Search
Algunos de sus propagandistas irán a juicio una vez que las falsas víctimas han comenzado a reconocer que se inventaron sus testimonios

Caso Bar España: La campaña en Internet para vincular a famosos con tramas de violaciones de niños se desmorona tras la muerte de sus ideólogos

HECHOS

El 4 de febrero de 2022 se hizo pública la investigación por los juzgados de Castellón de personas acusadas de ser propagandistas en Internet del llamado ‘bulo del caso Bar España’.

LOS IDEÓLOGOS DE LA TRAMA DEL BULO DEL BAR ESPAÑA:

 D. Reinaldo Colás Navarro – Presidente de una denominada Asociación de Víctimas de la Corrupción Sexual Infantil. Tras ser abandonado por su mujer en 1997 e irse esta con el empresario D. Giuseppe Farina, el Sr. Colás inició una campaña para asegurar que existía una trama de famosos en la Comunidad Valenciana que secuestraba y violaba niños en la que implicaba al citado D. Giuseppe Farina. Otros a los que implicaba era a los políticos D. Carlos Fabra o D. Francisco Camps, a D. Francisco  Roca Boquera, a la juez Dña. Sofía Díaz García y otras personalidades valencianas. Para darle credibilidad grabó vídeos con niños e indigentes que aparecían asegurando que habían sido víctimas de la trama Bar España. Tras su muerte estos testimonios se están desdiciendo de todo lo dicho.

 D. Antonio Toscano Marqués. Periodista y experto en sectas satánicas y misterios. Formó sociedad con D. Reinaldo Colás Navarro. Ambos se presentaron a la agencia ‘Método 3’ como investigadores que podían demostrar una conexión del caso Madeleine con el caso Bar España. Grabaron los vídeos donde niños aseguraban haber sido víctimas de la trama de Bar España, varios de los cuáles se han desdicho una vez han fallecido los Sres. Colás y Toscano.

LOS ACUSADOS DE SER ‘PROPAGANDISTAS’ DEL BULO DE BAR ESPAÑA EN INTERNET.

Dña. María Pilar Baselga Calvo – Autodefinida como ‘Historiadora de la verdad’, erigida en defensora de toda causa que le permita aparecer como alguien que se enfrenta al sistema, incluyendo ser anti-vacunas. Administra el blog ‘No morir, idiota’. Se sentará en el banquillo de los acusados acusada de propagar bulos. Muy activa en redes sociales como Youtube o Telegram. Ha participado en programas de televisión de Atresmedia y Mediaset y también en programas de Internet como Distrito TV. Ya cuenta con una condena por atentar contra el honor de una de las mujeres señaladas en la trama Bar España como pederasta sin pruebas solventes.

 D. Gabriel Hernández Serrano – Creador de la llamada plataforma ‘Las Cloacas del Sistema’ en 2016 cuyas cuentas en Twitter y Youtube tuvieron un nutrido seguimiento. En ellas se colgaron los vídeos de testimonios que aseguraban ser víctimas de la trama del Bar España. Cuando en 2022 se hizo público que, tras la muerte de los ideólogos, las víctimas se estaban rectractando, borró todas sus cuentas y todo rastro de su labor en Internet con la aparente intención de quedar al margen del proceso judicial.

 D. José Eduardo Sánchez Juan (‘Josele Sánchez’) – Responsable de la web ‘La Tribuna de Cartagena’ y ‘La Tribuna de España’, conocido por sus posiciones ideológicas radicales, por sus ataques en su web a la víctima de ‘La Manada’, acusar a D. Santiago Carrillo de asesinar a su mujer o insinuar que Dña. Ana Patricia Botín pudo asesinar a su padre. Difundió en su web que la trama del ‘Bar España’ había asesinado a 2 personas y abusado de 80 niños, basándose en datos aportados por D. Javier Fernández Torres (colaborador de D. Reinaldo Colás). Tanto el Sr. ‘Josele Sánchez’ como D. Javier Fernández Torres se sentarán en el banquillo.

D. Juan Lankamp Rieza – Se autodefine como periodista investigador de pederastas satánicos. Muy activo en Youtube y otras redes sociales con especial fijación al caso Alcasser. Dió máxima difusión en sus redes sociales a la teoría de la trama del Bar España y ya cuenta con una condena por intromisión ilegítima del derecho al honor de una de las señaladas. También secunda las teorías del ‘Expediente Royuela’. Al contrario que otros acusados, durante la instrucción del caso ‘Bar España’, el Sr. Lankamp no ha querido participar en el proceso ni tener a ningún procurador que le represente, por lo que será juzgado en rebeldía.

D. Valentí Figueres, documentalista, tras ser autor de un documental sobre el caso de La Manada, es autor de un documental sobre la trama de ‘Bar España’ presentándola como verdadera. Llegó a ser entrevistado en TV3 al respecto y cuenta con varias entrevistas en internet propagando el aparente bulo.

 D. Carlos García Viejo, autodefinido como ‘apasionado del misterio’, con gran actividad en redes sociales. Según el periodista  D. Lucas Marco es drogodependiente y con trastorno de la personalidad, que difundió la trama como verdadera en YouTube y en redes sociales.

 D. Joaquín Crespo Marqués, colaborador de D. Reinaldo Colás, aseguró haber sido testigo de fiestas con drogas y violaciones de niños en el Bar España. Tras la apertura de investigación por el juzgado de Castellón el Sr. Crespo Marqués, al igual que el Sr. Lankamp, ha declinado ser representado por ningún procurador en el juicio por lo que será juzgado en rebeldía.

La web ‘Aquí Actualidad’ difundió la trama del ‘Bar España’ como hecho cierto con titulares como «casi un centenar de niños fueron violados de forma continuada en Castellón durante más de una década» por lo que se encuentran procesados su redactora Dña. Virginia Mota San Máximo y su propietario, D. Santiago Cordino García. Ambos se sentarán en el banquillo.

La web ‘Un Técnico Preocupado’, con gran presencia en redes sociales también fue una de la disfusoras de la teoría de la trama del Bar España presentándola como un hech cierto. Su responsable D. Ramón Valero Martín Consuegra trambién está procesado y también se sentará en el banquillo.

MEDIOS QUE ‘BORRARON’ SUS REFERENCIAS AL CASO.

El medio de comunicación EL TRIANGLE, publicó la denuncia de D. Reinaldo Colás en su edición impresa del 5 de octubre de 2009 y lo subió también a Internet el 10 de agosto de 2013. El 20 de agosto de 2013 rubía también el digital LA TERCERA INFORMACIÓN. Un año después tanto EL TRIANGLE como LA TERCERA INFORMACIÓN borraban sus informaciones sobre el caso. En el caso de LA TERCERA INFORMACIÓN reconocía que borraba la información «por basarse en indicios o testimonios que no habían sido contrastados con otras fuentes».

10 Agosto 2013

La trama criminal de Castellón, denunciada a la Fiscalía

Jaume Reixach

TRIANGLE

Un arrepentido relata con detalle la trama internacional de pederastas que durante años operó en la Comunidad Valenciana

En la edición en papel n. 938 de EL TRIANGLE, del 5 de octubre de 2009, publicamos un largo reportaje de investigación sobre una trama internacional de pederastas que operó, durante años, en la provincia de Castellón y que, a pesar de las numerosas denuncias y testigos de cargo, la justicia nunca quiso desmantelar. En ese artículo explicábamos la larga batalla en solitario de un padre, Reinaldo Colás, que descubrió como sus dos hijas pequeñas, Aida y Tamara, eran víctimas de todo tipo de abusos sexuales por parte del amigo de su ex mujer, el empresario italiano Giuseppe Farina, que fue presidente del AC Milan.

Y no sólo esto: estas niñas de corta edad eran, a su vez, explotadas sexualmente junto con otros menores por un grupo de prominentes y depravados personajes de la alta sociedad valenciana en fiestas privadas que tenían por escenario la finca Mas del Coll, cerca de Vinaròs, y el bar España, de Benicarló. Estas escenas de abusos de menores eran filmadas y, posteriormente, comercializadas en Francia e Italia.

En las últimas semanas, el caso, que permanecía archivado y enterrado, ha hecho un tumbo espectacular. Uno de los integrantes de esta organización criminal se ha dirigido a la Fiscalía Anticorrupción, en calidad de arrepentido, y ha relatado con todo lujo de detalles como operaba la trama, y ha señalado que en el vértice de todo había el extotpoderoso presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra.

Según el detallado relato de este arrepentido, al cual ha tenido acceso EL TRIANGLE, esta organización mafiosa -de la cual formaban parte Giuseppe Farina y Bernard Alapetite, además de prominentes abogados, empresarios y jueces de la zona valenciana, con importantes contactos en las altas esferas políticas de la Generalitat- no sólo celebraba y filmaba estas orgías con menores, muchos de los cuales eran enviados desde un centro público tutelado cercano en Vinaròs, sino que se dedicaban a un amplio abanico de actividades ilícitas: la importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapicheos para resoluciones judiciales, favores políticos a empresarios, comercio de oro, etc.

14 Noviembre 2016

Una red de pederastia implica a políticos muy conocidos

Virginia Mota

Casi un centenar de niños fueron violados de forma continuada en Castellón durante más de una década. Hoy, todo sigue en silencio

80 niños, por decir un número, fueron sometidos a todo tipo de vejaciones sexuales a manos de unos hombres y unas mujeres que plañían por la rectitud de cara a la galería mientras pisoteaban toda cordura de puertas para adentro. 80 niños violados continuamente, y dos de las que nadie ha vuelto a saber nada.

Ocurría en Castellón a mediados de los 90. A juzgar por la información de la que disponemos, parece ser que la trama pederasta, que tenía nombres y apellidos de sobra conocidos en la esfera política, campaba a sus anchas por Benicarló. Un secreto a voces que contaba con la aprobación de algunas de las personalidades más relevantes de la época, bien porque se divertían desflorando la inocencia de aquellos niños, o bien porque obtenían beneficios y favores al hacer la vista gorda.

Que los primeros puedan dormir tranquilos va con su condición de sádicos, pero que aún hoy lo hagan los segundos, los que callaban por prebendas y cuatro duros, avergüenza a cualquier animal. ¿Cómo es posible que nadie, absolutamente nadie, haya atendido las denuncias de la violación continuada de niños y niñas que en muchas ocasiones no superaban los cuatro años de edad? ¿Cómo puede ser que la vileza, la inmoralidad, la malicia y la depravación estén tan consentidas?

Nadie ha querido enterarse

El asunto vuelve a la actualidad a raíz de «la intervención de la firma profesional Abogados contra la Corrupción —ACC— el pasado mes de septiembre» para asumir la defensa de Reinaldo Colás Navarro, uno de los padres de aquellos niños a los que la degeneración puso la mano encima.

Este hombre sí denunció los hechos. Lo hizo hace 20 años junto a una de las pruebas más importantes que se tienen al respecto, y que es la declaración de Joaquín Manuel Crespo Marqués, testigo principal de los hechos. También junto a decenas de denuncias de muchos de aquellos menores. Hace 20 años que ambos llevan denunciando, y hace 20 años que a nadie le interesa.

Reinaldo y Joaquín Manuel no han sido escuchados en parte ninguna a pesar de que la denuncia del primero pone la piel de gallina. No estamos hablando de vender alcohol en mal estado o de jugar a contrabandista de tabaco. Los hechos que aquí se narran corresponden a una red de pedofilia instaurada en el Bar España de Benicarló, una matanza de virtudes y de derechos que ha pasado desapercibida.

Hay que tener el alma marchita para no estremecerse ante tal barbarie, en la que incluso dos niñas fueron presuntamente asesinadas delante de una cámara. Porque a los valientes del Bar España les gustaba grabar en vídeo las violaciones que cometían a diario para lucrarse después con su venta.

Que muchos de aquellos niños fuesen de acogida en la Residencia de Menores Baix Maestrat de Vinarós es más doloroso todavía: «Habían sido previamente captados por algunos de los servicios sociales de Benicarló […], y en ocasiones venían acompañados por Genma Perfecta Redó Ferré, la directora de este centro de menores. También eran acompañados los niños por educadores del mismo centro». De la mano del diablo venían, que ellos creían un ángel. ¿Cómo se supera algo así? No se supera; no hay más.

Hay que ser muy miserable

Giuseppe Farina, según la declaración de Joaquín Manuel, era la cabeza visible de la organización criminal. Como tal, esta banda promovía «la corrupción sobre todos aquellos funcionarios públicos» que estuviesen encantados con el asunto. Es la base de toda manada delincuente que se precie. Pero en esta, en la del Bar España, el asunto se salió del tiesto: no sólo se compraba la honorabilidad de quien hiciese falta, sino que, además, se jugó en el campo de la pedofilia y del asesinato.

Junio de 1997. A pesar de que los hechos que se narran fueron continuados durante más de una década, la declaración de Joaquín Manuel atiende a un día concreto de ese mes: En el Bar España se celebraba «una fiesta especial». El testigo vio «mucho trasiego de personas mayores y niños que subían a la primera planta», entre ellos el cámara que llevaba «equipos de filmación y fotografía».

Para quien se lo pregunte, Joaquín Manuel estaba en el Bar España para cerrar un trato relacionado con unas cuantas pastillas de éxtasis. El caso es que tuvo que subir a la primera planta a que Farina diese el visto bueno a su negocio.

El entonces joven relata en su declaración que «unas mujeres estaban poniendo disfraces a los niños. En una mesa, la jueza Sofía Díaz —que iba vestida con una toga de juez— y su secretaria estaban preparando los refrescos». Sin pudor ninguno, los pedófilos añadían a las bebidas «un jarabe». Además, Joaquín Manuel vio una «caja con compartimentos que contenía pastillas de colores que obligaban a tomar a los niños para que no sintieran dolor y no pudieran chillar».

En una fiesta con refrescos, con pastillitas de colores, con disfraces. Una fiesta que era de todo menos infantil. Hay que ser muy miserable.

Los famosos implicados

Entre los que asistían entonces a esta «fiesta especial», Joaquín Manuel nombra, entre otros, a «Carlos Fabra». Además, le llamó la atención «un hombre alto y delgado que iba disfrazado con un ridículo disfraz que consistía en una especie de maya muy ajustado a lo Spiderman, con un antifaz negro que le hacía resaltar su larga y ahuevada frente con unas entradas de pelo muy pronunciadas».

Después de relatar asuntos macabros y repulsivos que no se van a recoger en este artículo porque no aportarían nada nuevo, el testigo presencial cuenta que al día siguiente se entera por boca del dueño del Bar España, Carlitos España, que «este personaje se llama Paco Camps, que es Diputado de la Generalitat de Valencia y muy amigo de Fabra».

Muchos han sido los intentos particulares de los implicados de desenmascarar a Farina y compañía. En internet se puede encontrar información al respecto, incluso la denuncia en la que estamos basando parte de nuestro relato —https://es.scribd.com/document/178215949/denuncia-anticorrupcion—.

Una trama de nombres populares y apellidos influyentes que no ha salido a la luz en ningún medio nacional, «a pesar de que todos tienen material, ya que en su momento se lo envié», como asegura Reinaldo. Una urdimbre de violaciones a niños y a niñas, un ataque absoluto a la moral y a la indefensión, una salvajada bochornosa respaldada, supuestamente, por jueces, agentes y  políticos.

Inevitablemente, uno se pregunta el porqué. Por qué son más importantes cuatro trajes de sastre, veinte toneladas de naranjas o tres cupones de lotería. Por qué la cobardía de interesarse por uno mismo, y solo por uno, tira por tierra la humanidad y la misericordia de quien debe defender a aquel que la naturaleza le hace forzosamente dependiente. Por qué quien puede no pone los medios necesarios, se llame Juan, Manuel o Mónica.

Y que nadie los llame locos, porque no lo son. A un demente, su razón se le escapa de las manos. Que los llamen sádicos, viles e inhumanos.

27 Septiembre 2018

Caso Bar España 3: Los 41 nombres

Josele Sánchez

Tribuna de España

Vamos a llevar esta información de rigurosa investigación periodística sin sensacionalismos, aportando exclusivamente los datos que tenemos contrastados, intendo restar morbo y aportar luz sobre el mayor crimen contra la infancia comertido en España y silenciado durante veinte años por los medios de comunicación. Por eso queremos seguir nuestro propio calendario de publicaciones, ir contándoles el «caso Bar España» de modo y manera que pueda entenderse, sin precipitaciones ni búsqueda de noticias impactantes pues ¡ya es bastante impactante, tristemente impactante de por sí, una aberración como esta que ha contado y cuenta con el mayor de los beneplácitos cómplices de la justicia!

Pero han sido muchos los correos que hemos recibido de lectores con cierta decepción ya que esperaban que en la información de ayer hubiéramos aportado los 41 nombres (de los 57 posibles implicados) cuya participación en los hechos (en mayor o menor media)  tenemos absolutamente contrastada en La Tribuna de España.

Tan sólo en esta ocasión vamos a dejarnos llevar por la «petición popular» de no demorar más este listado, sobre todo para no dar argumentos a quienes sostienen que sólo buscamos publicidad y que no nos vamos a atrever a publicar este listado.

Así que por única y vez -y sin que sirva de precente- vamos a permitir alterar nuestra propia estrategia para ofrecerles esos 41 nombres que ya pueden -si quieren- ir afilando sus cuchillos contra La Tribuna de España y contra este periodista que firma las informaciones.

Hoy nos limitamos a ofrecerles el listado, un listado sobre el que -en sucesivas informaciones- iremos aportando luz y justificando cuál era el papel de cada uno de estos criminales partícpes de la mayor trama de pederastia en la historia de España.

¡Y anunciamos sorpresas! Y coincidencias con algunos nombres que ya sonaron -en su día– respecto al otro mítico y desgraciado caso que levantó y sigue levantando la indignación popular de un pueblo español lo suficientemente inteligente para no haberse tragado la historia oifcial de Anglés y Ricart: por supuesto les hablamos del «crimen de las niñas de Alcasser«.

Así que, sin más explicación -por el momento- estos son los 41 desaprensivos de quienes tenemos suficientes pruebas para incriminarlos en el «caso Bar España«. Hay más. Hasta 57 acusados. No están todos los que son pero sí son todos los que están. Del resto seguimos buscando suficientes pruebas para afirmar, con la misma contundencia que estos 41, que participaron activamente en la trama pederasta del «caso Bar España«.

  1. Alapetite, Bernard – Pederasta internacional. Realizador de películas de pornografía gay y editor de revistas de pornografía gay. Hombre de extraordinario prestigio dentro del colectivo LGTBI.
  2. Bautista Almeida, Juan –Que se encargaba de construir los “escenarios” para las fiestas en Mas del Coll.
  3. José Luis Bermúdez de Castro.Productor de Cine, residente en La Moraleja (Madrid); habría estado encargado de organizar orgías sexuales sádicas y violentas para altos cargos del PSOE.
  4. Belles Castelló, Rodolfo – Fotógrafo, empresario de la alta sociedad de Benicarló.
  5. Belmonte Morillo, Diego – Vinculado a una empresa de grúas.
  6. Bofante, Carlo – Socio de Giuseppe Farina en diversas empresas.
  7. Botella Espasa, María Gracia – Secretaria judicial. Durante un tiempo en el mismo juzgado que la magistrado Sofía Díaz García.
  8. Calvé Alfonso. Médico psiquiatra, ex Gobernador Civil de Alicante por el PSOE.
  9. Camps, Francisco – Expresidente de la Generalitat Valenciana.
  10. Cano Cano, Juan – Vinculado a la organización criminal.
  11. Díaz García, Sofía– Magistrado. Juez.
  12. España Mínguez, José – Propietario del Bar España
  13. España Montilla, Carlos – Hijo de Teresa Montilla y de José España
  14. Fabra Carreras, Carlos – Expresidente de la Diputación de Castellón.
  15. Fabregat Folch, Fidel– Propietario de una granja de conejos en Benicarló donde según testimonios se practicaba la pederastia.
  16. Farina Antonio, Giuseppe- Empresario italiano.
  17. Fernández Álvarez, Santos– Capitán de la Guardia Civil en Vinaroz.
  18. Fernández García, Daniel – Alias “El Payaso” Ha cumplido pena de prisión por abuso de menores.
  19. Gauchia Miravet, María Soledad– Esposa de Francisco Roca Boquera.
  20. Francisco Laína. Secretario de Estado para la Seguridad (1981-1982).
  21. Maribel Pérez de Vargas Gil – Esposa de Juan Mateu Caldes.
  22. Jovani Puig, Ramon – También conocido con el nombre de “Ramón Grau”. Ex-pareja de la enfermera asesinada Alicia Martínez.
  23. Martínez, Salvador – Exjuez de Paz en Benicarló.
  24. Mateu Caldes, Juan Bautista – Empresario de la restauración y del sector inmobiliario. La familia MATEU está vinculada a un importante entramado empresarial en Panamá.
  25. Molina Olms, José – Exmarido de Rosa María Vidal
  26. Montilla Claramunt, Teresa – Propietaria del Bar España. Exesposa de José España España y amante del entonces juez Ramón Jovani Puig aprovechando que el marido se encontraba en prisión.
  27. Mundo Alberto, Jaime – Alcalde de Benicarló entre 1991 y 2005.
  28. Palacios Carreras, Eduardo- Alias “Wenley” –Abogado y empresario.
  29. Edo, Antonio – Ex-colaborador de la organización criminal.
  30. Pezzino, Sebastiano – Vinculado a los negocios de Giuseppe Farina.
  31. Pilar alias “La Maña” –Cuñada de Salvador Martínez.
  32. Rambla Momplet, Vicente –Exconsejero de la generalidad Valeciana.
  33. Ferrer, Gema Perfecto Exdirectora de la Residencia de Menores Baix Maestrat.
  34. Rico Ferrer, Manolo – Chef y empresario. Co-propietario del restaurante El Cortijo.
  35. Roca Boquera, Francisco – Empresario. Figura en las siguientes empresas: NOVO INFORMO SL, NOVO AVUI SL, PESCADOS Y MARISCOS SISCO SRL, FORMTEC VILA-REAL SL.
  36. Roig Oms, Miguel – Asesinado. Fue propietario de un videoclub donde según testimonio se distribuían videos de pornografía infantil.
  37. Sánchez Manuel, Francisco José– Exdirector Territorial de la Consejería de Bienestarr Social de la Generalidad Valenciana en Castellón.
  38. Tamada Estebe, Felipe – Residente en Tortosa.
  39. María José– Socia de Juan Mateu Caldes en una inmobiliaria. Esposa de un tal ABELLAN.
  40. Vidal Pons, Rosa María – Madre de Eric García Vidal e hija de Francisca Pons Amat.
  41. Yacoub Abu, Carlos – Médico. Dirigente de Izquierda Unida en Benicarló.
07 Julio 2019

Toda la verdad sobre el Bar España: el mayor bulo sobre perversiones de políticos, ricos y jueces

David López Frías

Las hijas del peluquero de Castellón que se inventó la historia cuentan por primera vez cómo se creó este falso escándalo que pervive desde 1997

Un siniestro bar de carretera en Benicarló (Castellón). Abre las 24 horas y tiene habitaciones en la planta de arriba. Allí se reúne una secta satánica formada por poderosos empresarios y políticos europeos. Raptan a niños de un centro de menores tutelados próximo. Los violan y los torturan dentro del antro. Graban las perversiones y venden los vídeos por cantidades millonarias. Allí mismo, una noche, Carlos Fabra mató a un gitano. ¿Les suena la historia?

Probablemente. Es el llamado Caso Bar España. Hoy en día es casi imposible hablar de delitos que han quedado impunes y que nadie pregunte: “¿Y el Caso Bar España qué?”. Un supuesto escándalo sin resolver en el que estaría implicados importantes personajes de los más altos estratos de la sociedad. Mónica Oltra prometió investigar el caso a fondo. Beatriz Talegón lo ha pedido en sus redes. Incluso Carlos Fabra pasó por los juzgados en mayo por este asunto. ¿Realmente hay Caso Bar España?

En efecto, hay Caso Bar España. Pero no es como les han contado hasta ahora. Esta semana, EL ESPAÑOL explica en exclusiva toda la verdad sobre el Caso Bar España: el mayor bulo de la historia de la crónica negra de nuestro país. Una invención surgida de la mente enferma de un peluquero alcohólico y despechado, modelada por un embaucador profesional, viralizada en los rincones más oscuros de internet y llevada a la televisión pública por TV3.

Este reportaje en dos entregas pretende ser una aproximación al Caso Bar España, pero desde un prisma inédito hasta la fecha. El de las auténticas víctimas: T. y A. Colás, las dos hijas del peluquero que ‘destapó’ esa supuesta trama pederasta. Pero no son víctimas porque abusasen de ellas como declaró su padre en 1997. Son víctimas porque ese bulo les ha marcado la vida desde su niñez. Hoy, por primera vez, hablan con un medio de comunicación para explicar qué sucedió en realidad.

¿Qué es el Caso Bar España?

Pero antes de entrar en materia: ¿qué es, a grandes rasgos, el Caso Bar España? Es una leyenda que surgió a principios de este siglo sobre una supuesta secta satánica que actuaba en la Comunidad Valenciana en los 90. Estaría conformada (según este bulo) por personajes conocidos como el expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra, el expresidente del AC Milan Giuseppe Farina, la juez Sofía Díaz  o la exconcursante de Masterchef Maribel Gil, así como algún conocido pederasta francés.

Cuenta esta leyenda que cogían a niños del centro de menores tutelado Baix Maestrat, procedentes de familias desestructuradas, y abusaban de ellos. Las violaciones se habrían producido en las habitaciones del Bar España (un bar de carretera de Benicarló) y en una masía propiedad del presidente del Milán llamada Mas del Coll. Utilizaban presuntamente a los críos para realizar rituales satánicos, los mataban y los filmaban.

La trama la habría destapado Reinaldo Colás; un peluquero separado que en 1997 empezó a sospechar que Giuseppe Farina, nuevo novio de su ex, estaría abusando de sus dos hijas de 5 y 3 años. Reinaldo Colás denunció el caso pero sus demandas fueron desestimadas. Él siguió investigando y se acabó topando con esta supuesta trama que no dejó de reivindicar como verdadera hasta el fin de sus días.

Un siniestro bar de carretera en Benicarló (Castellón). Abre las 24 horas y tiene habitaciones en la planta de arriba. Allí se reúne una secta satánica formada por poderosos empresarios y políticos europeos. Raptan a niños de un centro de menores tutelados próximo. Los violan y los torturan dentro del antro. Graban las perversiones y venden los vídeos por cantidades millonarias. Allí mismo, una noche, Carlos Fabra mató a un gitano. ¿Les suena la historia?

Probablemente. Es el llamado Caso Bar España. Hoy en día es casi imposible hablar de delitos que han quedado impunes y que nadie pregunte: “¿Y el Caso Bar España qué?”. Un supuesto escándalo sin resolver en el que estaría implicados importantes personajes de los más altos estratos de la sociedad. Mónica Oltra prometió investigar el caso a fondo. Beatriz Talegón lo ha pedido en sus redes. Incluso Carlos Fabra pasó por los juzgados en mayo por este asunto. ¿Realmente hay Caso Bar España?

En efecto, hay Caso Bar España. Pero no es como les han contado hasta ahora. Esta semana, EL ESPAÑOL explica en exclusiva toda la verdad sobre el Caso Bar España: el mayor bulo de la historia de la crónica negra de nuestro país. Una invención surgida de la mente enferma de un peluquero alcohólico y despechado, modelada por un embaucador profesional, viralizada en los rincones más oscuros de internet y llevada a la televisión pública por TV3.

Este reportaje en dos entregas pretende ser una aproximación al Caso Bar España, pero desde un prisma inédito hasta la fecha. El de las auténticas víctimas: T. y A. Colás, las dos hijas del peluquero que ‘destapó’ esa supuesta trama pederasta. Pero no son víctimas porque abusasen de ellas como declaró su padre en 1997. Son víctimas porque ese bulo les ha marcado la vida desde su niñez. Hoy, por primera vez, hablan con un medio de comunicación para explicar qué sucedió en realidad.

¿Qué es el Caso Bar España?

Pero antes de entrar en materia: ¿qué es, a grandes rasgos, el Caso Bar España? Es una leyenda que surgió a principios de este siglo sobre una supuesta secta satánica que actuaba en la Comunidad Valenciana en los 90. Estaría conformada (según este bulo) por personajes conocidos como el expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra, el expresidente del AC Milan Giuseppe Farina, la juez Sofía Díaz  o la exconcursante de Masterchef Maribel Gil, así como algún conocido pederasta francés.

Cuenta esta leyenda que cogían a niños del centro de menores tutelado Baix Maestrat, procedentes de familias desestructuradas, y abusaban de ellos. Las violaciones se habrían producido en las habitaciones del Bar España (un bar de carretera de Benicarló) y en una masía propiedad del presidente del Milán llamada Mas del Coll. Utilizaban presuntamente a los críos para realizar rituales satánicos, los mataban y los filmaban.

La trama la habría destapado Reinaldo Colás; un peluquero separado que en 1997 empezó a sospechar que Giuseppe Farina, nuevo novio de su ex, estaría abusando de sus dos hijas de 5 y 3 años. Reinaldo Colás denunció el caso pero sus demandas fueron desestimadas. Él siguió investigando y se acabó topando con esta supuesta trama que no dejó de reivindicar como verdadera hasta el fin de sus días.

Ahora, visto en perspectiva, podemos afirmar que el Caso Bar España fue un hoax (bulo) cuyo proceso tiene 3 fases: la primera, su génesis en la mente de Reinaldo Colás. La segunda, su construcción, a cargo de un vendedor de humo llamado Antonio Toscano. La tercera, su difusión, por parte de internautas conspiranoicos (como el conocido con el sobrenombre de Técnico Preocupado), documentalistas galardonados como Valentí Figueras y canales de televisión como TV3.

Fase 1: Génesis.

1997, Benicarló (Castellón). El conocido peluquero Reinaldo Colás, discípulo de Llongueras, se ha separado de su pareja. Ella es una bailarina australiana 20 años menor que él. Reinaldo no lo supera. “Mi padre fue el machito typical spanish, que fardaba de novia 20 años menor que él y de que la tenía en la casa metida. Tenía un ego enorme y eso le provocaba muchas inseguridades. Siempre tenía que llevar la razón, siempre tenía que quedar por encima. Y lo que más le gustaba en este mundo era que le bailasen el agua. Que lo adulasen. No soportó que mi madre lo dejase. Además, y eso es muy importante, era alcohólico”, cuenta su hija T. Colás. Ahora tiene 27 años, trabaja de enfermera y está absolutamente harta de todo este tema.

“Mis padres estuvieron juntos cerca de 6 años. Pero ya cuando llevaban 4, hicimos un viaje a Australia para ver a mi familia de allí… y mi madre casi no vuelve a España. Estaba harta de mi padre y de sus modales. Al final regresó, pero un par de años después lo dejó. Mi padre no lo asumió. No le permitió a mi madre que nos llevase. Ella se fue de casa sola, pero al final consiguió volver a por nosotras y nos fuimos las tres juntas”.

Una mujer sola, con dos niñas a su cargo, a más de 15.000 kilómetros de su casa y con una expareja alcohólica, paranoica y obsesiva. Necesitaba ayuda y la pidió. “Mi madre se fue de aquella casa de alquiler cuyo propietario era un señor italiano llamado Giuseppe Farina. Ella le pidió ayuda a ese hombre porque es que se quedaba en la calle. Y Farina nos dejó vivir en una caseta de obra en construcción que tenía en una masía suya. Allí estuvimos un tiempo”, cuenta T., que entonces tenía 5 años. Su hermana A. tenía 3. “Con el tiempo, mi madre empezó una relación con él, pero al principio sólo nos ayudaba. No es verdad que mi madre dejase a mi padre por Farina”, aclara.

T. Colás tiene flashes de aquella época. Su hermana A., ni eso. Eran muy pequeñas y, cuando se quedaban con su padre tras la separación (tenían custodia compartida), él les hacía decir a las niñas una serie de cosas y las grababa con un cassette. “Para nosotras era como un juego. Di esto, dibuja lo otro… y nosotras obedecíamos. Si no lo hacíamos nos castigaba. Si lo hacíamos, nos regalaba cosas. Conmigo por lo visto era más difícil, porque era más grande. Pero mi hermana, que era muy pequeña, repetía todo lo que mi padre le pedía que dijese. Y se pegaba el día siempre con la misma cantinela”.

Nos viola con la pilila

Por la cantinela se refiere a que su padre les obliga a decir cosas del tipo “Giuseppe es malo porque nos viola con la pilila” o “nos obliga a tocarle la pilila y luego mea yogur”. Los dibujos eran, por ejemplo, un señor con cara de malo y una frase debajo en la que la niña ponía “Giuseppe es malo y me gustaría pegarle”. Presuntas confesiones dirigidas por Reinaldo. El peluquero había perdido el norte, manipulaba a sus hijas y preparaba así su venganza contra su exmujer y el novio.

“Mi padre nos coaccionaba. Nosotras no sabíamos ni lo que decíamos, pero lo decíamos. Hasta que un día, él nos dejó a cargo una amiga suya llamada Genoveva, una mujer un poco especial. Por lo que me han contado, ella me pegó un tirón del brazo en un momento dado y yo se lo pegué a ella, o no sé exactamente lo que pasó porque no recuerdo. La cosa es que Genoveva y mi padre hablaron e ‘interpretaron’ que algo me pasaba, que seguro que estaban abusando de nosotras”.

Con estas cogió Reinaldo a sus dos hijas y se las llevó a declarar ante la Guardia Civil, sin avisar a su madre. Allí les dijo a las niñas que explicasen a la policía lo que les había pasado. Y allí mismo las niñas repitieron como loros todo lo que, durante meses, papá les había dicho que repitiesen. Lo de la pilila y lo del yogur. Las dos pequeñas lo declararon ante los agentes y Reinaldo interpuso una denuncia. Era 7 de abril de 1997 y había nacido, oficialmente, el Caso Bar España.

ase 2. Construcción

“Mi padre siempre tuvo problemas con el alcohol. Contaba que de pequeño le daban un vaso de vino para el estómago. Hasta para eso fue typical spanish”, ríe ahora su hija T. “Pero la separación le afectó demasiado. Entró en una depresión y empezó a beber muchísimo. Tenía delirios”. Y entre todos esos delirios, el principal era que el nuevo novio de su ex violaba a sus hijas.

Reinaldo y su exmujer acabaron muy mal y se cruzaron denuncias. La solución de la administración fue quitarles a ambos la custodia de las niñas de forma cautelar: “Nos ingresaron a mi hermana y a mí durante 6 meses en un centro de menores llamado Baix Maestrat, hasta que le devolvieron la custodia a mi madre cuando vieron el panorama que tenía mi padre”, recuerda T. Este internamiento acabó siendo clave en todo este caso.

Entretanto, Reinaldo seguía difundiendo por todos lados aquel invento. Que Farina violaba a sus hijas. La jueza que recibió el caso, Sofía Díaz, lo vio tan inverosímil e inconsistente que lo archivó. Eso no hizo desistir a Reinaldo Colás, sino todo lo contrario. Fue la prueba que necesitaba su mente enferma para demostrar que se encontraba ante una gran trama de pederastia formada por gente tan poderosa que podía comprar hasta a los jueces. Se lo contó a todo el mundo. En su peluquería durante el día y en los bares donde se emborrachaba por la noche. La gente que se lo creía empezó a verlo como un padre coraje. Y esta información llegó a oídos de un siniestro personaje llamado Antonio Toscano, actualmente fuera del mapa.

El embaucador

Antonio Toscano Marqués es un charlatán, un embaucador. Un valenciano que se presenta como periodista, criminólogo, psicólogo y abogado, además de especialista en sectas satánicas. En virtud de ello ha participado como ‘experto’ en espacios televisivos como el programa de Iker Jiménez y ha sido entrevistado por el diario El Mundo. En realidad no tiene ni una sola de esas titulaciones. Toscano es un personaje turbio que ofrece ayuda a la policía para descubrir por su cuenta a pederastas, su obsesión. En 2011 fue expulsado de la ONG ‘La Voz de la Infancia’ por impostor, tal y como desvelaba eldiario.es. Asimismo presume de haber colaborado con las autoridades portuguesas en el Caso Madeleine, aunque ese dato también es falso porque la policía lusa lo ha desmentido.

A Reinaldo Colás sólo le faltaba que alguien le dijese “Yo sí te creo”, y ese fue Toscano. Eran los años 90, los del crimen de Alcàsser, los de la Valencia del Bakalao, con sus fiestas y sus drogas, los de las sectas satánicas y los juegos de rol que acababan en asesinatos. El caldo de cultivo era ideal para crear una leyenda diabólica. Toscano fabuló que había una secta que actuaba por la zona de Levante, conformada por personajes muy importantes. Políticos, jueces, banqueros… Que ellos eran los responsables de la violación y muerte de las tres niñas de Alcàsser. También de la muerte de tres personas en Macastre en 1989. Y que, precisamente, el centro de menores Baix Maestrat donde habían estado internadas 6 meses las hijas del peluquero, era el lugar donde capturaban a niños de familias desestructuradas para violarlos, matarlos y filmar las torturas.

Reinaldo vio la luz. Su paranoia cobró forma, modelada por un Antonio Toscano que encontró los lugares perfectos para ambientar su fabulación: por un lado, una especie de prostíbulo de mala muerte de Benicarló donde se trapicheaba con cocaína. Por el otro, la casa de Farina. Es ahí donde la venganza de Colás contra su ex pasó a ser una gran trama orquestada que salpicó a mucha gente. Toscano cifraba en 80 las víctimas violadas en esos dos lugares, pero decía haber conseguido cerca de una decena de testimonios dispuestos a denunciar aquellos presuntos horrores frente a una cámara. Toscano y Colás iban a grabar juntos un documental que iba a hacer explotar toda aquella truculenta trama.

El vídeo

El enlace de Toscano con los bajos fondos de Benicarló fue Joaquín Crespo, un toxicómano de la zona que también se apuntó al proyecto. Entre él, Toscano y Colás consiguieron liar a una decena de personas de Benicarló y alrededores: un disminuido psíquico de 22 años, un expresidiario toxicómano, su hijastro menor de edad (visiblemente intimidado por las circunstancias), traficantes de poca monta y otros variopintos personajes. Todos con trastornos mentales, graves problemas de adicciones, procedentes de entornos desestructurados o todas las opciones a la vez. Reinaldo, por su parte, convenció a alguna amiga suya llamada Nuria Carque para que también le diese consistencia al relato.

¿Cómo los embaucaron? Por Benicarló, los que los conocen, lo tienen claro: “A algunos les pagaron cuatro duros. A otros les prometieron un pastón cuando ‘todo aquello explotase’. A otros simplemente, los convencieron diciéndoles que iban a salir en la tele. Hablamos de gente sin cultura, casi analfabetos algunos. No sabían ni a lo que se exponían”.

Una de las personas con trastornos mentales embaucadas por Colás y Toscano

Una de las personas con trastornos mentales embaucadas por Colás y Toscano

Con esos elementos rodaron infinidad de vídeos en la planta superior de la peluquería de Reinaldo Colás. La batuta la llevaba Toscano. Sentaba a los lumpen delante de las cámaras y les hacía unas entrevistas delirantes, con preguntas guiadas y capciosas. Un absoluto esperpento guionizado. Reinaldo Colás grababa, Antonio Toscano preguntaba y se enfadaba cuando los entrevistados no seguían el guion. Ni eso tiene bien editado. Allí, los protagonistas aseguraban que hacían fiestas satánicas con ellos, tanto en las habitaciones del Bar España como en la Masia Mas del Coll, propiedad de Farina. Que Carlos Fabra les había violado y que, una noche, durante una ceremonia, se puso a recitar frases en latín y luego mató de dos tiros a un niño gitano. Repetían, como hicieronven su momento las hijas de Reinaldo Colás, lo que el peluquero (y esta vez también su nuevo socio) les hacían decir.

El resultado lo pueden ver buscando «Bar España» en Youtube y pinchando en la primera entrada. Un pastiche absolutamente grotesco, unido y editado a posteriori por los seguidores de este caso, en un archivo mastodóntico de casi 3 horas de duración. Analizar una por una la cantidad de incongruencias y dislates que allí se recogen darían para otro reportaje entero.

Venganza levantina

Colás y Toscano metieron a personajes de todo tipo en aquella trama. El primero, obviamente, era Giuseppe Farina. El más malo de todos. La obsesión del peluquero despechado. Pero también a personajes conocidos en la zona como Carlos Fabra o el capitán de la Guardia Civil de Vinaroz. También a un conocido pederasta francés llamado Bernard Alapetite, que jamás estuvo en el Bar España, pero que le daba consistencia al relato. ¿Saben quién formaba parte de la trama pederasta también? La jueza Sofía Díaz, la que archivó la primer denuncia que puso Reinaldo Colás.

Con el tiempo, además, se han ido incorporando personajes a aquella supuesta secta satánica asesina. Han aparecido nombres que no estaban inicialmente en la leyenda, como el de Francisco Camps y el de Maribel Gil, concursante de Masterchef y natural de Benicarló. “Si en esa época hubiera habido por ejemplo un futbolista famoso de Castellón, también lo hubieran acabado metiendo en esto”, cuentan por el pueblo a EL ESPAÑOL. Viene a ser una especie de ajuste de cuentas. Una venganza a la levantina. Si tienes algo contra alguien de la zona, di que estuvo implicado en el caso Bar España, que las difamaciones se quedan para siempre en internet.

Aquellas presuntas orgías satánicas concluyeron (según esta leyenda) con 80 menores violados y 5 de ellos fallecidos y enterrados por sus propios compañeros en el subsuelo del Bar España. No obstante, nadie ha reclamado a esas personas. No se tiene constancia de que falten 5 niños. No hay cuerpos, como sí que los hubo en Alcàsser. Solamente conjeturas.

Manipulación

Otra de las incongruencias de este caso pasa por el hecho de que todas las presuntas víctimas de los abusos eran niños procedentes de familias pobres y conflictivas, salvo las hijas de Reinaldo. Cuenta T. Colás que ella y su hermana sufrieron la obsesión de su padre durante toda su infancia. “Yo con 7 u 8 años ya me di cuenta de todas las mentiras de mi padre y de cómo nos había manipulado y utilizado. Pero todo se acabó cuando yo tenía 12 años. Una mañana nos agarró a mí y a mi hermana y nos dijo que nos llevaba a desayunar y luego al cole. Pero en realidad nos llevó a la Guardia Civil a declarar. Estaba exultante. Decía que había conocido a alguien en Protección al menor que nos iba a ayudar”.

El padrastro de uno de los niños presuntamente violados, un expresidiario de Castellón

El padrastro de uno de los niños presuntamente violados, un expresidiario de Castellón

Allí lo estaban esperando, sí. Pero para detenerlo. Fue arrestado por el secuestro de sus hijas. Las autoridades le estaban siguiendo la pista. Sabían de sus problemas mentales, de su alcoholismo, de sus excesos y de la posible esquizofrenia paranoide que le adivinaron en un juzgado. «Para diagnosticar aquella esquizofrenia hacía falta su consentimiento para ser examinado, pero él nunca lo dio», cuenta su hija. Pasó dos días en el calabozo y lo soltaron.

Desde Protección al menor mandaron a T. y A. con su madre y a Reinaldo le impusieron una orden de alejamiento hasta que sus hijas tuviesen 18 años. Así, las niñas no volvieron a ver su padre hasta que cumplieron la mayoría de edad “Fue digamos la época en la que pudimos descansar”, reconoce T.

Aquello sucedió en 2004. Las hermanas Colás ya estaban fuera de la tóxica influencia de su padre. Pero la justicia todavía tenía que pronunciarse. De todas las denuncias que se presentaron, al final solamente siguió adelante la de Reinaldo Colás, el único que se mantuvo firme hasta el final.

30 Marzo 2021

Envían al banquillo a los difusores del caso Bar España, el mayor bulo contra políticos

Víctor Romero

Un juez de Castellón inicia el procedimiento para abrir juicio oral contra 11 personas por inventar y dar publicidad a un caso de pederastia y asesinato que implicaba a cargos del PP

El Juzgado de Instrucción número 5 de Castellón ha dictado un auto de procedimiento abreviado como primer paso para la apertura de juicio oral contra once personas por hacer difusión pública durante años del mayor bulo difamatorio contra políticos, jueces y personalidades españolas, el conocido como caso del Bar España. El magistrado considera que los investigados, entre los que figura el cineasta Valentí Figueres, dieron publicidad y alimentaron el invento de una supuesta red de pederastas y asesinos que tenía como lugar de encuentro un local de hostelería de Benicarló, donde se habrían producido asesinatos y violaciones de menores. Les imputa delitos contra la integridad moral, contra la administración de justicia, contra el honor y delitos cometidos con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizadas por la Constitución.

Entre las personas a las que trataron de implicar en esas acusaciones, ya demostradas falsas en actuaciones judiciales anteriores, están el expresidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra; el expresidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps; el capitán de la Guardia Civil, Carlos Yacoub; o la magistrada Sofía Díaz. Además, los mismos promotores del bulo achacaban a altos cargos de la Administración autonómica actual como la vicepresidenta, Mónica Oltra, o la ‘consellera’ de Justicia, Gabriela Bravo, que no persiguiesen los delitos fabulados y tratasen de encubrirlos.

Este caso delirante tiene su origen en los primeros bulos inventados por Reinaldo Colás, quien llegó a presentar denuncias por la existencia de esta presunta red de peredastia que, según fabuló, tenía como víctimas a niños del centro de menores Baix Maestrat que «eran arrancados de sus casas y llevados al centro con la finalidad de utilizarlos como carne para tráfico sexual». Colás, fallecido en 2017, ya fue condenado por denuncia falsa, al igual que uno de los ahora investigados Joaquín Crespo. Entre el material que crearon para dar similitud a sus bulos incluso hicieron uso de testimonios inventados de menores del mismo centro a los que obligaron a «aprenderse unos textos grabándolos en la parte superior de su local de peluquería ubicado en Benicarló o en sus propios domicilios conteniendo las acusaciones después publicadas y mantenidas por los demás investigados».

Gran parte de ese material audiovisual y documental inventado sigue circulando por Internet vía redes sociales. YouTube incluso mantiene en abierto un canal denominado ‘Las cloacas del sistema’ que recopila parte de los bulos, así como otros vinculados al caso de las niñas de Alcàsser.

Los once investigados a los que el juez de Castellón quiere enviar al banquillo son Joaquín Crespo, Nuria Carque, María Pilar Teresa Baselga, Juan Lankamp, Virginia Mota, Ramón Valero, Valentí Figueres, Carlos García Viejo, José Eduardo Sánchez, Javier Fernández Torres y Santiago Cordido García, este último como responsable civil del periódico ‘Aquí Actualidad’. Para Crespo y Lankamp, el juez mantiene, no obstante, el sobreseimiento provisional al encontrarse en paradero desconocido y no haber participado en la instrucción.

Entre las formas de difusión del bulo, el auto judicial cita por ejemplo al cineasta Figueres, quien ha mantenido en distintas entrevistas la certeza de los hechos cometidos sobre los menores por parte de los perjudicados. Según difundió de forma presuntamente difamatoria, los políticos o jueces constituían «una trama de pederastia identificada por él mismo como ‘La Manada’, resaltando la realidad de violaciones e incluso muertes de menores del centro de menores Baix Maestrat (…) y la utilización de jueces y fiscales para ocultar lo ocurrido en el Bar España», señala el auto. «En dichas entrevistas, mencionaba un documental por él mismo grabado manifestando que ‘España era un país en el que no se permitía investigar este tipo de casos'», dice el magistrado.

También se cita en el auto de procedimiento abreviado el caso de Virginia Mota San Máximo, licenciada en Historia y, redactora del medio digital ‘Aquí Actualidad’ cuyo responsable era Cordido García. Mota publicó en la edición del periódico correspondiente al día 14 de noviembre de 2016 un artículo titulado ‘Una red de pedofilia implica a políticos muy conocidos’. En el texto afirmaba literalmente, que «casi un centenar de niños fueron violados de forma continuada en Castellón durante más de una década. Hoy, todo sigue en silencio».

En idénticos términos, Jose Enrique Sánchez Juan, a través de diversas publicaciones y vídeos de YouTube y esencialmente a través del medio digital ‘La Tribuna de España’ del que era editor, vino hablando y manteniendo la imputación de los bulos: «Así y, a título de ejemplo, en fecha 13 de octubre de 2018, se publicó en la ‘Tribuna de España’ y, escrito por Josele Sánchez (José Enrique Sánchez Juan), un artículo bajo la rúbrica: ‘Abogados contra la corrupción se persona en el caso Bar España'».

«Ninguno de los anteriores ha realizado labor alguna de contrastación y verificación de sus fuentes y de lo publicado, ocultando de forma deliberada la retractación de los entonces menores y la condena de los autores de tales bulos por la falta de certeza de las acusaciones mantenidas», advierte el auto judicial. El Ministerio Fiscal y la acusación particular tienen ahora diez días para solicitar la apertura de juicio oral o solicitar la instrucción de diligencias complementarias.

04 Febrero 2022

El descabellado bulo de la pederastia en el 'bar España' llega a juicio

Lucas Marco

La venganza de un peluquero contra la pareja de su exmujer creó uno de los mayores bulos de la historia de España. Una historia totalmente descabellada, nacida al calor de las teorías de la conspiración del ‘caso Alcàsser, que dos décadas después ha llevado a casi una decena de propagadores del bulo ante el banquillo de los acusados.

Reinaldo Colás Navarro, fallecido en 2017, era un peluquero de Benicarló con problemas de alcoholismo que las últimas dos décadas de su vida se dedicó en cuerpo y alma a construir una trama falsa de abusos a menores que ha salpicado a importantes cargos políticos e incluso a una jueza y a un capitán de la Guardia Civil. Todo comienza cuando se divorcia en 1997 y acusa a la pareja de su ex mujer, Giuseppe Farina, de abusar de sus hijas. La jueza que archivó la causa, al no haberse acreditado los abusos, pasó a ser objetivo prioritario del bulo y ha sufrido estos años un auténtico calvario.

El peluquero, según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal al que ha tenido acceso elDiario.es, “inició una campaña de difamación” contra la magistrada, un capitán de la Guardia Civil y la directora del centro de protección de menores del Baix Maestrat, “incluyendo paulatinamente a otras personas”.

El bulo sostenía que el ‘bar España’, un antro situado en la carretera de Benicarló, era el epicentro de una supuesta red de pederastas que abusaba de niños de centros de menores. Además, Colás incluyó en la fábula a Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castelló, y a dos empresarios, un médico y un fotógrafo con los que mantenía “enemistades personales”. “Posteriormente también se incluyó como participante” en la falsa red a Francisco Camps, expresidente de la Generalitat Valenciana.

El hombre grabó a sus hijas asegurando que en el ‘bar España’ se producían orgías e incluso ritos satánicos con menores de edad y usó a drogadictos y jóvenes vulnerables para fabricar testimonios que sistemáticamente se demostraron falsos. De hecho, Reinaldo Colás ya fue condenado por el Juzgado de lo Penal número 1 de Vinaròs como autor de un delito de acusación y denuncia falsa. Los testimonios de los menores, colgados en internet, se convirtieron en la punta del iceberg de una supuesta red de pederastas que, además, también habría cometido asesinatos.

Por medio se metió Antonio Toscano Marqués, un pseudocriminólogo ya fallecido que alimentó la paranoia de Reinaldo Colás y lo ayudó a fabricar testimonios de los falsos abusos por parte de menores excluidos de la zona, incluidos toxicómanos.

Los foros conspiracionistas en internet fueron multiplicando el descabellado bulo (se aseguraba que Francisco Camps participaba en los abusos vestido de Spiderman) y el daño para los afectados fue prácticamente irreparable. De hecho, la instructora del caso ha dictado medidas cautelares para la retirada de los contenidos sobre el bar España, aunque aún queda cierto rastro en la red. Además, al igual que ocurrió con la teoría de la conspiración del caso de las niñas asesinadas en Alcàsser, en Castelló caló la creencia popular de que el ‘bar España’ había sido el epicentro de una red de pederastas.

El periodista Genar Martí, coautor de un reportaje de Equipo de Investigación en La Sexta sobre el bulo, observa “paralelismos brutales” con las teorías de la conspiración del ‘caso Alcàsser’ y destaca el año 1997 como crucial para entender el contexto. Coincidiendo con el juicio de los terribles asesinatos de Míriam, Toñi y Desirée, el programa Esta noche cruzamos el Mississipi, dirigido por Pepe Navarro, tuvo un papel tóxico en la propagación de la teoría de la conspiración. En aquel momento, el peluquero de Benicarló empieza a construir el ‘caso bar España’ e incluso entra en contacto con el padre de una de las víctimas de Alcàsser que sostenía la teoría y el pseudocriminólogo Juan Ignacio Blanco, ambos condenados.

El bulo, sostiene Genar Martí, “resulta increíble para cualquiera con dos dedos de frente porque no hay por donde cogerlo pero los vídeos de los niños en internet diciendo que han sido víctimas de abusos en el bar España dan credibilidad”. El periodista Javier Cavanilles, experto en teorías de la conspiración, coincide en enmarcar el nacimiento del bulo en el contexto del juicio por el crimen de Alcàsser. “Lo que hace diferente este caso es que nace directamente como una venganza”, explica Cavanilles. “Se aprovecha el contexto de Alcàsser y el peluquero desde el principio, cuando empieza a vengarse de su mujer, lo enmarca en la teoría existente”, agrega.

El problema para los creadores del bulo es que los menores de los vídeos han reconocido que todo fue un montaje. Las hijas de Colás han declarado que su padre elaboraba un guion con las disparatadas afirmaciones que luego grababa en su peluquería. A pesar de las condenas por difamación, siguieron erre que erre.

Cuando en 2015, el Pacte del Botànic accedió al gobierno de la Generalitat Valenciana, Reinaldo Colás se dirigió con una pequeña tropa de adeptos a la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, para denunciar los presuntos abusos. Como no le hicieron caso, simplemente la agregaron a la lista de cargos públicos acusados de encubrir la trama de pederastia, junto con la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, y dos directoras generales. Sencillamente “ampliaron la campaña de difamación”, señala el escrito de la Fiscalía.

Ya fallecidos tanto Reinaldo Colás como Antonio Toscano, principales artífices del infundio, hasta nueve propagadores del bulo en internet se sentarán en el banquillo de los acusados por los presuntos delitos contra la integridad moral, por calumnias con publicidad contra particular y contra autoridad y funcionario público, injurias y calumnias con publicidad y por denuncia falsa contra la administración de justicia.

Los acusados, en la “órbita negacionista y antivacunas”

Los acusados, “durante más de 20 años”, bajo anonimato y “faltando totalmente a la verdad por ser hechos totalmente inventados” amplificaron el bulo en internet y en redes sociales (especialmente en blogs, canales de YouTube y en Telegram) para atentar contra la fama y la consideración profesional y pública de los cargos públicos afectados, argumenta el Ministerio Fiscal.

“Es gente que está metida en la órbita negacionista, antivacunas y de las teorías de la conspiración, la mayoría de los difusores tienen ese perfil”, explica Genar Martí. Dos de los propagadores del bulo (Juan Lankamp Riaza y Joaquín Crespo Marqués) se encuentran en situación procesal de rebeldía, por lo que no han podido ser enjuiciados. El resto conforman una peculiar tropa de conspiracionistas que actuaban, según la Fiscalía, con “verdadera maldad”.

Se trata de María Pilar Baselga Calvo, que administraba un blog y colgó vídeos y audios en la red sobre el ‘caso bar España’. La acusada, ya condenada junto con Juan Lankamp por intromisión ilegítima del derecho al honor de la magistrada afectada, difundió una fotografía de la jueza obtenida de un acto académico de sus hijos. Incluso se permitió afirmar que la magistrada “mata niños”.

Otro de los que se sentará en el banquillo es Javier Fernández Torres, quien, contratado por Reinaldo Colás, elaboró dictámenes y aseguró que la supuesta trama había causado la muerte de dos menores y abusos a 80. El acusado usaba “como pantalla” al colectivo denominado ‘Abogados contra la Corrupción. Alimentado por este último, José Eduardo Sánchez Juan difundió el bulo en La Tribuna de España, un portal del que fue editor, añadiendo “elementos de ficción propios”, según el Ministerio Fiscal y conectando el supuesto caso del bar España con el ‘caso Alcàsser’.

Virginia Mota San Máximo, redactora de un “periódico digital” llamado Aquí Actualidad (cuyo editor, Santiago Cordiro García, figura como responsable civil) también difundió el bulo con información proporcionada por Javier Fernández Torres. Además, la lista de acusados incluye a Carlos García Viejo, drogodependiente y con trastorno de la personalidad, que difundió el bulo en YouTube y en redes sociales. También se sentará en el banquillo el documentalista Valentí Figueres, cuyo documental nunca se ha llegado a estrenar pero que fue entrevistado en TV3 manifestando que “en España no se permitía investigar este tipo de casos”.

Finalmente, Ramón Valero Martín Consuegra, autodenominado en la red Técnico Preocupado, ha difundido activamente el bulo (tras la apertura del juicio oral ha iniciado una campaña para recaudar fondos para su defensa). “El impacto publicado en internet por este acusado ha sido de gran relevancia”, afirma el Ministerio Fiscal en su escrito.

La jueza instructora ha pedido contra todos ellos una responsabilidad civil de 2,4 millones de euros. Sin embargo, y a pesar de las medidas cautelares, el rastro del bulo aún colea por la red.

by BeHappy Co.