Search
Durante una discusión con Tomás Roncero que le quiso echar en cara el despido de Del Bosque en 2003

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, acusa al diario AS de utilizar ahora Del Bosque después de haberle atacado durante años

HECHOS

El 3.06.2013 D. Florentino Pérez fue entrevistado en el programa ‘Punto Pelota’ de Intereconomía por su presentador D. Josep Pedrerol y otros periodistas D. Tomás Roncero.

09 - Septiembre - 2001

A Del Bosque se le atraganta Zidane

Alfredo Relaño

A Del Bosque se le está atragantando Zidane. Comenzó poniéndolo bastante arriba, con un solo hombre por delante, y la cosa no funcionó. Luego lo echó un poquito más atrás, con las espaldas bien blindadas con Flavio y Makelele, a costa de prescindir de un jugador en la banda izquierda, y tampoco está funcionando. A pesar de que Roberto Carlos se multiplica, el modelo deja muchas posibilidades de juego en esa zona al rival (Gerardo se hinchó ayer) y encima tampoco sirve para que Zidane entre en juego con la frecuencia apetecible a sus condiciones.

Quizá porque hay en todo el equipo un gran despiste, una duda que recorre a todo el mundo, un cierto sentido de que se está haciendo algo demasiado antinatural. Dos escoltas para el canalizador de juego, tan descomprometido de tareas de quite y pelea, tan bwana con dos porteadores a su servicio, que parece como si no fuera uno más del equipo, sino una estrella invitada, un orfebre llamado a intervenir cada mucho. El problema quizá sea, más que el modelo, que los jugadores no se lo creen. Empezando por Zidane. Y si no hay convicción no hay equipo.

Y los rivales juegan. Jugó el Valencia y jugó el Málaga, que todo el partido estuvo buscándole las cosquillas al Madrid con intención. Y, por cierto, el Madrid sólo achuchó cuando se vio con el empate en el marcador. Hasta entonces le sobró calma y le faltó ambición. El Málaga, bien reconstruido por Peiró tras perder todo su medio campo, tuvo lo que el Madrid añora: equipo, seguridad en su modelo. Del Bosque, de tierra taurina, conocerá este dicho: “Los buenos toros descubren a los malos toreros”. Él tiene un buen toro delante. Tiene que apretar, no se lo echen al corral.

01 - Octubre - 2001

Un madrid vulnerable

Pedro Pablo San Martín

La situación del Real Madrid en la Liga es alarmante. Nadie habría apostado un duro por tan escasa recolección de puntos en cinco jornadas. El Zidane team se construyo para ganarlo todo y, a lo peor, en Navidad los blancos están definitivamente lejos de la cabeza de la tabla. El palo del empate ante el Valladolid es trascendental en los planes de la entidad. Descubre que el Bernabéu es vulnerable genera una lógica inquietud en el madrilismo desilusionado por un equipo que de momento sólo dio la talla a ráfagas.

Al vestuario del Madrid le convendría hacer un examen de conciencia, para preguntarse si en cada partido dio lo máximo. Y si fue así los jugadores reconocerán que la Liga les exige un plus de esfuerzo. También Del Bosque debería revisar sus apuntes para descubrir en qué se está equivocando. Quizás tendrá que dejar de ser complaciente y asomar el látigo incluso ante lo más veteranos. El equipo es capaz de practicar un fútbol de alta calidad cuando se aplica. No es de recibo tanto despiste y tanto altibajo. Después de la promesa no cumplida de cuatro victorias en cuatro partidos, el Madrid parte de un punto cero en Las Palmas. Si hay coincidencia en la validez del sistema táctico, será en su desarrollo donde tendrán que hurgar jugadores y técnicos buscando responsabilidades. Desde Hierro a Zizou, nadie puede vivir de su cartel en adelante.

07 - Marzo - 2002

Del Bosque no cuaja

Tomás Guasch

El día que el Real Madrid cumplía 100 años, el Deportivo ganó el partido de su vida. Ganar la Copa en el Bernabéu y al considerado favorito supone la reválida definitiva y la entrada en el club de los Grandes de Europa para los de Irureta. El único equipo de fútbol que pisó el Bernabéu fue el Depor. Desde el portero al maravilloso Diego Tristán, todos los de blanquiazul supieron qué debían hacer en cada momento. La certeza de que el gallego es un bloque que se mueve quedó patente desde el primer minuto y el gol de Sergio le reafirmó en sus convicciones, mientras elevaba las dudas del Madrid hasta el infinito.

El señor entrenador del Real Madrid, que de pronto se sacó de la manga el cambio de portero, debería explicar si sabrá o no hacer que el Madrid juegue como un equipo y no como un conjunto de individualidades, que ahora se mueve al compás de Solari y, dentro de un mes, no se sabe en función de qué. Del Bosque no ha sabido hacer un bloque y ensamblar esa tropa de excelentes jugadores que el club ha puesto en sus manos. La sensación de que el Madrid más que un entrenador tiene un alineador se hizo anoche más patente que nunca.

Ni está trabajado el Madrid en lo defensivo, pues cualquier equipo que toque como tocaron Valerón, Sergio y compañía, le hace un siete, ni está trabajado en el medio del campo, donde la mayoría corre sin ton ni son, ni es capaz, por tanto, de sacar petróleo de pozos como Raúl y Morientes. Fue el triunfo de un equipo contra un grupo de trabajadores. Del Bosque no ha dado con la solución.

15 - Mayo - 2002

La Novena, sí, pero ¿y después...?

Alfredo Relaño

Quizá esta noche la gente salga a las plazas en muchos puntos de España para celebrar la novena Copa de Europa de ese extraordinario club. La tiene a mano. El rival no parece mejor, ni menos cansado, ni menos desmoralizado, sino más. El Madrid tiene tablas para este tipo de partidos, porque está lleno de jugadores con un gran cuajo, con personalidad, con la seguridad de los ganadores que se sienten capaces de lo más difícil. Y si miran a su alrededor ven a otros como ellos mismos, en su mismo equipo, vestidos con una camiseta que es en sí ganadora.

Sí, quizá esta noche la gente salga a las plazas en muchos puntos de España para celebrar la Novena. Puede ser una gran noche. Pero hay que poner un reparo, y a la vuelta de este partido, ocurra lo que ocurra, el club debe corregir actitudes interiores que le están alejando de sus objetivos. El viejo escozor que producía aquella Quinta de los Ferraris, que reservaba sus esfuerzos para los días más importantes y más lucidos, y que abandonaba la lucha por lo cotidiano (y lo cotidiano es la Liga) se vuelve a sentir ahora. Existe la incómoda sensación de ver algo que ya se ha visto.

Lo que ha hecho al Madrid tan querido en España (y fuera) no son exactamente los ocho títulos de Europa, sino un estilo, una ética del esfuerzo, una insistencia en la excelencia. Una Champions puede ser consecuencia de unos grandes fichajes, posibles desde el dinero que el club es capaz de recaudar en un país enamorado del fútbol y del Madrid y con una televisión de pago muy desarrollada. Pero el encanto del Madrid debe ser otro. Deber ser una imagen edificante, muy distinta de la que viene dando durante el último mes. Pasado el partido deberá reflexionar sobre ello.

15 - Mayo - 2003

La zozobra de Hierro

Tomás Roncero

Quien a hierro mata a hierro muere. Profeso una sincera admiración por el capitán del Real Madrid, pero me duele el alma ver cómo se está desangrando en una recta final de carrera en la que ya ha sufrido varios siniestros totales. Del Bosque se equivoca creyendo que le hace un favor al otorgarle la titularidad de forma incondicional. Qué yo sepa, Pavón fue titular ante el Depor, en Villarreal, en Moscú, en Huelva… y Casillas no encajó un solo gol. El canterano no se queja públicamente porque es orgulloso y un chaval muy inteligente, pero se lo han cargado sin que encuentre ningún argumento futbolístico de peso que lo justifique.

Hierro todavía podría estar operativo para echar una mano la próxima temporada, pero sólo si pierde los galones y acaba su carrera en el banquillo como lo hizo Sanchís, ayudando como central de repuesto para aprovechar su experiencia. Nadie se escandalizó por ello y no encuentro la diferencia.

El caso es que Del Piero, como ya hiciese en 1996, enterró al Madrid en Delle Alpi con dos acciones que catalogan el talento de un jugador. Alessandro sí es galáctico, destrozó al Madrid con sus diabluras y a Hierro lo dejó sentado en el segundo gol como hiciese Ronaldo con Abelardo en Vitoria hace unos meses. El Madrid se suicidó en Turín por su racanería táctica (lo de Flavio y Cambiasso tardaré meses en digerirlo), por no haber muerto con las botas puestas (Vicente, al gran Ronaldo hay que sacarlo de inicio aunque sea cojo) y por la desdicha de Figo en ese penalti que telegrafió ingenuamente a Buffon. La Champions perdió a su Rey. Merecidamente. Toca tragar. Tiempos de silencio.

by BeHappy Co.