Graset no hizo ninguna referencia a que fue condenado por el asesinato de José María Bultó

Escándalo en TV3: Xavier Graset entrevista al asesino Carles Sastre presentándolo como “preso político” y “militante independentista”

HECHOS

El 16.12.2015 el canal 3/24 de TV3 emitió una entrevista a Carles Sastre, condenado por el asesinato de D. José María Bultó.

23 - Diciembre - 2015

Carta de la sobrina de Bultó a Xavier Graset: "Sastre le adosó una bomba en el pecho y lo hizo estallar"

Lucía Bultó

El pasado miércoles día 16 de diciembre, en TV3  Xavier Graset entrevistó a Carles Sastre. Lo presentò como un preso político, que entró en la cárcel a raíz de la muerte del industrial José María Bultó, de quien soy sobrina. Más tarde Grasset definió a Sastre como un gran reserva del independentismo.

Cuando Xavier Grasset habla de la muerte de José María Bultó olvida maliciosamente decir que José María  Bultó no murió de un ataque de corazón, ni de un cáncer, sino porque su entrevistado, Carles Sastre, entró en casa del señor Bultó mientras comía con su familia y, a punta de pistola, le adosó una bomba al pecho, bajo amenaza de hacerla estallar si José María Bultó no pagaba 500 millones de pesetas. Horas después, la bomba estallaba, despedazando en mil partes el cuerpo de Bultó.

Carles Sastre fue condenado por este asesinato y por él no ha pagado ni la mitad de su condena.

Señor Grasset, informese bien, por favor y si ya lo está, defínase como defensor del terrorismo en su estado puro.

24 - Diciembre - 2015

Respuesta de Xavier Graset a la sobrina de J. M. Bultó

Xavier Graset

En resposta a la carta de Lucía Bultó ‘Sastre le adosó una bomba en el pecho y lo hizo estallar’

Lamento profundament l’enuig i disgust que us han generat l’entrevista que vam fer al programa Més 324, al Canal 324. Com a professional dels mitjans de comunicació sempre he rebutjat –i ho segueixo fent- la violència i aquells que la utilitzen, i sóc conscient que l’aplicació de la justícia, i el compliment d’una condemna, no poden substituir el dolor de la vostra família.

Permeteu-me que us expliqui que haver convidat a Carles Sastre respon a criteris d’actualitat, donat que aquesta persona era el primer signant d’un manifest que abonava una entesa d’acord per formar un Govern a Catalunya, tal com havíem anat informant tota la jornada el Canal 324, ja que el mitjà en qüestió realitza un seguiment diari de la situació política que viu Catalunya.

El convidat –vinculat en el seu moment a l’organització terrorista ja dissolta Terra Lliure, i havent abandonat la violència i complert una condemna judicial de privació de llibertat que va finalitzar fa 20 anys actualment és sindicalista i fou candidat per una formació política a les eleccions dels 2012 al Parlament de Catalunya- podia oferir-nos la visió d’algú que actualment està implicat en política per vies pacífiques i que aquell dia era notícia, malgrat el seu passat.

Si hi va haver alguna expressió poc afortunada durant l’entrevista, li demano sinceres disculpes, a vostè i la seva família, ja que em mereixen el màxim grau de respecte.

11 - Mayo - 2016

Escándalo en TV3: un terrorista de Terra Lliure presentado como “patriota

Miquel Giménez

Tres consejeros del CAC (Consell de l’Audiovisual de Catalunya) han denunciado lo que, según ellos, es “una manipulación del lenguaje”. Algo más grave que las palabras es presentar a un terrorista como un patriota. La “teva” ha traspasado los límites de una televisión pública.

Antecedentes

El programa Més 324, presentado por Xavier Grasset, emitió en el canal de noticias de TV3 el pasado diciembre una entrevista a Carles Sastre, ex militante de la organización terrorista Terra Lliure. A lo largo de la emisión, Grasset omitió en todo momento que Sastre fue juzgado y condenado en 1985 a treinta años de cárcel por ser coautor en el asesinato del industrial José María Bultó, que murió a consecuencia de un artefacto explosivo que le engancharon en el pecho. Tampoco dijo que en 1987 Sastre volvió a ser condenado por pertenencia a banda armada y tenencia ilícita de armas. Aún y así, Sastre quedó en libertad en 1996, después de cumplir once años de los cuarenta y ocho a los que fue condenado.

Lejos de presentar objetivamente al entrevistado, el periodista se limitó a decir “Hay que ver los años que usted se ha pasado en la cárcel”, “Usted es un gran reserva del independentismo” y lindezas similares. ¿Motivo y alcance de tamaña proeza informativa? El mencionado Sastre era uno de los firmantes del manifiesto “Veinticuatro militantes históricos del independentismo” en el que se pedía a las CUP y a Junts pel Sí que llegasen a un acuerdo. Este llegó in extremis, como todos recodarán, y ahora Carles Puigdemont es presidente de la Generalitat gracias a la formación anticapitalista.

Hasta aquí, lo que pasó. El hecho, uno más en los que la manipulación y el servilismo a la consigna emanada del Palau de la Generalitat son la marca de fábrica de TV3, no ha quedado en ésta ocasión tapado por las hojas del calendario.

La protesta de tres consejeros del CAC

Carme Figueras, del PSC, Daniel Sirera, del PP, y Eva Parera, de Unió Democràtica de Catalunya, han denunciado en el seno del CAC la entrevista de Xavier Grasset. Un hecho que puede marcar un antes y un después en lo que respecta al silencio de plomo que se ha vivido a lo largo de éstos decenios de total control nacionalista sobre la televisión pública catalana. Según los tres políticos, Graset realizó “una manipulación del lenguaje” y “en la entrevista se cuestionó el principio de veracidad que debe ser siempre el principio rector de un medio de comunicación, en especial de un medio público”.

Grasset hablaba de “muerto” en lugar de “asesinado”, como si Bultó hubiese fallecido de un cólico miserere cualquiera, definía a Sastre como “preso político”, cuando era un preso por delito de homicidio, aseguraba que participó en la “clandestinidad” desde Francia en la creación de la organización terrorista, otorgándole una aureola de bondad política a lo que es, con el derecho en la mano, una asociación de malhechores, y así el resto. “Tergiversación de los hechos históricos”, afirman los tres consejeros del CAC. Burla hacia los muertos por el terrorismo, añaden muchos catalanes.
El resultado, lamentablemente, ha sido el previsible. El CAC ha rechazado la protesta gracias al voto de calidad de su presidente, Roger Loppacher, próximo a CDC, debido al empate de tres a tres, y no se ha criticado la entrevista. Mucho menos, claro está, se han adoptado medidas hacia el o los responsables de lo que puede considerarse un delito de enaltecimiento del terrorismo.

La dura realidad nacionalista

No hay más cera que la que arde. El nacionalismo está tan imbuido de su poder que se permite incluso flirtear con los terroristas. En éste mismo diario he afirmado que las CUP, nutridas de lo mejorcito de cada casa, son la fuerza de choque de Convergencia. Ningún periodista ni ningún medio en Cataluña osó jamás preguntar qué poder ejercía Jordi Pujol sobre Terra Lliure para conseguir que se disolviesen. Nadie ha investigado nunca las fuentes de financiación de las CUP que han pasado, de la noche a la mañana, de organización puramente testimonial a fuerza política que decide y gobierna en Cataluña.

Lo mismo le pasaba a Xabier Arzalluz y al PNV con ETA. “Esos muchachos atolondrados”, decía Arzalluz refiriéndose a los asesinos, como si matar, robar, chantajear y mutilar fuesen poco más que una calaverada. La burguesía es lo que tiene. En 1936 vistió a sus hijos con camisas azules y los envió al matadero para salvaguardar sus privilegios. Ahora los envuelve en banderas independentistas, con la esperanza de que sigan manteniendo al personal entretenido hablando de copas vaginales, hijos que deben serlo de una comuna y no de una pareja u ocurrencias similares, mientras que los Pujol y sus amiguitos siguen en libertad a pesar de Panamá, el tres por ciento o el caso Palau.

Cuentan, además, con galopines como Xavier Grasset, qué si ya era un pésimo humorista, es mucho peor como periodista. Si el nacionalismo convergente hizo de Mikimoto y Toni Soler, otros dos humoristas del régimen, comisarios del Tricentenario del 1714, bien puede hacer de Grasset una especie de Larry King a la catalana. Cualquier cosa, con tal de seguir con la mamandurria y el negociete de cuatro amigos.

Pero esta vez, se han pasado cuatro pueblos, que diría Margallo.

by BeHappy Co.