Search
La prensa catalana presenta el caso como una campaña orquestada por el Real Madrid

La fiscalía Audiencia Nacional pide penas de prisión contra directivos del Fútbol Club Barcelona por el caso Neymar

HECHOS

  • En marzo de 2015 se hizo público que la fiscalía de la Audiencia Nacional solicitaría penas de siete y dos años de cárcel a D. Sandro Rosell (ex presidente del Fútbol Club Barcelona) y D. Josep María Bartomeu (actual presidente del mismo club), respectivamente, por las irregularidades cometidas en el fichaje del Sr. Neymar.

24 - Marzo - 2015

El día después

Santi Nolla

El Madrid se despertó ayer creyendo que una ‘derrota dulce‘, como le llaman, es una victoria. Pero no. Dos impresentables se encargaron de recordárselo a los jugadores a la salida de Valdebebas de madrugada. Cualquier lectura de los datos del Clásico era mala. Otra cuestión eran las sensaciones. Pero los blancos no encerraron al Barça en los últimos instantes a la búsqueda de un gol para empatar. Las mejores ocasiones finales fueron del equipo blaugrana que acabó mucho más fresco el partido. Los Clásicos son como las finales: no se juegan, se ganan.

El Barça se levantó líder, a cuatro puntos del Madrid, finalista de la Copa, cuartofinalista de la Champions, siendo el equipo más goleador y el menos goleado de la Liga, con Messi como el máximo goleador y la extraña sensación de que le queda aún a alguien para convencer. Mereció ganar al Madrid en el cómputo global, pero aquí no acaba de obtener el reconocimiento que le otorga la prensa internacional, le dan los datos y se ha ganado gracias a construir un fútbol más diverso, con más herramientas para competir.

Pero los lunes después de un triunfo del Barça no son al sol, sino a la sombra. La Fiscalía, tras ganar el Barça el Clásico, decidió que era el momento adecuado para que se supiera las penas de siete y dos años que quiere imponerle a Rosell y Bartomeu y la escalofriante multa al club por una cuestión de interpretación: si 40 millones de euros son sueldo o son salario. La rapidez con que actúa solo es comparable a la desmesura del contenido de las peticiones. Hay quien no perdona que Neymar sea jugador del FC Barcelona, pero lo que realmente hicieron los dirigentes del Barça fue fichar a un jugador de fútbol. Que todo este caso acabe en la vía penal suena muy raro. Una cuestión es la vía administrativa y otra pedir que los presidentes del FC Barcelona vayan a pares a la prisión. Mucha gente se está cansando.

24 - Marzo - 2015

Más que una acusación, parece una persecución

Josep María Casanovas

Un caso para no dormir. Paradojas de la vida, la felicidad en Can Barça no dura ni doce horas. El domingo, a las once de la noche, el equipo se apuntaba una meritoria victoria ante el Madrid. Alegría en el Camp Nou y satisfacción en el vestuario. El lunes, a las doce del mediodía, el club encajaba una derrota en la Audiencia Nacional al conocerse el escrito de acusación del fiscal José Perals; siete años y seis meses de prisión para Rosell y dos años y tres meses para Bartomeu. Un golpe muy duro que la directiva interpreta como una condena injusta ya que además solicita 33 millones de euros al club en concepto de multas e indemnizaciones. Más que una acusación, parece una persecución, una cacería ya que son tratados casi como delincuentes. Lo hemos escrito varias veces. El Barça es víctima de la guerra política que se vive entre el Estado y Catalunya con la independencia como trasfondo. Parece una exageración que dos delitos fiscales y un delito societario puedan acabar de esta manera. El ‘caso Neymar’ parece no tener fin. Es un culebrón de terror. Una espiral envenenada que escapa del sentido común y de la lógica judicial. Si fueran condenados a lo que reclama el fiscal, Rosell y Bartomeu tendrían que ingresar en prisión ya que las penas por encima de los dos años se ejecutan de manera efectiva.

Cambio de estrategia. El Barça se encuentra acorralado en un callejón sin salida. La maquinaria judicial avanza peligrosamente y el proceso no se detiene aunque el presidente Bartomeu reitere en vano su inocencia. Los abogados que asesoran al club recomiendan cambiar de estrategia para que este caso no se haga eterno con el perjuicio que significa para la imagen del club y sus protagonistas. La única solución posible para no llegar a juicio pasa por el pacto con la Hacienda Pública. Esta posibilidad se contempló hace meses y se descartó ya que implicaba la confesión del delito y Rosell se opuso. Visto lo visto, de nuevo se abre esta ventana, pactar un acuerdo que satisfaga económicamente a la Agencia Tributaria y al mismo tiempo conlleve el reconocimiento de culpa. Es decir, reconocer fallos técnicos en la contratación de Neymar en línea con la acusación de delito fiscal de que se les acusa. A veces es mejor un mal pacto que un buen juicio. Sería la forma de dar carpetazo al tema y evitar la amenaza de prisión que pende sobre las cabezas de Rosell y Bartomeu. De lo contrario, pueden salir más perjudicados en el vía crucis judicial que les espera.

by BeHappy Co.