Search
A través de sus tres cuentas de Youtube, WhaTheGame, DalasReview y Dalas Sin Filtros, cuenta con 12 millones de suscriptores

El youtuber Dalas Review, es sometido a juicio acusado de haber abusado a una menor, y absuelto

HECHOS

  • En diciembre de 2018 se hizo público la absolución de Daniel José Santomé Lemus de los delitos de abuso sexual a menores y acoso cibernético, por los que la Fiscalía le reclamaba cinco años de prisión.

REDES CONTRA DALAS

 

El hecho de tener una fiel comunidad de seguidores con más de 12 millones de suscriptores en sus tres canales de Youtube, WhaTheGame, DalasReview y Dalas Sin Filtros, no significa que en las redes también hubiera un gran movimiento contra Dalas durante todo el juicio en el que participaron muchas de sus ex coordinadas por la también youtuber Dña. María Rubio, alias “Miare”.

17 - Diciembre - 2018

Absuelto el ‘youtuber’ Dalas Review de los delitos de ciberacoso y abuso sexual a una menor

Agencias

La Audiencia Provincial de Madrid ha absuelto al youtuber Dalas Review , de 25 años, de los delitos de los que había sido acusado —abuso sexual a una menor y ciberacoso sexual a una menor— por falta de pruebas en la acusación de una fan que sostenía que en febrero de 2016 la sometió a tocamientos en el madrileño Parque de El Retiro. Así consta en una sentencia en la que los magistrados exoneran a Daniel José Santomé Lemus, uno de los youtubers más conocidos de España, con 8,5 millones de seguidores, de los hechos por los que se sentó el pasado 30 de noviembre en el banquillo, al no haberse podido cuestionar durante el plenario la presunción de inocencia. Contra el fallo cabe un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en un plazo de diez días.

El tribunal no cree ni la versión de la víctima ni la del acusado, quien manifestó en el juicio que la acusación tenía su base en “una conspiración” de su exnovia y otras fans para que su reputación se viera afectada. Los magistrados tachan esta hipótesis de “simplista”. Los jueces no dan por probado el delito de abuso sexual. Y no dan credibilidad a que el acusado y la menor se besaran en la boca durante una visita de él a Madrid el 8 de febrero de 2016, ni tampoco que después se fueran al Retiro y allí volviera a besarla, la tocara en la zona vaginal y el pecho y le propusiera mantener relaciones sexuales.

Dalas Review y la menor comenzaron a hablar por redes sociales en 2015, cuando él tenía 22 años y ella, 13. La fiscalía sostiene que el youtuber le propuso mantener relaciones sexuales y que borrara todas las conversaciones para evitar que sus padres se enterasen. No se conocieron personalmente hasta el 26 de enero de 2016, cuando ella acudió a una firma de un libro en Madrid, aunque después quedaron a solas el 8 de febrero en la estación de Atocha. Según la fiscalía, luego fueron al Parque del Retiro, donde el acusado la besó y la realizó tocamientos mientras la decía: “Me gustaría que la primera vez que lo hagas sea conmigo”.

Según la Audiencia Provincial de Madrid, tampoco ha podido acreditarse en el juicio el segundo de los delitos, pues si bien después de ese día y hasta el mes de abril ambos mantuvieron contacto a través de las redes sociales, no ha quedado probado que Dalas Review propusiera a la menor quedar de nuevo con él. El tribunal sí sostiene que mantuvieron una relación en las redes, que se conocieron en la firma y que se vieron a solas en Atocha. Pero precisa que “no ha quedado probado” que aquel día el acusado y la menor se besaran, ni que él la tocara ni que le propusiera mantener relaciones sexuales, como tampoco ha quedado acreditado que Dalas le propusiera quedar de nuevo tras su encuentro en Atocha.

Los jueces cuestionan tanto la declaración testifical de la menor, que es la principal prueba de cargo respecto al delito de abusos sexuales, como la teoría conspiratoria del youtuber de que todo es un montaje de un grupo de seguidoras contra él. Los magistrados señalan que “ninguno de los elementos que cuestionan las imputaciones es ciertamente definitivo”, esto es, la declaración de la víctima y aquellas del resto de testigos, que entran en contradicciones, como tampoco lo es “la simplista hipótesis exculpatoria del acusado, de que todo es una conspiración ideada”.

“Estamos muy lejos también de poder tener por acreditada esa explicación. Hay también cosas que no cuadran”, afirman los jueces, que precisan de esta forma que ninguna de las versiones mantenidas en la vista oral se presenta como segura. También subrayan que para poder condenar al youtuber “se hace precisa esa base probatoria sólida que aquí se echa en falta”.

En cuanto al delito de ciberacoso, los jueces aseguran que no hay duda de que ha existido el contacto por un medio tecnológico, y que se propuso un encuentro que fue aceptado por la menor. “Sin embargo, no ha quedado probado que el encuentro fuera para ejecutar actos de carácter sexual sobre la denunciante”, añaden. Dalas Review, que no solo es uno de los más famosos youtubers, sino también de los más polémicos —sus encontronazos con fans son frecuentes—, negó rotundamente en el juicio haber abusado sexualmente de la menor, una “burrada” que atribuyó a una “conspiración” de un grupo de admiradores para hundirle lo máximo en público.

Respecto a las acusaciones, las negó todas. Nunca le pidió en sus conversaciones que le mandara fotos desnuda ni que mantuvieran relaciones sexuales. Tampoco le dijo que ser menor fuera una tontería ni que borrara los chats. Y la foto que tenía ella de su torso desnudo era una foto pública que él había subido a la red. En cuanto al encuentro de Atocha, dijo que apenas se vieron 15 minutos en la estación para que le pudiera firmar el libro, pero nada de ir al Retiro, donde supuestamente se cometieron los abusos. “No se me hubiera ocurrido en la vida besarme o cualquier otra cosa con alguien en un parque”, dijo el youtuber, que afirmó ser muy “cuidadoso” con este asunto ya que, debido a su fama, le “toman fotos por todos los sitios”.

19 - Diciembre - 2018

El silencio de los corderos: El abuso sexual a menores en España

Lucía Etxebarría

El ‘youtuber’ Dalas Review ha sido absuelto de abuso sexual de menores “por falta de pruebas”. Incluso cuando existen unos mensajes en los que le dice, entre otras cosas, “quiero que pierdas la virginidad conmigo” a una niña de 13 años. incluso cuando varias niñas declararon haber sufrido el mismo acoso que la niña que denunció. Esta niña ha tenido que declarar frente a su abusador, acosada por el abogado de la defensa, un profesional muy agresivo. Tenía 13 años.

La fiscal debía haberla instruido y protegido. Pero esa fiscal no pasó un minuto a solas con esa niña.  Porque así funciona nuestro sistema legal. Ya hace tiempo la ONG Save The Children hizo correr un demoledor informe sobre los juicios por abuso de menores en España. Recordemos los datos de ese informe:

9 de cada diez menores no denuncian.

Porque 6 de cada diez agresores son conocidos de la víctima (su padre, su tío, el novio de la madre, un amigo, como en este caso…).

Pero a su vez, 7 de cada 10 denuncias son sobreseídas.

Por lo tanto, quizá uno de cada cien casos llegue a juicio.

Pero 7 de cada diez de los juicios relacionados con abusos sexuales a un menor acaban en absolución

Porque no se le da validez a la declaración del menor.

Un menor que se ve obligado a relatar los abusos, una vez denunciados, hasta 4 veces de media, en procesos demasiado largos y ante juzgados no especializados.

Miedo

Un niño no deja de ser un niño. Se retracta o se contradice en juzgado por miedo, por ansiedad o incluso por lealtad.

Al fin y al cabo, el seductor le ha dicho que le ama, y el niño le cree.

El abuso sexual es una de las formas de violencia más graves. Porque entre un 10% y un 20% de la población ha sido víctima de abusos sexuales en la infancia.

Este es un caso mediático frente a muchos casos que no conocemos. Pero que  los pediatras de hospitales públicos desgraciadamente sí conocen. Niñas de once años embarazadas o con enfermadades de transmisión sexual cuyos abusadores son absueltos.

La justicia patriarcal no solo no protege a las mujeres. Tampoco a los niños. 

by BeHappy Co.