Search
El diario dirigido por Luis María Anson recuerda que el Rey también asiste a actos organizados por el Grupo PRISA

El diario EL PAÍS acusa a Rafael Anson de utilizar al Rey Juan Carlos I para un evento gastronómico y el ABC sale en su defensa

HECHOS

El 20.11.1992 el Rey Juan Carlos I clausuró el Primer Enuentro Europeo de Gastronomía organizado por D. Rafael Ansón Oliart.

En noviembre de 1992 S. M. el Rey D. Juan Carlos I inauguraba el Primer Encuentro Europeo Gastronómico en Madrid junto a la reina Sofía. Un evento orquestado por D. Rafael Ansón, publicista con grandes contactos en el sector gastronómico que consiguió reunir a famosos como Lolita, la Sra. Paquita Reixach, D. Camilo José Cela o D. Joaquín Leguina o el alcalde de Madrid, D. José María Álvarez del Manzano.

El diario EL PAÍS dirigido por D. Joaquín Estefanía que no ocultaba hacia D. Rafael Ansón publicó todo un editorial exactamente ese mismo día de la inauguración titulado “¿qué hace el Rey?” en el que echaba en cara que el Jefe del Estado estuviera siendo utilizado por D. Rafael Ansón.

“Resulta definitivamente criticable que se utilice a la familia real para una operación de relaciones públicas a cuyo amparo ha crecido en los últimos años un serio entramado de intereses económicos y de presiones sobre la opinión bajo el pretexto del cuidado de la imagen de empresas, personas o instituciones políticas”.

Era una referencia al extraño papel que hacía D. Rafael Ansón con su agencia de publicidad y asesoramiento al político que se mostrara interesado.

D. Luis María Anson, director de ABC, salió en defensa de su hermano en tiempo record y ese mismo día, sacó una segunda edición en la que ya se incluía una réplica a EL PAÍS con el título ‘El Rey de todos’.

“Al diario gubernamental le gustaría que el Rey presidiera actos sólo en beneficio de su grupo y de su espeso tejido de intereses económicos. Pero el Rey es de todos. Por eso acude lo mismo a la inauguración de unas instalaciones de la SER como a un acto histórico”.

En resumen, los Sres. Anson y Cebrián se seguían atacando mutuamente de tener intereses empresariales.

s

Ante el editorial del director de EL PAÍS, D. Joaquín Estefanía criticando al acto organizado por D. Rafael Ansón y la presencia del Rey, el director del diario ABC D. Luis María Anson (hermano de D. Rafael Ansón) se apresuró a publicar una segunda edición que incluía una réplica a EL PAÍS y sus propietarios: el Grupo PRISA.

20 - Noviembre - 1992

¿Qué hace el Rey?

Editorial (Director: Joaquín Estefanía)

Resulta definitivamente criticable que se utilice a la familia real para una operación de relaciones públicas a cuyo amparo ha crecido en los últimos años un serio entramado de intereses económicos y de presiones sobre la opinión bajo el pretexto del cuidado de la imagen de empresas, personas o instituciones políticas.

En los años de la transición, una pregunta semejante evocaba de inmediato la necesidad de la intervención del jefe del Estado frente a las amenazas antidemocráticas o golpistas que se cernían todavía sobre nosotros. Estabilizada la democracia, y con ella la monarquía constitucional, la pregunta ha dejado de ser, en muchos aspectos, preocupante, para dar paso, en cambio, a que lo sea la respuesta. Hoy el Rey clausura un encuentro gastronómico internacional. La aparente inocencia de este enunciado nos podría hacer suponer que estamos ante las costumbres de un monarca nórdico, que trata de comportarse como un ciudadano normal. No nos vamos a detener en disquisiciones acerca de lo acertado o no de esta figura respecto al significado y actitudes del jefe del Estado español. Por otra parte, la gastronomía, aunque no sea una disciplina necesariamente académica, es una cuestión de indudable significación, con resonancias culturales y con repercusiones económicas de primer orden, sobre todo en un país de tradición turística. Pero resulta definitivamente criticable que se utilice a la familia real para una operación de relaciones públicas a cuyo amparo ha crecido en los últimos años un serio entramado de intereses económicos y de presiones sobre la opinión bajo el pretexto del cuidado de la imagen de empresas, personas o instituciones políticas.Las comparecencias públicas del jefe del Estado no pueden estar al servicio de intereses privados o de grupo, sean del género que sean. La utilización, como hoy se hace, del Rey y la Reina, o como se hizo del Príncipe en otras ocasiones, para este tipo de actos no prestigia precisamente a la institución monárquica y genera serias dudas sobre la coherencia y capacidad del equipo de asesores del jefe del Estado, que tiene el deber de velar por que éste no se vea involucrado en este tipo de maniobras. La presencia en el acto del alcalde de Madrid y del presidente de la comunidad autónoma, al socaire de la propia asistencia de los Reyes y de las celebraciones de un Madrid Cultural de pobre recorrido, empeora el simbolismo institucional del hecho, cuyo desarrollo se puede juzgar mediante la escueta lectura del programa.

La reiteración de situaciones semejantes, que comprometen la imagen de la Corona con actividades legítimas pero de discutible prestigio social y de ningún interés público, y que en nada suponen un servicio a la comunidad, merece una observación más atenta por parte del Gobierno. Y es un deber de los órganos de opinión y de la prensa independiente denunciar la manipulación interesada que se hace del trono y de sus representantes, ante la pasividad o con la complicidad inadmisible de quienes debieran evitarlo.

20 - Noviembre - 1992

El Rey de Todos

Editorial (Director: Luis María Anson)

Al diario gubernamental le gustaría que el Rey presidiera actos sólo en beneficio de su grupo [Grupo PRISA] y de su espeso tejido de intereses económicos.

El Rey asiste en toda España a muy numerosos actos del más diverso signo, unos más importantes y otros menos, pero todos interesantes. Rasgarse las vestiduras, como hace el diario gubernamental, porque hoy presida los actos de la Academia Internacional de Gastronomía es a medias un ejercicio farisaico, a medias una pataleta ante el éxito ajeno. Da pena que un periódico en otro tiempo modelo de seriedad profesional haya descendido a bajezas de tal género. Esa misma reunión de la Academia Internacional la presidió el año pasado, en Lisboa, el presidente Soares, y si su salud lo permite, la presidirá el año que viene el presidente Mitterrand. A la reunión de Madrid asisten representantes de todos los países de la CE y de otras cinco naciones europeas. En el Comité de Honor figuran cuatro ministros: los de Asuntos Exteriores, Cultura, Industria y Portavoz. Al acto asistirán las dos primeras autoridades de Madrid, el presidente Leguina y el alcalde Álvarez del Manzano y, además, ambos intervendrán personalmente ante el Rey. Al diario gubernamental le gustaría que el Rey presidiera actos sólo en beneficio de su grupo [Grupo PRISA] y de su espeso tejido de intereses económicos. Pero el Rey es de todos. Por eso acude lo mismo a la inauguración de unas instalaciones en la SER, como a un acto histórico del periodismo español: el centenario de una revista ilustre.

by BeHappy Co.