El diario ABC responde insinuando que el Grupo PRISA favorece a personas vinculadas al Consejo de Administración

EL PAÍS acusa al ABC de cobrar por publicitar a empresarios en su sección ‘Las Caras de la Noticia’ y cita a Díaz Álvarez (SEAT)

HECHOS

El 10.12.1993 D. Ernesot Ekaizer publicó un artículo en EL PAÍS sobre los pagos de directivos de la compañía Seat para que se hablara de ellos en la prensa, citando expresamente al diario ABC.

D. Ernesto Ekaizer fue bautizado como el encargado de ‘los trapos sucios’ del Grupo PRISA. En realidad el mote lo airearon D. Jesús Cacho y D. Mario Conde (aunque según estos quien se lo puso fue el propio presidente del Grupo PRISA, D. Jesús Polanco). Pero es cierto que en más de una ocasión el Sr. Ekaizer fue el encargado de atacar a la competencia.

En diciembre de 1993 se producía una crisis que sacudió Catalunya: una tormenta económica en Seat causaba una cadena de despidos de los empleados catalanes en la empresa automovilística que había sido gestionada por D. Juan Antonio Díaz Álvarez.

D. Ernesto Ekaizer publicaba un artículo titulado ‘Seat, el revés de la trama’, que teóricamente se presentaba como un artículo para desvelar un informe interno de Seat que pretendía analizar errores y gastos injustificados de la dirección del Sr. Díaz Álvarez para explicar sus crisis, pero en la realidad escondía una maniobra directa para atacar a los hermanos Anson.

Estos eran los principales gastos que detallaba el informe del Sr. Ekaizer:

“Entre 13 de mayo de 1987 y el 23 de febrero de 1993, Seat pagó 64,5 millones de pesetas a la empresa Especialistas de Icónica y Comunicación, propiedad de Rafael Ansón mediante un contrato anual”

“Otros 96,7 millones a sociedad Internacional de Epertos en Imagen Pública y Promoción Social (Imapro) de la que es administrador único Emilio Contreras, miembro del diario ABC”.

“Resulta difícil valorar económicamente las apariciones en prensa debidas al staff por apariciones en prensa debidas al staff por aparecer casi exclusivamente en secciones informativas cuyos espacios no son ofertados para publicidad (‘Las Caras de la Noticia’ o Actualidad Gráfica’ del diario ABC). El importe de lo publicado excede los 80 millones de pesetas. El importe es mucho valor de la información al del anuncio. El público valora lógicamente más la información por la que supone, una empresa no paga, que un anuncio comercial. La audacia, cuando no la impunidad, consiste en esto: el único medio de comunicación citado en el informe es ABC con sus secciones aludidas, cuyo director; Luis María Anson, es hermano de Rafael Ansón”.

En varias ocasiones se había insinuado que los hermanos Anson utilizaban el periódico para sus negocios. EL PAÍS lo había insinuado en dos ocasiones pero era la primera vez que lo detallaba en un caso concreto e incluso dando cifras y aunque es imposible testar a estas alturas los datos económicos señalados en ese informe sí se puede verificar que entre los años 1992 y 1993 el Sr. Díaz Álvarez apareció hasta seis veces en la sección ‘Las caras de la Noticia’ del diario ABC siempre acompañado de textos muy elogiosos.

El diario ABC no reprodujo la información de EL PAÍS y se limitó, el día 11 de diciembre a replicar con un texto que sus lectores no entenderían a menos que hubieran leído el artículo del Sr. Ekaizer en EL PAÍS del día anterior:

¿Quiere EL PAÍS que publiquemos la lista de clientes de un abogado que es consejero de ese periódico para hacer pensar insidiosamente que esos clientes salen favorecidos en las páginas del diario? ¿Quiere EL PAÍS que hagamos una relación de las empresa y propietarios beneficiados por los FAD, es decir, por dinero público, con las cantidades multimillonarias que han recibido?

El ABC del Sr. Anson renovaba al fin sus modalidades para atacar al Grupo PRISA del Sr. Cebrián esta vez no repetía referencias al pasado franquista o a las subvenciones de TVE, sino que añadía dos temas hasta entonces nunca publicados en prensa.

El primero: los negocios del abogado D. Matías Cortés, ‘hombre fuerte’ del sector de la banca y la industria y consejero del Grupo PRISA que – según insinuación directa del ABC – utilizaba a PRISA para favorecer a sus clientes.

El segundo: los créditos FAD, entre cuyos beneficiados estaba el propio presidente del Grupo PRISA, D. Jesús Polanco.

¿EL ENCARGADO DE NEGOCIAR LOS PAGOS?

rafael_anson Según la información de D. Ernesto Ekaizer en el diario EL PAÍS, el encargado de gestionar con las empresa Seat los pagos por su inserción del rostro de su directivo D. Juan Antonio Díaz Álvarez – en la sección ‘Las Caras de la Noticia’ del diario ABC era D. Rafael Ansón, que resultaba ser hermano del entonces director de ABC, D. Luis María Anson.

¿SEÑALA EL ABC A MATÍAS CORTÉS, DEL GRUPO PRISA?

MatiasCortes En su réplica desde el diario ABC, D. Luis María Anson dejó caer que había un abogado miembro del Consejo de Administración del Grupo PRISA cuyos clientes se veían favorecidos por los medios del Grupo PRISA. Aparentemente era una referencia al Sr. Matías Cortés.

10 - Diciembre - 1993

Seat, el revés de la trama

Ernesto Ekaizer

El público valora lógicamente más la información, por la que, se supone, una empresa no paga, que un anuncio comercial. La audacia, cuando no la impunidad, consiste en esto: el único medio de comunicación citado en el informe es el ABC, con sus secciones aludidas, cuyo director, Luis María Ansón, es hermano de Rafael Ansón.

Fue el antiguo propietario de The Times, Lord Nortlicliffe, quien definió en línea y media la esencia de la actividad periodística. “Noticia -dijo- es algo que alguien en alguna parte intenta ocultar. Todo lo demás es publicidad”. El crecimiento de la industria de relaciones públicas y comunicación en éste país atestigua que las necesidades de ocultamiento son amplias. Pero si ya las relaciones entre los periodistas y la industria de comunicación (gabinetes de prensa, departamentos, directores et al) alternan enfrentamiento y compromiso, oscilan entre la complicidad y la manipulación, siempre hay margen para la creatividad, según se desprende del caso Seat.Entre el 13 de mayo de 1987 y el 23 de febrero de 1993, Seat pagó 64,5 millones de pesetas (exactamente 64.592.640) a la empresa Especialistas de Icónica y Comunicaciones,propiedad de Rafael Ansón, mediante un contrato anual prorrogable. Otros 96,7 millones (la cifra es 96.768.000) fueron pagados, en fechas similares, a la empresa Sociedad Internacional de Expertos en Imagen Pública y Promoción Social, Imapro, empresa que, como la anterior, tiene oficinas en la madrileña calle del General Yagüe número 12. Aparece como poseedor del 34% del capital de esta última sociedad y administrador único Emilio Contreras, miembro del diario ABC, con el cargo de jefe de redacción. Finalmente, se pagaron 82,5 millones (la cantidad es 82.574.000) a la empresa Consultores Asociados, empresa cuyo presidente y accionista, al 20%, es Carlos García Pardo, quien también preside Dorna, SA.

Estas tres sociedades configuraron lo que en la jerga interna de Seat se llamó el “staff de Madrid” en 1987. Sus contratos fueron aprobados personalmente por el entonces presidente de Seat, Juan Antonio Díaz Alvarez, y los directores generales de Finanzas y Comercial. En un informe reservado de Seat se establece que tras la transición (control de Volkswagen sobre Seat) el objetivo sigue siendo “mantener la red de cobertura que evite cualquier tipo de información negativa” porque, afirma, “cabe la posibilidad de que algunos medios informativos, espontáneamente o artificialmente, traten de generar algunos comentarios o críticas”. Al justificar la propuesta de prórroga de los contratos, el 20 de mayo de 1987, se señala que éstos harán “posible mantener la red informativa tanto en el aspecto de cobertura negativa como de caja de resonancia positiva” y para realzar la importancia de la contratación se acompaña otro informe sobre la actividad del llamadostaff de Madrid en el primer cuatrimestre de dicho año.

Antes de ingresar en el túnel de este informe hay que saber que uno de los principales objetivos del staff de Madrid era, precisamente, borrar esa frontera que el propietario del Times se empeñaba en trazar entre información y publicidad: se trataba de publicar en los medios de comunicación noticias positivas sobre Seat que en ningún caso aparecieran como publicidad pagada por la empresa. Los contratos de las dos empresas relacionadas, directa o indirectamente, con Rafael Ansón señalan que dichas sociedades “siguiendo las instrucciones de Seat y utilizando los medios de comunicación social sin más límites que los establecidos por la legislación vigente y las normas deontológicas de la profesión, realizará la gestión de explotación y amplificación por resonancia en los medios de todas las noticias positivas para Seat”.

El informe interno de la empresa automovilística sobre las ventajas de la actividad realizada en los primeros meses de 1987 es elocuente. “Resulta dificil valorar económicamente las apariciones en prensa debidas al staffpor aparecer casi exclusivamente en secciones informativas cuyos espacios no son ofertados para publicidad (“Las caras de la noticia” o “Actualidad Gráfica”, del diario ABC, por ejemplo). Igual sucede con informaciones amplias o referencias concretas en las coláboraciones de columnistas o en las secciones económicas… Puede calcularse que el importe de lo publicado excede de los 80 millones de pesetas, aunque obviamente el valor de la información es muy superior al del anuncio”. Esto es: el público valora lógicamente más la información, por la que, se supone, una empresa no paga, que un anuncio comercial. La audacia, cuando no la impunidad, consiste en esto: el único medio de comunicación citado en el informe es el ABC, con sus secciones aludidas, cuyo director, Luis María Ansón, es hermano de Rafael Ansón.

El alcance de las actividades, según el citado informe, es muy amplio. “En todo caso, lo más importante del trabajo realizado es la existencia de una red informativa, que abarca más de 10 profesionales y que garantizan, no solo una adecuada caja de resonancias de todo aquello que favorece a Seat sino también una óptima “cobertura negativa” que ha evitado y debe continuar evitando la imagen de Seat o de Volkswagen e incidir negativamente en los niveles de venta”.

El informe subraya que “se ha dedicado una gran atención a la persona del presidente-director general, como cabeza visible de Seat” y al abordar las “relaciones institucionales” destaca que el Staff ha mantenido y facilitado contactos con, responsables de la Administración, de partidos políticos y grupos parlamentarios…

El caso Seat ha permitido conocer la cara oculta de un tipo de noticias, el proceso de fabricación de la información propiamente dicho. Entre los contratos anuales prorrogables de una de las sociedades de Rafael Ansón, Especialistas de Icónica y Comunicaciones, han figurado históricamente Seat, Unión Fenosa, Banesto Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Sevilla, Generalitat de Cataluña y otras. Pero más empresas y bancos se han sumado bajo la modalidad de contratos u otro tipo de asesoramientos, como es son los casos de Inmobiliaria Urbis, Cofir, Banco Zaragozano y, en su lugar, Cartera Zaragozano, Dorna, Banco Central Hispanoamericano, entre otras.

Ernesto Ekaizer

11 - Diciembre - 1993

Insidias

Zigzag (Director: Luis María Anson)

¿Quiere EL PAÍS que publiquemos la lista de clientes de un abogado que es consejero de ese periódico para hacer pensar insidiosamente que esos clientes salen favorecidos en las páginas del diario?

A lo largo de todo el año 1993, Juan Antonio Díaz Álvarez ha salido en ‘Las caras de la noticias’, sólo dos veces, y en todo el año 1992, cuatro. Sin duda habrá tenido el señor Díaz Álvarez interés informativo para salir en ‘Las caras de la noticias’ en muchas más ocasiones, pero por falta de espacio o noticias de mayor interés no ha podido ser atendido como correspondía al presidente de una empresa de máximo relieve que se encuentra, además, entre los primeros anunciantes en ABC. Nicolás Redondo, por poner un ejemplo, ha aparecido en ‘Las Caras de la noticia’ 49 veces en 1992 y 21 en 1992. Hay insidias que se desmoronan ante los datos. ¿Quiere EL PAÍS que publiquemos la lista de clientes de un abogado que es consejero de ese periódico para hacer pensar insidiosamente que esos clientes salen favorecidos en las páginas del diario? ¿Quiere EL PAÍS que hagamos una relación de las empresas y propietarios beneficiados por los FAD, es decir, por dinero público, con las cantidades multimillonarias que han recibido?

El Análisis

PUBLICIDAD EN PRENSA

JF Lamata

¿Es malo que los medios de comunicación hagan publicidad de empresas privadas? Teniendo en cuenta que constantemente hacen propaganda política y está asumido como algo normal, incluso como una de las razones de la existencia de la prensa de papel, no debería parecer ilícito que se publicite empresas privadas. Se podría pensar que lo ilícito es que sea una publicidad remunerada (como si la política de fuera remunerada de una manera u otra, con favores, tipo inserción de publicidad institucional del político afín o similar). Volveríamos a un razonamiento similar: si ABC cobraba por insertar anuncios publicitarios de empresas privadas… ¿por qué no cobrar por insertar el careto de directivos de empresas en su sección ‘Las Caras de la Noticia’?

No obstante el desmentido del ABC, acompañado por  la rápida réplica con un ‘y tú más’ contra el Grupo PRISA parece demostrar que – en caso de que hicieran esa práctica – no se enorgullecían de ella. Dado que no es ilegal, será por motivos de ética o de estética. Concluyamos que estéticamente pueda chirriar que ABC de amplio eco a empresarios a cambio recompensas pueda ser poco estético, como también lo sería que el Grupo PRISA favorezca a los clientes de D. Matías Cortes. Pero ilegalidad ninguna. Libre empresa, libre negocio, que es lo que son los periódicos y eso, en el fondo, sólo pueda molestar al idealista que crea (si es que queda alguno) la imagen del periodista justiciero y heroico que no acepta dinero de nada, ni de nadie, imagen utópica porque el periodista sin “amistades”, difícilmente podrá comer y sin comer difícilmente se puedan ejercer profesiones como la del periodista.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.