Search
El juicio al asesino directo se celebrará en 1994, mientras que el capo no se sentaría en el banquillo por aquel crimen hasta 2002

El ‘comando Argala’ de Parot asesina en Madrid al Teniente Coronel Martínez Moreno por orden de ‘Pakito’ Múgica Garmendia

HECHOS

El 17.11.1989 fue asesinado el Teniente Coronel  D. José Martínez Moreno.

Hechos: El 17 de Noviembre de 1989 era asesinado el Teniente Coronel del Ejército de Tierra José Martínez Moreno en la glorieta de Atocha al ser ametrallado su coche, en el atentado resultó gravemente herido el conductor, soldado D. Alfonso de los Reyes Cobertera. El asesinato del Jefe Militar se producía en el mismo lugar dónde 4 meses antes habían sido asesinados dos jefes militares, el Comandante Brangua y el Coronel Martín Posadillo.

Víctimas Mortales: D. José Martínez Moreno

LOS ASESINOS:

henri_parot El asesino Henri Parot fue condenado en 1994 a penas que sumaban los 52 años de prisión por aquel atentado.

pakito_mugica_garmendia Francisco Múgica Garmendia ‘Pakito’ líder del ‘Comité Ejecutivo’ de ETA fue condenado en 2002 a penas que sumaban los 55 años de prisión por el asesinato del Coronel Martínez Moreno.

18 Noviembre 1989

Un comando de ETA asesina en Madrid a un teniente coronel del Ejército de Tierra

Juan Carlos Escudier

El teniente coronel del Ejército de Tierra, José Martínez Moreno, fue asesinado ayer en Madrid por un comando de ETA que acribilló a balazos el vehículo oficial en el que viajaba. En el atentado también resultó herido el soldado, Alfonso Reyes Corbetera, conductor. del vehículo, que recibió un impacto de bala en el cuello, con orificio de entrada y salida. El soldado, de 20 años de edad, se recupera en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid. El atentado se produjo a las 17,15 horas de la tarde en la madrileña glorieta de Carlos V, a poco más de 200 metros de la sede del Gobierno Militar. El vehículo del teniente coronel Martínez Moreno se detuvo en un semáforo en rojo y fue ametrallado, cuando reiniciaba la marcha, por dos jóvenes que esperaban en un Renault 9 blanco, estacionado junto a una parada de taxis. Los disparos provocaron la muerte en el acto del teniente coronel e hirieron al soldado, que, según relataron a EL MUNDO testigos presenciales, pudo saltar del vehículo en marcha. El coche de los militares recorrió unos metros sin conductor antes de estrellarse contra la barandilla del subterráneo de la Avenida Ciudad de Barcelona. El soldado, con una mano en el cuello, siguió al vehículo andando y cayó al suelo. Posteriormente fue recogido por un agente de la policía municipal que le trasladó al hospital Gregorio Marañón. Los terroristas, dos o tres según los testigos, se dieron inmediatamente a la fuga en un Renault 9 blanco, matrícula de Oviedo 0725-D. El vehículo fue encontrado ardiendo horas después en un descampado situado en la confluencia de las calles Alcalá y Hermanos García Noblejas, y fue explosionado por artificieros de la Policía Nacional, en previsión de que ocultara una bomba en su interior.

La Delegación del Gobierno en Madrid hizo público un comunicado en el que señala que el vehículo utilizado por los terroristas había sido sustraído en Guipúzcoa y repintado, ya que su color original era gris metalizado. El coche era buscado desde hacía más de un mes. De acuerdo a la versión oficial de la Jefatura Superior de Policía, uno de los terroristas descendió del coche para rematar al teniente coronel. Una vez efectuados los disparos, volvió a subir al automóvil, que emprendió la huida por la Avenida Ciudad de Barcelona. Otros testimonios de testigos presenciales recogidas por este periódico en el lugar del atentado y por la propia Policía Municipal, apuntan a que, inmediatamente después de producirse el ametrallamiento, un individuo no identificado descendió de otro coche, un Talbot Horizon Rojo matrícula de Zaragoza, empuñando en su mano una pistola. Varios testigos relataron que agentes de la policía municipal que regulaban el tráfico en la glorieta dispararon sus armas contra el coche de los terroristas, al percatarse de que se trataba de un atentado. En el lugar de los hechos fueron recogidos 11 casquillos del calibre 22,66, 5 proyectiles del mismo tipo, un casquillo y otro proyectil más del 9 milímetros parabéllum. La diferente munición parece corroborar la hipótesis de que fueron dos los terroristas que abrieron fuego contra el vehículo militar. El Opel Corsa en el que viajaba el teniente coronel recibió 27 impactos de bala en ambos costados. El cuerpo sin vida de José Martínez Moreno se encontraba sentado en el asiento trasero con la cabeza vencida hacia atrás y con una mano apoyada en la pierna. Todo hace suponer que falleció en el acto.

Minutos después del atentado, la Policía puso en marcha la «operación jaula» para tratar de localizar a los terroristas, con el establecimiento de controles móviles en las salidas de Madrid, lo que provocó importantes retenciones de tráfico en toda la ciudad. Un helicóptero de Policía complementó la acción policial en busca del comando de ETA. Fuentes de la Seguridad del Estado informaron que los autores del atentado son, presumiblemente, los mismos que asesinaron en julio al coronel José María Martín Posadillo y al comandante Ignacio Julio Baragua Arbues y en septiembre a la fiscal de la Audiencia Nacional, Carmen Tagle. El teniente coronel José Martínez tenía 51 años, era soltero y estaba destinado en la Inspección de Artillería. Al soldado herido, Alfonso Reyes, le quedaba una semana para cumplir el servicio militar. Minutos después del atentado, se personaron en el lugar de los hechos el alcalde de Madrid, Agustín Rodríguez Sahagún, que se encargó de comunicar el suceso al Ministerio de Defensa, la delegada del Gobierno en Madrid, Ana Tutor, y el concejal del PP, José Maria Alvarez del Manzano. Poco después de las siete de la tarde, y en medio de una intensa lluvia, fue levantado el cadáver del militar asesinado y trasladado al Instituto Anatómico Forense. La capilla ardiente será instalada hoy en el Cuartel General del Ejército. Todos los partidos políticos democráticos condenaron sin paliativos el atentado. El PSOE hizo público un comunicado en el que expresaba su solidaridad con los familiares de la víctima. Por su parte, el presidente del PP, Manuel Fraga, afirmó que el asesinato del teniente coronel Martínez Moreno «trata de minar el espíritu demócrata de un pueblo que sólo desea vivir en paz». El PCE también emitió una nota pública en la que insite en la necesidad de «afrontar la potenciación de las iniciativas políticas y sociales que tiendan a la superación de la violencia política».

El Análisis

UN COMANDO INVISIBLE

JF Lamata

Ninguna información de prensa identificó a los autores de este crimen. Como tantas veces anteriormente el temible ‘comando Argala’ de Henri Parot era desconocido para la prensa y para la policía española. Habría que esperar un año hasta que por fin fueran identificados y se pudiera poner fin a la sanguinaria carrera de los etarras franceses.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.