El periódico acusa a la esposa Joan Romero de haber viajado con gasto al contribuyente

El PSOE valenciano hace un llamamiento a que ‘se pare los pies’ a la directora del diario LAS PROVINCIAS, Mª Consuelo Reyna

HECHOS

El 9.12.1997 el secretario general del PSPV-PSOE, D. Joan Romero, convocó una rueda de prensa para hablar sobre informaciones publicadas por el diario LAS PROVINCIAS.

¿UN FILTRACIÓN INTERNA?

Joan_Ignaci_Pla D. Joan Ignaci Pla

Las informaciones de LAS PROVINCIAS contra el ‘líder’ del PSPV-PSOE, D. Joan Romero, y, en este caso concreto contra su esposa, se producían en un momento en que el Sr. Romero estaba siendo muy cuestionado por importantes sectores políticos del socialismo valenciano. El mismo día en que LAS PROVINCIAS publicaba aquello, reproducía también unas declaraciones de D. Joan Ignaci Pla, del sector ‘renovador’ del PSPV que no veía claro que el Sr. Romero fuera a ser el candidato del PSPV a la presidencia de la Comunidad. Los principales enemigos del Sr. Pla en el partido son los sectores liderados por D. Antonio Asunción, por D. Joan Lerma y, por encima de todos ellos, el sector de D. Cipria Ciscar, que tenía mucha fuerza desde su cargo de Secretario de Organización del Comité Ejecutivo Federal del PSOE.

09 - Diciembre - 1997

El Informe Romero

María Consuelo Reyna

La historia que hoy les contamos es toda muy legal, pero de los más descarada.

Resulta que don Joan Romero se fue dos años a Inglaterra como profesor invitado. Su mujer trabajaba, dando clases de francés, en un instituto y, que el matrimonio no estuviera separado durante tanto tiempo, fue transferida a la consellería de Hacienda para, desde allí, ser enviada en comisión de servicios a Inglaterra, durante dos años. ¡Qué casualidad! Justo al mismo tiempo que Romero. A eso se llama ser funcionarios con suerte.

¿Misión encomendada a la profesora de francés? Pues hacer un estudio sobre el sistema educativo inglés para la consellería de Hacienda. Que sí, que para la consejería de Hacienda, no para educación.

Pasaron los dos años regresó el matrimonio y la señora Romero entregó seis folios, con 210 líneas de texto. Ese fue el escueto informe tras dos años de trabajo en comisión de servicios. Agotador.

Si la productividad de los funcionarios es como la de la señora Romero, no me extraña que en la administración se atasquen los expedientes. Seis folios en dos años. Todo un récord. Cada folio os ha salido por un ojo de la cara a los contribuyentes.

Por cierto ¿qué conclusiones sacó la consellería de hacienda sobre el informe de la señora Romero?

María Consuelo Reyna

10 - Diciembre - 1997

Que dice que me va a parar los pies

María Consuelo Reyna

El señor Romero se enfada y crispa cuando publicamos que, siendo conceller de Educación llevó a su hija a un colegio privado norteamericano pese a que, teóricamente, debía predicar con el ejemplo y llevar a su hija a la enseñanza pública.

Por cierto, fue el propio Romero quien, en mi despacho, me contó que había llevado a su hija a ese colegio para que no perdiera el inglés que había aprendido en Inglaterra.

¿Y por qué estaba su hija en Inglaterra?

Pues porque sus padres estaban trabajando allí. El padre como profesor invitado en Leeds y la madre funcionaria, trasladada para hacer un informe sobre la enseñanza en Inglaterra.

Romero, cuando contamos esto, se vuelve a enfadar y dice que es falso, que a su mujer la mandaron porque se lo merecía. O sea que fue puro azar que el matrimonio coincidiera duranteu na larga temporada en Inglaterra, que no hubo trato de favor. Pues que suerte. Qué endemniada suerte familiar la suya, señor Romero. Porque hay que tener una suerte fastuosa para que usted decida marcharse a Leeds y a su mujer la envíen en comisión de servicios.

Y entonces va Romero y dice que me va a ‘parar los pies’. ¡Qué miedo! Aterrorizada estoy. ¿Y qué me va a hacer, señor Romero? ¿Ponerme una mordaza? ¿Enviarme al exilio? Ande ya señor Romero, no s coja esos cabreos… y no amenace que queda feo y ‘tres ancien régime’, que diría su políglota familia.

María Consuelo Reyna

by BeHappy Co.