Search

Acusan a las obras del coronel filoruso Pedro Baños Bajo de antisemitas y conspiranoicas

HECHOS

El 5.12.2020 el ex presidente de PRISA, D. Juan Luis Cebrián publicó una crítica a la obra literaria del coronel D. Pedro Baños Bajo.

29 Junio 2019

Un ensayo de Planeta, retirado en Reino Unido por supuesto antisemitismo

Bruno Pardo Porto

El libro del coronel del Ejército de Tierra español Pedro Baños «Así se domina el mundo» ha dejado de imprimirse en Reino Unido por contener «ecos de teorías de conspiración judías». Es la decisión que ha tomado Penguin, que lo lanzó allí en abril con su sello Ebury Press, después de dos informes encargados para desentrañar el supuesto antisemitismo del ensayo tras haber recibido un reguero de críticas. «Penguin Random House UK publica para lectores de todo el mundo y la revisión y nuestras acciones resultantes subrayan nuestro compromiso con esa misión», afirmó el CEO del grupo a «The Guardian».

En España, el libro lo publica Ariel, que pertenece al grupo Planeta, donde han recibido la noticia con sorpresa.

Desde la editorial no han querido hacer declaraciones, aunque confirman a ABC que en nuestro país, después de doce ediciones y 40.000 ejemplares vendidos, según sus datos, nadie había denunciado el supuesto antisemitismo. También han dejado caer que la decisión de Penguin es «un desvarío monumental». Su autor, Pedro Baños, aceptó en un principio responder a las preguntas de este diario, pero media hora después lo rechazó alegando que le habían recomendado no decir nada. Sobre los pasajes que podían haber generado polémica, zanjó: «Pues si lo ha leído, ya ve que no hay nada concreto a lo que referirse».

Un caso extraño

El caso es extraño, sobre todo por los bandazos de la editorial inglesa. Todo empezó cuando Jeremy Duns, un escritor británico de novelas de espionaje, puso el grito en el cielo tras ver el libro de Baños en Twitter, que no había hecho mucho ruido en Reino Unido (hasta la fecha ha vendido unas 500 copias allí). Lo primero que le sorprendió fue el título y el pulpo de su portada, pues, según él mismo cuenta a ABC, le recordó al imaginario nazi. «Después busqué en Google un poco más y vi que Pedro Baños había expresado en varias entrevistas su convicción de que la familia Rothschild era una de las que gobernaban el mundo, que es una teoría de conspiración antisemita muy conocida y desacreditada que se remonta a la película de Goebbels», subraya.

En un primer momento, desde Penguin revisaron el libro y rechazaron las acusaciones, argumentando que las opiniones de Baños eran «robustas», pero no «antisemitas», tal y como recogió «The Guardian» el pasado 11 de junio. También aclararon que la elección de la ilustración del pulpo para la portada pretendía reflejar un «símbolo de dominación por parte de un poder imperialista».

Sin embargo, la polémica no terminó ahí. Duns reveló que los pasajes de «Así se domina el mundo» que hacían referencia a la familia Rothschild se habían eliminado en la versión inglesa, titulada «How they rule the world». Luego se supo que en total se habían recortado 30.000 palabras en esa edición.

Antes de todo esto, el día 2 de junio, Pedro Baños ya se había defendido de las acusaciones en su cuenta de Twitter. «Descalificativos clásicos para desprestigiar la obra de un autor crítico con el poder: 1. No académico, 2. Antisistema, 3. Comunista, 4. Populista, 5. Prorruso, 6. Antisemita. Por favor, espías y adláteres: ¡Tended un poco más de imaginación!», escribió en su perfil.

El informe definitivo

Como la polémica continuó, el 17 de junio trascendió que Penguin había pedido a la baronesa Julia Neuberger un análisis independiente del libro, tanto en su edición inglesa como en la española. De ahí salió, tal y como publicó el citado diario británico, que había «ecos de teorías de conspiración judías» en «ciertos pasajes y referencias». Jeremy Duns, por su parte, resalta que más allá de lo referido a los Rothschild también le parecieron polémicas las afirmaciones sobre George Soros, «cercanas a teorías conspiranoicas antisemitas».

En ese informe, por cierto, participaron dos expertas en antisemitismo español: Stefanie Schüeler-Springorum y Martina Weisz. ABC ha contactado con esta última, que ha subrayado que el documento es «estrictamente confidencial», por lo que no puede desvelar nada del mismo. Pero sí nos ofrece su juicio sobre la medida: «En mi opinión, la decisión de dejar de imprimir el libro no es la adecuada. Por otro lado, me parece acertado el reconocimiento por parte de la casa editorial inglesa acerca de que hubieran tenido que hacer una investigación más exhaustiva sobre el volumen antes de publicarlo», confiesa Weisz a ABC.

El libro de Pedro Baños ya no aparece en la web de Penguin en Reino Unido. Sí aparece todavía su biografía, en la que se le define como «uno de los grandes expertos de Europa en geopolítica, terrorismo e inteligencia».

05 Diciembre 2020

En los dominios de la empanada mental

Juan Luis Cebrián

El nuevo ensayo del coronel Pedro Baños, candidato frustrado a dirigir la Seguridad Nacional, cae en todos lo tópicos de la teoría de la conspiración

Desde que en la Rusia zarista se publicaran Los protocolos de los sabios de Sion para justificar la execrable persecución de los judíos, los aficionados a descubrir conspiraciones judeo-masónicas allí donde convenga han proliferado en todo el mundo. Estos llamados conspiranoicos son como los campesinos gallegos: no creen en las meigas, pero dicen que haberlas, haylas.

No es de extrañar por eso que el nuevo libro del coronel Pedro Baños sobre el dominio de la mente incida en su vieja teoría de que la libertad es prácticamente una quimera, pues al fin y al cabo todos estamos manipulados, y si alguien no lo admite es porque no lo sabe. Él en cambio sí, de modo que ha decidido explicarlo. Las obras de este antiguo espía español, dedicadas a denunciar el gobierno del mundo en la sombra y cosas por el estilo, han tenido enorme éxito de ventas. Sobre todo después de que el presidente Sánchez pretendiera designarle director  de Seguridad Nacional, a instancias del todopoderoso Iván Redondo, amigo del coronel desde que compartieran tertulia en un programa de televisión.

El nombramiento fue rechazado por el entonces ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell, y también se opusieron dirigentes de Ciudadanos y el Partido Popular. Baños fue acusado, según él, de prorruso y antisemita, lo que permitiría encuadrarle en la saga de los de Sión. Aunque yo no lo haría. Si ha mostrado en ocasiones simpatías por Putin, no creo que se trate de un amor de ida y vuelta. Y después de leer su último libro, El dominio mental, me pregunto una vez más en qué manos estamos cuando ha podido ser considerado como un experto en geoestrategia, hasta el punto de querer poner en su manos la seguridad de los españoles.

El libro es un farragoso relato, sin calidad literaria alguna, sobre gran cantidad de hechos y realidades comprobables que afectan a toda clase de investigaciones: desde la geopolítica hasta la neurociencia, pasando por la comunicación, la psicología social, la parapsicología y la estrategia bélica. Sin embargo, escrito más como un informe a la superioridad que como una reflexión culta sobre los problemas de nuestra era, encuadra dichas realidades, muchas de las cuales parecen extraídas crudamente de la Wikipedia de turno, en generalidades abstrusas sobre el verdadero poder que sojuzga a los mortales a base de manipularles la mente. Naturalmente ese leviatán que amenaza a nuestra democracia y a las pocas libertades que nos quedan (allí donde queden) no tiene nombre conocido, aunque sobrevuela ocasionalmente el de Bill Gates, habitual en las paranoias de los dirigentes de extrema derecha.

Sumergido en un mar de lugares comunes que trata de adornar con siglas a veces incomprensibles, y abundante documentación que damos por buena, el autor no deja títere con cabeza. “Quien diga que no está manipulado se equivoca”. Pero la gran pregunta es —añade— saber quién está detrás de esa manipulación y qué objetivos pretende. Por lo demás, el éxito del manipulador reside en que su víctima no reconozca que lo es, que los pensamientos y reflexiones que se le inoculan por diversos métodos los considere como propios.

La publicidad, la prensa, la televisión, el entretenimiento son los medios habituales para opacar nuestro pensamiento. El fútbol es el nuevo opio del pueblo. Los periodistas están siempre al servicio de alguien y se encargan de hipnotizarnos, aunque, para ser justos, muchos no lo saben porque ellos mismos están ya previamente hipnotizados. La educación es una farsa. Lo que sucede en los estadios, en las pantallas, en los periódicos es lo que maneja el mundo, nuestro presente y nuestro futuro, pero no tardarán en ser sustituidos: “Queramos o no, nos guste o lo detestemos, no quedará mucho tiempo para que a todos se nos implanten microchips”.

De momento, y hasta que eso llegue, las mascarillas que usamos para proteger nuestra salud y la de los demás respecto a la covid-19 “aniquilan la identidad de la persona y acaban con la independencia del individuo”, lo que conduce a que las élites dominantes “ejerzan el control mental sobre la población”.

Habitual como es de las pantallas de televisión, colaborador del famoso programa pseudocientífico de Iker Jiménez, antiguo director de Seguridad del Eurocuerpo, podríamos encuadrar a Pedro Baños en el escuadrón de manipuladores que él mismo denuncia. Su obra es la mayor evidencia al respecto. Eso no impide que gran parte de las investigaciones y hallazgos científicos de que da cuenta en el libro sean dignos de atención. El problema es más bien el contexto en que pretende ubicar esa realidad. No cabe duda de que las amenazas a la libertad y la democracia se han multiplicado debido a la globalización tecnológica y financiera. Lo que no significa, sin embargo, que el apocalipsis now sea obra de un poder misterioso, tan maligno como oculto. Más bien se debe a la obsolescencia de los sistemas jurídicos y políticos, el deterioro de los valores y las dificultades para ejercer el pensamiento crítico frente a los poderosos, cosa que el propio autor denuncia.

La respuesta, sin embargo, no está tanto en defender la individualidad de nuestro juicio, según sugiere en el epílogo del libro, como en instruirnos en criterios que nos permitan ejercitarlo. Cuando menos a la hora de digerir las empanadas mentales que se exhiben en los escaparates de las librerías.

10 Agosto 2021

Conspiraciones y ultraderecha: de Pedro Baños a Hazte Oír

Arsenio Cuenca

Debo ser muy tonto. Porque no lo entiendo”. Con esta frase, el comunicador Íker Jiménez volvía a ponerse en el centro de la polémica el pasado 7 de agosto. En el tuit enlazaba a un artículo del Heraldo titulado ‘Por qué cabe esperar que la mayoría de hospitalizados con covid esté vacunado’ en el que se explicaba que, al avanzar la vacunación, es esperable que la proporción de personas vacunadas que ahora se contagian de la COVID-19 sea superior a las no vacunadas, que en estos momentos ya son minoría. A partir de ahí, un hilo de tuits con conceptos como “oficialismo”, “desconfianza”, “mentira”, “verdad” o “valientes”. O lo que es lo mismo: conspiranoia, uno de los ejes del programa de Jiménez.

Asiduo a Cuarto Milenio, su espacio televisivo, es Pedro Baños, quien desde hace ya varios años se ha convertido en una cara familiar del análisis internacional en España. Este coronel del Ejército de Tierra ha publicado recientemente dos libros sobre geopolítica (Así se domina el mundo, 2017, y El dominio mundial, 2018) y otro sobre neurociencia (El dominio mental, 2020). También ha frecuentado los platós y estudios de varios medios de comunicación con líneas editoriales diversas, desde La Sexta a Intereconomía, pasando por RTVE. Uno puede hacerse una idea de su recorrido profesional visitando su página web.

Sin embargo, algunos de los que estudiamos a la extrema derecha no podemos evitar mirar a Baños con suspicacia. Íker Jiménez suele recurrir a él en Cuarto Milenio para discutir sobre numerosas teorías de la conspiración, uno de los componentes clave de las narrativas difundidas por la extrema derecha. En demasiadas ocasiones, le hemos visto compartir mesa con individuos de ideología reaccionaria, igualmente vinculados a actores de tendencia ultraconservadora en España y en Rusia.

De hecho, su cercanía a elementos de la esfera rusa le costaron ser descartado para ocupar la dirección del Departamento de Seguridad Nacional (DNS). Baños se presenta como una víctima de “una operación de inteligencia muy brillante, pero que no corresponde con la realidad”. Su versión de los hechos tiene la estructura de otra conspiración.

Conspiranoia reaccionaria

El conspiracionismo es una herramienta de suma utilidad para la ultraderecha. Las teorías de la conspiración son formuladas de forma ambigua e imposible de contrastar, estableciendo normalmente un antagonismo entre una élite de poder difusa y un grupo victimizado sumido en el engaño. Se instala así un escepticismo reivindicativo de cara a esta élite, encarnada en la esfera política y científica, que genera un estado de subversión propicio para los discursos extremos. Aunque este efecto lo produce la conspiranoia en general, algunas de estas teorías son además de carácter reaccionario. Del mismo modo, pueden seguir una línea política: teorías como las que apuntan al magnate George Soros han sido promovidas por el conspiracionismo ruso desde 2003-04 con motivo de la Revolución en Ucrania.

Íker Jiménez ha tratado en Cuarto Milenio teorías de la conspiración que recuerdan a algunas propias del nazismo como el Plan Kalergi. Baños aparece también en los platós de esta emisión de la cadena Cuatro para discutir en clave conspiranoica sobre el 11-S, el caso Epstein o la pandemia de COVID-19. En cada caso, el relato sitúa en el rol de antagonista al Gobierno y a la oligarquía de Estados Unidos, de una manera similar a la que lo han hecho figuras de la ultraderecha estadounidense vinculadas a movimientos conspiracionistas como Qanon.

Baños también ha frecuentado otros espacios para debatir sobre conspiranoias. Su libro Así se domina el mundo (2017) fue acusado en el Reino Unido de incluir argumentos antisemitas. Tras la polémica, la rabina Julia Neuberger, miembro de la Cámara de los Lores, revisó su contenido y concluyó que contenía “ecos de las teorías de la conspiración judía”. Finalmente, Penguin, la editorial encargada de su distribución en ese país, cesó de imprimir copias del libro.

Asimismo, en diciembre de 2019, el periodista Miquel Ramos ya advirtió de su presencia en una charla organizada por la editorial neofascista Fides. En ella, Baños presentó Soros: Rompiendo España, un libro plagado de conspiraciones sobre el oligarca húngaro, varias de ellas sacadas de medios de ultraderecha franceses. Más tarde, invitó al programa de Cuatro que el mismo Baños presenta, La Mesa del Coronel, a uno de los autores de este libro, Juan Antonio de Castro.

Hace unos meses, Baños participó en una discusión organizada por Jano García con el nombre de Soros, el foro de Davos y el papel de China. En ella participó Javier Villamor, portavoz del lobby ultracatólico Hazte Oír que estuvo vinculado al Hogar Social Madrid. Según su página web, es editor de El Toro TV, cadena del Grupo Intereconomía, medio ultraconservador al que también ha sido invitado De Castro. Villamor es un gran altavoz de las teorías de la conspiración sobre Soros y ha discutido sobre ellas con uno de los principales voceros de Qanon en España.

El ISSEP y el ultraconservadurismo rusófilo

La línea prorrusa del discurso de Baños ha sido abordada en otra emisión sobre análisis internacional también presentada por él mismo: Visión Geopolítica. En ella, ha invitado a ponentes, en varios casos de dudosa imparcialidad, para hablar sobre el presidente ruso, Vladímir Putin, Rusia o su política exterior. Hasta en tres emisiones, La política exterior de RusiaLa estrategia de EEUU en Siria y Ucrania, guerra en Europa, Baños presenta la geopolítica global de manera simplista y en clave conspiranoica como una lucha entre Estados Unidos y Rusia.

Entre las últimas incursiones del coronel Baños en el territorio de la extrema derecha, destaca su participación como profesor en el Instituto Superior de Sociología, Economía y Política (ISSEP), fundado por Marion Maréchal Le Pen, sobrina de la líder de la Reagrupación Nacional francesa, Marine Le Pen. El ISSEP oferta un máster sin homologación oficial para formar futuros cuadros dentro de la extrema derecha. Maréchal Le Pen ha fichado para su instituto a Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional y ex de Fuerza Nueva, o José Javier Esparza, premiado en 2009 por el lobby ultracatólico Hazte Oír e invitado en diferentes programas de Baños.

Con motivo de la inauguración del ISSEP, Esparza entrevistó a Maréchal Le Pen para El Gato al Agua. Este programa pertenece también al Grupo Intereconomía. Su director, Julio Ariza, es igualmente colaborador del ISSEP y fue premiado de Hazte Oír en 2005. La entrevista se hizo en francés, lengua que Esparza parece dominar, después de haber sido enviado en el pasado a Francia por la Alianza Popular de Jorge Vestrynge. Su misión era conocer a Alain de Benoist, fundador de la Nueva Derecha, una nueva corriente de pensamiento que pretendía revitalizar el pensamiento de ultraderecha después del colapso del fascismo de entreguerras. Esparza, según relata el libro Patriotas Indignados (2019), también se reunió personalmente con el filósofo ruso Aleksandr Dugin en España durante su primera gira europea en la década de 1990.

Destaca en el ISSEP la presencia de varios miembros de One of Us, otro lobby ultracatólico con múltiples conexiones europeas. Es el caso del director del ISSEP, Santiago Muzio, y del director de One of Us, antiguo eurodiputado del PP y ministro de Interior, Jaime Mayor Oreja. Este lobby trabaja en Bruselas con Hazte Oír, que premió a Mayor Oreja y a su presidente honorario, el eurodiputado italiano Carlo Casini, en 2010 y 2015 respectivamente. Recientemente se ha desvelado que importantes fortunas como  David Álvarez Díez (Grupo Eulen), Esther Alcocer Koplowitz (FCC), Isidoro Álvarez (El Corte Inglés) o Juan Miguel Villar-Mir (OHL) financiaron a la organización ultracatólica.

Aquí tampoco escapa la influencia rusa. Hazte Oír forma parte de CitizenGO, la proyección internacional de la primera más allá de España. Ambas organizaciones son miembros de One of Us, así como del Congreso Mundial de las Familias (CMF). El CMF es otro lobby ultraconservador organizado a nivel internacional, dirigido entre otros por Alexey Komov, miembro del patronato de CitizenGO y el oligarca ruso Konstantín Maloféyev. Según el SPLC, este último ha declarado desear la vuelta del Imperio Ruso con Vladímir Putin coronado como zar. Asimismo, financió la invasión de Crimea y tuvo un breve cargo ministerial en la república de Donetsk.

Bajo la apariencia de análisis geopolítico, algunos espacios contribuyen a blanquear ciertas ideas y figuras reaccionarias vinculadas al eurasianismo, el neofascismo y el conspiracionismo. Los entramados de cualquier fenómeno geopolítico son mucho más complejos de lo que se muestran en las mesas de debate en las que los análisis son maniqueos y, en el fondo, reaccionarios.

by BeHappy Co.