Search
D. Emilio Romero despedido como director del diario PUEBLO por firmar un manifiesto de apoyo al director del periódico de Prensa Española

Torcuato Luca de Tena destituido como director de ABC por publicar que Beria, jefe de la policía secreta stalinista, estaba en España

HECHOS

  • El 23 de septiembre de 1953 el director del diario ABC, D. Torcuato Luca de Tena y Brunet fue despedido después de publicar un reportaje sobre el ex jefe de la policía secreta de la URSS, Sr. Beria. Igualmente fue despedido el director de PUEBLO, D. Emilio Romero por respaldarle.

 

Nada más producirse la muerte del dictador de la Unión Soviética, Stalin, el periódico  ARRIBA advirtió la posibilidad de que Laurenty Beria, el jefe de la policía secreta soviética, fuere detenido. Y, en efecto, Beria fue destituido, expulsado del PCUS y procesado por traidor a la URSS a los cuatro meses de morir Stalin.

El ABC da amplia repercusión a la caída de Beria dedicándole primera página. La familia Luca de Tena había recuperado el control del diario y su empresa editora, Prensa Española, con el nombramiento de don Torcuato Luca de Tena y Brunet como director en octubre de 1952. Ante la caída de Beria la redacción del ABC se pregunta porque el ‘traidor’ no ha sido asesinado. ¿Acaso se había fugado del país? ¿A dónde había ido entonces el ex temible Beria? Comienza entonces un exhaustivo trabajo de periodismo de investigación muy poco usual hasta entonces para encontrar el paradero del desaparecido y que culmina con la publicación del 23 de septiembre de 1953 de un reportaje en ABC autorizado por D. Torcuato Luca de Tena que afirma que Beria está ni más ni menos que en la Costa del Sol de España.

Lavrenti Beria (…) se encuentra escondido en España. (…) El hecho de que Beria escogiera la península ibérica y, dentro de ella, concretamente España, se debe a dos motivos fundamentales: Primero, ser este el único  país del mundo en que la organización del partido comunista es prácticamente inexistente. Segundo, porque quienes le han conducido hasta el país han sido pilotos que, por haber intervenido en la guerra civil española son conocedores de la geografía. (ABC, 23-9-1953)

La teoría del periódico del señor Luca de Tena y Brunet molestó profundamente al gobierno del general Franco. Para empezar el subtitulo –  “¿Ha concedido ya el Gobierno  español  la autorización necesaria para su salida?” – era algo impertinente, pero sobretodo le molestaría porque el hecho de que se hablara de criminales comunistas en tierra española no daba la imagen del país deseada por el general. El supuesto paso de Beria por España nunca se confirmaría, pues Beria sería ejecutado en la URSS en diciembre de 1953 sin la menor prueba de que hubiera pasado por nuestro país. El Gobierno, a través del Delegado de Prensa, don Juan Aparicio, ordenó la inmediata destitución de don Torcuato Luca de Tena y Brunet como director del ABC el mismo día en que salió el artículo. Un gran número de escritores desde Azorín hasta el señor Pemán enviaron una carta al general para que reconsiderara aquel cese.

JuanAparicio TorcuatoLuca D. Juan Aparicio, Director de la Prensa del franquismo en 1953, fue el responsable del despido de D. Torcuato Luca de Tena y Brunet como director de ABC en 1953.

En su libro ‘Franco sí, pero…’, D. Torcuato Luca de Tena y Brunet da la siguiente descripción de aquel episodio:

Lo que en Estados Unidos hubiese supuesto un premio Pulitzer y en cualquier otro lugar del mundo libre un éxito periodístico sonado, en la España de Gabriel Arias y Juan Aparicio significó la destitución del director del periódico. Juan Aparicio, más listo que el hambre y más malo que un día sin pan. Yo estaba entre aquella espada, Juan Aparicio, y esta pared, Arias Salgado [ministro de Información y Turismo].

D. Torcuato Luca de Tena y Brunet, en “Franco sí, pero…”

Aquella crisis alcanzó al diario vespertino PUEBLO, El director de ese periódico, don Emilio Romero, firmó el pliego de solidaridad. Don Juan José Pradera, director del YA (cuyo padre había sido asesinado durante la guerra civil) llamó personalmente al Sr. Romero para recomendarle que retirara su firma, este se negó y el Gobierno procedió a su destitución. La figura del Sr. Romero está llena de controversias, pues tenía gestos de independencia del régimen, pero también otros de franquismo fervoroso.

emilioRomero002praderaD. Emilio Romero fue despedido como director de PUEBLO tras negarse a aceptar la petición de D. Juan José Pradera (YA) de que retirara su firma de la carta de apoyo a D. Torcuato Luca de Tena.

Contactado por HEMEROTECADELBUITRE, don Jesús de la Serna, subdirector de PUEBLO comentó al respecto de D. Emilio Romero: “Conozco muy bien sus defectos, pero era un periodista excepcional y a mí me dio absoluta libertad”.

SUSTITUCIONES

LuisCalvo D. Luis Calvo Andaluz, nuevo director del diario ABC

Tras la destituciones de D. Torcuato Luca de Tena y Brunet como director de ABC y de D. Emilio Romero Gómez como director del diario PUEBLO, llevó a la Dirección de la Prensa a nombrar nuevos directores para ambos periódicos. En el ABC se aceptó la propuesta del Consejo de Prensa Española de designar a D. Luis Calvo Andaluz, nuevo director del periódico. Y en el periódico PUEBLO a propuesta de la Organización Sindical fue nombrado director el Sr. Pombo Angulo.

El Sr. Calvo Andaluz, descubridor de los plagios de Dña. Julia Maura y en cuyo curriculum figuraba haber sido acusado de espía nazi durante la Segunda Guerra Mundial, resultaría ser un director de periódico de talante aperturista según recuerdan muchos de los periodistas que trabajaron para él con los que contacto LA HEMEROTECADELBUITRE.

Los dos directores de periódicos cesados serían restituidos: primero D. Emilio Romero en PUEBLO por parte del ministro franquista Sr. Arrese y luego D. Torcuato Luca de Tena por parte del ministro franquista Sr. Fraga. Ambos periodistas mostraban que eran rechazados por una parte del franquismo, pero tenían igualmente el apoyo de otros dirigentes franquistas.

Franco, sí, pero...

Torcuato Luca de Tena

Y aquel mismo miércoles 23 de septiembre de 1953 llegó fulminante la orden de mi destitución. Lo que en Estados Unidos hubiese supuesto un premio Pulitzer, y en cualquier otro lugar del mundo libre un éxito periodístico sonado, en la España de Gabriel Arias y Juan Aparicio significó la destitución del director del periódico que tan pacientemente, atando cabos en tren continentes, y tras una investigación exhaustiva y personal, había publicado la verdad y nada más que la verdad, bien que no toda la verdad.

La historia secreta de Laurenti Beria según las fuentes que paso a citar y que fueron pacientemente encajadas por mí, es como sigue. El 5 de marzo de 1953 muere Stalin y se inicia la lucha interna por el poder. Dos grupos se perfilan como opositores: los moderados que encabeza Malenkoff y los de Beria continuadores de la línea dura del más puro stalinismo. Ambas tendencias buscan el apoyo del ejército. Quien lo consiga será vencedor de esta pugna. Al entender el jefe de la NKGB que los militares se inclinan por Malenkoff, apoyado a su vez por el ala del Partido que sigue a Molotov, comprende que sus días están contados y desaparece muchos años antes de que se produzca su destitución.

Beria se refugió en las montañas caucásicas de su nativa Georgiana, patria asimismo de Stalin y nido del más puro stalinismo. De allí logró evadirse un emisario suyo quien entró en contacto con el servicio secreto estadounidense para tantear sus posibilidades de encontrar asilos en los Estados Unidos.

El agente de Beria busca en México contacto con elementos que enlacen con financieros norteamericanos que se brinden a facilitar su fuga. Los financieros norteamericanos cuyos nombres se barajan como posibles intermediarios para facilitar la fuga de Beria son Robert A. Vogeler, quien sufrió prisión en Hungria, condenado por los comunistas bajo la acusación de espionaje, y Clandenin Rayan, sin que ese extremo fuese reconocido ni desmentido.

La salida de Beria de la Unión Soviética se produjo desde las montañas de Azerbaiján. Desde donde en avión fue trasladado por pilotos rusos que habían intervenido en la guerra civil española hasta la zona meridional de la Mancha donde fue parachutado y trasladado en automóvil por sus cómplices y protectores estadounidenses a la Costa del Sol en cuyas aguas le esperaban submarinos norteamericanos para llevarlo a Estados Unidos. Esta operación fracasó y Beria fue capturado, o bien por agentes soviéticos desplazados al efecto, o bien devuelto a la Unión Soviético por las autoridades españolas para el importante canje expuesto líneas más arriba. Obsérvese que la destitución oficial de Beria se produjo el 9 de julio y su ejecución no tuvo lugar hasta el 24 de diciembre, seis meses después. ¿Qué es lo que ocurrió entretanto? Con posibles errores en datos o matices, lo que aconteció en este tiempo es algo muy semejante a lo expuesto en las líneas que anteceden. Por publicar entre interrogaciones si estaba el antiguo déspota escondido en España fui separado de mis funciones por orden gubernamental.

Las víctimas de Beria durante su gestión como jefe de la policía secreta y de la policía oficial fueron innumerables. La última víctima, bien que incruenta de Laurenti Beria, fui yo.

Juan Aparicio, director general de la Prensa; más listo que el hambre y más malo que un día sin pan. Siempre he pensado qué es peor, si un listo malo o un tonto bueno. Yo estaba entre aquella espada, Juan Aparicio, y esta pared, Arias Salgado… Feroz antimonárquico Juan Aparicio desde el primer instante se mostró enemigo declarado de todo cuanto mi periódico y mi familia representaban. La destitución de mi padre como presidente del consejo de administración de Prensa Española lleva su firma; y la mía, como director de ABC, también.

La destitución de un director de periódico en España por haber publicado lo que todo el mundo sabía que era cierto, causó escándalo en el extrajero, perjudicando de nuevo la imagen del régimen, pero no más del que hubiese supuesto la de cualquier otro profesional. Empero, en España, la de Torcuato Luca de Tena, de la dirección de ABC, por razones obvias, causó conmoción.

Los nombres más sonados de la intelectualidad española, entre los que figuraban un premio Nobel y un futuro premio Nobel, dos directores de la Real Academia Española, varios rectores de universidad y los escritores de mayor renombre, muchos de los cuales pasarían a la Historia, sin que faltaran los directores de los periódicos, dirigieron al ministro Arias Salgado un documento, redactado con guante blanco por Fernández de la Mora, abogando por mi reposición. Estaba encabezado por Concha Espina y Azorín.

El único firmante que ocupaba la dirección de un periódico oficial, era Emilio Romero y se le requirió severamente para que retirarse su firma. Él se negó… ¡y fue destitución de la dirección de PUEBLO, por este acto de solidaridad con un compañero de profesión! Lo que dice tanto de su honor y caballerosidad, como de un despotismo que si no se proyectaba en otros estamentos de la España nacional, alcanzada en la prensa sus más altas cotas.

El Análisis

¿PULITZER O PIFIA DE TORCUATO LUCA DE TENA?

JF Lamata

Teniendo en cuenta que el Sr. Beria fue destituido de todos sus cargos en el PCUS, declarado traidor a la URSS y detenido en julio de 1953 y ejecutado en diciembre de 1953, y la información de ABC de que estaba en España es de septiembre de 1953, sólo hay dos posibilidades. O que Beria fue detenido en la URSS, escapó a España en septiembre  pero por algún motivo regresó en diciembre y fue ejecutado. O, por el contrario, nunca estuvo en España y la información de ABC era errónea.

Que el Gobierno decida despedir al director de ABC por una información errónea es discutible, puesto que esa decisión correspondería más a los accionistas y consejeros de Prensa Española, pero en todo caso no puede catalogarse como un caso de ‘censura franquista contra un periodista independiente’.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.