Search
Rodolfo Llopis y José María Gil Robles lideraron el acto

Reunión de opositores a la dictadura franquista en Munich, la prensa lo bautiza como ‘el contubernio’

HECHOS

El 10.06.1962 la prensa española se hizo eco de la reunión en Francia de líderes de la oposición a la dictadura entre los que se encontraban D. Rodolfo Llopis (PSOE, exiliado) y D. José María Gil Robles (ex ministro de derechas durante la II República).

También dio mucho que hablar el artículo del ABC  sobre “El contubernio”. En él se hablaba por primera vez detalladamente de una reunión de opositores anti-franquistas: concretamente los monárquicos liberales que defendían la monarquía parlamentaria, los democristianos del señor Gil Robles y los del PSOE dirigidos por el señor Llopis.

Un nuevo Pacto de Munich. Dos hombres, ayer enemigos irreconciliables se estrechaban cálidamente la mano y olvidando fácilmente las consecuencias que gestos análogos trajeron para su pueblo quisieron así subrayar una aparente reconciliación que, cual nuevo Pacto de Munich fuese firme promesa de mil venturas para los españoles. Esos hombres se llaman José María Gil Robles, antiguo jefe de la CEDA y Rodolfo Llopis, actual secretario general del Partido Socialista Obrero Español en el exilio (…). Separados por las trincheras de aquella lucha por ellos provocada, tienen ahora la osadía de proceder a una teatral reconciliación y ofrecerla a  los españoles  como adecuado dintel de   un   futuro   más  o menos  democrático, en el que, naturalmente  serían ellos quienes dirigiesen el cotarro. Como si los españoles no tuviésemos memoria… (ABC, 10-6-1962)

En aquel artículo del ABC de don Torcuato Luca de Tena y Brunet se incluía una enumeración de los presentes “no dejará de asombrar al lector, había nombres como los de Prados Arrarte, Álvarez de Miranda, [Joaquín] Satrústegui y [Dionisio] Ridruejo”. Aquellos asistentes fueron recibidos con cárcel o deportación.

"Mis conversaciones con Franco"

Francisco Franco

23-06-1962

Le doy cuenta de los comentarios oídos referentes a la actuación de Gil Robles en Munich Casi todos condenan su alianza con los socialistas, pero se discrepa de la decisión de no dejarle entrar en España. Hay quien cree que se le tendría más vigilado en su actuación política dejándole en España, sin dar gran importancia a lo sucedido, pues a la opinión públican o se le oculta que él se llevaba muy bien con Prieto, y lo mismo haría con el sucesor de éste, Llopis. Franco me dice:

“El señor Gil Robles prefirió marcharse y nadie se opuso a su deseo ni se le molestó lo más mínimo, pudiendo descansar tranquilamente en la noche que pasó en Barajas. A mí no me ha sorprendido el contacto de católicos con los socialistas, porque ya existe en varios países de Europa, entre ellos Austria, Bélgica e Italia. Pero lo que yo no esperaba de su actuación es que se reuniera en el extranjero con estos socialistas para proyectar un plan de derribar al régimen que él sabe muy bien que salvó a España del comunismo y por el que tantos españoles se han sacrificado dando su vida. ¡Qué pronto ha olvidado que una de las víctimas señaladas, después del asesinato de Calvo Sotelo, iba a ser él, que se libró de milagro! Si pudiese triunfar esta alianza, no pasarán muchos meses sin que España fuese sovietizada. El enemigo no ceja y hay que estar muy prevenidos”.

Le doy a leer un artículo del Herald Tribune del 13 del actual titulado ‘Dictadores sitiados’, del que es autor Julián Marías. En él se dice que los profesores tienen que prestar juramento de fidelidad al régimen de Franco, y como él no está conforme con el mismo, no quiere jurarlo. Dice también que es la primera vez desde que terminó la guerra civil que España está cambiando. Cree que la monarquía es la mejor solución si es liberal y parlamentaria, pero que si es reaccionaria sería peor, ya que llevaría a una revuelta que implantaría una forma de castrismo en España. Termina diciendo que el heredero de la Corona, Don Juan, que vive en el exilio, podría ganar una mayoría en España, pero lo malo de Don Juna es que ‘es un pretendiente que nunca pretende”. Franco comenta el artículo diciendo:

“La monarquía liberal que el preconiza trajo la república y ésta el comunismo. Todo esto haría estéril el triunfo de la Cruzada y esta vez ya no cabría la esperanza de una lucha. Sería la mayor traición que se pudiera cometer contra la Patria y los que lincharon por librarla de la tiranía de Moscú”.

by BeHappy Co.