Herri Batasuna asistió por primera vez al parlamento para votar a su propio candidato, el terrorista Juan Carlos Yoldi

Elecciones Euskadi 1986 – El PSOE gana las elecciones, pero permitirá que el PNV con Ardanza siga gobernando

HECHOS

Tras las elecciones al Parlamento Vasco del 30.11.986 se formó un Gobierno de coalición entre el PNV y el PSE-PSOE con D. José Antonio Ardanza (PNV) como lehendakari y D. Jesús Eguiguren (PSE-PSOE) como Presidente del Parlamento Vasco.

EL PSOE ASUMIRÁ LA PRESIDENCIA DEL PARLAMENTO VASCO

Eguiguren1990 D. Jesús Eguiguren, del Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) ha asumido la presidencia del parlamento vasco, como primera fase del acuerdo entre el PNV y el PSE.

PARTIDO SOCIALISTA DE EUSKADI - PSOE (PSE-PSOE)

Txiki Benegas

18 escaños

D. José María Benegas fue el ‘ganador’ de aquellas elecciones vascas, si se entiende como ganador al primer partido en escaños (que no en votos).

Pero renunció a intentar gobernar y, en una decisión sorprendente, optó por dar su apoyo para que siguiera gobernando el PNV en un complejo pacto entre la primera y la segunda fuerza a cambio de que dirigentes del PSE como D. Ramón Jáuregui formaran parte del Gobierno del Sr. Ardanza. Sin quedar claro por qué no era al revés (gobierno del Sr. Benegas con consejeros del PNV) salvo que para los nacionalistas fuera algo ‘inasumible’ que un lehendakari no nacionalista.

PARTIDO NACIONALISTA VASCO (EAJ-PNV)

José Antonio Ardanza

17 escaños

A D. José Antonio Ardanza le tocó la difícil misión – que le encomendaron el Sr. Sodupe y el Sr. Arzallus –  de ser cabeza de cartel del PNV que afrontaba el peor momento de su historia ante la escisión protagonizada por Eusko Alkartasuna.

Logró mantener al PNV como primera fuerza, pero con el peor resultado de la historia.

EUSKO ALKARTASUNA (EA)

Carlos Garaicoetxea

14 escaños

D. Carlos Garaicoetxea acababa de abandonar el PNV y se había llevado con él a algunos de los mejores primeros espada del PNV como el Sr. Marcos Vizcaya o el alcalde de Vitoria, D. José Angel Cuerda. Pero lo peor para el PNV es que el Sr. Garaicoetxea también se llevó bastantes de sus votos.

Con una exitosa campaña electoral dirigida por el periodista D. Pablo Sebastián: EA logró en esos primeros comicios los mejores resultados de la historia del partido.

HERRI BATASUNA (HB)

Juan Carlos Yoldi

13 escaños

Por primera y única vez en la historia de la coalición pro-terrorista Herri Batasuna presentaron un candidato a lehendakari: Juan Carlos Yoldi, un etarra que estaba encarcelado, pero para quien pretendían lograr inmunidad.

Dándose el espectáculo en el Parlamento Vasco de que un furgon policial trajera a un diputado para que, de la cárcel al banquillo y del banquillo a la cárcel interviniera para hablar en nombre de ETA exigiendo negociar directamente con el Ejército español.

Yoldi perdería su condición de diputado al ser condenado a 25 años de cárcel poco después de aquellas elecciones.

EUSKADIKO EZKERRA (EE)

Kepa Aulestia

9 escaños

En enero de 1985 el Sr. Onaindia había cedido el liderazgo de EE al Sr. Kepa Aulestia que había asumido el cargo de Secretario General, lo que le convertía en el líder del partido, aunque la sombra de su antecesor y del presidente del partido Sr. Bandrés, era alargada.

En aquellos comicios el Sr. Aulestia iba de cabeza de lista por Vizcaya, el Sr. Onaindia por Álava y el Sr. Bandrés por Guipuzcoa.

El ‘estreno’ del Sr. Aulestia fue favorable si se tiene en cuenta que subió varios diputados atrayendo voto que en el pasado había apostado por el Partido Comunista ahora esfumado en Euskadi.

COALICIÓN POPULAR (AP + PL)

Julem Guimón

2 escaños

El democristiano D. Julem Guimón que hasta hace unos meses era la mano derecha de D. Óscar Alzaga en el Partido Demócrata Popular, ante la ruptura entre el PDP y AP optó por pasarse con armas y bagajes a AP entendiendo que había más futuro político en el partido del Sr. Fraga que en el del Sr. Alzaga.

Su ‘nuevo partido’ le encargó la misión de luchar en Euskadi (sin el Sr. Mayor Oreja, que se había ido con el PDP). Y el resultado fue bastante penoso por la perdida de muchos votos para el CDS.

Ante aquel desastre D. Manuel Fraga Iribarne anunció su dimisión como presidente nacional de AP para forzar una renovación.

CENTRO DEMOCRÁTICO Y SOCIAL (CDS)

Jesús María Viana

2 escaños

D. Jesús María Viana, el fiel escudero del Duque de Suárez, Secretario General del CDS en el ámbito nacional y presidente del partido en Euskadi realizó su última lucha política en nombre su jefe: conseguir que los ‘suaristas’ obtuvieran representación en el parlamento vasco: objetivo cumplido: los centristas se sentaron en el parlamento vasco.

Lo que nadie podía suponer es que la vida de aquel político, fan de la gastronomía sin reparos en reconocer que tenía ‘problemas con la báscula’, se acabaría de golpe y porrazo unos días después tras haber triunfado en la última misión que le encomendó su líder. Le reemplazaría D. Alfredo Marco.

El Análisis

La coalición y el doble rasero etarra...

JF Lamata

Tras aquellas elecciones autonómicas se produjo lo que parecía lo mejor para rebajar la tensión política tras tantas legislaturas marcadas por la sangre: una coalición entre nacionalistas (PNV) y no nacionalistas (PSE-PSOE) que incluyera la presencia de consejeros socialistas en un gobierno presidido por el nacionalista Sra. Ardanza. El PNV que en el pasado no quería saber nada del constitucionalismo ahora, gracias a la necesidad del pacto y al peligro que le suponía su escisión, EA, aceptaba por primera vez hacer alegatos rotundos en favor de las leyes vigentes: la presencia de figuras como D. Ramón Jáuregui en el Gobierno los garantizaba.

Curiosa la actitud de ETA: los asesinos etarras seguían considerando ‘traidores’ al pueblo vasco a los socialistas y los seguían amenazando de muerte por muy consejeros del Gobierno vasco que fueran, pero en cambio no amenazaban de muerte ni marcaban como objetivo a los miembros del PNV que habían firmado aquel pacto con los socialistas.

Durante aquella legislatura PNV y PSE fomentarían el llamado ‘Pacto de Ajuria Enea’ en el que todos los partidos políticos vascos con representación (menos Herri Batasuna) declaraban su rechazo a ETA. Nuevamente aquí hubo una forma diferente de actuar de ETA contra los firmantes: los partidos políticos PSOE, AP, CDS y EE, eran ‘traidores’. Por contra PNV y EA ‘equivocados’, pero no enemigos. La teoría de ‘sangre de la misma vena’ se evidenciaba.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.