Search
El enfrentamiento entre ambos medios acabará en los tribunales

Cruce de ataques entre el periódico CANARIAS 7 (Juan Francisco García González) y el digital CANARIAS AHORA (Carlos Sosa)

HECHOS

El 19.01.2009 el periódico CANARIAS 7 dedicó un editorial a descalificar al director de CANARIAS AHORA.

D. Carlos Sosa:  “Los sicarios de Juan Francisco García se dividieron este domingo el trabajo, y mientras uno llamaba fracasado al director de CANARIAS AHORA y le colgaba todo tipo de parabienes, otro se metía en un esplendoroso berenjenal de periodismo creativo sobre una alambicada mafia socialista, y un tercero rebautizaba el clan de la avaricia para sacar de él precisamente al editor del CANARIAS 7“.

19 Enero 2009

La infamia de Sosa y el origen de su resentimiento

CANARIAS 7 (Editor: Juan Francisco García González)

En un intento de que no se hable de su enésimo fracaso profesional, el director de Canariasahora.es, Carlos Sosa, se ha quitado la máscara de hombre progresista y ha mostrado su auténtico talante: el de quien disfruta nadando entre el insulto, la injuria, la acusación sin fundamento, el intento -inútil, precisamente por su escasa valía moral- de desacreditar al prójimo, la calumnia y todo eso que tan poco tiene que ver con la información y que él, que tan bien rodeado está de togas judiciales, debería medir con cuidado para no caer en errores que le han costado ya alguna condena y la reprimenda incluso de sus abogados. El PSOE inmobiliario y conspirador ha encontrado en él un ariete torpe con el que intenta cuestionar a este periódico por el mero hecho de que aquí se cuentan las verdades de ese sector del partido, se les señala con nombres y apellidos y se le advierte a sus compañeros de militancia que con colegas como ésos ni pueden ir muy lejos ni se les puede respetar.

Reescribiendo la historiaAhora que el diario Metro ya no se imprime por el fracaso de Carlos Sosa, y ahora que la emisora de radio Canariasahora está a punto de desaparecer -otra aventura que Carlos Sosa ha llevado al naufragio- tras ser vendida a la cadena Ser, toda la ponzoña se concentra en el digital Canariasahora.es, que como ya no sabe qué verdades contar, simplemente reescribe el pasado, lo manipula como le da la gana y fabrica mentiras burdas.

Así no es de extrañar que Sosa haya conducido a la sociedad a la liquidación, habiéndole tocado el dudoso honor de ejecutar ese proceso. En un intento de defender al que fuera jefe superior de Policía de Canarias, Narciso Ortega, que a la postre se vuelve contra este mismo, Canariasahora.es se ha lanzado a desprestigiar a respetables personas de la vida pública que el pasado año despidieron a Ortega con una comida en el hotel AC. El encuentro no sólo no fue secreto, sino que este periódico llegó a dar fe del mismo publicando una reseña con foto incluida.

Lo organizaron los amigos del SPA del hotel Santa Catalina que querían agasajar a Ortega en vísperas de su traslado a Barcelona; no acudió nadie del equipo directivo de CANARIAS7, contrariamente a lo que él afirma, y entre los comensales se repartieron el coste del almuerzo. Ahora Sosa, que habla y escribe por la herida de sus reiterados fracasos profesionales y la hiel de su mapa genético, lo presenta como un conciliábulo vergonzoso. Con ello, además de mentir de principio a fin, deja al que fuera jefe superior de la Policía a los pies de los caballos, pues lo convierte en objeto de una dádiva en forma de comida. ¿Qué pensará Ortega de como lo presenta Canariasahora.es?

Alguien que le dé un buen consejoY como aquí no somos mala gente, acabamos sugiriendo al entorno de Carlos Sosa que alguien le haga el favor de aconsejarle debidamente. Como no parece que su empresario de cabecera -José Francisco Henríquez- tenga capacidad para ello, ya podría alguno de los que le ríen la gracia hacer esa obra de caridad. Domingo González Chaparro, por ejemplo, podría caer en la cuenta de que lo último que precisa su hijo -contratado como asesor de Presidencia del Cabildo por su valía- es tener un defensor tan chapucero como Sosa, que enfanga a quien intenta defender. No estaría de más un buen consejo togado a Carlos Sosa, pero si éste no llega, ahí va una sugerencia: quien con infames se acuesta, cuestionada se levanta.

Sosa y el origen de su resentimiento Para que los lectores vayan entendiendo mejor a determinados personajes, conviene en ocasiones dar un salto en el tiempo. Proponemos, por ejemplo, un viaje a 1999. A finales de junio de ese año, el socialista Ángel Luis Sánchez Bolaños accede a la presidencia de La Caja de Canarias en virtud de una componenda política que terminó como el rosario de la aurora. Conviene recordarlo ahora porque algunos de los artífices de aquel enjuague político siguen coleando por las alcantarillas del PSOE a ver cómo rapiñan algo de poder.

Entre ellos se encontraba entonces, y se encuentra a fecha de hoy, Carlos Sosa, director de Canariasahora.es. Y fue en aquel verano cuando, al día siguiente de la elección de Sánchez Bolaños como presidente ejecutivo de La Caja de Canarias, Carlos Sosa se personó con él en la Redacción de CANARIAS7. Fue una cita imprevista con la que Sánchez Bolaños quiso dejar constancia de quien mandaba en Las Palmas era él y que CANARIAS7 debía ponerse a sus órdenes. La presencia de Sosa no fue casual: trabajó en su día en este periódico, del que fue despedido, y desde su salida le pueden las ansias de venganza, pues considera que reunía méritos para llegar a dirigir esta cabecera. Y eso es precisamente lo que Sosa quiso escenificar en aquella visita, haciendo de palanganero de Sánchez Bolaños. De hecho, él y su corte de aduladores se encargaron de pregonarlo a los cuatro vientos en aquellos días de 1999. Por desgracia para él, ésta es una empresa seria, en la que no caben talantes injuriosos como el suyo, y ésta es una empresa que no quiere acabar en proceso de liquidación, como es su especialidad: fulminó Metro Canarias, hundió la emisora de radio Canariasahora y condujo a la liquidación al digital, proceso que le toca ejecutar para escarnio suyo y vergüenza de unos trabajadores que creyeron en él y ahora buscan un hueco en las colas del paro.

El Womad y los favores municipales

Pero no terminan ahí las proezas de Sosa. Como él no lo dice, pues vamos nosotros a hacerle el favor al público: Sosa y su empresa han sido los encargados de contar las excelencias del Festival Womad, ese que cada año se celebra en la capital grancanaria. La promotora del mismo, Dania Dévora, es muy libre de contratar a Sosa, cuyas facturas paga gracias al dinero que recibe de las subvenciones concedidas por las administraciones públicas que sostienen el festival en cuestión. Por eso, el Womad y todo lo que haga Dania Dévora reciben siempre los parabienes de Canariasahora.es. Y por eso mismo Sosa no ha gastado una sola línea de su publicación infame en preguntarse por qué el Ayuntamiento de la capital grancanaria tiene a Dévora como promotora de conciertos y espectáculos de cabecera, ni por qué ha quintuplicado el dinero que recibe del equipo de gobierno municipal. Ya puestos, contemos también que lo primero que hizo la teniente de alcalde del Ayuntamiento capitalino en cuanto entró en el Consistorio, Teresa Morales, fue ordenar que parte de la publicidad municipal recayese en el digital: ¿a qué ahora entienden por qué Morales no sufre los excesos verbales de Sosa y los suyos?

Las campañas y los secretos En el inventario de méritos políticos de Carlos Sosa, anoten también su participación directa -aunque encubierta, porque así se siente más cómodo- en varias campañas electorales, como asesor de comunicación. ¿De qué partido? Sobra la pregunta: del PSC. La más reciente fue la de José Miguel Pérez al Cabildo, donde Sosa es poseedor de varios secretos relativos a la financiación de esa campaña que se han convertido en una pesadilla para el entorno del candidato. Una pesadilla cuyas dimensiones se comenta que superan los 20 millones de las antiguas pesetas…

19 Enero 2009

En lenguaje mafioso

CANARIAS AHORA (Editor: Carlos Sosa)

El lenguaje empleado este domingo en Canarias7 se asemeja bastante al de la mafia. Imagínense a ese padrino atusando con una mano el pelo del pequeño ahijado y con la otra ordenando el asesinato del periodista que un día le dijo que no le tenía miedo. Los abogados de CANARIAS AHORA ya han recibido el encargo de estudiar acciones judiciales por lo publicado en el periódico de Juan Francisco García este domingo porque se han rebasado todos los límites, incluyendo las zafias referencias y las amenazas a la familia. Es una lástima que en el momento de escribir lo que escribió sobre la vida íntima del señalado en el punto de mira, el sicario de guardia no tuviera ya leídas algunas páginas del sumario de Góndola en las que se trascriben unas suculentas conversaciones telefónicas entre uno de los socios de Imputados sin Fronteras y otra persona que se encontraba en Cuba. Ambos comentan con regocijo el año de nacimiento de las chicas a las que aparentemente contratan favores sexuales. Menores, por supuesto.

18 Enero 2009

Sosa se quema en el fuego de sus fracasos

Francisco Suárez Álamo

A los socialistas no les gusta que se les relacione con la caverna de Canariasahora.es y sus moradores. Hace unas semanas les irritó que se les vinculara con José Francisco Henríquez, elegido precisamente por el pleno municipal a propuesta del PSOE para representar a Las Palmas de Gran Canaria en la Asamblea de La Caja de Canarias y candidato de un sector de esa formación política a la presidencia de la entidad. Ahora les avergüenza que se diga que Carlos Sosa, director de Canariasahora.es y encargado de liquidar la sociedad tras su enésimo fracaso profesional, tiene algo que ver con el PSC.
Si fuera verdad que Sosa y el PSOE no son lo mismo, debió ser una casualidad que en su día el periodista se encargase de la comunicación en la Consejería de Política Territorial cuando su inquilino fue el socialista José Francisco Henríquez; también debió ser fruto del azar que la empresa Global, dirigida por un veterano socialista como Ángel Luis Sánchez Bolaños, confiase a Sosa su propaganda; igualmente fue una coincidencia que el propio PSOE fichase a Sosa como jefe de prensa y, por último, que asesorase desde bastante dentro al equipo de campaña de José Miguel Pérez.

Ahora, cuando las cosas no le salen al gusto de la caverna de Canariasahora.es y sus moradores; cuando son derrotados en La Caja; cuando no logran hacer saltar por los aires el pacto de gobierno en el Cabildo; cuando en Telde todo el mundo asume que sería imperdonable que José Antonio Perera tirase por la borda su buen nombre con un acuerdo de gobierno con Ciuca, como desean los cavernícolas de Canariasahora.es y sus tentáculos cabildicios; cuando en San Bartolomé de Tirajana resultaría muy burdo forzar una recomposición de la mayoría a base de -como se hizo en otras ocasiones- agilizar o ralentizar determinados flecos del caso Paraíso; cuando en el Cabildo grancanario está a punto de salir del horno el contrato para un «servicio de asesoramiento integral de comunicación»;cuando todo eso se escribe en negro sobre blanco, como ayer se hizo en este periódico, la consigna general es mirar para otro lado y decir que a Sosa lo conocen en el Partido Socialista porque lo ven cada semana en 59 segundos y poco más. Ya nadie se acuerda de los favores y los servicios prestados, de cómo ayudó a defenestrar a unos y a encumbrar a otros, de cómo fue el cooperador necesario -y encantando de serlo- a la hora de fumigar a quien no acatase las órdenes de unos o se resistiera a las exigencias urbanísticas de otros.

Por suerte para todos, por mucho que nieguen la evidencia, esto es una isla y aquí nos conocemos todos. Dice el refrán que pueblo chico, infierno grande, y en este pueblo y en este infierno hay diablos que llevan muchos, muchos años alimentando el fuego. Sosa es uno de ellos y ahora que se quema en sus fracasos, el PSOE intenta no salir chamuscado. Con lo fácil que es apartarse de las malas compañías.

25 Enero 2009

Soria, Santana Cazorla y 'Canarias7'

Carlos Sosa

El objetivo es emponzoñarlo todo de tal manera que parezca que ni la Justicia es Justicia ni la verdad es verdadera, de modo que al ciudadano contribuyente y sufridor votante le den ganas de no acercarse a una urna para los restos. Sabedores de que la corrupción propia tarda en calar en el sentimiento del cuerpo electoral, utilizan otros estímulos de efectos mucho más directos, como la fácilmente criticable acción policial o el defectuoso funcionamiento de la Justicia ante un empresario que ellos colocan como ejemplar y que no viene a ser otra cosa que el que quieren que encarne ante la opinión pública lo que les pasa a ellos.

Soria, con la ayuda inestimable de Juan Francisco García, presidente de Canarias7, al que terminará pagando sus servicios con los presupuestos de la Comunidad Autónoma, ha elegido para esta nueva huida hacia adelante al empresario Santiago Santana Cazorla, desesperado por los efectos que sobre sus negocios pudiera tener su imputación penal en el caso Góndola. En esa desesperación, el actual copropietario de Anfi del Mar y de otros muchos negocios, se ha abrazado a estos peligrosos compañeros de viaje que, para un mejor acomodo, sufren, sospechan que sufrirán o han sufrido históricamente el vaho de la Justicia en sus totisos.

Si hacen un poco de memoria, se encontrarán a Santana Cazorla junto a Soria en la grosera operación de La Favorita, un pase en toda regla por el que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria compró al empresario unas naves por algo más del doble del precio que había pagado tan sólo un año antes. Luego aparecerá de nuevo Santana Cazorla en Telde en una operación calcada a la de La Favorita (San Rafael), y muy cerquita de Toñi Torres, principal encartada en laoperación Faycán .

Y finalmente volvemos a encontrarnos al empresario sureño metido hasta las cachas en dos asuntos en los que el presidente del PP tiene una participación directa y/o familiar: la autorización de camas turísticas en la urbanización Anfi Tauro ( caso salmón) y la operación Góndola, donde Luis Soria, que acababa de levantarse del sillón de consejero de Industria y Comercio, aparece exigiendo una comisión de 100.000 euros por apartarse de la puja para la instalación de un supermercado. Y el hermano mayor, presionando para que el favor se haga, según consta en las conversaciones intervenidas por orden del juez.

Por el camino podemos relatar otras llamativas coincidencias, como la amistad que Santana Cazorla y Soria comparten con el ex magistrado y hasta el otro día vocal del Poder Judicial José Merino, que aparece en la operación Eolorecomendando a un cuñado suyo a Luis Soria para el concurso eólico, otra operación corrupta del PP canario en el que también intentaron endilgarle el muerto a un socialista.

Puestos a tapar vergüenzas e indecencias, hacía falta un periódico de gran tirada que sirviera de altavoz y parapeto. Soria y Santana Cazorla han elegido al mejor: Juan Francisco García, un personaje sin escrúpulos que utiliza el Canarias7 como bomba lapa cuando un político, un juez, un empresario o un periodista resultan molestos para la causa.

En Madrid, Esperanza Aguirre la ha emprendido contra El País, que ha descubierto el escándalo del espionaje. Aquí, Soria, tras darnos por perdidos, le ha entrado a La Provincia, con Juan Francisco García frotándose las manos ante una trifulca que cree que le beneficia y asumiendo personalmente el trabajo que su protegido no pudo culminar con CANARIAS AHORA. Los que estorbamos para las trapisondas resistimos mucho más de lo que ellos creen.

by BeHappy Co.