Search
El Proceso18/98 desmantela gran parte del entramado político etarra

Macro juicio del caso Ekin: la juez Ángela Murillo condena al entremado político-mediático terrorista: Ekin, KAS, EGIN y Xaki

HECHOS

El 19.12.2007 la Audiencia Nacional dictó sentencia (de la que fue ponente la juez Ángela Murillo) contra todos los acusados del llamado ‘Macrojuicio’ al entramado político-logístico de ETA. (Proceso 18/98) Entre ellos los dirigentes de las asociaciones KAS, Orain (diario EGIN), Ekin, Joxemi Zumalabe y Xaki.

LOS CONDENADOS EN EL PROCESO 18/98 Y SUS SENTENCIAS:

José Luis Elkoro Unamuno (EGIN) – Condenado a 24 años de cárcel

Xabier Alegria Loinaz (EGIN) – Condenado a 18 años de cárcel

Xabier_alegria Xabier Alegría, que fuera uno de los máximos responsables de Orain, la editora de EGIN, era el principal juzgado en el caso 18/98

Vicente Askasibar Barrutia (KAS)  – Condenado a 13 años de cárcel

José Luis García Mijangos (KAS) – Condenado a 11 años de cárcel

José Antonio Díaz Urrutia (KAS) – Condenado a 11 años de cárcel

Juan Pablo Diéguez Gómez (KAS) – Condenado a 11 años de cárcel

Inmaculada Berriozábal (KAS) – Condenada a 12 años de cárcel

Iker Beristáin Urizabarrena (KAS) – Condenado a 12 años de cárcel

José Antonio Echevarría (KAS) – Condenado a 17 años de cárcel

Segundo Ibarra Izurieta (KAS) – Condenado a 13 años de cárcel

Francisco Murga (EGIN) – Condenado a 10 años de cárcel

Manuel Inchauspe Vergara (EGIN) – Condenado a 9 años de cárcel

Jesús María Zalacaín (EGIN) – Condenado a 9 años de cárcel

Javie María Salútregui (EGIN) – Condenado a 12 años de cárcel

María Teresa Toda (EGIN) – Condenada a 10 años de cárcel

teresa_toda_egin La periodista Teresa Toda, ex redactora-jefa de EGIN, ejerció de portavoz de los acusados durante el juicio

Javier Otero Chasco (EGIN) – Condenado a 4 años de cárcel

Ignacio José Zapiainn (EGIN) – Condenado a 4 años de cárcel

Isidro Murga (EGIN) – Condenado 10 años de cárcel

Pablo Gorostiaga (EGIN) – Condenado a 9 años de cárcel

Carlos Trenor Dicenta (EGIN) – Condenado a 17 años de cárcel

José María ‘Txema’ Matanzas Gorostizaga (EKIN) – Condenado a 14 años de cárcel

txema_matanzas El abogado ‘Txema Matanzas, era uno de los principales rostros de EKIN

Xabier Arregui Imaz (EKIN) – Condenado a 11 años de cárcel

Natale Landa (EKIN) – Condenado a 11 años de cárcel

Ana Lizarralde (EKIN) – Condenada a 11 años de cárcel

Olatz Eguiguren (EKIN) – Condenada a 13 años de cárcel

Imanol Iparaguirre (EKIN) – Condenado a 11 años de cárcel

Juan María Menizábal (EKIN) – Condenado a 13 años de cárcel

Pablo Asensio (EKIN) – Condenado a 11 años de cárcel

Javier Balazantegui Aguirre (EKIN)- Condenado a 14 años de cárcel

Rubén Nieto Torio (EKIN) – Condenado a 14 años de cárcel

Iker Casanova (EKIN) – Condenado a 11 años de cárcel

Francisco Gundín (EKIN) – Condenado a 11 años de cárcel

Miguel Ángel Zuloaga (Zumalabe) – Condenado a 10 años de cárcel

Mikel Aznar (Zumalabe) – Condenado a 9 años de cárcel

Olatz Altuna (Zumalabe) – Condenado a 9 años de cárcel

Sabino Ormazabal (Zumalabe) – Condenado a 10 años de cárcel

José María O´Shea (Zumalabe) – Condenado a 10 años de cárcel

Fernando Osalde (Zumalabe) – Condenado a 10 años de cárcel

Mario Zubiaga (Zumalabe) – Condenado a 9 años de cárcel

ALberto Frias Gil (Zumalabe) – Condenado a 9 años de cárcel

José María Olarra Aguiriano (Xaki) – Condenado a 13 años de cárcel

olarra_aguiriano_ekin José María Olarra Aguiriano, dirigente de Xaki

Mikel Gotzon Eguíbar (Xaki) – Condenado a 13 años de cárcel

Mikel Gotzon Korta (Xaki) – Condenado a 11 años de cárcel

mikel_korta_egin Mikel Gotzon Korta

Nekane Chapartegui (Xaki) – Condenado a 11 años de cárcel

Miriam Campos Alonso (Xaki) – Condenado a 11 años de cárcel

José Ramón Anchía (Xaki) – Condenado a 2 años de cárcel

Elena Beloqui – (Xaki) – Condenada a 13 años de cárcel

elena_beloki Elena Beloki, compañera en 1989 de ‘Josu Ternera’, ahora era encarcelada por su labor como dirigente de Xaki

Jaime Iribarren (EKIN) – Absuelto

David Soto (EKIN) – Absuelto

Oiakua Azpiri (EKIN) – Absuelto

marta Pérez Echeandía (EKIN)- Absuelto

María Teresa Mendiburu (EGIN) – Absuelta

 

20 Diciembre 2007

El corazón de ETA

EL PAÍS (Director: Javier Moreno)

La organización ETA no sólo la forman los activistas armados, sino, con ellos, los miembros no armados de una red de organismos que forman sus frentes de masas, institucional, mediático, internacional, ideológico, entre otros. Es lo que sostiene con pruebas la sentencia de la Audiencia Nacional que condena a 525 años de prisión a 47 personas juzgadas en el macrojuicio contra el entorno de la banda, también conocido como sumario 18/98, en referencia al año en que se iniciaron las diligencias que culminan con esta histórica resolución.

Lo esencial de la misma confirma lo que se conocía a través de autos anteriores del juez Garzón. Durante años existió una especie de estado mayor del entramado etarra denominado Coordinadora Abertzale Sozialista, KAS, que dirigía todo el tinglado de acuerdo con la estrategia de coacción de la banda. En esa coordinadora participaban representantes de los diferentes frentes, pero no como simples colaboradores externos, sino como parte de la banda misma, su «corazón» organizativo, según la sentencia.

Desde hace años se conocían decenas de actas de KAS de las que se deduce esa forma de funcionamiento. Tras la declaración de ilicitud de KAS, la banda ideó otro mecanismo denominado Ekin que asumió similares funciones al frente del tinglado. El esquema organizativo no significa que todos los que trabajasen en cualquiera de esas estructuras fuera miembro de ETA, pero sí los dirigentes de las mismas, que tenían una especie de doble militancia, la pública y la clandestina.

Sin esa trama, ETA sería una banda de delincuentes comunes; a través de ella capitalizaba políticamente los efectos de la coacción organizada en torno a su sección militar. Todo esto no era desconocido en el País Vasco, aunque se ignoraran los detalles sobre cómo se producía la conexión y qué personas encarnaban cada función. La sentencia, recurrible ante el Supremo, trata de personalizar esas responsabilidades, de acuerdo con las normas propias del derecho penal.

Por eso resulta lamentable que los partidos nacionalistas democráticos asumieran ayer las descalificaciones burdas del propio entorno etarra; la voluntad de derrotar a ETA implica la de acabar con la impunidad de quienes pretendían actuar con un pie dentro y otro fuera de la ley

20 Diciembre 2007

ETA se queda sin disfraces

ABC (Director: José Antonio Zarzalejos)

La contundente sentencia dictada ayer por la Audiencia Nacional contra el entramado de «frentes» y organizaciones tejido por ETA es el retrato real y completo de esta banda terrorista y supone la culminación de un largo proceso policial y judicial cuyo objetivo ha sido, precisamente, la revelación del verdadero rostro de ETA. El éxito de esta sentencia no se debe a la casualidad ni a impulsos aislados: es el resultado de una política antiterrorista integral, en la que cada institución del Estado se implicó conforme a sus principios de funcionamiento, pero en la que todas se sintieron comprometidas con la aplicación de la ley para la derrota del terrorismo. A esta sentencia contra el entramado de ETA -que pone fin a un proceso que ABC calificó, en el día en que daba comienzo, como «El Nüremberg de ETA»- se ha llegado gracias a la voluntad política del anterior Gobierno del Partido Popular de no dar a los terroristas ningún margen de actuación, de no conformarse con una dinámica indefinida de atentado-detención, ni de aceptar la inverosímil hipótesis de que un grupo u organización controlada por los terroristas puede ser legal. También ha sido fundamental el apoyo político a las Fuerzas de Seguridad del Estado para que investigaran a fondo, sin condicionamientos extraños, cuál era la realidad de ETA. Igualmente, esta sentencia refleja hasta qué punto puede llegar a ser eficaz en la lucha contra ETA un Ministerio Fiscal orientado al ejercicio de sus funciones constitucionales, no al servicio de intereses políticos y coyunturales. Por supuesto, los jueces han sido decisivos para que el imperio de la ley cayera sobre los acusados, pero para eso contaron también con leyes adecuadas y el amparo institucional de un Gobierno que, hasta 2004, tenía claro el objetivo de derrotar a los terroristas. En definitiva, el éxito es de un Estado de Derecho y democrático que decidió combatir a ETA con todas las consecuencias.
Que el juicio contra las tramas de KAS, EKIN, XAKI, la Fundación Zumalabe y otras «entrañas» de ETA haya tenido lugar bajo el mandato del PSOE no es más que una coincidencia temporal. Lamentablemente, no responde a una relación de empatía entre la voluntad política del Gobierno y las exigencias del Estado de Derecho. Es más, muchos socialistas no se reconocieron en este proceso, que fue tenido como un obstáculo a la negociación política entre el Gobierno de Zapatero y ETA. Fue Patxi López, secretario general de los socialistas vascos, quien en una entrevista publicada por el diario «Gara» el 13 de noviembre de 2005, y tras negar que los hoy condenados pudieran ser parte de ETA, enmarcó el juicio del sumario 18/98 en «una legislatura con Aznar en la que prácticamente toda Euskadi estaba bajo sospecha». La afirmación, brutal e irresponsable, situaba la acción de la Justicia como producto espurio de la política antiterrorista de Aznar. No fue un error de López. Era eso exactamente lo que pensaba y lo afirmó en «Gara» cuando jueces y fiscales asumían el riesgo de juzgar y acusar a medio centenar de terroristas.
Esta sentencia no refleja la política del Gobierno socialista sobre ETA. Se trata, por el contrario, de la confirmación de que lo acertado era extender la persecución policial y judicial a todas las ramificaciones de ETA. El valor principal de esta sentencia es que levanta definitivamente el velo de los terroristas y de sus colaboradores, aunque éstos estuvieran amparados por una legalidad que desde ayer les es negada. ETA creó una sociedad propia que incrustó en la sociedad vasca. Ya nadie debe dudar de que ETA infecta cuanto toca, y de que todo lo que esté bajo su control directo o indirecto es tan terrorista como los asesinos de Capbreton. Por eso, la gran mayoría de los acusados está condenada por integración en ETA, y muchos de ellos con la agravante de condición de dirigente.
La comparación es odiosa. Mientras los magistrados que han sentenciado y el brillante fiscal que ha acusado, junto a valiosas acusaciones populares, hacían su trabajo, el Gobierno socialista se entretenía en negociaciones con los colegas de los que se sentaban en el banquillo; urdía excusas para liberar a De Juana Chaos; mutilaba la ley de Partidos Políticos frente a ANV y blindaba judicialmente a Arnaldo Otegi, hoy en prisión gracias a una condena heredada de la anterior legislatura. Al menos, el Estado se ha reforzado con una sentencia ejemplar que golpea a ETA y muestra cómo combatir el terrorismo.

El Análisis

CLARIFICANDO LAS COSAS EN TORNO AL DIARIO EGIN

JF Lamata

Lo más destacado del proceso 18/98 es que ponía las puntos sober las ies sobre el tema de la editora Orain y el desaparecido diario EGIN. El periódico ‘quebrado’ por el juez Garzón en 1998 había sido suspendido y reventado de manera irregular. Ahora la sentencia de la juez Murillo venía a acreditar lo que ya era un vox populi, que ese periódico era un instrumento al servicio de los terroristas. Su redactora jefa, Teresa Toda (portavoz de los acusados en aquel juicio, fue condenada a 10 años de cárcel.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.