Search
Ramírez le prohibió que siguiera asistiendo a la tertulia 'La Mirada Crítica' de TELECINCO después de que criticara la actitud de la empresa editora de EL MUNDO durante la huelga general de 2002

Pedro J. Ramírez, director de EL MUNDO, condenado por violar la libertad de expresión de su redactor, Francisco Frechoso

HECHOS

  • El 11.06.2003 Unidad Editorial, empresa editora del diario EL MUNDO y el director del diario D. Pedro J. Ramírez, fueron condenados por el juzgado de lo social en sentencia de D. Segismundo Crespo Valera, a indemnizar al redactor de EL MUNDO, D. Francisco Frechoso.

D. Francisco Frechoso explica a J. F. Lamata su pleito con D. Pedro J. Ramírez:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

EL ORIGEN: ‘LA MIRADA CRÍTICA’

zap_frechoso Las palabras del Sr. Frechoso contra la actuación de EL MUNDO durante la Huelga General en el programa ‘La Mirada Crítica’ de TELECINCO fueron la clave que motivó el pleito.

DIFERENTES INTERPRETACIONES EN LA SENTENCIA EN EL MUNDO Y EL PAÍS

Unidad Editorial, empresa editora del diario EL MUNDO y el director del diario D. Pedro J. Ramírez, fueron condenados por el juzgado de lo social en sentencia de D. Segismundo Crespo Valera, a indemnizar al redactor de EL MUNDO, D. Francisco Frechoso.

Debe ser duro para un periodista que se define como ‘liberal’ y como defensor a ultranza de la sacrosanta libertad, ser condenado por ‘violar’ la libertad de expresión de uno de sus empleados, como era el Sr. Frechoso. Fue algo triste que EL MUNDO se hiciera eco de la condena cargando contra el juez de primera instancia, presentándolo como un esbirro de los ex dirigentes del PSOE, Sres. Corcuera y Vera. Lo malo es que luego la sentencia sería ratificada por los tribunales superiores e incluso por el nada socialista magistrado del Tribunal Constitucional Sr. Rodríguez Zapata, por lo que EL MUNDO no pudo repetir que era todo culpa de magistrados socialistas.

Poniéndose en la mente del jerifalte de Unidad Editorial, parece lógico que al susodicho jerifalte le moleste que un periodista que es invitado a un programa por ser de Unidad Editorial, critique a Unidad Editorial. Vista la sentencia, quizá hubiera sido más fácil para el Sr. Ramírez – si tanto le habían indignado las palabras del Sr. Frechoso en TELECINCO – rescindir el contrato de Unidad Editorial con el Sr. Frechoso con la indemnización correspondiente, a modo de dar ejemplo y no entrar en algo tan espinoso como “lo mantengo, pero le prohíbo ir a tertulias”.

Las palabras del Sr. Frechoso contra la actuación de EL MUNDO durante la Huelga General en el programa ‘La Mirada Crítica’ de TELECINCO fueron la clave que motivó el pleito. Desde ese programa el Sr. Frechoso protestó el día de la Huelga General del 2002 por todos los intentos de su empresa y su director, D. Pedro J. Ramírez, de impedir la citada huelga en la que incluso llegó a contar con la ayuda de furgones policiales para repartir el periódico.

La diferencia en como informaron el periódico de D. Pedro J. Ramírez y el de D. Juan Luis Cebrián no tiene desperdicio:

Mundo_Frechosopais_Frechoso

El diario EL PAÍS tituló: “EL MUNDO condenado por violar la libertad de expresión de un redactor”.

El diario EL MUNDO tituló: “Un ex alto cargo de Corcuera y Vera condena a EL MUNDO sin base jurídica”

D. Francisco Frechoso mandó una carta al diario EL MUNDO, periódico del que aún era miembro para protestar sobre cómo habían informado del caso:

Las razones por las que, teniendo plena dedicación, se me negó la autorización para participar habitualmente en tertulias fueron tres:

  1. 1) Según me dijo un director adjunto de EL MUNDO “no sería beneficioso para los intereses del periódico”.
  1. 2) Según la misma fuente la representación de este periódico en TELECINCO es más que suficiente
  1. 3) Según un testimonio de referencia, el director D. Pedro J. Ramírez dijo que ‘no se van a dar facilidades a aquellos que critican las decisiones del periódico en unos medios en los que colaboran gracias a su condición de periodistas de EL MUNDO.

El Sr. Frechoso también negó que la empresa aplicara una norma con carácter general a todos los periodistas de EL MUNDO.

Al publicar la nota EL MUNDO incluyó al lado de la cita del ‘testimonio de referencia’ la expresión ‘ya desmentido’. Y detrás de su afirmación de que negó que la empresa aplicara la norma de carácter general que el sr. Frechoso ‘no aportó ninguna prueba al respecto’.

El Análisis

CAMPEÓN DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

JF Lamata

Debe ser duro para un periodista que se define como ‘liberal’ y como defensor a ultranza de la sacrosanta libertad, ser condenado por ‘violar’ la libertad de expresión de uno de sus empleados, como era el Sr. Frechoso. Fue algo triste que EL MUNDO se hiciera eco de la condena cargando contra el juez de primera instancia, presentándolo como un esbirro de los ex dirigentes del PSOE, Sres. Corcuera y Vera. Lo malo es que luego la sentencia sería ratificada por los tribunales superiores e incluso por el nada socialista magistrado del Tribunal Constitucional Sr. Rodríguez Zapata, por lo que EL MUNDO no pudo repetir que era todo culpa de magistrados socialistas.

Poniéndose en la mente del jerifalte de Unidad Editorial, parece lógico que al susodicho jerifalte le moleste que un periodista que es invitado a un programa por ser de Unidad Editorial, critique a Unidad Editorial. Vista la sentencia, quizá hubiera sido más fácil para el Sr. Ramírez – si tanto le habían indignado las palabras del Sr. Frechoso en TELECINCO – rescindir el contrato de Unidad Editorial con el Sr. Frechoso con la indemnización correspondiente, a modo de dar ejemplo y no entrar en algo tan espinoso como “lo mantengo, pero le prohibo ir a tertulias”.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.