33 años de prisión contra el ex tesorero del Partido Popular

La sentencia del caso Gürtel machaca al PP: declara acreditada financiación ilegal y condena a duras penas a Bárcenas y Correa

HECHOS

El 24.05.2018 se hizo pública la sentencia de la Audiencia Nacional al juicio del llamado ‘caso Gürtel’.

PROTAGONISTAS DEL JUICIO

 El tribunal estaba formado por D. Andrés Hurtado, D. José Ricardo de Prada y D. Julio de Diego. Coincidieron en la mayoría de las condenas menos en la referida a la responsabilidad del PP a título lucrativo y en la de la de Dña. Rosario Iglesias, lo que llevó al Sr. Hurtado a un voto particular discrepante de la decisión de sus compañeros.

 La fiscal del caso fue Dña. Concepción Sabadell, que pidió duras penas contra los acusados.

 D. Mariano Benitez de Luego, abogado de la acusación particular de la  Asociación de Abogados Demócratas de Europa, considerado próximo al PSOE, defendió la vinculación de la estructura del PP en el caso Gürtel.

LOS CONDENADOS:

 D. Francisco Correa. Propietario de una empresa de eventos próximo a la familia Aznar. Lograba la adjudicación de trabajos a cambio de sobornos. – Condenado a 51 años de cárcel. 

 D. Luis Bárcenas. Ex gerente y ex tesorero del Partido Popular. Ex senador. Gestionaba el dinero negro de la formación y hacía gestiones para favorecer a la trama ante ayuntamientos. – Condenado a 33 años de cárcel. 

 D. Guillermo Ortega. Ex alcalde de Majadahonda con el Partido Popular de Madrid. Aceptó sobornos de la trama a cambio de favorecer a las empresas Gürtel. – Condenado a 38 años de cárcel.

 D. Pablo Crespo. Ex dirigente del Partido Popular de Galicia. Considerado la mano derecha de D. Francisco Correa en las empresas Gürtel y co-participe en el sistema de sobornos y comisiones. – Condenado a 37 años y medio de cárcel.

 D. Alberto López Viejo. Ex concejal del Partido Popular de Madrid y ex consejero de deportes en el Gobierno de la Comunidad de Madrid con Dña. Esperanza Aguirre. Aceptó sobornos a cambio de favorecer a empresas Gürtel – Condenado a 31 años de cárcel.

 Dña. Rosario Iglesias. Esposa de D. Luis Bárcenas. La sentencia considera acreditado que tuvo una participación clave en el entramado de corrupción en el que participaba su marido. – Condenada a 15 años de cárcel.

 Dña. Carmen Rodríguez Quijano, ex esposa de Correa – Condenada a 14 años y ocho meses de cárcel.

 D. José Luis Izquierdo. Contable de las empresas Gürtel – Condenado a 17 años y siete meses de cárcel.

 Dña. Isabel Jordán, administradora del grupo de empresas Gürtel – Condenada a 14 años y 10 meses.

 D. Jesús Sepúlveda. Ex secretario de Acción Electoral del Partido Popular. Ex alcalde de Pozuelo de Alarcón y ex marido de Dña. Ana Mato. Aceptó sobornos a cambio de favorecer a empresas Gürtel. – Condenado a 14 años de prisión.

 D. Juan José Moreno. Ex concejal del Partido Popular en Majadahonda. Estaba “en nómina” de D. Francisco Correa’. Abandonó el PP en 2005 para liderar un partido localista en Majadahonda junto a D. José Luis Peñas financiado por Correa que no obtuvo ningún éxito, tras el cuál se retiró de la política.  – Condenado a 15 años de prisión.

 D. José Luis Peñas. Ex concejal del Partido Popular en Majadahonda. Como D. Juan José Moreno estaba “en nómina” del Sr. Correa. Abandonó el PP en 2005 para liderar un partido localista en Majadahonda que fracasó en las elecciones de 2007. Tras aquello Correa le cerró el grifo y entonces Peñas pasó a ser ‘delator’. Gravó conversaciones comprometidas a Correa y las llevó a los tribunales. – Condenado a 4 años de cárcel.

  D. Jesús Merino. Ex Vicepresidente de Castilla y León y ex diputado del Partido Popular por Segovia. Acusado de haber aceptado sobornos del as empresas Gürtel. – Condenado a 3 años de prisión. 

 D. Roberto Fernández. Ex Concejal del PP en Pozuelo de Alarcón. – Condenado a 11 meses de cárcel. 

 D. Carlos Clemente. Exviceconsejero de Inmigración de la Comunidad de Madrid – Condenado a 5 años de prisión y 9 meses.

 D. Alfonso García Pozuelo – Condenado a dos años de cárcel sustituibles por multa.

Dá. Alicia Mínguez: 3 años y seis meses de cárcel.

D. Javier Nombela. también 3 años y seis meses de prisión.

D. Ricardo Galeote, exconcejal del PP: siete años y diez meses de cárcel.

D. Luis de Miguel Pérez: 12 años y 9 meses de cárcel.

D. Antonio Villaverde: 8 años y dos meses.

D. Ángel Sanchís Perales, extesorero del PP y exdiputado de Alianza Popular: un año de cárcel.

D. Ángel Sanchis Herrero, hijo del anterior: un año de cárcel.

D. Iván Yáñez: 3 años de prisión.

D. Jesús Calvo: 6 meses de cárcel.

D. Pedro Rodríguez Pendás, asesor de López Viejo: 3 años de cárcel.

D. Pablo Ignacio Gallo: 1 año.

Dña. Teresa Gabarra: 4 años.

D. Jacobo Gordon: 5 meses.

Absueltos: D. Álvaro Pérez, el Bigotes; D. Luis Valor, D. Jacobo Ortega, D. José Antonio Sáenz, Dña. María carmen García, D. Antonio Martín, D. Juan Ignacio Hernández e Dña. Inmaculada Mostaza.

CONDENADOS A TÍTULO LUCRATIVO A DEVOLVER DINERO

 Dña. Ana Mato. Ex ministra de Sanidad y ex dirigente nacional del Partido Popular. Ex esposa de D. Jesús Sepúlveda. La sentencia considera que se benefició sin saberlo de dinero de Gürtel por lo que debe restituir la cantidad de 27.800 euros.

 Dña. Gema Matamoros. Esposa de D. Guillermo Ortega. La sentencia considera que se benefició sin saberlo de dinero de Gürtel por lo que debe restituir la cantidad de 45.066 euros.

 El Partido Popular como entidad, la formación que preside el actual presidente del Gobierno de España, D. Mariano Rajoy, es considerado responsable de haberse beneficiado de dinero negro aunque fuera por desconocimiento por lo que le condena a una multa de 245.492,8 euros.

  La sentencia deja en entredicho los testimonios del Sr. Rajoy, de D. Javier Arenas y de D. Pío García Escudero que negaron en sus declaraciones como testigos cualquier financiación ilegal del partido.

 

 

 

25 - Mayo - 2018

Gobierno zombi

EL PAÍS (Director: Antonio Caño)

La sentencia de Gürtel deja a Rajoy sin argumentos ni margen político

La Audiencia Nacional ha considerado probada la existencia de “un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional” forjado por el Partido Popular y la red encabezada por Francisco Correa; la existencia de la caja B del partido; ha negado credibilidad al testimonio del presidente Rajoy; y ha condenado a 29 de los 37 acusados a altas penas de cárcel: 51 años en el caso de Correa y 33 en el del tesorero Luis Bárcenas, que asume también una multa de 44 millones. Su esposa, Rosalía Iglesias, afrontará 15 años de prisión.

El golpe no tiene precedentes en la España democrática. El mazazo alcanza sobre todo a la credibilidad del partido que ha gobernado este país entre 1996 y 2004 y desde 2011 hasta la actualidad, además de importantes comunidades autónomas y municipios. Otras piezas separadas han empezado ya y seguirán dando cuenta de irregularidades en la Comunidad Valenciana, la de Madrid y numerosos Ayuntamientos; pero la sentencia pronunciada este jueves, que afecta al juicio central del caso, coloca un foco potente y ya insoslayable sobre las miserias de una etapa y un estilo de las que los actuales dirigentes no pueden desvincularse ni quedar políticamente impunes.

A lo largo de nueve años de investigación, el actual presidente, Rajoy, la secretaria general, Dolores de Cospedal, y expresidentes autonómicos ya defenestrados por las sombras que arrojaron los casos, como Francisco Camps o Esperanza Aguirre, han negado los hechos, se han situado a la defensiva e incluso —con insoportables dosis de cinismo— se han declarado víctimas de los corruptos. La realidad judicial que siempre esperaron para salvarse de las críticas y sospechas durante la instrucción ya ha llegado, y es devastadora.

La negación de los hechos y el recurso a un pasado lejano y, supuestamente, superado, no puede continuar. Al igual que han hecho con la orden de detención del exministro Zaplana, los portavoces y responsables del PP intentan afanarse estos días para demostrar que aquellos barros no traen lodos y que todo es pasado. Pero la sociedad no puede aceptar el giro oportunista ni la pirueta dialéctica con los que intentan desvincularse de la era de Aznar, de la que el propio Rajoy es hilo conductor hasta el presente.

La sentencia desnuda el poder del presidente del Gobierno, que debería ser capaz de reconocer, no ya el daño y el robo causado a la sociedad que gobernaba, sino el vaciamiento de los pilares sobre los que lo sigue haciendo. Esta sentencia deja a Rajoy en una posición incompatible con la autoridad política y moral que se requiere para el ejercicio de su cargo.

El Gobierno estaba ya dañado por la gestión de la crisis independentista, por la debilidad de su situación parlamentaria y, desde ayer, lo está mucho más por una sentencia que señala negro sobre blanco la suciedad de finanzas del partido que lo sostiene, de la gestión que ha hecho de ese problema y la nula ejemplaridad que hoy ofrece a la sociedad. La justicia ha funcionado y debemos felicitarnos por ello. La política aún no lo ha hecho, y no puede seguir camuflada en la impunidad.

25 - Mayo - 2018

Proporcionalidad

Bieito Rubido

La sentencia de la Gürtel no ha sorprendido a casi nadie. Se esperaba. No diré que estaba descontada, como se acostumbra en el argot bursátil, pero reconozcamos que, de una u otra manera, partían condenados. Me abstendré de entrar, al menos hoy, en las revocaciones de jueces, así como en las sensibilidades ideológicas conocidas de alguno de los miembros del tribunal. Permítanme, sin embargo, que como ciudadano común que milita en el batallón de los perplejos, me pregunte cuánto vale para un legislador la vida y cuánto el prosaico dinero. El ser humano es la medida de todas las cosas, y por eso sabemos que quitársela a uno en España se paga con apenas ocho o diez años, mientras que blanquear puede costar una pena de medio siglo. Algo hacemos mal. Qué poco valor tiene la vida para un juez que comprende y perdona a los terroristas, y qué avaricia guarda en su alma cuando se trata de delitos de corrupción y monetarios. Lejos de mí cualquier intento de justificar a corrupto alguno, pero sí me atrevo a cuestionar nuestras leyes. No existe proporción. Y tal vez los jueces tampoco sean hombres buenos, sobre todo cuando juzgan a los asesinos.

by BeHappy Co.