El PP apuesta por una repetición de elecciones y algo parecido parece pretender Podemos, mientras que el PSOE y Ciudadanos apuestan por intentar salvar la legislatura

Elecciones Generales 2015 – La victoria pírrica del Rajoy (PP) deja un parlamento fragmentando en cuatro bloques

HECHOS

Las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015 dieron la mayoría al Partido Popular.

Partido Popular

Mariano Rajoy

123 escaños (7.211.852 votos)

En las peores condiciones imaginables el Partido Popular había conseguido la victoria, pero – eso sí – la victoria más minoritaria de una primera fuerza en toda la historia de la España constitucional y con serias dificultades de formar gobierno por ausencia de aliados.

Partido Socialista Obrero Español

Pedro Sánchez

90 escaños (5.528.830 votos)

El PSOE de D. Pedro Sánchez obtenía el peor resultado de toda la historia, aunque, no obstante, lograba mantener a los socialistas como segunda fuerza del país, algo que muchas encuestas daban por imposible.

La única esperanza del Sr. Sánchez para gobernar era intentar poner de acuerdo a Podemos y Ciudadanos, algo en lo que estos no parecían estar muy interesados.

Podemos - En Comú Podem - Compromis - En Marea

Pablo Iglesias

69 escaños (5.187.078 votos)

D. Pablo Iglesias no logró ni el objetivo de ser primera fuerza que le daban las encuestas a principios de enero, ni superar al PSOE como primera fuerza de izquierdas. Aunque no por ello dejaba de ser reseñable ser la tercera fuerza política con más fuerza hasta ese momento gracias a sus alianzas. El desglose de diputados era el siguiente:

  • Podemos – 42 diputados
  • En Comú Podem – 12 diputados
  • Compromís – 9 diputados
  • En Marea – 6 diputados

.

El mayor éxito ha sido lograr ser la primera fuerza en Catalunyta con la plataforma En Comú Podem encabezada por el Sr. Xavier Domenech y con la candidaturas en el País Vasco que encabeza el Sr. López de Uralde.

Compromís, en teoría se presentaba en coalición con ellos, pero al llegar el momento de constituirse los grupos parlamentarios, pero al contrario que el resto de socios los 9 diputados de Compromís se constituirían como grupo parlamentario propio al margen del de Podemos.

Ciudadanos

Albert Rivera

40 escaños (3.498.070 votos)

Albert Rivera lograba un grupo parlamentario de 40 diputados un digno resultado para una cuarta fuerza, pero muy por debajo de las encuestas que llegaron a darle la segunda posición y que le hicieron presentarse como alguien con aspiraciones a sentarse en el Palacio de la Moncloa.

La derrota más fuerte para Ciudadanos era en Catalunya. Después de sus buenos resultados en las autonómicas en las que fueron segunda fuerza, esperaban a mantener esa posición pero, encabezados por el periodista D. Joan Carles Girauta, han quedado sexto lugar en Catalunya: por detrás de En Comun Podem, ERC, PSC y Democracia i Llibertad. Un golpe moral muy duro para la formación naranja.

Esquerra Republicana de Catalunya

Gabriel Rufián

9 escaños (599.289 votos)

Esquerra Republicana de Catalunya ha querido hacer un gesto hacia el idioma castellano presentando como cabeza de lista a D. Gabriel Rufián a un independiente de la plataforma ‘Súmate’ que representa a los catalanes defensores de la independencia pese a no saber catalán y hablar en castellano.

ERC ha logrado superar en votos a PSC y a Convergencia, lo que sería un hipotético triunfo ha quedado desinflado por el hecho de que por delante de él haya quedado En Comú Podem una formación teóricamente “española”, ya que En Comú Podem es el referente de Podemos en Catalunya.

Democracia i Llibertad

Francesc Homs

8 escaños (565.501 votos)

Teóricamente Democracia i Llibertad es una coalición formada por Convergencia Democrática de Catalunya (CDC de D. Artur Mas), Demòcrates de Catalunya (escisión del sector independentista de Unió) y Reagrupament (escisión del sector más radical de ERC).

Pero en la práctica Democracia i Llibertad no es más que la nueva marca de Convergencia (partido que ha sufrido por escándalos de corrupción y ha roto con su socio de toda la vida, Unió), encabezado por el Sr. Homs, el lugarteniente del Sr. Mas. Convergencia ha obtenido así el peor resultado de toda su historia y sólo le queda consolarse con que le ha ido bastante mejor que a los de Unió.

Partido Nacionalista Vasco

Aitor Esteban

6 escaños (301.585 votos)

Unidad Popular (Izquierda Unida)

Alberto Garzón

2 escaños (922.579 votos)

La coalición Unidad Popular (la marca utilizada por Izquierda Unida) consigue dos diputados por Madrid, uno para D. Alberto Garzón y otro para la independiente Dña. Sol Sánchez. Los resultados suponen los peores de toda la historia de IU (peor incluso que los del Sr. Llamazares en 2008).

Y, sin embargo, son un relativo triunfo personal para el Sr. Garzón porque ha conseguido mantener su presencia política, algo no fácil por el ascenso de Podemos y especialmente complejo en Madrid donde en las últimas municipales y autonómicas IU había sido borrada del mapa.

EH Bildu

Marian Beitialarrangoitia

2 escaños (218.467 votos)

Oficialmente EH Bildu era una coalición formada por Sortu (la antigua Batasuna, referente político de ETA), Eusko Alkartasuna, Aralar y Alternatiba. Aunque de todas estas fuerzas es Batasuna la que más votos aportaba. Y, sin embargo, los resultados fueron mucho menores de lo esperado. Perdieron 100.000 votos en comparación con los votos obtenidos en 2011 y algo mucho más duro para los pro-etarras, ver que muchos de sus votos han pasado al cesto de Podemos en Euskadi gracias al carisma de su cabeza de lista, el ecologista D. Javier López de Uralde.

Coalición Canaria

Ana Oramas

1 escaño (81.741 votos)

Desde 2004 la formación canaria lleva menguando lentamente su presencia política. Ahora baja de dos a un escaño, pero le queda el consuelo de seguir existiendo con su presidenta, la Sra. Oramas, como su voz en Madrid.

Unión Progreso y Democracia

Andrés Herzog

- (153.505 votos)

Realmente, pasar de un millón de votos a poco más de cien mil es un batacazo como pocos para una formación de ámbito nacional. UPyD, sin su fundadora Dña. Rosa Díez quedó incluso por detrás de formaciones que siempre han sido extraparlamentarias como el animalista PACMA.

Ante su derrota D. Andrés Herzog anunció su retirada política y todo parecía indicar que la carrera política de UPyD había terminado: sus votantes se habían pasado en masa a Ciudadanos.

Unió Democrática de Catalunya

Josep Antoni Durán Lleida

- (64.726 votos)

Las elecciones generales de diciembre de 2015 parecían ser la última oportunidad del histórico partido Unió Democrática de Catalunya en su lucha por su supervivencia tras quedar fuera del Parlamento catalán y para ello presentaban a su figura más relevante: D. Josep Antoni Durán Lleida.

Unió logró en solitario en 1977 dos escaños y desde 1979 se había presentado siempre en coalición con Convergencia bajo las siglas CiU. Rota la coalición en el verano de 2015 por la negativa de Unió a unirse a la deriva separatista de Convergencia con ERC, les tocaba a los dos partidos presentarse por separado. La separación a debilitado mucho a Convergencia (ahora Democracia i Llibertad) pero a Unió directamente lo ha desintegrado.

CANDIDATOS SIN ESCAÑO

sin_escaño_2015 Entre los grandes derrotados se encuentra el General D. Julio Rodríguez que iba de número 2 en la lista de Podemos por Madrid, o el político D. Eduardo Madina que iba de número 7 en la lista del PSOE por Madrid.

Por parte del PP se quedan sin escaño Dña. Mari Mar Blanco, que iba en el puesto 14 de la lista por Madrid, o los líderes vascos D. Borja Semper (número 1 por Guipuzcoa y D. Javier Maroto (número 2 por Álava) por no alcanzar suficientes votos el PP en esas provincias.

El Análisis

ESPAÑA NO PUEDE FUNCIONAR SIN BIPARTIDISMO

JF Lamata

Los líderes mediáticos se habían hinchado a criticar el biparditismo político, aquel en el que dos grandes partidos marcaban los equilibrios parlamentarios y eso había llevado a una legislatura en la que por primera vez había un tetrapartido, pero la incapacidad de estos por negociar evidencia que el parlamento español no es capaz de funcionar si no hay partidos fuertes claros. Para empezar en su forma de actuar quedó claro que Podemos no estaba en contra del bipartidismo, simplemente lo que quería era cambiarlo (de bipartidismo PP vs PSOE pasar a un bipartidismo PP vs Podemos).

Pero la postura más discutible fue la del Partido Popular que desde el minuto uno jugó a reventar la legislatura y forzar una repetición de elecciones mientras de caras para afuera intentaba asegurar que lo que el PP quería era una ‘gran coalición’ entre populares y socialistas. La delirante oferta del PP al PSOE consistía en que el PSOE estaba obligado moralmente a apoyar al PP por ser estos los más votados, a votar a favor de todas sus leyes, a ratificar en sus cargos a todos los ministros del PP y todas sus políticas y a cambio de ese apoyo el PP no les daba nada, dado que no hizo ningún tipo de oferta a asumir ninguna de las políticas del programa del PSOE.

Esa forma de actuar delata que el PP no tenía ninguna voluntad de un acuerdo con los socialistas y respondía a una estrategia que sólo buscaba forzar la repetición de las elecciones simulando que no era culpa suya “yo quería un pacto, pero me dijeron que no”. Francamente, hubiera sido preferible que los populares hubieran sido, por una vez, sinceros y hubieran dicho: “miren, con este parlamento gobernar sería un infierno. Así que vamos a buscar una repetición a ver si conseguimos recuperar parte de los diputados que se nos fueron a Ciudadanos o se abstuvieron”.

Así pues la legislatura Diciembre 2015-Mayo 2016 se debatiría entre los partidarios de reventar la legislatura (PP y Podemos) y los partidarios de intentar salvarla (PSOE y Ciudadanos). Con el problema de que los primeros sumaban más que los segundos.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.