranoia hereditaria (de Franco), de la “anti España” y los “agentes venidos del exterior”, o de la “envidia”. La nueva paranoia en el lenguaje repetitivo de González: que “existan intereses que no son los nuestros para debilitar a nuestro país”. No está yendo “demasiado bien” y por lo tanto “alguna crítica que deteriore siempre es esperable que se produzca”. “iOscuros intereses!”. Esto es barato y malo. Peor: la monarquía es “una institución no discutible”. Mire usted (como dice él): es perfectamente discutible, como toda la Constitución, y se puede preferir otro sistema, defenderlo y explicarlo: ¡No faltaba más! Aparte: si las noticias fueran ciertas, no disminuiría la solidez de Juan Carlos de Borbón en el país y fuera. Su biografía de jefe del Estado es más que impecáble, su actitud pública es mejor que la de los políticos, y su vida personal puede ser la que le parezca, la que pueda, la que consiga (léase la historia), como la del presidente, como la mía. Las informaciones, si son ciertas, nunca son punibles. Ni la historia. Y la paranoia institucional es peor para un país.

26 - Agosto - 1992

Por qué atacan al Rey

Juan Tomás de Salas

En momentos en que las imágenes del Rey y de España han alcanzado cotas de excelencia jamás soñadas, no se sabe por qué cierta prensa, en especial cierta prensa del ‘signore’ Giovanni Agnelli, ha comenzado una campaña contra el Rey Juan Carlos. La operación se realiza utilizando mecanismos de triangulación y rebote: de España sale la mala noticia de palabra, en Italia la publican y, luego, la prensa de Agnelli en España la vuelve a publicar citando a los italianos. Delicioso. Tirar la piedra y esconder la amno, se llama esta figura.

Tan evidente ha sido el juego sucio y tan inoportuna la ocasión, que tanto la Casa del Rey como el propio Felipe González han condenado la campaña. Felipe González llegó incluso a insinuar que la operación tenía origen extranjero. Y razón hay para sospecharlo, si se tiene en cuenta que tanto la revista sensacionalista Oggi, como el diario CORRIERE DELLA SERA y el rebotante español EL MUNDO pertenecen o están bajo control del grupo editorial, cuyo jefe supremo es el verdadero rey republicano de Italia, Giovanni Agnelli.

¿Por qué? ¿Qué interés puede tener el señor Agnelli en atacar la figura del Rey Juan Carlos, a quien su prensa acusa de frivolidades y poca dedicación al implacable oficio de reinar? No es fácil explicarse las razones de este ataque, y mucho menos cuando el Rey, la Reina y su familia acaban de demostrar en los Juegos Olímpicos que son unos ‘profesionales’ con dedicación absoluta a las tareas de la realeza.

Dándole vueltas a la paranoia, uno podría pensar que intereses de gran potencia celosa podrían mover al rey plebeyo de Italia a atacar al Rey verdadero de España en el cenit de su popularidad mundial. Pudiera ser, aunque no se entiende mucho. Lo único que sí se entiende y es totalmente cierto es que son las publicaciones españoles e italianas del grupo Rizzoli, propiedad de Agnelli, las que encabezan el ataque.

Lo que parece bastante intolerable. Intereses de gran potencia o no, no tiene sentido que un gran grupo italiano de prensa, que controla en Madrid, un periódico diario y cuyo propietario se considera amigo del Rey y de España, sea la punta de lanza de la campaña contra el Rey. Esta actitud inamistosa de un grupo extranjero, con intereses económicos muy variados en España, no tiene ningún sentido.

De ahí que la paranoia buque y encuentre culpables nacionales de la campaña. Concretamente se ha citado al banquero Mario Conde, a quien se acusa de haber fundado EL MUNDO, de participar en el complot. La gran influencia de Mario Conde en EL MUNDO está fuera de dudas, en voz baja se cuentan sus amistades secretas con miembros del ala guerrista del PSOE, pero sigue faltando el motico. ¿Por qué querría Mario Conde de menoscabar la imagne del Rey? ¿Qué gana con ello?

Divino antro. El número anterior de esta revista, con portada dedicada a Ibiza y Album de Oro de la Olimpiada, se agotó a los dos días de ponerse a la venta. En la bella isla armó tumulto tamaño nuestro relato del as desventuras de un ‘carroza’ en Ibiza. Carlos Santos escribió sin telarañas rosas en los ojos, lo que puso al descubierto del a multtiud de defectos de la Ibiza actual.

Un editorial de LA PRENSA DE IBIZA concluía diciendo: “Si hemos dejado de convertir Ibiza en lo que es ahora, es culpa nuestra”. Bueno sería que esta llamada a arreglar las cosas tuviera amplio ecoy permitiera así recuperar las maravillas turísticas de Ibiza, hoy dilapidada.

Juan Tomás de Salas

27 - Agosto - 1992

«Txantxangorri» vuelve a la carga en su cruzada contra EL MUNDO

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

El cada vez más chapucero grupo editorial  [Grupo16] al que pertenecieron algunos de los promotores de EL MUNDO vive en permanente estado de cruzada contra nuestro periódico. Un día reproduce -y, según testimonios presentados ante el juez, contribuye delictivamente a captar- las conversaciones telefónicas de Jesús Cacho, y se inventa que EL MUNDO forma parte de una roeambolesca conspiración contra sus benditos amigos y accionistas de Ibercorp. Al día siguiente sostiene que EL MUNDO sirve de medio de comunicación entre la dirección máxima de ETA y sus comandos en el interior de España: ¡lástima que confundiera a Urrusolo y Pakito con una estudiante de Derecho y su novio «Txantxangorri», al que enviaba misivas de amor no correspondido! El delirio de estos días consiste en atribuir a EL MUNDO nada menos que una campaña de desprestigio contra la Corona. Según la última entrega, el director de este periódico -quien, por cierto, se encuentra desde hace veinte días de vacaciones en el Reino Unido- habría convencido a publicaciones extranjeras para que se hicieran eco de noticias que circulaban en España, para así poder reproducirlas. ¿Por qué razón? No se especifica. ¿Al servicio de qué intereses? Nada menos que de los de Mario Conde -porque «son amigos»- y de los de Giovanni Agnelli -porque la Fiat es accionista minoritaria de un grupo inversor que controla Il Corriere della Sera, que a su vez es accionista minoritario de EL MUNDO-. Todo igual que lo de «Txantxangorri», sólo que esta vez utilizando al jefe del Estado como arma arrojadiza. No es de extrañar que el malestar de la Casa Real crezca día a día. Sabino Fernández Campo ya pidió -a lo que se ve en vano- que no se mezclara a Don Juan Carlos «en polémicas de carácter personal». EL MUNDO seguirá acogiendo con desdén esta escalada de ensoñaciones enfermizas pues, en definitiva, el mayor tormento al que podemos castigar a esas mentes paranoicas es el de ponerlas ante la realidad, obligándolas a convivir con nuestro éxito.

Otra cosa es lo que, a estas alturas, deben pensar los presidentes del Banco Bilbao-Vizcaya y del Central Hispano, ante el particularísimo uso que están recibiendo sus cada vez más incobrables créditos. Y lo que pensarán también el centenar y pico de profesionales a quienes se les pretende arrebatar su puesto de trabajo para que el circo pueda seguir andando.

Una campaña de prensa

Luis Herrero

Libro "Mario Conde, el ángel caído"

El 19 de agosto, DIARIO16 publicaba una información titulada ‘Relacionan a Conde con una supuesta campaña contra el Rey’. Entre otras cosas, la información decía lo siguiente: “Medios gubernamentales y círculos cercanos a la realeza consultada por DIARIO16 coincidieron en advertir sobre la existencia de una campaña contra el rey Juan Carlos, a raíz de diversas informaciones publicadas por medios informativos nacionales y extranjeros. Según la citado fuentes, a esta campaña no sería ajeno Mario Conde, presidente de Banesto”.

DIARIO16 señalaba más adelante que los medios informativos que habían recogido informaciones más controvertidas sobre la Familia Real española eran EL MUNDO en España e Il Corriere della Sera en Italia.

En cuanto a la actitud del diario dirigido por Pedro J. Ramírez (Banesto era dueño de un 4% de sus acciones), DIARIO16 recordaba que sólo una semana antes se había hecho eco de un polémico affaire del Rey.

Muchos lectores se quedaron atónitos al comprobar que el mismo día en que DIARIO16 formulaba esa denuncia (19 de agosto de 1992), EL MUNDO sacaba a portada una noticia todavía más descarada (en la medida en que daba nombre y apellidos) citando como fuente original a la revista OGGI propiedad del condottiero italiano Giovanni Agnelli.

Sirvió de muy poco, después de esa coincidencia, que Mario Conde considerara ‘disparatada y absurda’ la acusación de que era él quien estaba detrás de las informaciones recogidas por EL MUNDO.

Hay que decir, en honor a la verdad, que muy poca gente se lo creyó.

– Con el debido respeto, Majestad, creo que el culpable de que aparezcan esas referencias en la prensa es Sabino Fernández Campo. Le aseguro, Señor, que yo no tengo nada que ver – repuso el presidente de Banesto.

Era verdad que el general Fernández Campo había establecido una estrategia que consistía en pedir a algunos medios de comunicación que, moderadamente, le hicieran entender al Rey que debía ser más prudente. El propio Sabino se lo dijo en una ocasión, delante del jefe de prensa de La Zarzuela, Fernando Gutiérrez, a Jesús de Polanco y Juan Luis Cebrián.

Dos meses antes del episodio de OGGI, el 22 de junio de 1992, el diario dirigido por Pedro J. Ramírez le había dedicado cuatro columnas de su primera página a este titular: “El rey Juan Carlos se encuentra fuera del territorio nacional”. En letra un poco pequeña (pero no mucho) se explica después uqe el Monarca no había asistido a la fiesta de cumpleaños de don Juan de Borbón, en la que sí estuvieron la Reina y otros miembros de la Familia Real.

En agosto cuando EL MUNDO se hizo eco de lo publicado en OGGI ya ni siquiera se moduló el tono de voz y los rumores se convirtieron en clamores de dimensión tipográfica exagerada.

La conversación telefónica de Don Juan Carlos con Mario Conde se produjo en un momento en  el que según informaciones aparecidas en DIARIO16 se percibían ‘varios motivos de disgusto en la realeza hacia Mario Conde”. Al parecer no había sentado muy bien que Conde afirmara públicamente que era el profesor de Economía de la Reina cuando la verdad era que sólo había coincido con ella una vez en un corto seminario universitario. Tal vez por eso no fue una conversación fácil. Afirman que don Juan Carlos le advirtió al presidente de Banesto que hablaría con Giovanni Agnelli para conseguir que Pedro J. Ramírez corrigiera su actitud informativa respecto a los miembros de la Familia Real. Agnelli era el propietario del grupo editorial Rizzoli, el accionista minoritario más importante de EL MUNDO.

Las relaciones del Rey con Pedro Jota tanto en su anterior etapa como director de DIARIO16 como en la actualidad al frente de EL MUNDO, nunca han sido demasiado fluidas.

Ignoro el contenido de la conversación entre el Monarca y el magnate italiano, pero doy fe de los rumores que se desataron sobre la inminente de capitación profesional de Pedro Jota. Todos sus amigos – y admiradores – vivimos un otoño angustioso. Mario Conde acababa de liquidar a algunos profesionales de ANTENA 3 TV (entre otros, a mí) y existía el peligro de que también dejara caer la cabeza (y por lo tanto el espíritu) del diario más independiente y crítico de Madrid. La sangre, afortunadamente, y contra todo pronóstico. No llegó al río.

El Análisis

ANTES MUERTO QUE LA FUENTE

JF Lamata

Hay un dicho en periodismo que es ‘antes muerto que la fuente’. Ese dicho se lo saltó a la torera D. Pedro J. Ramírez que entregó a su fuente para evitar que su accionista, Rizzoli, dejara tirado a su periódico poniendo en peligro la estabilidad del mismo (y de los puestos de trabajo que representaba).

Por otro lado, entregar una fuente no tiene siempre que ser algo negativo. ¿Cuántos periodistas podrían inventarse fuentes imaginarias con la excusa del ‘antes muerto que la fuente’? En esta ocasión EL MUNDO demostró que su fuente era verdadera.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.