Search
La revista del Grupo16 se querella contra los directores de ABC y de ARRIBA por considerarse injuriado

Guerra de ARRIBA y ABC contra CAMBIO16, la revista ridiculiza a Emilio Romero y Torcuato Luca de Tena

HECHOS

La revista CAMBIO16 presentó sendas querellas contra los directores de ARRIBA, D. Cristobal Páez y ABC, D. José Luis Cebrián Boné por considerarse injuriado  en textos publicados por ambos periódicos.

La revista CAMBIO16, nacida en 1971, estaba dirigida por un grupo de jóvenes periodistas deseosos de un cambio en España, la dirección estaba asumida por un colectivo formado por D. Juan Tomás de Salas (consejero delegado de la editora), D. José Oneto, D. Ricardo Utrilla y D. Manuel Velasco, ocupando este último la dirección hasta diciembre. El presidente era D. Luis González Seara.

La publicación decidió instalar en sus páginas una sección dedicada a comentar, en tono jocoso, los aconteceres de los otros colegas de la prensa. Esto, al poco tiempo, derivó casi en una sección de ataque a D. Torcuato Luca de Tena y Brunet, cabeza visible de Prensa Española (la empresa propietaria del diario ABC y la revista BLANCO Y NEGRO) y D. Emilio Romero, que como Delegado Nacional de la Prensa, era el responsable de toda la Prensa del Movimiento (todos los periódicos del Estado, empezando por el ARRIBA y el MARCA).

titular_arribapueblo4 CAMBIO16 había publicado que el objetivo de la campaña de D. Emilio Romero contra D. Alejandro Fernández Sordo era cobrar su indemnización.

titular_c16torcuato CAMBIO16 publicó igualmente los detalles de la pelea física que mantuvo D. Torcuato Luca de Tena y Brunet con D. Joaquín Calvo Sotelo en un restaurante.

titular_c16romero Finalmente D. Emilio Romero se hartó y el 25 de octubre de 1975 el diario ARRIBA dirigido por D. Cristobal Páez publicó una fotografía de D. Luis González Seara, presidente de CAMBIO16, con la cara tapada por una mancha blanca acompañada de un artículo ‘Un Caradura’ en el que le ponía a caldo (recordando su pasado franquista), sin citarle, y advirtiendo que si seguía agrediéndoles en su revista le descubriría.

titular_breverias El siguiente ataque contra CAMBIO16 lo lanzó el ABC, D. Torcuato Luca de Tena y Brunet había tenido que soportar como el periódico se hacía eco de su pelea con D. Joaquín Calvo Sotelo en un restaurante. El Sr. Luca de Tena ordenó al director de ABC, D. Joaquín Calvo Sotelo que insertara la publicación de un recuadrito criticando a CAMBIO16 ti6tulado ’16 cambios’. Inmediatamente, todos los medios controlados por D. Emilio Romero reprodujeron igualmente el citado cuadrito.

Titular_c16romerotorcuato La respuesta de CAMBIO16 fue que 40 de sus empleados presentaron querellas contra los director de ABC y ARRIBA, D, José Luis Cebrián Boné y D. Cristobal Páez, respectivamente. Aunque en su editorial, la revista consideraba que los responsables de los textos eran D. Torcuato Luca de Tena y D. Emilio Romero, a ambos les dedicó amplio artículo para ridiculizarles titulado ‘Don Emilio y Don Torcuato’.

titular_c16arriba La reacción de D. Emilio Romero fue publicar en el ARRIBA de D. Cristobal Páez, un artículo de página completa presumiblemente redactado por el propio Sr. Romero preguntando al Gobierno del Sr. Arias Navarro “¿Hasta cuándo?” permitiría que siguiera existiendo CAMBIO16 puesto que, según él, era una revista que incumplía la ley vigente. Pero a pesar de los deseos del Sr. Romero, la revista no sería clausurada.

Titular_c16romeroto2 CAMBIO16 en su siguiente número volvió a dedicar una doble página donde bajo el titular ‘De Romería’.

Con la llegada de la democracia, algunos de los dirigentes de CAMBIO16 llegarían al poder de la mano de la Unión de Centro Democrático (UCD) como D. Luis González Seara, que alcanzaría el rango de ministro en los Gobiernos del Sr. Suárez, mientras que D. Emilio Romero se vería desplazado.  El Sr. Seara y el Sr. Romero mantuvieran otra polémica en 1982 recordando la de 1975.

25 - Octubre - 1975

UN CARADURA

Emilio Romero

Emilio Romero sobre el presidente de CAMBIO16, González Seara: "estuvo pegado durante años a las nóminas oficiales del Régimen, tras fracasar en política se dedica a la difamación desde su revista"

Por una provisional razón de estética, nos vemos obligados a privar a nuestros lectores, momentáneamente, del rostro de este ejemplar cachondo de político asilvestrado, galante y coquetón con sus alumnas, pegado durante años y años, como un mejillón a las más suculentas nóminas oficiales del Régimen. Le hubiera querido poner un piso a la Política, y se lo ha tenido que poner a una revista desde cuyo despacho hace correr el whisky y la difamación.

Nació, políticamente, como una anémona, humilde y servil, amanuense de un personaje a quien ofrecía diariamente su rabadilla para soportar cóleras bíblicas. Almacenó contingentes de vinagre, pero en un esfuerzo titánico libó nóminas, sobres y gratificaciones de varios Gobiernos. Se afilió también a la nómina del Movimiento como un mamoncillo a un biberón, y visitaba puntualmente a los cajeros de la Telefónica y del Ministerio de Educación. Su declaración sobre la Renta daba negativo de la misma manera que Elizabeth Taylor podría afirmar ser virgen.

Inventó, desde uno de sus ministerios ‘el libro de bolsillo’ hasta forrarse el suyo propio. No se sabía muy bien de qué pie cojeaba hasta que pedaleó furiosamente tras una Dirección General, y lo despeñaron estrepitosamente. Conservó su pena en alcohol, se subió en marcha a una oposición bien pertrechada, quiso borrarse todos los tatuajes del Régimen y empezó a organizar unas camas redondas políticas orgiásticas. Su fino ingenio de secretario y cobranóminas ha tenido, de vez en cuando, parida mediocres de ingenio político sietemesino.

Ahora, este subejemplar de político enlatado ha comenzado a repartir credenciales de ética y moral ciudadana. No da la cara, pero si insiste, vamos  tener que darla por él y completar su silueta. Es una advertencia. Oírle hablar de moral a este rostro en blanco – de momento – es tan divertido como el caso de aquel filósofo griego que murió de risa viendo a un burro comer higos.

29 - Octubre - 1975

16 CAMBIOS

Editorial (Presidente de Prensa Española, D. Torcuato Luca de Tena y Brunet)

Así como hay revistas especializadas en economía, mecánica o medicina, hay otras cuya especialización es sólo el escándalo. Su cantera periodística no es lo que más pueda beneficiar a sus lectores, sino en lo que más pueda escandalizarles. El responsable máximo de una de estas publicaciones ha recibido el pasado sábado, bajo el epígrafe de ‘Un Caradura’, una clara y tajante advertencia por parte de nuestro colega ARRIBA en sus páginas de huecograbado. Merece ser leída.

En efecto, consideramos que hay semanarios que necesitan, al menos, dieciséis de estos cambios: honestidad, ecuanimidad, decencia, prudencia, verosimilitud, veracidad, equilibrio, respetabilidad, maneras, vergüenza, equilibrio, respetabilidad, maneras, vergüenza, sosiego, conocimiento, emulación, honorabilidad, decoro y, sobre todo, estimación de los altos fines de la profesión periodística, que – en manos de algunos – no queda enaltecida, sino envilecida.

03 - Noviembre - 1975

DON EMILIO Y DON TORCUATO, TAL PARA CUAL

Editorial (Consejero delegado Juan Tomás de Salas)

CAMBIO16: "Don Torcuato ha convertido ABC en un 'France Soir' de pacotilla, Don Emilio abusa del país y de nosotros"

Si el país no estuviera atravesando sus horas más difíciles, si la mínima responsabilidad ciudadana no exigiera ahora mantener la cabeza fría y el corazón tranquilo, habría que ocuparse a fondo de ese par de personajes que desde hace tantos años pergeñan cabriolas a dúo por la prensa nacional.

Don Emilio y don Torcuato, tal para cual. Uno comenzó pobre, el otro rico; señoritos los dos; malgeniados ambos y dialécticos un poco de arrabal. A bofetada por barba han sido noticia estos meses en la prensa nacional. Uno de ellos tuvo un sonoro altercado con un jurídico militar en Marbella, y el otro le pegó hace escasos días a un amigo de su padre, académico además, que tuvo la mala suerte de incurrir en sus iras y la difícil dignidad de no contestar a la pública agresión.

De don Emilio no sorprenden estos actos, pero el otro debería tener educación. Pero, qué le vamos a hacer, ellos prefieren andar juntos, y pelear un poco al alimón contra esta revista que ya no se puede callar más, aunque quisiera.

Uno de ellos heredó un periódico por la gracia del Código Civil y, después de manejarlo a su capricho como un juguete durante años, poca honra y poco mérito ha ganado en el largo juego. Si su abuelo levantara de la tumba, probablemente se llevaría las manos a la cabeza, despavorido, al advertir lo que ha llegado a ser aquel gran periódico que él imaginó, representante señorial y digno de la opinión conservadora nacional. Juega que te juega se pierde la seriedad, y lo que era portavoz de los intereses del establishment central lleva camino de convertirse en un ‘France Soir’ de pacotilla, con fútbol en la portada y crímenes de a perra gorda en la portada de atrás. Y aún este cambio hubo que hacerlo contra Torcuato, porque el periódico que él hacía era aún peor.

Y en el otro lado, don Emilio. Personaje de tal encarnadura que mucha gente en este país define sus alternativas de futuro por relación a él. Ni capitalismo, ni comunismo, ni democracia, ni socialismo; donde esté don Emilio, allí no. Ha cambiado tantas veces de chaqueta, ha servido a tanto señor contradictorio, ha crucificado a tanto señor al que sirvió, que, aun exagerando un poco, mucha gente define dos Españas: la de don Emilio y la otra. Y en la de don Emilio debería quedarse sólo él.

Y estos dos personajes han aprovechado estos momentos de consternación nacional para lanzarse contra CAMBIO16 en una pirueta de la nada a cuatro manos que da vergüenza ajena a contestar. Comenzó don Emilio de España utilizando la prensa del Movimiento, la prensa oficial, la prensa que pagamos todos. La que debía representarnos a todos, en un ataque de una bajeza sin precedentes contra nuestro presidente. No quisimos contestar. Luis González Seara no quiso bajar al lodazal de don Emilio en estos momentos casi de emoción nacional. Pero a continuación devolvió el fuego don Torcuato, con un recuadro que da casi pena leer. Pena por aquel periódico que una vez tuvo grandeza. (…) Pero a esta segunda provocación ya era imposible no contestar, denigraba en ella a nuestro presidente, a los cuarenta periodistas que trabajamos en CAMBIO16 y a ese millón de lectores que nos sigue semana tras semana.

Debatimos largamente el problema. La amarga hora nacional exige tener la cabeza fría y no iniciar incidencias insensatas que enturbiaran aún más el difícil panorama de estos días. Decidimos por ello encargar el tema a nuestros abogado y ellos optaron por llevar el problema a las salas de justicia para que allí decidieran si se había cometido injuria o no contra todos nosotros. Y nada más.

Pero aquí apareció de nuevo don Emilio. Abusando hasta límites intolerables de una prensa nacional que está en sus manos en nombre nuestro, de una prensa nacional que no debe estar para servir los intereses peregrinos de don Emilio de España, completó la operación publicando la ‘brevería’ de Torcuato, día tras día, en las primeras páginas de ese diario que imaginó José Antonio con más altos vuelos. La pirueta seguía su curso, dando muestras de un desprecio infinito por la inquietud que Espala lleva hoy en el pecho.

Dos no luchan si uno no quiere y nosotros, claramente, no queremos entrar ahora en riñas de taberna o en peleas de niñatos. Queremos que sean los jueces los que dictaminen con serenidad y calma si se cometió delito, pero no podeos callarnos, cuando día tras día, don Emilio abusa del país y de nosotros. Con actitudes así, con personajes así, va a ser bien difícil la nueva España, y ya va a llegar la hora en que sea preciso contar a todos los españoles las andanzas detalladas de don Emilio de España.

07 - Noviembre - 1975

¿HASTA CUANDO?

Editorial (Jefe de Prensa del Movimiento, Emilio Romero)

ARRIBA: "Los que gobiernan CAMBIO16 no son periodistas, sino explotadores político-económicos, su director general, Juan Tomás de Salas, vino de Londres con su deslumbrante ‘Jaguar’ y trata de denigrar a Torcuato Luca de Tena y a Emilio Romero".

La revista CAMBIO16- un libelo típico, tolerado al amparo del olvido de la Ley de Prensa vigente – acaba de alcanzar una de sus más altas cotas de indignidad periodística, arremetiendo contra dos ilustres profesionales del periodismo nacional, que han dirigido durante más de veinte años nada menos que ABC y PUEBLO, las más altas tiradas de la Prensa española en unión de LA VANGUARDIA de Barcelona y YA de Madrid. Se trata de Torcuato Luca de Tena y Emilio Romero. Y todo, ¿por qué? Sencillamente porque en ABC, que ya no dirige Torcuato Luca de Tena, apareció un suelto saliendo al paso de la sistemática actitud y habitual campaña de CAMBIO16 de descalificación de personalidades, con procedimientos desusados en nuestros periódicos desde el final de nuestra guerra civil. Procedimientos resucitados de otro tiempos, y hasta de otras latitudes, que distribuyen insinuaciones contra famas y honras, referencias injuriosas a intimidades familiares o vidas privadas, o deformaciones deliberadas de la verdad, o adulteración de informaciones, con grave quebranto de las personas y de sus conductas. Igualmente ARRIBA – que no dirige Emilio Romero – salió al paso de estos desenfrenos con una severa advertencia al a falta de conducta ejemplar de quien titulariza la publicación para erigirse en distribuidor de moral – gran beneficiario económico del Estado y del Movimiento – y lo que es más grave, tutelador desde su dignificad oficial de profesor de la inverecundia de ciertos elementos de la redacción.

ARRIBA reprodujo el acertado suelto de ABC con una módica penitencia de tres inserciones. Cuando se perpetra este ataque directo y bajo, resulta que Torcuato Luca de Tena es solamente presidente de la Junta de Fundadores de la empresa editora de ABC y Emilio Romero ocupa, en exclusividad, el cargo de Delegado Nacional de Prensa y Radio del Movimiento, que edita ARRIBA. CAMBIO16 hace responsables de la justa y necesaria réplica a una revista de esa incalificable orientación.

Jamás la prensa española a lo largo de más de treinta años ha incurrido en esos métodos y sus discrepancias en muchos asuntos ha sido bien notoria. Ahora mismo, una revista suspendida, TRIUNFO – de tan conocida filiación ideológica – nunca se ha prestado, por respeto intelectual, a estas bajezas. Y otra gran publicación, DESTINO; tan representativa de la Barcelona intelectualmente desacomodada y literariamente dignísima, nunca ha incurrido en estas groserías. La lista de grandes revistas que podríamos exhibir con limpieza y buen gusto – cualquiera que sean sus opiniones – limitan nuestra denuncia y nuestra protesta a un sector insignificante de nuestra publicaciones, orientadas claramente hacia el libelo, y sorprendentemente custodiadas en su gobierno por gentes socialmente respetables.

Lo realmente desvergonzado e insólito – como decimos – es el modo con que esta publicación trata a estos dos hombres y, a lo que parece, no ha producido la más mínima sensibilidad correctora a las autoridades de la información. Torcuato Luca de Tena es un ilustre periodista, escritor, novelista, dramaturgo, académico de la Real Academia de la Lengua, nieto del fundador del ABC, director de ese gran periódico a lo largo de veinte años, puntual en la defensa de España en todo instante y gran quijote al servicio de su Patria fundando el ABC de las Américas mediante un esfuerzo privado realmente ejemplar. Ha sido Consejero Nacional de designación directa del Jefe de Estado, y en estos momentos es Procurador en Cortes, Igualmente por designación del Generalísimo. Ha recorrido el mundo y ha escrito crónicas Inolvidables, que demuestran una biografía profesional, política y literaria extraordinaria.
Emilio Romero, sin una tradición periodística familiar, fue uno de los directores más jóvenes de España, primero en dos periódicos diarios de provincias, y en 1952 alcanzaría por méritos propios, y en plena juventud, la dirección del diario PUEBLO, de Madrid, al que llevó a su más alto nivel de estimación pública. Novelista galardonado con el Premio ‘Planeta’ – como Luca de Tena – con el Nacional de Literatura, mientras que es el único periodista de los últimos cuarenta años que tiene los cinco grandes Premios Nacionales de Periodismo: el ‘Francisco Franco, el ‘José Antonio’, el ‘Bames’, el ‘Mariano de Cavia’ y el ‘Luca de Tena’. Autor dramático, Periodista de Honor, a quien un día Manuel Aznar, el gran patriarca de nuestro periodismo del último medio siglo ha definido por escrito de esta forma: ‘Para mí, sin asomo de duda, es el primero de los periodistas políticos actuales’. Director de la Escuela Oficial de Periodismo y en esta función, y a su iniciativa se llevaron los estudios de esta profesión a la Universidad. Está en las dos cámaras de la Nación, e ininterrumpida por ejección desde 1952. En el Consejo Nacional, o alta Cámara, preside la Comisión de Medios de Comunicación Social.

Estas biografías, que han tenido a sus espaldas incontables horas de trabajo, de servicios y de responsabilidades nacionales muy serias, acaban de ser vilipendiados por una revista convertida en basurero nacional, permanentemente dinamitadora incondicional del Régimen y permitiéndose, además, la chulesca zafiedad de la amenaza. ¿Hasta cuándo? Pensamos, desde este periódico – sin embargo – que haber reunido a Torcuato Luca de Tena y a Emilio Romero para denigrarles por esos métodos, les honra. Fueron contemporáneos en la dirección de dos grandes periódicos y caballerosamente relacionados, aunque sosteniendo tantas veces posiciones distintas; quien ahora les reúne es la conspiración de los incapaces, de los resentidos o de los enanos.

Los que gobiernan esta revista no pertenecen a la profesión, sino a la explotación política o económica por medio de las publicaciones. Su director general, Juan Tomás de Salas, vino de Londres en la edición en castellano de ‘The Economist’ con su deslumbrante ‘Jaguar’. Esta es la cabecera de empresarios XXXXX que trata de denigrar a Torcuato Luca de Tena y a Emilio Romero.

La profesión periodística tiene motivos para avergonzarse y andar preocupada por el hecho de que colecciones de aventureros políticos con fondos reservados , estén fundando publicaciones que se acomoden a sus designios. Al frente y por detrás de estas revistas figuran gentes que no son de la profesión, que la han despreciado siempre en sus cenáculos, en sus negocios, o en sus mentideros y, paradójicamente, quieren servirse de ella para llevar adelante la triste operación de desarmar políticamente y moralmente a personas y a instituciones. Si hacemos la pregunta de ‘¿Hasta cuándo?’ está claro que no lo hacemos a CAMBIO16, sino respetuosamente a quien tiene la obligación de administrar la Ley de Prensa, que establece y obliga en su artículo 2º ‘el respeto a las personas y a las instituciones’ y cuya transgresión es materia de delito.
‘¿Hasta cuándo?’ también quiere decir una exigencia como es la de sanear por parte de quien tiene esta competencia – el Gobierno en su conjunto – un clima periodístico que no solamente no contribuye a facilitar soluciones de convivencia política para nuestro país, sino que es un poderoso y gravísimo excitante contra todo noble esfuerzo de continuidad y de progreso, que, pese a la empecinada actitud descalificadora y vilipendiadora de CAMBIO16, es la obra de un Régimen aparecido el 18 de Julio de 1936, y que acabó con las cifras más infrahumanas de pobreza y de miseria populares, y con las más altas cotas de servidumbre y de decadencia nacional, todo esto que pertenece a un tiempo por el que siente nostalgia la línea ideológica de CAMBIO16.

10 - Noviembre - 1975

DE ROMERÍA

Editorial (Consejero delegado: Juan Tomás de Salas)

CAMBIO16: "La normalización de la vida nacional pasa irremediablemente por la supresión de situaciones en las que un pequeño rey de taifas como Emilio Romero, que utiliza los medios nacionales para satisfacer caprichos personales".

En poco más de una semana el diario ARRIBA atacó directa o indirectamente a CAMBIO16 en no menos de cinco veces. La onda expansiva (…) sacudió a la Asociación de la Prensa madrileña, provocó querellas judiciales por injurias y suscitó una constante solidaridad hacia la revista y el equipo que la hace. Y nueve días después de la primera y sorpredente agresión escrita contra CAMBIO16, alguien hurgaba en unos archivos y hacia fotocopias por centenares.

De esta manera culminaba el viernes 7 de noviembre la historia de un ataque frontal contra CAMBIO16 iniciada por el diario del Movimiento el sábado 25 de octubre, cuando ARRIBA publicó un comentario sin firma titulado ‘Un Caradura’ y seguida por el diario ABC con una ‘brevería’ que llevaba el título de ’16 cambios’.

Querellas

Tras estas primeras andanadas el presidente, la empresa y la redacción del semanario anunciaron su intención de presentar hasta un total de 42 querellas por injurias contra los directores de ambos matutinos y contra quien resultare autor o inspirador de los comentarios.

Paralelamente, la redacción de CAMBIO16 envió sendos escritos al presidente de la Asociación de la Prensa, Lucio del Alamo y al vocal-presidente de la Comisión de Defensa Profesional, Fernando Castelló, pidiendo que se condenaran tales tácticas y solicitando cooperación para las acciones judiciales. En la noche del martes 4 de noviembre, la Junta Directiva de la Asociación se reunió para debatir el caso y publicó una nota con intenciones conciliatorias, aunque el único atacado era CAMBIO16.

La nota explicaba que había llegado a conocimiento de la directiva una presunta petición de excusas del presidente del Consejo de Dirección de ABC, Torcuato Luca de Tena, quien no habría tenido intención de injuriar a los redactores del semanario. Pero fuentes que han leído la carta dirigida por Luca de Tena a Lucio del Álamo han confirmado que ‘había otras cosas’ en texto. Es decir, que se trataba de reiterar parte de los conceptos vertidos en la ‘brevería’ donde se ponía en duda la honestidad profesional del equipo de esta revista.

El anterior número de CAMBIO16 salió al paso de la campaña que había incluido la reproducción en ARRIBA por tres veces del suelto de ABC. Era una ‘módica penitencia’, diría más tarde ARRIBA, en un increíble artículo de una página entera. Ese artículo titulado ‘¿Hasta cuándo?’ y atribuido en fuentes seguras – lo mismo que el comentario de origen de todo – a Emilio Romero Gómez, delegado nacional de Prensa y Radio del Movimiento, siguió a la publicación de CAMBIO16 de una nota titulada ‘Don Emilio y don Torcuato, tal para cual’.

Acusaciones

Mientras en el semanario atacado se decidía no entrar ‘en las oscuras grutas del señor Romero Gómez, hubo reacciones para todos los gustos. ABC se remitía serenamente al veredicto de los Tribunales. Profesionales del periodismo se solidarizaban con CAMBIO16, la clase política esperaba el final con curiosidad y la Asociación de la Prensa volvía a reunirse. Sólo el diario del Movimiento siguió en sus trece, al publicar ‘¿Hasta cuándo?’ el sábado 8 de noviembre.

EL artículo vertía pintorescas acusaciones contra Luis González Seara, presidente de CAMBIO16, y Juan Tomás de Salas, consejero-delegado, de quien decía que poseía un flamante ‘Jaguar’ (de tercera mano). También declaraba solemnemente que el semanario de información general más leído del país era un ‘libelo’. Y además una denuncia y condena al Ministerio de Información por no cerrar la revista completaba la pieza maestra. Pero don Emilio no es fiscal, carrera para la que se necesita la de abogado y, previamente, el bachillerato.

Ahí se colmó el vaso. Insistentes versiones procedentes tanto del ‘edificio ARRIBA’ como del sancta sanctorum de Emilio Romero, en la calle Barquillo, indiciaban que había comenzado a zozobrar el barco y la gente se iba. Primero, Pedro Rodríguez, el columnista de la pluma afilada, que interpreta los hechos desde un ángulo muy particular y rebuscadamente inquietante, dejó de escribir, al parecer por serias diferencias con el patrón. Y luego, Cristóbal Páez, director del periódico desde el que se habían lanzado las acusaciones contra CAMBIO16, dejó conocer su intención de abandonar también. Uno de los colaboradores más cercanos a Emilio Romero contó privadamente que ‘las ansias de poder’ de Romero le podían perder. ‘Está dispuesto a arrastrar consigo a todo el que pueda’, advirtió.

Serenidad

Pero en todo este torpedeo de noticias y acontecimientos,  los profesionales del periodismo siguieron con su política de serenidad y tranquilidad. En una nueva reunión el lunes 10, hicieron un llamamiento público a la moderación, aparte de subrayar el peligroso momento por el que pasa el periodismo, sometido a tensiones en numerosos flancos. Por otro lado las muestras de solidaridad con CAMBIO16 fueron numerosas. Desde un escrito firmado por 112 profesionales (entre ellos, periodistas de TRIUNFO, Televisión Española, INFORMACIONES, Colpisa, PUEBLO, Cifra e incluso ARRIBA y Pyresa, hasta llamadas telefónicas y telegramas de adhesión: la revista PERSONAS, el director de LEGIÓN de Orense y otros a título personal. Por su parte, la revista POSIBLE dedicó al tema una columna que decía: ‘El equipo que hace POSIBLE ante este ataque desenfrenado hacia unos compañeros tiene bien clara su postura de total adhesión a un grupo de profesionales que ha llevado el techo informativo hasta lugares desconocidos antes de su aparición’.

La empresa, dirección, redacción personal que hace  respondió a estas muestras de amistad y solidaridad por medio de un portavoz que dijo: ‘Ante la imposibilidad de agradecer uno a uno su gesto, y que podría interpretarse como un cómputo de votos en un duelo (…) cosa que no es, queremos simplemente dejar constancia de nuestra gratitud, al tiempo que confiamos que todo esto sirva para que el pueblo encuentro caminos de convivencia.

INFORMAR
Incansablemente, ARRIBA y los demás eslabones de la cadena de Prensa y Radio del Movimiento que dirige don Emilio Romero Gómez han vuelto a lanzarse, el sábado 8, al ataque de esta revista, preguntándose en agrios términos ‘Hasta Cuándo’ va a seguir tolerando el Gobierno que exista CAMBIO16.

Como muy bien saben los lectores esta revista ha sacrificado siempre la opinión a la información. Informamos, no opinamos, salvo en el editorial y en las columnas firmadas. Por ello, y pese a los reiterados ataques de don Emilio, limitaremos de momento nuestra respuesta ‘opinada’ a Don Emilio a la que publicamos en nuestro último número. No entramos en las oscuras grutas del señor Romero Gómez. Que juzguen los jueces.

Sí queremos, sin embargo, señalar de una vez por toda que una cadena oficial de Prensa y Radio, o anteriormente el órgano sindical de todos los españoles, no pueden ser utilizados en servicio personal de su máximo responsable sin que con ello sufra la profesión periodística, el debido respecto a los lectores y la mínima consideración al ciudadano contribuyente.

Que nadie se llame a engaño. La normalización de la vida nacional pasa irremediablemente por la supresión de situaciones en las que un pequeño rey de taifas utiliza los medios nacionales para satisfacer pequeñas venganzas, oportunismos y caprichos personales.

El Análisis

YO ATACO, PERO TÚ NO ME ATACAS

JF Lamata

En principio CAMBIO16 era una humilde y osada revista en 1975 frente a dos poderosos dinosaurios como eran ABC y ARRIBA. Pero a pesar de contar con menos recursos económicos, CAMBIO16 contaba a favor de la nueva generación de la sociedad a la que representaba: era una publicación antifranquista defensora radical de la democracia y al que difícilmente podían acusar de ‘comunista’, como a TRIUNFO, al ser un claro defensor del liberalismo económico.

No obstante en su actuación en esta guerra chirrían dos puntos. Primero, las querellas. CAMBIO16 había metido el dedo en el ojo en multitud de ocasiones tanto al Sr. Romero como al Sr. Luca de Tena y no había habido querella alguna… ¿a cuento de qué cuando los dos grandes patrones de la prensa cargan contra él recurrir a la querella? Segundo, CAMBIO16 niega haber atacado en ningún momento a los otros medios presentándose ante la Asociación de la Prensa como única víctima. ¿Acaso un artículo como el de ‘Don Emilio y Don Torcuato’ no era un ataque en toda regla?

Al final el pleito CAMBIO16-ABC acabó en conciliación y el pleito CAMBIO16-ARRIBA en nada, al ser D. Emilio Romero procurador en aquel momento y contar con inmunidad.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.