El IX Congreso del sindicato comunista acabo con la 'era Fidalgo' que comenzó en el año 2000

Congreso CCOO: Fernández Toxo desbanca a José María Fidalgo de la Secretaría General

HECHOS

Votación a la Secretaría General de CCOO:

  • D. Ignacio Fernández Toxo – 512 votos
  • D. José María Fidalgo – 484 votos

21 - Diciembre - 2008

CCOO SE RADICALIZA EN EL MOMENTO MÁS INOPORTUNO

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

Las advertencias lanzadas por Ignacio Fernández Toxo al presidente Zapatero en su primer discurso como nuevo secretario general de CCOO hacen prever el inicio de una etapa más turbulenta entre el sindicato y el Gobierno. Toxo calificó de «pírrico» el incremento que el Ejecutivo se propone aplicar al salario mínimo interprofesional, exigió un mayor control de los expedientes de regulación de empleo y criticó la reforma de la Ley de Extranjería aprobada el viernes por el Consejo de Ministros. «Estaremos mucho más en la empresa y en la calle si esto es necesario», precisó.

Sus palabras recuerdan, inevitablemente, a las que pronunció hace una semana Cayo Lara también en su discurso de investidura como nuevo líder de IU, en las que apeló a la huelga general. En el fondo, los nombramientos de Lara y Toxo significan una radicalización de las organizaciones que están a la izquierda del PSOE, más preocupante en el caso de CCOO, dado que se trata del primer sindicato del país y sus decisiones pueden tener mayor trascendencia en la actual situación de grave crisis económica.

Es de suponer que en esta etapa conflictiva Zapatero podría haberse entendido mejor con el saliente José María Fidalgo, ferviente partidario de la moderación y del diálogo social, y protagonista de acuerdos decisivos con el Gobierno, la patronal y UGT. Es muy elocuente del talante constructivo de Fidalgo que no tuviera ningún reparo en llegar a pactos cuando quien gobernaba era José María Aznar.

Si ya advertimos tras el último Primero de Mayo que Zapatero podía haber vivido la última celebración tranquila del Día del Trabajo, la llegada de Toxo a la secretaría general de CCOO nos ratifica aún más en aquel pronóstico. No debe pasar desapercibido que entre los primeros mensajes de Toxo esté también el de la colaboración con UGT y la «unidad de acción».

El cambio en CCOO, que se ha decidido por sólo 28 votos de entre el millar de delegados, crea dudas en cuanto a que la organización tenga la flexibilidad suficiente para el diálogo social y no sea un obstáculo en los meses difíciles que se avecinan. Pese a las predicciones optimistas de Zapatero en el sentido de que a partir de abril se creará empleo, es muy probable que entonces la situación haya empeorado y ni siquiera la crisis haya tocado fondo.

La seriedad de las organizaciones sindicales españolas ha ayudado a la recuperación y al progreso económico del país en los últimos años de bonanza. Esa o mayor responsabilidad es la que habría que pedirles ahora en una situación adversa, porque el entendimiento con el Gobierno y el resto de agentes será necesario en una inevitable escalada de la conflictividad social. Más que nunca van a hacer falta líderes con altura de miras.

by BeHappy Co.