El entrevistador le preguntó al político si "estaba de enhorabuena" por la salida de etarras de la cárcel

Críticas a Sergio Martín (TVE) y a sus tertulianos por ser demasiado duros en una entrevista con Pablo Iglesias, líder de Podemos

HECHOS

  • El viernes 5 de diciembre de 2014 D. Pablo Iglesias fue entrevistado en el Canal 24 Horas de TVE por D. Sergio Martín, D. Alfonso Rojo, D. Graciano Palomo, D. Antonio Papell, D. Julio César Herrero y D. José Hervás.

ESTHER PALOMERA ARREMETE CONTRA SERGIO MARTÍN: “ME DIO VERGÜENZA AJENA, ESO NO ES PERIODISMO”

EstherPalomeraMediaset La tertuliana de Mediaset y colaboradora de un digital del Grupo PRISA cargó contra D. Sergio Martín y los otros periodistas de la entrevista (D. Alfonso Rojo, D. Antonio Papell y D. Graciano Palomo) asegurando que, a juzgar por las preguntas que le habían hecho a D. Pablo Iglesias,  ‘no podía llamarse periodistas’ y agregó que ella había sentido ‘vergüenza ajena’ viendo la entrevista.

Apezarena_lmdc  El tertuliano D. José Apezarena, director de EL CONFIDENCIAL DIGITAL, fue menos rotundo en su visión de aquella entrevista, pero si comentó que a su juicio D. Pablo Iglesias “se había merendado” a D. Sergio Martín, D. Alfonso Rojo y D. Graciano Palomo en aquella entrevista.

08 - Diciembre - 2014

La manipulada entrevista a Pablo Iglesias en el canal 24 Horas

Marcello (Pablo Sebastián)

La encerrona del Canal 24 Horas a Iglesias y la infame actitud de Sergio Martín, les ha salido a los confabulados bastante mal porque, a su pesar, han acabado ayudando a Podemos al ofrecer semejante espectáculo de manipulación.

El deterioro democrático, moral e institucional del país no parece tener límites. Alcanza a todos los estamentos y llega a niveles de repugnancia nunca vistos. Así se ha apreciado durante la entrevista que el presunto periodista y publicista del PP Sergio Martín le hizo el pasado viernes al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en el programa ‘La noche en 24 horas’ del canal 24 Horas de TVE.

Una encerrona, de seis del PP [por D. Sergio Martín, D. Graciano Palomo, D. Alfonso Rojo, D. Antonio Papell, D. José Hervás y D. Julio César Herrero] contra uno, sin la presencia de periodistas independientes ni progresistas, en la que Sergio Martín llegó a la infamia de decir a Pablo Iglesias que estaba de “enhorabuena” por la excarcelación de etarras como consecuencia de la reciente resolución de la Sala Segunda de la Audiencia Nacional.

Semejante acusación del entrevistador Martín, que suponía que Iglesias disfrutaba con la excarcelación de los terroristas de ETA, fue contestada con dureza y eficacia por el líder de Podemos, quien rechazó de plano la actitud del presentador, reiterándole ‘nada de enhorabuenas’, para luego recordar las medidas de gracia penitenciarias y las negociaciones que mantuvieron con ETA los gobiernos de Felipe González y José María Aznar.

La entrevista en cuestión se produjo como consecuencia de la presión de los trabajadores de RTVE porque, desde el indiscutible éxito de Podemos en las elecciones europeas de 2013, la cadena estatal se había negado a entrevistar a Iglesias. De la misma manera que los telediarios y servicios informativos de RTVE, los excluyen o minimizan en sus programas de forma ostensible con el argumento de que no tienen representación en el Parlamento español.

Y todo ello al margen de la actualidad política general en la que Podemos, les guste o no, ocupa un destacado lugar como se desprende de los sondeos electorales donde la formación que lidera Pablo Iglesias se sitúa entre los tres primeros partidos nacionales. En la última de Demoscopia en el diario EL PAÍS en segundo lugar, con el 25% de los votos y dos puntos por detrás del PSOE y cinco puntos por delante del PP.

En la entrevista se planteó, con razón, el cambio de programa de Podemos desde las elecciones europeas hasta el momento actual, a lo que Iglesias respondió diciendo que en su partido estaban en plena evolución a la vista de la responsabilidad política que les anuncian las encuestas, y defendió su programa económico como viable para afrontar los problemas de España.

El resto de preguntas versaron sobre el llamado caso Errejón y el presunto impago del IVA de una factura de una tv digital de Podemos, amén de otra cuestión sobre si Iglesias era un comunista o un bolivariano disfrazado. Preguntas reiteradas hasta la saciedad por otros medios del PP frente a la oportunidad de interrogar al líder de Podemos sobre cuestiones de mayor actualidad como la reforma de la Constitución, la gran coalición, política Exterior o la corrupción, el segundo gran problema del país, el que desde luego no interesaba sacar en la entrevista a los agentes del PP.

El tema catalán solo pasó de puntillas sin aclarar si Iglesias está a favor de la Consulta catalana del 9N a pesar de su ilegalidad. Y no se habló nada de Sanidad ni de Educación, donde hubo una alusión de Papell para preguntar a Iglesias por qué no han hecho la revolución (sic) contra la corrupción de la Universidad, en alusión a un reciente artículo de Félix de Azúa (UPyD) en EL PAÍS en el que, en lugar de exigir a los gobiernos del PSOE y del PP la responsabilidad directa que tienen sobre la corrupción en la Universidad española, culpaba a Podemos de no llevar en su programa medidas contra esa situación.

La encerrona del Canal 24 Horas a Iglesias y la infame actitud de Sergio Martín, les ha salido a los confabulados bastante mal porque, a su pesar, han acabado ayudando a Podemos al ofrecer semejante espectáculo de manipulación. A la vez que le han quitado la careta al programa y a su entrevistador. Lo del pasado viernes en ‘La noche…’ ha sido una golfería más, de las que dan alas a Podemos y algo que debería tener consecuencias en RTVE.

Marcello (Pablo Sebastián)
05 - Diciembre - 2014

Pablo Iglesias en 24H

Joaquín Abad

MuyConfidencial

Al conductor del programa, Sergio Martín, se le veía serio, tenso. A los periodistas Graciano Palomo y Alfonso Rojo se les notaba demasiado su aversión por el personaje que tenían enfrente, que les respondió adecuadamente con argumentos

Desde los comienzos democráticos he seguido, como profesional, las ruedas de prensa y entrevistas a los que han sido líderes políticos de la nación. He visto como los periodistas entrevistaban a los líderes de la UCD. Como algunos trataban, con sus preguntas, de pillar a Adolfo Suárez. En general con buen talante y camaradería incluso cómplice. Estuve en la presentación de Alianza Popular, en el Hotel Mindanao, con los siete magníficos, observando, también sacando de quicio, a un Fraga arrasador que se atropellaba echando en cara a los numerosos periodistas presentes que gracias a él existía el carné de prensa… Paralelamente asistí a un sin fin de entrevistas al entonces portavoz del grupo de la oposición, Felipe González. Siempre se limitaban a tomar nota de las críticas de ‘Isidoro’ a la política de Suárez, y apenas alguna pregunta incómoda al que se vislumbraba como futuro presidente del gobierno, ya que se conocían las maniobras del Borbón para que Adolfo dejara el cargo. Cuando el pesoe llegó al poder, lo he publicado mil veces, los periodistas babeaban. Como volvieron a babear con la llegada de Rodríguez Zapatero.  La entrevista que le hicieron a Pablo Iglesias, si, ese Iglesias que puede dar la sorpresa de sentarse en La Moncloa muy pronto, esta noche, en el Canal 24H, víspera del puente de diciembre, será de antología. Al conductor del programa, Sergio Martín, se le veía serio, tenso. Dijo haber estado toda la semana estudiando el programa económico de Podemos. Hizo lo que pudo, parece que aleccionado, para sacar las contradicciones o puntos dudosos del programa. Se dio de bruces con un Pablo seguro, que respondió con argumentos muy lógicos y que calaban en una población maltratada por el paro y la pobreza. Recalcó varias veces que no era de recibo que el gasto lo soportaran los asalariados mientras que los ricos apenas contribuían con sus privilegios fiscales…

A los periodistas Graciano Palomo y Alfonso Rojo se les notaba demasiado su aversión por el personaje que tenían enfrente y trataron de magnificar la ideología del entrevistado, que les respondió adecuadamente con argumentos que dejaban claro que su partido haría lo posible sin ceñirse a ideologías bolivarianas ya que no tenía sentido aplicarlas en un país de la órbita europea. Trataron de llevar a lo personal algunos episodios que al final resultaron bochornosos para los propios tertulianos. La conclusión era muy evidente. Había instrucciones de atacar, machacar a Pablo Iglesias. Y se notaban los nervios y talante tanto del director del programa como de algunos de los tertulianos, empeñados en menoscabar la credibilidad de este joven político que la corrupción, que anega a pepé y pesoe, le regala miles y miles de votos a diario. La entrevista se realizó en un ambiente seco, tenso, con caras largas de los tertulianos a los que habitualmente vemos sonreír todos los viernes… Vamos, como si todos hubieran sido advertidos previamente… Una pena. Se les ha visto el plumero. Esta vez ha sido muy evidente.

Joaquín Abad

18 - Diciembre - 2014

Sergio

Salvador Sostres

Sergio, yo también sufrí el asedio de muchos de mis compañeros de redacción y lo que hoy es angustia e incomprensión, cuando el tiempo pasa se vuelve bagaje y compasión. Saber encajar los golpes es un aprendizaje modesto pero muy liberador.

La clave es no dimitir, le dijo el presidente Rajoy al periodista Sergio Martín. El director del Canal 24 horas de Televisión Española, y presentador de la tertulia política de las noches, ha sido sometido al habitual linchamiento de la izquierda por su entrevista a Pablo Iglesias.

Sergio Martín es uno de los periodistas más brillantes y simpáticos que ha dado la televisión de los últimos tiempos. Y sabe con una sonrisa conducir sus buenos programas y obtener lo más interesante de cada uno de sus invitados. Muchas noches tengo ganas de interrumpir el programa e invitarle a un gintónic.

La precisión de sus análisis se basa en la audacia y no esa falsa profundidad de anuncio de compresas de Ana Pastor o de aquel decorador de sofás. Si ellos sirven –junto con Jordi Évole– para que las chachas se vayan a dormir pensando que son inteligentes, Sergio Martín se queda para que cuando las chachas ya duermen nosotros podamos mirar en paz la tele.

La entrevista que le hizo a Pablo Iglesias fue pulcrísima y ajustada al género. Si su invitado es un héroe para los etarras no es porque Sergio lo dijera sino por lo que había manifestado con anterioridad, y en no pocas ocasiones, el invitado, partidario también de la violencia callejera, y de dar caza al burgués, como en alguno de sus vídeos vocifera.

Para la izquierda cualquier crítica es el fascismo. Podríamos construir ciudades con todas las lecciones que han querido darnos, ciudades fantasmagóricas desmoronándose porque todas sus ideas condujeron al desastre. Hay un tenebroso museo de miseria y muerte en la memoria de cualquier república socialista. ¿Cuántas lecciones más, camaradas?

No pierdas nunca tu aire de genio despistado ni tu sonrisa encantadora. La clave es no dimitir, Sergio, porque somos el dique de contención contra la barbarie y porque la libertad no es un derecho sino un deber que heredamos y somos deudores de la luz que nos trajo hasta aquí.

Yo también sufrí el asedio de muchos de mis compañeros de redacción y lo que hoy es angustia e incomprensión, cuando el tiempo pasa se vuelve bagaje y compasión. Saber encajar los golpes es un aprendizaje modesto pero muy liberador.

Crecemos en el abismo y en la tensión. Odiar es estéril y si no me crees mira a la izquierda. Nos merecemos un gintónic; y quizá dos.

Sergio Martín

by BeHappy Co.