Search
Los políticos españoles y asociaciones de víctimas fueron incapaces de realizar una manifestación conjunta contra el terrorismo

Dos agentes españoles, Raúl Centeno y Fernando Trapero, son asesinados en Francia, y la policia logra detener a los asesinos

HECHOS

El 1.12.2007 unos pistoleros dispararon a los agentes españoles D. Raúl Centeno y D. Fernando Trapero, en Francia. El 5.12.2007 fueron detenidos Asier Bengoa y Saioa Sánchez identificados por la policía francesa como los autores del crimen.

Los dos Guardias Civiles trabajaban de incógnito vigilando a ETA en Capbreton.

DETENIDOS POR EL ASESINATO:

bengoa_saioa La policía francesa arrestó a Asier Bengoa y a Saioa Sánchez como colaboradores de aquel asesinato que fue llevado a cabo por el asesino Carrera Sarobe ‘Ata’.

ENFRENTAMIENTOS MEDIÁTICOS:

ÁNGELA VALLVEY ASEGURA EN ‘LAS MAÑANAS DE CUATRO’ LAMENTA QUE LAS VÍCTIMAS HAYAN SIDO DE LA MANCHA

LA MANIFESTACIÓN UNITARIA NO FUE POSIBLE

abucheos_manifestacion PP y PSOE intentaron realizar un acto conjunto contra el terrorismo tras los asesinatos de D. Raúl Centeno y D. Fernando Trapero. Pero no fue posible: la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), presidida por D. Francisco José Alcaraz rechazó acudir, como también lo hizo el Foro de Ermua que presidía D. Mikel Buesa. Varios de los ciudadanos que asistieron optaron por dedicarse a abuchear a los representantes del PSOE – en especial al concejal D. Pedro Zerolo – como cómplices del terrorismo.

JIMÉNEZ LOSANTOS JUSTIFICA LOS INSULTOS AL PSOE POR SER ‘SOCIOS DE ETA’

losantos_COPE

Desde el programa ‘La Mañana’ de la COPE, D. Federico Jiménez Losantos aseguró que los insultos contra el PSOE eran ‘la décima parte de lo que se merecen» puesto que – según el locutor – «el presidente es el socio político de una banda asesina que persigue a las víctimas». Y también aludió a que «ETA tenía cogido a Zapatero por los vagones», por el 11-M. Además el Sr. Losantos aseguró que una manifestación con el PSOE era ‘una basura’, por lo que respaldaba que la AVT no hubiera querido acudir. Por su parte el diario EL PAÍS también recurrió al insulto y en un artículo del 5.12.2007 (‘El Orate’) calificó al Sr. Jiménez Losantos de ‘miserable’ y ‘chiflado’. Otro artículo criticaba la actitud de D. Francisco José Alcaraz (‘El monstruo de Frankestein’).

05 Diciembre 2007

EL ORATE

El Acento (Director: D. Javier Moreno)

Al orate de las mañanas de la COPE le parecían pocos los insultos. Parece lícito que haya quien no se crea que este sujeto sea un loco, sino un miserable en santa compañía de otra gentuza.

«Traidor», entre otras lindezas, le llamaron a Zapatero este domingo. Los insultos parten de señores de la tercera edad vistiendo boina y blandiendo bastón, junto a engañosas abuelitas en abrigos de pieles, con un aspecto que uno diría de respetable anciana, pero que rápidamente se transforman en arpías cuando pasa a su lado algún representante reconocible del PSOE. Salen de casa, tras el cafelito con leche, pinchazo en vena de la radio de los obispos y pastilla para la tensión, decididos a gritar que este país es un asco y qué bien vivíamos con Franco. Aquellos tiempos tan apacibles, que dice Mayor Oreja.

Pero al orate de las mañanas de la COPE, embudo en la cabeza, ojos extraviados y lengua de través, como en los tebeos de nuestra infancia, le parecían el lunes pocos estos insultos. Tras unas bromas graciosísimas a costa del guardia civil muerto y su compañero en coma, decía que esos insultos son «la décima parte de lo que se merecen».

Y por qué se merece Zapatero diez veces más insultos? Respuesta: «Porque el presidente es el socio político de una banda asesina que persigue a las víctimas». O bien, porque «ETA tiene cogido a Zapatero por los vagones», en referencia al 11-M. Insatisfecho, el bestia remató así la faena: «La manifestación de mañana [por unitaria] es una basura. Me da asco y me da vergüenza».

Llegados a este punto, el chiflado al que tanto cuidan y quieren los señores cardenales, arzobispos y obispos, sale en ayuda de los vociferantes. Y entonces saca su propia batería de insultos, que ofrece gratis a los amables ancianitos para cuando se encuentren frente a un socialista. Pueden utilizar, por ejemplo, «gentuza», «cobardes» o «miserables». En este precipitado, el majareta apenas si ha ocupado diez minutos. Todavía le quedan casi seis horas de verborrea frenética.

Pero es que ese lunes los mismos gamberros le llamaron «maricón» a Pedro Zerolo. El martes les regañaba el chiflado: «Han hecho un hombre a Zerolo, diría, si no se lo tomara mal, que a lo mejor no le gusta el término». Parece lícito que haya quien no se crea que este sujeto sea un loco, sino un miserable en santa compañía de otra gentuza. Opinión, sin duda, muy respetable.

05 Diciembre 2007

EL MONSTRUO DE FRANKESTEIN

Javier Pradera

La manifestación quedó debilitada por el desmarque de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y del Foro Ermua, así como por las disuasorias consignas de la Radio de los Obispos.

El doble crimen perpetrado en el sur de Francia el pasado sábado por tres etarras, que dispararon a mansalva sobre dos guardias civiles españoles vestidos de paisano y desarmados, concitó la solidaria respuesta de las Cámaras parlamentarias, los partidos políticos, los sindicatos y la patronal. Sin embargo, la concentración de condena del atentado gansteril del que fueron víctimas Raúl Centeno y Fernando Trapero, miembros del Grupo de Apoyo Operativo (GAO) de los Servicios de Información de la Guardia Civil alevosamente tiroteados en Capbreton, quedó de antemano debilitada por el desmarque de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y del Foro Ermua, así como por las disuasorias consignas de los compañeros de viaje del PP que calientan a la opinión pública contra el Gobierno desde la Radio de los Obispos.

La fábula inventada en Suiza por Mary Wollstonecraft durante el lluvioso verano de 1816 a fin de participar en un concurso de cuentos de fantasmas rivalizando con Lord Byron, Shelley y Polidori tenía como protagonista a un científico prometeico que osaba desafiar a los dioses devolviendo la vida a un cadáver. Gracias a un centenar largo de adaptaciones cinematográficas, la trama ha terminado convirtiéndose en una parábola de las criaturas que se rebelan contra sus artífices y terminan destruyéndolos. En la vida pública española no han faltado los líderes de opinión dispuestos a imitar al doctor Victor Frankenstein: esta vez como megalómanos creadores de reyes que esperan recuperar los gastos invertidos cuando sus patrocinados triunfen y puedan entonces ejercer el poder detrás del trono. Las amargas quejas sobre el desagradecido trato dado por Aznar a los publicistas que le abrieron las puertas del palacio de la Moncloa mediante la brutal campaña de linchamiento moral de Felipe González son un buen ejemplo de la frustrada reacción de esos desengañados pigmaliones desinvitados al festín.

También puede recorrerse el camino frankensteiniano en sentido inverso: grupos alimentados y manipulados por un partido pueden volverse contra sus protectores. Durante esta legislatura, la AVT y el Foro Ermua han actuado como agentes movilizadores al servicio del PP pese a su pretendido apartidismo. Las pavorosas acusaciones dirigidas por los populares contra Zapatero por traicionar a los muertos y traficar con las víctimas mediante pérfidos pactos secretos con ETA -cuyas cláusulas secretas incluirían la rendición del Estado de derecho, la anexión forzosa de Navarra al País Vasco y la independencia de Euskal Herria- han sido coreadas hasta la estridencia en sus actos y manifestaciones.

¿Por qué entonces el desencuentro producido en la concentración convocada ayer? Tanto las cúpulas dirigentes de la AVT y del Foro Ermua como el tinglado de agit-pro enmadrado en la Radio de los Obispos y otros medios son el lugar de residencia de los monstruos creados, no por el PP en su conjunto, sino por el núcleo de ultraderecha que controla el ala mas dura de la organización. La utilización del terrorismo para propósitos partidistas sólo tiene un precedente: los bajunos procedimientos empleados por Aznar para derrocar a Felipe González. Esa estrategia no pretende lograr de manera prioritaria la derrota de ETA el lema pactado para la concentración de ayer en Madrid-, sino conseguir de forma preferente la derrota del Gobierno.

Fiel exponente de esa última línea de actuación, el presidente de la AVT (un hermano de 17 años y dos sobrinas suyas de 3 años murieron por la explosión de un coche bomba de ETA el 11 de diciembre de 1987 en la casa cuartel de la Guardia de Civil de Zaragoza) ha reconocido con orgullo en sede judicial ser el freaky creador de algunas licencias poéticas de carácter metafórico desprovistas, sin embargo, de animo injurioso. El tenor literal de algunos versos libres de la antología lírica de Francisco J. Alcaraz no resulta demasiado bucólico: el presidente Zapatero «hace tiempo que habla, siente y padece como los propios terroristas»; el proyecto de ETA «es el proyecto asumido por el Gobierno»; «hay pruebas más que suficientes de su connivencia con los asesinos»; el Ejecutivo «tiene la intención de indultar a la serpiente [ETA]».

La jurisprudencia del Constitucional reduce el ámbito de protección penal (e incluso del derecho al honor) de los políticos frente a las críticas movidas por el deseo de contribuir a la formación de la opinión pública y a la defensa del pluralismo en una sociedad democrática. Sucede, sin embargo, que el dirigente de una asociación de interés público financiada con dinero presupuestario también debe acostumbrarse a escuchar los pitidos y los pateos del auditorio por su actuación en el escenario. El desagradable lunático, tosco demagogo y viperino calumniador situado al frente de la AVT no parece guiado precisamente por el razonamiento sereno, el juicio templado y la palabra prudente. Y menos aún puede esconderse tras las víctimas del terrorismo

09 Diciembre 2007

Verde y con asas

Isabel Durán

El inquilino de La Moncloa y su fiscal particular continúan sus maniobras de despiste. Una de cal y otra de arena. Más cerca que ayer, pero más lejos que mañana, un llámese «sin plazos». La evidencia es clara: con Zapatero, la ETA se encuentra a punto de conseguir su tercera victoria electoral.

«La izquierda abertzale ha tenido opción de participar en las elecciones por medio del voto legal del Partido Comunista de las Tierras Vascas». Así de literal proclamó su absoluta victoria en su boletín interno (Zutabe) número 108, de julio de 2005, tras las elecciones autonómicas vascas; aquellas en las que Zapatero y su Fiscal General se dedicaron a marear la perdiz arguyendo que no existían indicios suficientes para proceder a la ilegalización del partido de las nekanes. Ocho escaños le debe la ETA a Z y Conde Pumpido. Tampoco se considera relevante que incluso se haya detenido un terrorista a sueldo del PCTV en el Parlamento vasco o que su sede en San Sebastián sea la de la ilegalizada Batasuna porque el Gobierno, que se dice «vigilante», continúa sin encontrar «pruebas» para proceder contra las formaciones políticas títeres de la ETA.

La máscara legalista gubernamental y fiscal se les vino abajo cuando los terroristas asesinaron a dos personas en la T-4 y Zapatero, a pesar de negar que hubiera negociaciones con los terroristas, continuó su sumisión a la banda. Según el boletín interno etarra, el número 112, fue el Gobierno el que invitó a la cúpula criminal a presentarse a los comicios locales de mayo pasado con las siglas de ANV y evitar así que las marcas quemadas, Batasuna y PCTV, concurriesen a las elecciones. Para vestir el muñeco se utilizaron unas siglas históricas del año 31 con las que argumentar su preexistencia a la de la propia banda. El resultado es de todos conocido, 437 concejales en el País Vasco y Navarra y más de 230 millones de euros en manos de la ETA. Total, una nadería.

El engendro etarra de Z está de nuevo en el poder, armado hasta los dientes con unas pistolas y explosivos cuyos robos le servían al Gobierno para verificar el «alto el fuego» y con una pasta gansa que, para colmo, procede de los impuestos de todos los españoles. Ahora que, al decir del Ejecutivo, la ETA ha vuelto a asesinar de manera «fortuita», como en la T-4, la única incógnita que nos resta por conocer es cuáles serán las siglas finalmente apadrinadas o permitidas por el leonés de Valladolid para las elecciones generales. Que nadie diga, pues, que Zapatero no ha movido ficha con ETA mientras que Aznar sí lo hizo porque acercó presos y todas esas milongas de la prensa adicta gubernamental.

Tenemos un Gobierno que miente impunemente y denomina «tiroteo fortuito» al asesinato premeditado de dos guardias civiles desarmados, un fiscal general que proclama la existencia de un «Guantánamo electoral» para defender las candidaturas de los proetarras, un ministro de justicia que asegura que se procederá a la ilegalización de las marcas políticas de ETA «cuando la jugada lo aconseje» y un PSOE que deja abierta la resolución del Congreso para continuar la negociación con los terroristas. Verde y con asas, ¿o no?

02 Diciembre 2007

¿Un salto cualitativo de ETA en respuesta de las condenas?

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

La banda terrorista ETA ha cruzado en sus 40 años de actividad criminal todos los rubicones de la infamia. Los terroristas han matado a personas indefensas, niños en casas cuartel, han provocado matanzas indiscriminadas en lugares como Hipercor, han secuestrado manteniendo a personas en condiciones de vida inhumanas. Incluso llevaron a cabo una brutal «ejecución» con Miguel Ángel Blanco.Pero ayer ETA hizo algo que no había hecho nunca. Asesinó en suelo francés a un guardia civil y dejó en estado crítico a otro.A lo largo de su historia, la banda ha utilizado el sur de Francia como santuario para esconder a sus activistas, y no como escenario de sus acciones criminales. Por ello, aunque las circunstancias del atentado no están claras, ETA ha dado un salto cualitativo, al desafiar ahora también al Gobierno francés.

Los agentes -que iban desarmados porque los acuerdos de colaboración hispano-francesa así lo contemplan- fueron atacados a la salida de un centro comercial. Raúl Centeno, que murió en el acto por un disparo en la cabeza y Fernando Trapero, que se encuentra en coma cerebral, realizaban labores de vigilancia antiterrorista en territorio francés. Hace tiempo que Francia mantiene una estrecha colaboración con España para combatir a ETA, pero todos los gobernantes galos -incluyendo a Sarkozy de cuyo compromiso contra el terrorismo no cabe dudar- han venido sosteniendo que el problema etarra es español. Probablemente después de este atentado ya no sea exactamente así. Es significativo que el embajador francés acudiera a La Moncloa para mostrar su apoyo al presidente del Gobierno y que la ministra del Interior francesa compareciera al lado de Rubalcaba en el lugar del crimen.

Si fuera premeditado, estaríamos ante un atentado a la desesperada, que iría contra los intereses de la banda. Por eso es imprescindible que el ministro del Interior aclare los hechos en lugar de difuminarlos.Rubalcaba dijo que se produjo un «encuentro fortuito» entre los etarras y los agentes que «acabó en tiroteo». La palabra tiroteo sugiere siempre intercambio de disparos, pero en este caso sólo dispararon los terroristas porque las víctimas iban desarmadas.Con este lenguaje, el ministro parece estar atenuando el elemento de premeditación, cuando también cabría interpretar lo ocurrido como una respuesta a la detención de más de 40 proetarras -incluida la cúpula de la trama civil de la banda- el pasado viernes.

La clase política estuvo ayer a la altura de las circunstancias.Zapatero compareció con el tono adecuado y el PSOE convocó una reunión de todos los grupos parlamentarios, empresarios y sindicatos.El PP reaccionó con sentido de Estado, al no condicionar su apoyo a ninguna exigencia política. Del encuentro surgió la convocatoria de una concentración para el martes con el lema que siempre han hecho suyo los populares: «Por la libertad, por la derrota del terrorismo», Pero las palabras no bastan, por eso el PP hizo bien en volver a «recomendar» la ilegalización de ANV y la revocación de la autorización parlamentaria para negociar con ETA.

by BeHappy Co.