Search
Sus principales líderes son Pablo Sebastián, Manuel Martín Ferrand y los directores de ABC (Luis María Anson), EL MUNDO (Pedro J. Ramírez), DIARIO16 (José Luis Gutiérrez) y el programa 'La Mañana' de la COPE (Antonio Herrero)

Los periodistas anti-PSOE y anti-PRISA se unen en la asociación AEPI, bautizada como ‘El Sindicato del Crimen», encabezada por Pablo Sebastián y Trevijano

HECHOS

En agosto de 1994 se constituyó la Asociación de Escritores y Periodistas Independientes (AEPI).

D. Pablo Sebastián comenta con J. F. Lamata la creación de la AEPI:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

D. Antonio García Trevijano comenta con J. F. Lamata la creación de la AEPI:

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

Los periodistas enemigos del Gobierno del PSOE presidido por D. Felipe González (del PSOE con el apoyo de CiU) y también del Grupo PRISA  comenzaron a actuar como una piña desde principios de los noventa. El Consejero Delegado del Grupo PRISA, D. Juan Luis Cebrián, les bautizó como “El Sindicato del Crimen” en un artículo publicado en EL PAÍS en 1993. ‘El Sindicato’ se formalizó oficialmente en el verano 1994 y se presentó en agosto, en Marbella (donde don Antonio Herrero, uno de los periodistas fundadores, tenía grandes intereses inmobiliarios). Su un nombre oficial fue: Asociación de Escritores y Periodistas Independientes (AEPI).

CONSEJO FUNDADOR DE LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES Y PERIODISTAS INDEPENDIENTES (AEPI):

  • – D. Luis María Anson (Director de ABC)
  • – D. Pedro J. Ramírez (Director de EL MUNDO)
  • – D. Pablo Sebastián (Columnista de EL MUNDO)
  • – D. José Luis Gutiérrez (Director de DIARIO16)
  • – D. Antonio García-Trevijano (Columnista de EL MUNDO)
  • – D. Antonio Herrero (Director de ‘La Mañana’ de COPE)
  • – D. Luis del Olmo (Director de ‘Protagonistas’ de ONDA CERO)
  • – D. José María García (Director de ‘SúperGarcía’ de COPE)
  • – D. Federico Jiménez Losantos (Columnista de ABC y tertuliano de la COPE)
  • – D. Julián Lago (Presentador de ‘La Máquina de la Verdad’ y ‘Misterios sin Resolver’ en TELECINCO)
  • – D. Manuel Martín Ferrand (Columnista de DIARIO16 y tertuliano de la COPE)
  • – D. Raúl del Pozo (Columnista de EL MUNDO)
  • – D. José Luis Martín Prieto (Columnista de DIARIO16 y tertuliano de ONDA CERO)
  • – D. Francisco Umbral (Columnista de EL MUNDO)
  • – D. Antonio Gala (Columnista de EL MUNDO)
  • – D. Camilo José Cela (Premio Novel de Literatura y colaborador en ABC)
  • – D. Julio Cerón
  • – D. Antonio Burgos
  • – D. José Luis Balbín
  • – D. Teodoro González Ballesteros

Como fundadores de la APEI figuraban, pues, los directores de EL MUNDO don Pedro José Ramírez, del ABC don Luis María Anson y DIARIO16 don José Luis Gutiérrez, los locutores estrellas de la COPE don Antonio Herrero y don José María Gacía y el de ONDA CERO don Luis del Olmo así como don Federico Jiménez Losantos, don Julián Lago, don Manuel Martín Ferrand, don José Luis Martín Prieto, don José Luis Balbín, don Francisco Umbral y don Pablo Sebastián.

Muchos de ellos habían sufrido la “apisonación” del Gobierno felipista en sus carnes (es decir, habían sufrido ceses de los que culpaban al Gobierno): don Pedro José Ramírez había sido apeado de DIARIO16, el Sr. Balbín en TVE, el Sr. Sebastián en EL INDEPENDIENTE, el Sr. Martín Ferrand en Antena 3 y el Sr. Lago en TIEMPO.

Varios eran “rebotados” de medios del Grupo PRISA: el Sr. Martín Prieto, don Francisco Umbral, don Pablo Sebastián y el Sr. Jiménez Losantos habían escrito en EL PAÍS mientras que el Sr. Martín Ferrand y don José María García procedían de la SER, ahora eran enemigos de esos medios.

De la “foto oficial” de AEPI la primera figura en chirriar era la del escritor ‘republicanista’ don Antonio García Trevijano, su presencia llevaría a la Teoría de que toda la AEPI pretendía una «Conspiración Republicana» para derribar a Don Juan Carlos I de la jefatura del Estado. Para desarmar esa teoría bastaba señalar la presencia en ‘El Sindicato’ de los dos máximos referentes del periodismo monárquico democrático (don Luis María Ansón y don Antonio Burgos).

LA AEPI, PERIODISTAS INDEPENDIENTES… PRÓXIMOS AL PP 

Algún irónico podría haber dicho sobre al nombre “Asociación de Escritores y Periodistas Independientes” que le faltaba a añadir «Asociación de Escritores y Periodistas Independientes opuestos al Gobierno socialista”. Porque era claramente una asociación hostil al Gobierno de D. Felipe González y, por tanto, próxima a la oposición liderada por el Partido Popular e Izquierda Unida.

ramirez_anson Reunión de periodistas de la AEPI con el presidente del Partido Popular, D. José María Aznar. En el acto estuvieron en nombre de la AEPI: D. Pedro J. Ramírez (director de EL MUNDO), D. Luis María Anson (director de ABC), D. José Luis Gutiérrez (director de DIARIO16), D. José María García (locutor deportivo de la COPE), D. Manuel Martín Ferrand (tertuliano de la COPE) y D. Justino Sinova (colaborador de EL MUNDO). En nombre del PP estuvieron junto al Sr. Aznar, su jefe de prensa, D. Miguel Ángel Rodríguez y el andaluz D. Javier Arenas.  

Aunque los periodistas de AEPI tenían muchos menos vínculos con el Gobierno que PRISA, a aquellos periodistas difícilmente podían ser reconocidos como “neutrales” si el propio acto de oficialización de El Sindicato era una especie de declaración de guerra al Gobierno. El secretario general de la AEPI fue don Pablo Sebastián que, consultado por LA HEMEROTECA DEL BUITRE detallaba así su presencia: “Yo fue el inventor de la idea ante el acoso que había a la libertad de expresión y los intentos de Felipe González de tapar y tapar los escándalos de corrupción echando a periodistas y comprando a jueces como a Garzón”. El periodista recordaba como la corrupción no sólo estaba en el Gobierno, sino que había entrado en diversas instituciones: Banco España, el BOE (“caso Salanueva”), Cruz Roja (“caso Mestre”). “La fuerza que tuvo la AEPI es que allí había progresistas de derecha y de centro, desde Camilo José Cela hasta Antonio Gala”.

Parecida respuesta  dieron a LA HEMEROTECA DEL BUITRE otros de sus fundadores: para el Sr. Balbín “La AEPI se hizo  necesaria por el intento del gobierno de acabar con el periodismo crítico”. Para el Sr. Martín Ferrand “En el Sindicato del Crimen nos unimos porque los juristas del PSOE querían introducir la difamación como delito en el código penal con lo cual se hubiera acabado el periodismo”. “AEPI se funda porque la corrupción económica y los crímenes de sangre del felipismo nos llevaban al desastre”, concluye el Sr. Martín Prieto.

14 Mayo 1993

SINDICATO DEL CRIMEN

Francisco Umbral

Parece que Juan Luis Cebrián se ha ido a un sitio tan fino como Venecia a decir esa ordinariez de que los periodistas madrileños somos un «sindicato del crimen» (salvo excepciones, claro, que están todas en EL PAÍS). El chisme me parece cosa de poco momento, pero sí vale como síntoma de las guerras intestinas que estamos viviendo los periodistas, por competitividad, por odios personales, por odios de tribu o por el simple :gusto de montar el pollo a costa de un colega. Todo esto me parece que es malo para nosotros, para la Prensa.

En España se leen pocos periódicos y la imagen dispersa, bulliciosa y violenta que estamos dando como gremio, a mí me parece que nos perjudica ante los lectores, nos quita credibilidad y ventas. Es curioso que EL PAÍS, un periódico tan londinense, con su apresto de europeidad y objetividad, contribuya más que ningún otro a fomentar este clima de desprestigio de la prensa nacional, que al final nos va a perjudicar a todos. Pero no es sólo EL PAÍS, claro. La verdad es que todos contribuimos un poco a esta movida absurda, a esta guerra de dinastías que, como digo, desconcierta al lector y le aleja del quiosco. Los periódicos se hacen de papel, pero al lector le gusta leer su periódico como si fuese de mármol y escrito en latín: perdurable hasta el último ladillo o las farmacias de guardia. Esa es la imagen que ha sabido dar el ABC durante un siglo, más o menos, y por eso tiene un público que pasa de padres a hijos. Esa imagen, asimismo, la daba EL PAÍS cuando nació, con la pulcra estraza de sus grandes páginas, y así se convirtió en Biblia y manifiesto de la nueva progresía posfranquista. Todo periódico debe tener una ideología, pero jamás una militancia.

EL PAÍS se diría que está pasando de la ideología a la militancia, y esta efracción se nota mucho, pues se traduce en crispación y descrédito de los colegas. Aunque me asegundo en que la guerra civil del periodismo madrileño es prácticamente total y permanente, lo cual no interesa nada a los lectores y además no lo entienden. Es como si hubiese una guerra entre dentistas. Uno va al dentista a que le saque una muela, pero no le interesan los problemas internos del gremio, aunque anden tirándose los trastos de matar a la cabeza. Del mismo modo, el lector acude al periódico para que le saquen la muela del juicio político, o se la cuiden, que aquí es difícil no perder el juicio. El lector quiere periódicos serios, pero no aburridos, y lo más aburrido de todo es esta bronca de corrala que nos traemos a diario y que al ajeno a la profesión no le importa nada. El cliente quiere un periódico sólido, no un periódico arpía que anda tirando del pelo a todas las otras arpías del gremio. Hay que dar sensación de seriedad y montar el escándalo contra los políticos y los delincuentes, no contra el redactor jefe del periódico rival, aunque nos caiga fatal el tío, que nos cae. Insisto en que todos somos culpables en esta guerra fratricida, aunque lo de Cebrián en Venecia ha sido pasarse un poco.

Y sobre todo cuando él es ya más banquero que periodista. A este paso vamos a acabar con la afición, que es poca, pues tengo la, idea fija de que nuestro público quiere un periodismo sólido y libre, no una bronca diaria entre ejecutivos de la empresa, que no conoce ni le importan. Personalmente, llevo un tiempo soportando el ataque, la ironía, la mentira, la persecución de un querido colega que en su día me diera hospitalidad en sus hermosas páginas. Nunca he contestado ni pienso hacerlo, porque opino que no nos conviene a ellos ni a mí. Pero no quiero con esto, naturalmente, ponerme de confeso y mártir, ahora que se lleva Zorrilla, como modelo ante mis compañeros, sino, únicamente, cerrar de alguna manera la columna. O sea.

Francisco Umbral

El Análisis

BOBADAS

JF Lamata

La constitución de la Asociación de Escritores y Periodistas Independientes (AEPI), vino a ser poner sobre el papel el buen rollo que existía entre los medios que querían impedir que siguiera gobernando el PSOE de D. Felipe González y, por tanto, que gobernara el PP de D. José María Aznar, triunfo que luego se arrojarían ellos. Vamos que eran una trinchera, contra la otra trinchera: el Grupo PRISA y sus socios (Grupo Zeta, Grupo Godó… etc.).

Lo más curioso es que los medios de la AEPI hablaban poco menos como si fueran ‘la resistencia’ un grupo de humildes plumíferos, frente a los grandes poderes de esa inmensidad de medios felipistas que, según ellos, existían. Bien aclaremos que tertulias había en aquel momento: la de D. Luis Mariñas en TELECINCO, donde estaban el Sr. Jiménez Losantos (de AEPI) y el Sr. Martín Prieto (de AEPI). La tertulia de D. Luis del Olmo en ONDA CERO, donde estaban unos cuantos miembros de AEPI, entre ellos el propio D. Pedro J. Ramírez, en la COPE, prácticamente todos eran de la AEPI. En el programa del Sr. Hermida de ANTENA 3 participaban tanto D. Pedro J. Ramírez como D Melchor Miralles (también de AEPI). ¿Sigo?

¿De verdad pretenden los miembros de la AEPI que los vean como la pobre resistencia amordazada? ¡Venga ya! No dejaba de ser PP vs PSOE. Los de PRISA con el PSOE y los de la AEPI con el PP. El resto son bobadas necesarias en el marketing del negocio de la prensa.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.