Fue uno de los actores que más contribuyó al reconocimiento de su profesión y dio su apoyo a la web ELDOBLAJE.COM de Alex Bonet

Muere Rogelio Hernández, la ‘voz’ en España de Paul Newman o Jack Nicholson, marido y padre de actrices de doblaje

HECHOS

El 31.12.2011 falleció D. Rogelio Hernández.

04 - Enero - 2012

Se apaga la voz española de los mitos del cine

José Eduardo Arenas

El pasado 31 de diciembre fallecía Rogelio Hernández, una voz prodigiosa del doblaje español. Inconfundible para muchos amantes del cine, vivió la eclosión de los grandes actores mundiales durante décadas, lo que le granjeó la admiración de sus compañeros y compañeras de profesión. El mundo de los dobladores ha sido siempre bastante cerrado, exigente de los demás, quizá por el hecho de que la clase llamada intelectual les mirara con cierta descortesía por suplantar las voces originales como parte imprescindible de la recreación del actor. Como director de doblaje español, comentaba a veces que no estaba seguro de que la gente, el espectador, no conociera bien lo ‘difícil y natural al a vez que resultaba este trabajo que les acompañaba en las salas y disfrutaran, divirtiesen o pasaran miedo’. Un romántico que echaba en falta que el público comentara ‘qué bien doblada está la película’, haciéndose eco sin embargo de que había sido buena, mala o regular”. Tal era la pasión que ponía en lo que hizo a lo largo de un millar de películas.

Por todos los sitios se le ponen ahora laureles por el hecho de prestar su voz a Paul Newman, a Brando o a Nicholson, olvidando a actores como Harry Belafonte, Michael Caine, Warren Beatty. En la mítica ‘La primavera romana de la señora Stone’; o las once que hizo de Belmondo o aquel magnífico Karlheinz Böhm, de ‘El fotógrafo del pánico’; las 48 de Michael Caine; sin olvidar a Montgomery Clift en ‘Vidas Rebeldes’, ‘Vencedorres o vencido’, ‘Río Rojo’ y ‘Yo Confieso’ – podían editarse en un pack para comprobar la labor de Rogelio Hernández – ; Burt Reynolds, Cary Grant Anthony Hopkins, Klaus Kinski, Dean Martin o Frank Sinatra.

Durante unos premios del sector de doblaje que se concedió a Rogelio Hernández, actuando Pepe Antequera como presentador, dijo que él que era ‘realismo puro, con una sinceridad jamás conocida y minucioso mostrando los sentimientos de los actores’. Y razón tenía, porque desde la misma noche de su fallecimiento se puede leer en Internet cosas como ‘soy un absoluto fanático de los actores de doblaje españoles. Que no vuelvan a doblar de nuevo películas dobladas por estos artistas” o “ creo que en muchas ocasiones engrandeciste al actor original”.

Medio siglo de trabajo, desde aquellos ‘Centauros del desierto’, doblando a Jeffrey Hunter y dirigida por John Ford, que cortó en 2008 por problemas graves de visión. Su esposa y sus hijas siguen la tradición del doblaje con la misma pasión.

José Eduardo Arenas

03 - Enero - 2012

La voz de Brando y de Paul Newman

Rafael Vallbona

Y de Jack Nicholson, Michael Caine, Jean-Paul Belmondo y Tony Curtis, entre muchos otros actores de envergadura. Y es que ser doblador da una suerte de don de la ubicuidad envidiable, y sin necesidad de dejar de ser uno mismo. «La actividad de doblar películas ha sido, y es, algo desconocido pero hasta cierto punto inherente, algo natural», decía en defensa de esta profesión hoy en día tan cuestionada Rogelio Hernández (Barcelona 1930), uno de los mejores dobladores de la historia del cine español y maestro de las generaciones posteriores.

Hernández falleció este pasado fin de semana en su ciudad natal a los 81 años de edad, debido a un cáncer de riñón contra el que luchó denodadamente durante largo tiempo. Su voz permanece ya para siempre en el imaginario de los espectadores; es decir, en el de todos nosotros.

Son más de 1.000 películas en las que resuena la voz de este catalán que se inició en el oficio del doblaje en Madrid, poniendo la voz al personaje de Jeffrey Hunter en Centauros del desierto, un clásico de John Ford. En 1960 volvió a Barcelona, donde no paró de trabajar hasta el año 2008, en que la vista, no la voz, le hicieron dejar los estudios.

Durante la década de los 60 había doblado ya a Jack Lemmon, Errol Flynn, Cary Grant o Montgomery Clift. En 1971 fue el asesino en serie Escorpión, del filme Harry el sucio, dirigido por Don Siegel. Durante el resto de aquella década prestó su voz a Burt Reynolds, Gene Wilder, James Caan, Robert Duvall y Michael Caine (en un tiempo incluso se le parecía) y en los 80 se convirtió en Jack Nicholson a partir de El cartero siempre llama dos veces, (1981) de Bob Rafelson.

Antes de retirarse, y a petición de TV3, participó en un doblaje en catalán, lengua con la que nunca se había atrevido antes por no considerarse suficientemente preparado.

Consciente de la polémica entre los defensores de la versión original subtitulada y los partidarios del doblaje, sus argumentos en defensa de esta última opción eran contundentes: «El público va al cine a divertirse, a distraerse, a reírse, a pasar miedo, a emocionarse». No a enfrascarse en la engorrosa lectura de subtítulos, daba a entender. Y por eso era consciente de que el secreto de su labor era pasar desapercibido: «Estoy convencido de que muy pocos comentarán al salir de la sala de exhibición: ‘¡qué bien doblada está la película que hemos visto!’».

Por su dilatada carrera, en 1986 Hernández fue galardonado con un Atril de Oro por sus compañeros de profesión, durante la Gran Noche del Doblaje que se celebró en Barcelona.

by BeHappy Co.