Search
La Audiencia Nacional admitió a trámite la querella por posible fraude fiscal y falsificación documental

Sandro Rosell dimite como Presidente del Fútbol Club Barcelona tras la judicialización del ‘caso Neymar’, le sucede Bartomeu

HECHOS

El 23.01.2014 D. Sandro Rosell anunció su dimisión como Presidente del Fútbol Club Barcelona, siendo reemplazado por D. Josep María Bartomeu.

RUZ ADMITIÓ A TRÁMITE UNA QUERELLA CONTRA EL BARÇA

juez_ruz El juez de la Audiencia Nacional admitió a trámite una querella que pedía que se investigara si los directivos del Fútbol Club Barcelona había pagado más dinero que el reconocido al jugador de fútbol Sr. Neymar, para que fichara por el Barça- Durante el verano del 2013 había habido una fuerte competencia entre distintos equipos (en especial el Real Madrid y el Barça) por ver cuál de los dos fichaba al popular jugador.

EL NUEVO PRESIDENTE

FC_Bartomeu D. Josep María Bartomeu se convirtió en nuevo presidente del Fútbol Club Barcelona ‘Barça’, dado que era el hasta ese momento vicepresidente. Por estatutos podía seguir al frente del club azulgrana lo que quedaba de mandato del Sr. Rosell, aunque se daba la circunstancia de que él también había sido co-participe del polémico fichaje del jugador Sr. Neymar.

EL QUERELLANTE

FC_JordiCases D. Jordi Cases había sido el socio del Fútbol Club Barcelona que se había querellado contra D. Sandro Rosell por entender que había irregularidades en el fichaje del Sr. Neymar y que la dirección se negara a responder a sus peticiones de datos sobre el tema.

EL TRIUNFADOR EN LA SOMBRA

FC_Laporta A nadie se le escapaba que quien más tenía motivos para celebrar la caída del Sr. Sandro Rosell era el anterior presidente del Fútbol Club Barcelona, D. Joan Laporta, que tras su fracaso político no ocultaba su deseo en volver a su antiguo puesto. Al margen de que lo consiguiera o no, por pronto podía contemplar con regocijo la caída de su mayor enemigo.

La prensa deportiva de Catalunya denuncia una campaña judicial contra ellos fomentada por el Real Madrid

neymarspo

24 - Enero - 2014

Lo que Rosell nunca ha entendido

Salvador Sostres

Además de los procesos penales a los que tenga que enfrentarse Rosell, está el mal ambiente que él y Bartomeu han creado pagándole a Neymar a escondidas del resto del equipo mucho más de lo confesado. No creo que ni Messi ni las demás estrellas del vestuario blaugrana puedan tener ninguna confianza en unos directivos que no sólo les engañaron sino que se burlaron de ellos.

A pesar de que los estatutos del Fútbol Club Barcelona permiten que el vicepresidente de más rango asuma la Presidencia en caso –como ha sucedido– de dimisión del presidente, el sistema electoral del Barça es presidencialista y en la papeleta había sólo un nombre. Josep Maria Bartomeu puede legalmente quedarse al frente del club hasta 2016, pero no tiene ninguna legitimidad democrática para hacerlo porque nadie le votó.

Dice poco del sentido institucional de Bartomeu que haya tomado esta decisión, puesto que lo más probable es que en muy pocos días el juez Ruz acepte la ampliación de la querella que el socio Jordi Cases va a dirigir también contra él, en tanto que su firma aparece en tres de los siete contratos que esta Junta Directiva, con el ya expresidente Sandro Rosell al frente, estableció con el jugador Neymar y con su padre. Si Rosell el Breve no ha querido ser el presidente imputado, todo parece indicar que Bartomeu va a serlo en las próximas semanas. Así él como Javier Faus, el vicepresidente del área económica, cuya firma aparece en por lo menos uno de los contratos con el que Barça se hizo con los servicios de Neymar. No parece que este continuismo pueda tener recorrido.

Por mucho que quieran evitarlo, ha empezado la cuenta atrás. Donde no llegue el juez Ruz, llegará la profunda mediocridad de los que se han quedado. Y donde no lleguen estos, llegará el letal poder destructor del chándal, que directamente regresado de los años de la tristeza y la caspa ha vuelto inconcebiblemente a instalarse en el banquillo del Barça.

Otra cuestión es que, además de los procesos penales a los que tenga que enfrentarse Rosell, está el mal ambiente que él, Bartomeu y Faus han creado pagándole a Neymar a escondidas del resto del equipo mucho más de lo confesado. No creo que ni Messi ni las demás estrellas del vestuario blaugrana puedan tener ninguna confianza en unos directivos que no sólo les engañaron sino que se burlaron de ellos. La unidad del equipo podría desintegrarse, dudo que con esta Junta Directiva Messi y su padre tengan ningunas ganas de quedarse en el Barça, e igualmente decepcionados y desmotivados tienen que sentirse los demás pilares del conjunto.

La única explicación razonable a esta continuidad es que Rosell quiera volver a su viejo oficio de comisionista –de forma oficial, porque en realidad nunca lo ha dejado– y tener la puerta abierta de sus compinches en el club para poder continuar haciendo sus operaciones con el Barça. Con Laporta ya intentó hacerlas, y siempre obtuvo la negativa por respuesta. Hay una escena, parisina, que explica muy bien quién es Rosell y a qué se ha dedicado siempre.

Un día del mes de mayo del año 2004, yo paseaba con Jan del Hotel Costes al Hotel Crillon, sin nada urgente que resolver; la conversación iba sobre una chica que acabábamos de cruzarnos. Cuando ya habíamos llegado a la calle Rivoli, Rosell, todavía vicepresidente, nos alcanzó para pedirle a mi amigo que recapacitara sobre la oferta del Chelsea por Ronaldinho y que recordara la comisión que ambos compartirían. Laporta le contestó, brusco, que Ronnie no estaba en venta. El Barcelona todavía no había ganado ni la primera Liga ni la primera Champions de Rijkaard. Hasta a mí me pareció que el presidente había estado tajante y desagradable pero para mi sorpresa, y para el asqueo de Jan, Rosell volvió a insistir en el tema cuando llegábamos al Crillon y le rogó que se reuniera con los directivos del Chelsea en el salón de espejos que hay entrando a mano derecha.

La reunión fue breve y la cifra de la operación rondaba los 100 millones. La comisión era de un 10% a repartir entre él y Sandro. Laporta no daba crédito y prefirió hacer ver que nada había pasado. Nos despedimos con un abrazo. Él entraba en el acto institucional para celebrar el centenario de la FIFA, previo al amistoso que al día siguiente jugarían las selecciones de Brasil y Francia. Yo me fui a cenar a L’Ambroisie con una de aquellas amigas de cuando aún no estaba casado.

Aunque Rosell ha negado siempre estas gestiones, nunca se ha atrevido a querellarse contra Laporta, que las explicó en su libro Un sueño para mis hijos. Rosell sabe que no estaría en condiciones de negarlas ante un juez porque, por parte del Chelsea, acudió a la reunión del salón de los espejos del Crillon quien hasta 2009 fue su director general, Peter Kenyon, querido amigo de Laporta y que ni ante un tribunal ni en cualquier otra circunstancia tendría la ocurrencia de faltar a la verdad.

En el ámbito más sentimental, dos consideraciones fundamentales. La primera es que la apelación que hizo ayer Rosell a unas supuestas amenazas recibidas, nunca por cierto denunciadas, sonó a lloriqueo de patio de colegio sobre todo en comparación a la persecución que sufrió su antecesor en el cargo por parte de los Boixos Nois cuando les prohibió la entrada en el Camp Nou. Laporta aguantó, porque los hombres aguantan. Al cabo de unos años, Rosell, en su decisión más vil, facilitó que la facción criminal de los aficionados del Barça volviera a entrar en el estadio.

La otra, más de fondo, es que cuando Laporta salió de la reunión del Crillon después de haber rechazado la oferta del Chelsea por Ronaldinho, y la comisión que le habría correspondido, Rosell le dijo que no entendía cómo podía dedicarle tanto tiempo al club sin cobrar nunca nada.

Precisamente porque Rosell nunca lo ha entendido, tuvo que dimitir ayer por la tarde.

Salvador Sostres

24 - Enero - 2014

Rosell se rinde y antepone la familia al Barça

Josep María Casanovas

UNA DESPEDIDA TRISTE. El presidente más votado de la historia del Barça se va por la puerta de atrás. La querella de un socio acaba con Rosell. Esto no pasa en ningún otro club del mundo. El fichaje de Neymar se ha convertido en una bomba de relojería. Esta es la segunda dimisión de Sandro Rosell. La primera fue para volver como triunfador, esta es para irse a casa con su familia. Es una decisión sorprendente ya que llega solo dos días después de presentar un plan para reconstruir el Camp Nou. Pero a la vez es una decisión comprensible si tenemos en cuenta los ataques sufridos por su entorno familiar. El ya expresidente antepone la familia al Barça. Prefiere la paz y tranquilidad de los suyos a la lucha diaria de una presidencia que tiene un desgaste humano terrible. Está cansado de soportar ataques que considera injustos y temerarios. Tenía cara de derrotado. Con semblante serio y contenido leyó un texto de despedida que de principio olía a dimisión irrevocable. Se va tres años y siete meses después de llegar a la cima del Camp Nou con la sensación de que su gestión no ha tenido la valoración que merecía. Le ha fallado la comunicación y le han perseguido sus propios fantasmas. Las medias verdades se pagan caras. El fichaje de Neymar que tenía que ser una estrella en su carrera ha terminado siendo una cruz. Si cuando para fichar a un jugador tienes que hacer nueve contratos, algo falla, algo se ha hecho mal.

BARTOMEU, CON VOCACIÓN DE SERVICIO. Rosell se despidió con acusaciones veladas del tipo de “Neymar ha provocado la desesperación y envidia de nuestros adversarios”. Se rinde sin explicar los verdaderos motivos que le han llevado a tomar tan drástica decisión. La junta directiva intentó convencerle para que siguiera pero fue en vano. Está cansado de luchar contra estamentos políticos y judiciales. Entre otras cosas, le han pasado factura por la acción de responsabilidad que presentó en la asamblea contra varios exdirectivos. Josep Maria Bartomeu toma el relevo con vocación de servicio y valentía. No lo tendrá fácil. Con victorias y títulos tiene todo el derecho de cumplir el mandato hasta junio del 2016. Pero si las cosas se tuercen, estará colgado del marcador con una oposición que comenzará a moverse. Todo esto en el supuesto de que no le terminen imputando por haber firmado varios contratos de Neymar, en caso contrario su horizonte estará en los tribunales.

24 - Enero - 2014

Solo el propio Rosell sabe realmente por qué se va

Joan Vehils

SORPRESA TOTAL. En Madrid ayer se descorcharon muchas botellas de champagne y eso no es bueno para el Barça. Lo que ocurrió anoche es muy grave y tiene una transcendencia mucho más relevante de lo que algunos piensan. Se llame Rosell, Laporta o Núñez, nunca es bueno que un presidente del Barça dimita y menos que salga por la puerta trasera. La repercusión mundial de la noticia daña la imagen del club de manera incalculable. No obstante, Rosell y su junta han hecho cosas buenas en estos casi cuatro años. El club ha ganado títulos, la economía se ha recuperado, las relaciones institucionales han mejorado y ha existido una relativa paz social. Por eso, Rosell se va satisfecho por el trabajo realizado y tranquilo por la decisión tomada, aunque lo deja sin dar explicaciones claras a todos esos socios que en su día acudieron en procesión a votarle. Tampoco fue demasiado explícito con sus directivos. La mayoría se enteraron por la prensa y algunos le recriminaron la precipitada decisión. Seguro que tendrá sus motivos, pero solo Rosell sabe realmente por qué lo deja. Las amenazas a la familia son un argumento de peso pero quizá exista alguno más.

JOSEP MARIA BARTOMEU. El nuevo presidente es un gran tipo y eso es bueno para el Barça. Sin embargo, tendrá que demostrar que es capaz de liderar a unos directivos que en su día entraron porque el candidato era Rosell.

23 - Enero - 2014

Rosell se escapa sin explicarnos nada

Alfredo Relaño

Rosell ya no es presidente del Barça, tampoco nos dijo por qué. Del “Neymar costó 57,1 millones, y punto” a la salida sin explicaciones de ayer. Ni a los socios, ni al juez, ni a nadie. ‘Visca el Barça y visca Catalunya’. Y ‘Viva Cartagena’, podría añadir Trillo. Pero ¿cuánto costó Neymar? ¿Cuánto y de qué forma? ¿Cuánto es traspaso, cuánto ingreso para el jugador, para el padre? ¿Cuánto queda en zonas oscuras en las que manos más o menos aprovechadas pueden sisar? Esas son las dudas y en nada de eso entró. Hizo gala de su amplio respaldo en la elección, que lo tuvo, pero salió por la puerta de atrás.

Le sucede Josep Maria Bartomeu, su vicepresidente deportivo, que se fue de forma igualmente apresurada de esa sala a la que acudieron con retraso notabilísimo (más o menos lo que dura un partido, descanso incluido) y de la que salieron ambos como si los asientos fueran estufas. Se supone que hoy Bartomeu tendrá una nueva comparecencia, esperemos que más puntual, ésta ya como presidente. Será la ocasión para saber si su firma está en los contratos extravagantes (por no decir que simulados) que configuran la maraña de la operación Neymar. Y si no está la suya, ¿la de quiénes está?

No me olvido de la Liga de Fútbol Profesional, no, y de sus presuntos nuevos controles económicos, en cuya inflexibilidad tanta fe he pretendido tener. Ha resultado ser un coladero. Un simple socio ha soplado y ha derribado el castillo de naipes. Hay quien le supone detrás impulsos oscuros. Yo espero que no sea así. Yo prefiero pensar que cualquier ciudadano tiene la oportunidad, y hasta la obligación, de exigir que se cumplan las reglas del Estado de Derecho. De exigir que las cosas se hagan decentemente. Y que si no es así, los responsables del desaguisado se marchen. Que cunda el ejemplo.

24 - Enero - 2014

Decisión responsable

Santi Nolla

Rosell tomó ayer una decisión desde la responsabilidad. Nada fácil y, seguramente, atípica. En un mundo en el que no dimite nadie, el presidente se ha ido para no perjudicar al club en un proceso que se intuye largo tras la querella admitida a trámite por el fichaje de Neymar, planteada por un socio activista.

La querella va dirigida exclusivamente a Rosell, por lo que sin él, se supone que bajará el ‘suflé’ y el contrato de Neymar dejará de estar en las portadas de los diarios de Madrid, en las radios y teles, en las comidillas y ya no será más filtrado (lo tiene la Audiencia y el socio) para hacer daño al club. La sensación es que Sandro Rosell, 49 años, lo deja haciendo un ejercicio de honestidad.

“Algo debe ocultar para que lo deje”, es una de las suposiciones repetidas cuando se produce este tipo de situaciones. Eso no se sabe hasta que, después de mucho tiempo, hay una sentencia. Si fuera así ¿no sería más interesante mantenerse en el cargo y explotar el poder que conlleva ser presidente del FC Barcelona? Tendría poco sentido dimitir. Sería más débil. Podría, eso sí, defenderse mejor porque no debería estar sujeto a las hipotecas del cargo. Tampoco quiere ser objeto de un juicio paralelo cada día.

La pasada Navidad, Sandro Rosell tuvo un toque de atención significativo por parte de su familia. Mientras él ha vivido un sueño, su gente ha pasado un calvario. Desde amenazas y seguimientos a incidentes graves ocurridos en su casa, la familia de Rosell ha vivido un acoso continuo que ha sido denunciado a los Mossos, pero que Sandro no ha querido airear de forma pública.

Rosell ha vivido por otro lado, disfrazado en forma de autoexigencia, la persecución de un entorno hostil. El presidente del Barça llevó a la Asamblea la acción de responsabilidad contra la Junta de Laporta, que fue aprobada por los compromisarios, pero no digerida, lógicamente, por los encausados. La marcha de Guardiola, además, relajó el compromiso con el club de algún sector que hasta aquel momento había remado a favor o no en contra.

El presidente se va sin haber relatado todas las cláusulas del contrato de Neymar. Nunca se había producido una querella por un fichaje y ningún club explica todos los contratos de sus futbolistas, porque sería fatal para la entidad. No es una cuestión de transparencia, sino de responsabilidad.

En la comparecencia de ayer, Rosell apareció tocado por el adiós, mientras cedía el relevo a Bartomeu. Ha sido un presidente atípico, buen gestor en una etapa económica marcada por la crisis, conocedor del mercado futbolístico como nadie y poco amante del protagonismo. En su etapa han existido problemas de comunicación, lo cual resulta muy grave en un mundo superficial más preocupado por lo dicho que por lo hecho. Se va dejando un club sano económicamente, líder deportivamente y sólido socialmente. Mientras decía adiós, el abogado del socio en la tele comentaba que ahora iban a por Bartomeu.

24 - Enero - 2014

Sospechoso ataque a Rosell

Luis Racionero

¿Qué interés puede tener un farmacéutico de Esparraguera en querer saber al detalle lo que los demás barcelonistas hemos aceptado como normal en el competitivo mundo del fútbol? ¿Quién es este señor –por llamarle de algún modo- Cases? ¿Y quién está detrás de él? Porque alguien le tiene que haber dado vela en este ensayo de entierro de Sandro Rosell. ¿Es que de niño actuaba en la Passió d’Esparraguera como Judas? Creo que ninguno de los socios del Barcelona deseamos ver a nuestro presidente ante un juez de Madrid, a no ser el señor Laporta o Cruyff. ¿Qué está pasando?

La cuestión es desestabilizar al Barça, no sobre el campo –como hace un equipo deportivo, por ejemplo el Bayern de Múnich- sino en los despachos, en los juzgados, en las agencias tributarias. El Madrid tiene tan mal perder que no perdona que Neymar prefiriera al Barça, como ya no permitió que Di Stefano jugara aquí. Son viejas heridas siempre reabiertas, pero contra los mismos: los blaugrana.

Habría que contratar a un socio madridista, aunque no tuviera farmacia, para que fuese al juez Ruz a denunciar aspectos oscuros en el fichaje de Bale, para ver qué gracia les hace a los madridistas y a Florentino que lo demanden. Parece ser que a Cristiano se le pagó con dinero de Bankia, pero eso no tiene ninguna importancia; lo pagamos todos.

Qué desagradable es ver politizar el otro tema del que hablamos cuando no queremos hablar de política. ¡Give me a break!

28 - Enero - 2014

La querella contra Rosell ha sido muy política

Francesc Aguilar

Florentino Pérez nunca olvidó la afrenta de que Sandro Rosell le quitara de las manos a Neymar a pesar de sus intentos desesperados, de los que MD ha informado documentalmente desde hace tiempo, con especial dedicación de las peripecias de ‘Mortadelo y Filemón’, los dos enviados especiales del club blanco a Brasil para convencer, sin éxito, al padre del crack brasileño del Barça.

El deseo del presidente del Real Madrid era poder ajustar cuentas con Rosell. Antiguos amigos, el affaire del presunto doping que lanzó la cadena Cope enfrió mucho sus relaciones que ya quedaron definitivamente ‘tocadas’ en la época de José Mourinho y Pep Guardiola en que menudearon los enfrentamientos entre ambos clubs a todos los niveles.

Cara a cara

Coincidiendo con la Gala del Balón de Oro, Florentino Pérez y Sandro Rosell, invitados por la FIFA, se vieron en el hotel Baur du Lac de Zurich. Su intercambio verbal fue muy tenso. El dirigente blanco negó su relación con la querella del soci Jordi Cases ante las sospechas de Sandro Rosell. Pero sus explicaciones no convencieron al ex presidente del Barça.

En contra de algunas suposiciones, Florentino Pérez no ha estado detrás de la presentación de la querella por parte del farmacéutico y socio del Barça Jordi Cases.

Pero, en cambio, sí existen numerosos indicios de que el todopoderoso dirigente y empresario madridista ha sabido aprovechar la denuncia del socio barcelonista para atizar el fuego mediático contra Sandro Rosell y el Barça con la difusión de información confidencial.

No es un secreto la estrecha amistad que mantiene el dirigente blanco Fernando Fernández Tapias con el ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón. Tampoco la presencia habitual en el palco del Bernabéu de personas importantes de la Audiencia.

Eso podría haber facilitado el seguimiento de todo lo relacionado con la actuación del juez Pablo Ruz, así como la intervención posterior del fiscal catalán José Perals que le solicitó al magistrado que aceptara la querella de Jordi Cases.

Pero fuentes de todo crédito, de muy alto nivel, han desmentido a MD cualquier implicación directa del Real Madrid y de su presidente Florentino Pérez con la actuación judicial.

Según le consta a este diario, Miguel Cardenal, Secretario de Estado para el Deporte, trató en todo momento de mediar en una situación que se le ha ido de las manos al denunciante. Jordi Cases. Cardenal mantuvo contactos con todas las partes y fue de los pocos en Madrid que se preocupó del tema e intentó ayudar a Sandro Rosell y al FC Barcelona.

Presión política

Lo que sí queda claro es la presión política que ha sufrido el caso de Sandro Rosell, la extraña velocidad con que se ha empleado la Audiencia en la aceptación de la querella del soci Jordi Cases y la práctica inoperancia de los políticos catalanes que dejaron ‘tirado’ al ex ya presidente del Barça, sin amparo, totalmente solo.

En Madrid, en el propio gobierno, existía gente que no le perdonó nunca a Sandro Rosell que facilitara el Camp Nou para actos soberanistas. Además, tampoco aceptaron que se manifestara partidario del derecho a decidir del pueblo catalán, aunque fuera a nivel privado. En la capital del Estado lo interpretaron como una actitud independentista del presidente del Barça que tuvieron muy en cuenta a partir de ese momento. No olvidaron.

‘Eurobuilding Connection’

Pero en el planteamiento del presidente del Real Madrid, lo más importante fue el ‘linchamiento’ de la figura de Sandro Rosell y del Barça a nivel mediático por parte de determinados programas televisivos, presuntamente deportivos, que controla desde hace tiempo.

Aunque primero apareció la información de El Mundo del Siglo XXI en la que se cifraba el fichaje de Neymar en 95 millones de euros, desmentido desde el primer momento por Sandro Rosell y elpropio FC Barcelona. Se publicaron documentos filtrados, utilizados en una obra de ingeniería chapucera por un periodista de cámara como es Eduardo Inda, antiguo director del diario Marca en la etapa más controvertida de servicio y apoyo al presidente Florentino Pérez.

El mandatario blanco acostumbra a ser fiel a sus costumbres. Una de ellas es desayunar y mantener reuniones en el hotel Eurobuilding de Madrid. Desde allí, entre otras muchas cuestiones, se programan las acciones a nivel de comunicación.

Florentino intentó silenciar informativamente a un prestigioso director que mantiene una línea muy crítica hacia el presidente desde la época de Mou. La presión a su grupo editorial fue notable, de hecho, le solicitaron la cabeza del periodista, aunque rechazaron, por fortuna, sus peticiones. También otros dos informadores de las secciones de deportes de dos diarios generalistas han sufrido las ‘iras’ del mandamás blanco por sus informaciones poco favorables.

Algunas fuentes, cercanas al presidente, conocedoras de la manera de pensar de Florentino, hablan de la importancia ‘ideológica’ que tiene para el dirigente el periodista Antonio García Ferreras, hombre de plena confianza de Pérez que dirige La Sexta y que trabajó en el Real Madrid como director de comunicación.

El nuevo presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, reconoció ayer su preocupación por cómo han ‘utilizado’ la querella de Jordi Cases en Madrid. La ‘Eurobuilding connection’ ha ayudado en el tema mediático, los políticos han hecho el resto.

El Análisis

¿QUIÉN FUE EL VERDADERO ENEMIGO DE ROSELL?

JF Lamata

Durante todo el tiempo en que duró la campaña contra D. Ramón Calderón hasta su caída definitiva del Real Madrid, oficialmente D. Florentino Pérez estaba al margen, pero desde los corrillos mediáticos existía un vox populi que él era quien movía los hilos contra su sucesor hasta que consiguió derribarle.

De igual manera, era difícil no pensar que D. Joan Laporta maniobraba desde el minuto uno contra su sucesor. No en balde el Sr. Rosell había criticado que se hubiera utilizado al club azulgrana para hacer política, como claramente había hecho el Sr. Laporta en su efímera carrera política.

No obstante había una diferencia clara. El Sr. Calderón hizo la bandera blanca, dimitió y convocó elecciones para permitir el regreso triunfal del Sr. Pérez. Pero el Sr. Rosell no entregó el cotarro a sus rivales, dejó al mando a su ‘delfín’ Sr. Bartomeu, para que continuara el mandato tal y como los estatutos le permitían. Y en dos años, las cosas pueden cambiar mucho.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.