Search
Los actores agrupados en APADEMA (Madrid) y ASADE (Barcelona) se negarán a aceptar ninguna convocatoria hasta que no les suban los salarios un 21,5%

Huelga del Doblaje 1979: Los actores de doblaje convocan por primera un “parón” para mejorar sus salarios

HECHOS

  • El 9.11.1979 las asociaciones de actores de doblaje APADEMA (Madrid) y Asade (Barcelona) anunciaron que no aceptarían convocatorias de manera indefinida.

LAS FRASES DE LOS PORTAVOCES DE APADEMA:

 D. Claudio Rodríguez: “Para sacar adelante una familia y poder pagar el colegio de los niños, el actor de doblaje debe intervenir, por término medio, en unas veinte películas mensuales y permanecer encerrado en el estudio unas catorce horas diarias. Además tienes que estar pendiente las veinticuatro horas del día del teléfono cuando te convocan. Lo lógico sería no doblar más de dos o tres películas al mes, aparte de las series de televisión”.

 D. Rafael Taibo: “Este exceso de trabajo, desde luego afecta a la calidad del producto. En cierto modo, la técnica debería hacerse con el mismo cuidado que cuando se doblaba con materiales vírgenes y no con cinta magnética. El resultado es que las cosas se hacen de prisa y mal. Esta profesión tiene unos problemas relevantes: es una actividad infravalorada por los empresarios, por los clientes y el propio público. Se cree que el actor de doblaje percibe las grandes cantidades que se barajan en el cine, pero esto no es así”. “.

LOS SALARIOS:

Varios actores de doblaje difundieron lo que habían cobrado por alguno de sus trabajos más célebres a los medios de comunicación por aquellas fechas:

  •  Película SUPERMAN de hora y media: D. Manolo García (dobló la voz de Christopher Reeve, ‘Superman’) cobró 31.000 pesetas por dos horas.
  •  D. Héctor Cantolla (personaje del padre de ‘Superman’ que sale sólo en el primer cuarto de hora de la película) cobró 6.200 pesetas por aquellos 15 minutos.
  •  Película MOONRAKER de James Bond: D. Constantino Romero (personaje de Roger Moore) cobró 30.000 pesetas por el doblaje de esa película de dos horas.
  •  Película LOS INCONQUISTABLES: D. Jesús Nieto (personaje protagonista de Gary Cooper) cobró 38.900 pesetas por dos horas y media. La esposa del Sr. Nieto, la también actriz Dña. Celia Honrubia, está contratada y percibe 53.000 pesetas al mes. También lo está Dña. Conchi Núñez (Conchita Núñez) que cobra 32.000 pesetas al mes.
  •  Película AEROPUERTO 80: D. Manuel Cano cobró 15.580 pesetas por doblar a Alain Dalon en esa película de dos horas de duración.
  •  Serie LOS ROPPER: El matrimonio de actores D. Rafael de Penagos y Dña. María Romero que doblan las voces de los dos protagonistas de la serie (las familias son habituales en el sector)  cobran cada uno 7.790 pesetas por cada episodio de media hora.
  • Serie EL NIDO DE ROBÍN: Dña. Marisa Marco (voz de la protagonista femenina) cobró 2.460 pesetas por cada episodio de media hora y D. Luis Varela (voz de protagonista masculino) cobró 7.790 pesetas por cada episodio.
  •  Serie HOLOCAUSTO: D. Juan Lombardero cobró 47.500 pesetas por grabar trece capítulos de una hora.
  •  Serie CUMBRES BORRASCOSAS: D. José Guardiola cobró por cinco películas de una hora el total de 38.950 pesetas.
09 - Noviembre - 1979

Las voces que doblan los famosos callan

EL PERIÓDICO

Desde ha diez días no se dobla una sola película a causa de la huelga de los profesionales del ramo. El conflicto ha puesto de relieve las insólitas condiciones de trabajo de quienes hacen posible que, además de ver, oigamos al os ídolos del cine.

Desde el pasado 10 de noviembre, todos los actores de doblaje de Barcelona y Madrid se encuentran en huelga indefinida hasta que la patronal acepte una plataforma reivindicativa que recoge las mejoras económicas y profesionales que reclaman. Sus peticiones se refieren, entre otros puntos, al aumento de un 21,5% sobre la tabla salarial del último convenio que venció en enero de 1979; la no acumulación de doblajes de distintas películas en la misma sesión de trabajo; que los actores no puedan doblar varios personajes de una misma película, y la creación de cursillos de formación profesional.

Sin convenio desde 1977

Portavoces de la asamblea permanente de profesionales del doblaje han explicado a EL PERIÓDICO las razones de la huelga. ‘El 21,5% de aumento que pedimos no es excesivo, aunque lo parezca’, dicen. ‘La única vez que conseguimos firmar un convenio fue en 1977. En 1968, nos aumentaron solamente un 13% y este enero, al vencer el convenio, no hubo manera de negociar. Ahora nos ofrecen una subida de un 16%, que no comprende el aumento del coste de la vida de todo este tiempo ni, por supuesto, el atrasado de este año de conversaciones bloqueadas por la patronal”.

El destajo como norma

Actualmente los actores de doblaje realizan sesiones de 6 horas y media – es habitual hacer dos al día para poder vivir – en las que se incluyen unas 90 takes o tomas de doblaje. Al iniciar una producción, cobran 2.000 pesetas de fichaje y cada take cuenta por 180 pesetas. A pesar de que una jornada comprenda 90 takes, no cobran una peeta más de todo lo que sobrepase 35 takes.

“Este tipo de organización del trabajo hace que para sacarnos el máximo rendimiento, un actor llegue a doblar 5 o 6 personajes de una película; eso es moneda corriente”. Y las condiciones de trabajo se corresponden con ese criterio: “Trabajamos en salas pequeñas, que fácilmente se llenan de humo. Las copias de las películas con que trabajamos son tan malas que casi no se ve cómo mueven la boca los actores para que podamos sincronizarnos con ellos. La de ‘Los Mejores años de Miss Brodie, por ejemplo, era casi invisible. Así quedó luego el doblaje’, explican.

Eventuales y mal pagados

Para un actor de doblaje encontrarse 3 o 4 días sin ser llamado para trabajar representa ya tener problemas económicos. ‘De cien profesionales que hay en Barcelona, sólo tres tienen contrato; de doscientos madrileños, sólo hay fijos 31’, cuentan. El destajo unido a la eventualidad hacen posible que, según ha podido saber EL PERIÓDICO, el actor que dobló a Roger Moore en Moonraker [Constantino Romero] cobrase solamente 30.000 pesetas; cantidad parecida recibió la voz española de Superman [Manolo García] y aún menos el que le prestó la voz a Alaín Delon en Aeropuerto 90: 15.580 pesetas. En TV las cantidades son parecidas: la voz femenina protagonista de ‘El Nido de Robin’ hizo 13 capítulos por 32.000 pesetas; el actor que dobló al protagonista masculino de ‘Holocausto’ percibió 47.500 pesetas por toda la serie; la pareja que dobla a los Roper [Rafael de Penagos] recibe 7.790 pesetas cada uno por capítulo. No lo tienen mejor los profesionales con contrato: María del Puy tiene un sueldo de 53.000 mensuales incluidas pagas extra, después de 18 años de contrato doblando a Elizabeth Taylor, Jane Fonda y Liza MInelli; Celia Honrubia (15 años de contrato, personajes doblados como Liv Ullman, Greta Garbo y Glenda Jackson), la misma cantidad. José Guardiola, por ‘Cumbres borrascosas’, producción de 5 películas de 1 hora cada una, cobró 38.950 pesetas por el encargo.

Las adaptaciones-sincronizadores y los directores – que a menudo deben rehacer traducciones hechas con prisas y mal – cobran 1.920 pesetas por rollo.

12 - Noviembre - 1979

ACTORES DE DOBLAJE - VOCES CALLADAS

BLANCO Y NEGRO

“Para sacar adelante una familia y poder pagar el colegio de los niños, el actor de doblaje debe intervenir, por término medio, en unas veinte películas mensuales y permanecer encerrado en el estudio unas catorce horas diarias. Además, tienes que estar pendiente las veinticuatro horas del día del teléfono cuando te convocan. Lo lógico sería no doblar más de dos o tres películas al mes, aparte de las series de televisión”, explica a ByN Claudio Rodríguez, uno de los actores de doblaje que fueron recientemente a la primera huelga de dobladores de España, “Este exceso de trabajo afecta, desde luego, a la calidad del producto. En cierto modo, la técnica debería hacerse con el mismo cuidado que cuando se doblaba con materiales vírgenes y no con cinta magnética. El resultado es que las cosas se hacen de prisa y mal”, añade Rafael Taibo, otro de los actores de doblae.

Colombo y Moisés, de huelga

Las empresas de doblaje funcionan como intermediarias entre los clientes (televisión, distribuidoras o productoras) y los elementos de trabajo: los actores de doblaje. La nómina total de estos actores no supera los 300 en los 14 estudios que funcionan en Madrid y Barcelona. Apenas el 10% de estos actores son contratados fijos. El resto depende de las convocatorias que hacen los estudios, las cuales oscilan según la cantidad de trabajo que se acumule. “Esta profesión – continúa diciendo Rafael Taibo – tiene unos problemas latentes: es una actividad infravalorada por los empresarios, por los clientes y el propio público. Se cree que el actor de doblaje percibe las grandes cantidades que se barajan en el cine, pero esto no es así”. Por ejemplo, la película Superman ha conseguido durante 1978 unos 400 millones de pesetas por su explotación comercial en nuestro país. Manuel García [Manolo García] quien dobló al protagonista, afirma que el costo total del doblaje de dicha película no pasó de las 700.000 pesetas y que el costo total de las retribuciones a los actores de doblaje supuso alrededor de las 150.000 pesetas. El doblador se encuentra, pues, frente a una inseguridad total, dicen ‘Si tras convocarte para el doblaje de una película, éste no se lleva a efecto por cualquier razón, el actor no percibe nada, aunque haya tenido que renunciar a otras convocatorias”, dice Rafael Taibo. ‘Los actores de doblaje somos conscientes de que con la huelga afectábamos no sólo a los empresarios, a los que iba destinada, sino también a los clientes y al público”.

No al castellano neutro

Otro de los aspectos que han salido a flote con la huelga ha sido el enorme desbarajuste que existen en TVE. Muchos de los doblajes de las series se han hecho en el mismo día de emisión, ocurriendo a menudo que no existía material de reserva para después de la serie en doblaje. Otras veces, dicen estos profesionales, se han doblado las series sin orden, provocando la emisión de capítulos donde la solución a un acontecimiento o problema del argumento se ofrecía antes del planteamiento del hecho. En ocasiones ha habido de redoblar algún capítulo debido al desconocimiento del orden de su emisión. Pero donde los actores de doblaje han hecho especial mención ha sido en la emisión de series en castellano neutro, especie de lenguaje híbrido, dicen, inventado por las multinacionales de Estados Unidos, que se lleva a cabo en Puerto Rico, Miami y México, no por profesionales del doblaje, sino por personas que están en contacto con la enseñanza del castellano. Por otro lado, Jesús Nieto, actor de doblaje de perosnajes tan famosos como el teniente Colombo, Baretta, o Cary Cooper, señala: “En muchos países de Sudamérica está prohibida la emisión de series con doblaje español. Nosotros, sin embargo, no tenemos el mismo derecho de reciprocidad’. El reciente caso de la serie ‘Familia’ emitida por TVE, puede ser una buena muestra.

“Y eso que la serie estaba comprada hace un año”, dice otro de los actores.

Capacitar al profesional

Todos estos factores provocaron la huelga iniciada el pasado día 9. En ella, los actores de doblaje reivindicaron una serie de puntos que, según sus propias palabras, eran de tipo económico, ético y estético. Aparte del aumento de la tarifa del doblaje del ‘take’ (cada una de las divisiones de doblaje de una película) y de la revisión salarial del convenio que data de enero de 1978, los participantes de la huelga han pedido que se abonen la totalidad de los takes hechos por el actor. Esta perogrullada no es tal, ya que en los estudios de doblaje existe la costumbre de pagar hasta el take número 35; a partir de ahí, los demás se hacen de forma gratuita. Con esta estratagema, los empresarios obligan a hacer hasta 60 takes en una jornada, correspondientes a distintos capítulos de una serie. El empresario cobra, por ejemplo tres capítulos completos y sólo paga uno a los actores de doblaje. ‘Queremos cobrar el trabajo que hacemos’, dicen estos. De ahí que se limite a un título de película, capítulo o episodio por convocatoria. También se quiere evitar la multiplicación de papeles por actor. Este hecho, señalado en ocasiones por los críticos hace que ‘la película adquiere un tono monótono, a pesar de que el actor cambie perfectamente la voz. Se quieren establecer unos cursillos de formación profesional para todos los que ejercen esta actividad. Claudio Rodríguez, que ha doblado a Charlton Heston y a Burt Lancaster (en ‘Moises’) explica que estos cursillos intentan que el profesional sepa desempeñar dignamente a la actividad del doblaje.

“Es sorprendente el sentido de solidaridad que se ha demostrado en la huelga. Muchos de nosotros hemos vuelto a relacionarnos con compañeros de la profesión que ya no veíamos, dice Jesús Nieto. ‘La postura inicial negativa de los empresarios – añade Rafael Taibo – nos sorprendió, ya que muchos de ellos han salido de la propia profesión y mantienen lazos continuos con nosotros, debido al carácter semi-familiar de los estudios de doblaje”. Según los miembros del comité de huelga, el conflicto ha servido en gran medida para unir a los propios empresarios.

Todos esperaban un desenlace satisfactorio al conflicto. Otra de las armas de batalla de los actores de doblaje es la consecución de los derechos de reproducción de la voz (proyecto que se estudia en la actualidad en la ONU y la UNESCO) y que será ratificado probablemente por España. Los actores de doblaje defienden el derecho al trabajo realizado para su explotación en un medio concreto. Como indica María Antonieta Zaiduondo: “En España existe un vacío legislativo en el aspecto de la reproducción de voz. También es muy difícil controlar la seguridad social de las empresas, ya que cada convocatoria supone un alta y una baja en la cotización”. Señalan, en este sentido, la existencia de algunas empresas que han defraudado a la Administración. Se cita el ejemplo de una empresa que en 1977 dobló 92 películas con un total de 2.298 convocatorias, y sólo cotizó por 45 películas. ‘A pesar de ello, nos descontaban a los actores la seguridad social’ dice otro actor. ‘Pretendemos regular estos aspectos, que son también preocupación de algunas empresas’, añade Rafael taibo. ‘Por ejemplo – señala Claudio Rodríguez – Vicente Bañó, un actor que cotizó durante treinta años e hizo papeles de protagonista, como Kojak, Ironside o Groucho Marx, murió hace poco. Su viuda percibe 11.000 pesetas mensuales. Yo, después de cotizar quince años, estuve cuatro meses enfermo y me daban alrededor de las treinta y tres mil pesetas”.

Nivel de calidad

En cuanto a la calidad del doblaje español, los actores dicen que se encuentra aun alto nivel profesional y citan numerosos ejemplos. ‘Hay casos en que llegamos a mejorar al propio personaje’, dicen. Rafael Taibo añade: ‘Algunos directores extranjeros decían que les hubiera gustado doblar sus películas después de rodarlas, pero que el precio del doblaje en el extranjero era muy elevado. Incluso, algunos actores renombrados, como es el caso de José Ferrer, han reconocido la enorme dificultad que entraña la técnica del doblaje. Y Jesús Nieto finaliza con ironía: “Somos los mejores del mundo”.

Henry A. Pryzbyl

El Análisis

EL CONTEXTO DE LA ESPAÑA DE 1979

JF Lamata

Durante la dictadura era el Gobierno el que regulaba los precios de todos el personal del doblaje, acabado el régimen, les tocaba a los actores negociar por su cuenta y para eso necesitaban una interlocución: para eso crearon la asociación APADEMA.

Sin embargo los precios que cobraban los actores de 1979 no eran nada despreciables en comparación a otras profesiones de la época. ¿Cuántos podían decir que cobraban entre 2.000 o 6.000 pesetas al día en la España de entonces? No obstante los actores tenían una gran baza a su favor en ese momento: apenas eran 300 profesionales para doblar todas las películas de España. De los cuales la mitad de ellos eran familia y la otra mitad como si lo fueran. Desde ese punto de vista no era complicado hacer un golpe de fuerza que obligara a los estudios a obedecer aquellas pretensiones.

Conforme evolucionara el sector y se incrementara tanto el volumen de trabajo como la cantidad de profesionales que lo ejercían ese tipo de maniobras unánimes se volvería más difícil de repetir.

Federico García Jiménez & J. F. Lamata

by BeHappy Co.