2 noviembre 2000

El dueño del CANAL 54, Juan Antonio Gallego, ha mantenido una campaña de ataques sistemáticos contra el presidente del Grupo Promecal, que hasta ahora respondía con el mutismo

Guerra mediática en Burgos: Méndez Pozo (DIARIO DE BURGOS) denuncia amenazas del presentador-concejal Baeza (CANAL 54)

Hechos

  • El 2.11.2000 el periódico DIARIO DE BURGOS denunció amenazas del presentador estrella del CANAL 54 y concejal por la APBI, D. Álvaro Baeza.

02 Noviembre 2000

Antes que nada la verdad y la libertad

Antonio Méndez Pozo

Leer

Querido director: Nadie mejor que esa dirección y los componentes de la redacción de nuestro entrañable DIARIO DE BURGOS sabe del trato que a lo largo de los últimos años está recibiendo este editor y todos los componentes del equipo de responsables y periodistas por parte del autodenominado escritor y presentador de TV Álvaro Baeza López.

Para vosotros como para toda la ciudad no son nuevos los insultos, las calumnias, las amenazas continúas y el progresivo intento con falacias para deteriorar la imagen de una institución periodística centenaria como la labor empresarial y personal de este editor, con el que curiosa y paradójicamente ha querido ponerse en contacto sin lograrlo, no se sabe para qué proposiciones manipuladoras. En su obsesiva persecución hacia mi persona quiere ahora llevar las cosas hasta los juzgados instrumentando una denuncia sobre el supuesto derribo de un inmueble en la ciudad, asunto que está en manos del equipo jurídico y que tanto el anterior Ayuntamiento como el actual saben y conocen perfectamente el proceder absolutamente acorde con las normas e instrucciones municipales legales correspondientes, pese a las confusas decisiones que se han tomado últimamente en el seno del Consistorio y que se substanciará allá donde proceda. Esto coincide con la publicación por parte del equipo profesional de redactores de DIARIO DE BURGOS de amplios trabajos que los lectores han podido valorar sobre actitudes, comportamientos y fechorías del sujeto en cuestión, que nada tienen que ver con una ejemplar actitud ni ética ni política y que constituye en los que se substancia nada menos que una cuestión tan importante como es la presunta imputación por un posible delito de estafa. Es evidente que la denuncia que hace ante el juzgado por un asunto que data de hace ya tres años es la reacción ante el trabajo que este periódico ha hecho sobre conductas de este individuo que han constituido, además, temas de trabajos y reportajes en medios informativos de rango nacional.

Estoy seguro que esta denuncia no amedrentará a los profesionales de este medio centenario en su afán de dar a conocer a la opinión pública la verdad sobre la personalidad de quien invoca la libertad de expresión para inferir todo tipo de ataques y profiere una sarta de mentiras y calumnias sin que ahora sepa respetar ese mismo legítimo derecho de los periodistas a dar cuenta a la opinión pública sobre comportamientos que han merecido condenas de los tribunales y que otros están pendientes de substanciarse, como es el caso de la comunidad de Religiosas de Valencia.

He soportado con paciencia jobiana los ataques, estulticias y felonías de este sujeto, pero no estoy dispuesto a que trate de amordazar al periódico con sus amenazas, respondiendo con la agresión verbal y todo tipo de ultrajes profesionales y personales que no evidencian otra cosa que la baja estofa de un sujeto que ha venido a Burgos a malganarse la vida a costa de la agresión y la mentira. Antes que nada la verdad y la libertad de expresión en esta Casa.

Antonio Méndez Pozo