Search
Acusan al Gobierno Aguirre de haber potenciado a los medios de comunicación que le son más afines como es el caso de LIBERTAD DIGITAL, con una línea editorial al servicio de Esperanza Aguirre

Esperanza Aguirre adjudica licencias TDT a Jiménez Losantos, Pedro J., Lara e INTERECONOMÍA, negándosela a LOCALIA (PRISA)

HECHOS

El 5.08.2005 se hizo público el reparto de licencias de televisión por parte del Gobierno regional madrileño que presidía Dña. Esperanza Aguirre.

Reparto de licencias de televisión local en Madrid (anunciados el 5.8.2003)

– LOS BENEFICIADOS CON LICENCIAS TDT DE MADRID

– LIBERTAD DIGITAL TV (de D. Federico Jiménez Losantos) en Madrid, Alcalá de Henares, Fuenlabrada y Móstoles.

– POPULAR TV (de la COPE – Conferencia Episcopal – Iniciativas Radiofónicas y TV) en Madrid, Alcobendas, Collado Villalba, Móstoles, Pozuelo de Alarcón.

– INTERECONOMÍA TV (‘Homo Virtualis’, de D. Julio Ariza) en Madrid.

– Unidad Editorial – EL MUNDO (de D. Pedro J. Ramírez), en Madrid.

– Uniprex Televisión – ANTENA 3 TV – ONDA CERO (del Grupo Planeta de D. José Manuel Lara) – en Madrid, Alcalá de Henares, Alcobendas, Fuenlabrada y Madrid.

– KISS TV Digital (de D. Blas Herrero) en Madrid y Aranjuez.

– CANAL 7 TV (de D. José Frade) en Aranjuez, Collado Villalba y Pozuelo de Alarcón

– Televisión Digital Madrid (de D. Enrique Cerezo), en Madrid, Alcalá de Henares, Alcobendas, Aranjuez, Collado Villalba, Fuenlabrada, Móstoles, Pozuelo de Alarcón, Valdeiglesias, Soto del Real).

– LOS EXCLUIDOS DEL REPARTO DE LICENCIAS

– LOCALIA (del Grupo PRISA de D. Jesús Polanco)

– TELECINCO en alianza con el Grupo Zeta

– TELE K (Tele-Vallecas)

.

La exclusión de LOCALIA sería un mazazo definitivo contra el intento de PRISA de constituir una red de emisoras locales (‘el canal 8’) como decían en su propaganda. PRISA cerró el canal LOCALIA definitivamente en 2005

D. JUAN LUIS CEBRIÁN (PRISA) SOBRE EL REPARTO DE LICENCIAS DE ESPERANZA AGUIRRE

07 - Agosto - 2005

El PP y sus amigos

EL PAÍS (Director: Jesús Ceberio)

El Gobierno de Esperanza Aguirre, amparado en el paréntesis agosteño, ha hecho públicas las adjudicaciones de los 30 canales de televisión, siete de ellos en la capital, que conformarán el mapa televisivo regional. La lista de beneficiarios, y de excluidos, sólo es entendible si se acepta el criterio sectario de una Administración que además presume de liberal. No es una novedad. El PP de Aznar ya demostró durante sus años de gobierno un notorio desprecio por la pluralidad informativa y la libertad empresarial, en un continuo ejercicio de favorecer hasta la arbitrariedad a sus amigos y perseguir con saña a quienes se atrevían a discrepar de sus posiciones. Ni un milímetro se han separado de ese dogmatismo el PP de Aguirre en Madrid, el de Matas en Baleares o el de Fraga, in extremis, en Galicia. Mal asunto, pero aún sería peor que nos encontráramos ante una consigna de la cúpula del partido que dirigen Rajoy y Acebes: favores al afín y castigo al discrepante. Todavía quedan algunas comunidades regidas por el PP pendientes de comunicar sus adjudicaciones -Valencia, Murcia, Castilla y León, La Rioja- y tiempo habrá para comprobar la sospecha.

La lista de Madrid es ilustrativa: la Conferencia Episcopal, el arzobispado, el periodista estrella de la emisora de los obispos [Federico Jiménez Losantos] líder indiscutible de la extrema derecha, el director de EL MUNDO [Pedro J. Ramírez], el máximo representante de ANTENA 3 [José Manuel Lara], editor también de LA RAZÓN… Entre los rechazados, TELECINCO, Cadena Ibérica o LOCALIA, impulsada por el Grupo PRISA, editor de EL PAÍS, el periódico de mayor difusión en España y en la comunidad madrileña. ¿De verdad piensa el PP que con tal nómina de beneficiarios y de excluidos alguien puede creerse que se garantiza la pluralidad informativa como proclaman los dirigentes de la Comunidad? ¿Qué razones profesionales o de competitividad esgrimirá Esperanza Aguirre ante los madrileños para justificar la concesión de cuatro canales a la Conferencia Episcopal, otros cuatro al más connotado locutor de la misma cadena, uno al contertulio más habitual de su programa, más otro, en Madrid capital, al arzobispado?

Tan incomprensible como el recurso al pluralismo es la apelación a la creación de empleo. Porque eso es precisamente lo que han hecho los empresarios y grupos de comunicación que sostenían las emisoras que hasta ahora estaban emitiendo con centros de producción, programación específica, decenas de trabajadores e inversiones multimillonarias. ¿No era ese mérito suficiente para el concurso frente a unos aspirantes cuyo único aval es una singular hoja de servicios al PP y a sus actuales y pasados dirigentes?

El Gobierno madrileño está obligado a explicar con claridad los criterios seguidos, como le ha pedido la oposición. Lo exige la pluralidad informativa y la libertad de empresa, basada en la calidad y los méritos profesionales. Los madrileños se merecen un panorama televisivo que no se limite al adoctrinamiento religioso y a los mensajes ultraconservadores de los amigos del PP.

El Análisis

LIBERAL CON LOS AMIGUETES

JF Lamata

Las reglas de juego son que los políticos, al ser votados por el pueblo, tienen el poder de las adjudicaciones. Por tanto no es raro que no le de licencias a una cadena de lo que podría clasificarse como ‘extrema izquierda’ como Tele-K, que mantenía el linchamiento contra todo lo que oliera a derecha, y en cambio sí se la dé a medios que pudieran clasificarse como ‘extrema derecha’ (principalmente por su visceralidad hacia todo lo que saliera  PSOE en la línea editorial tanto en LIBERTAD DIGITAL como INTERECONOMÍA, que habían sido socios hasta 2005, pero ahora habían pedido por separado sendas señales de TDT, que el Gobierno les había concedido. Si hubieran primado criterios profesionales, tendrían que haber sido beneficiados los canales que ya mantenían una estructura de emisión desde hacía años pese a no tener licencia, esos eran el CANAL 7, POPULAR TV (antes TMT) y LOCALIA. Pero claro, Aguirre, no iba a dar una licencia a los odiados enemigos de PRISA.

Lo triste es que al anunciar las adjudicaciones el vice madrileño, Ignacio González dijera que para la elección se habían basado en criterios de ‘pluralidad informativa’ (¡hombre, una cosa es que se sigan las reglas del juego y otra que nos tomen los imbéciles!, como es justificar una pluralidad un reparto de licencias en la que ninguno de los beneficiados se caracterizaba por una línea demasiado hostil hacia el PP.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.