Search

El Gobierno Zapatero nombra a Joan Mesquida nuevo Director de la Guardia Civil en sustitución del Teniente General Carlos Gómez Arruche

HECHOS

El nombramiento se anunció el 27 de abril de 2006.

28 Abril 2006

Relevo en la Guardia Civil

EL PAÍS (Director: Jesús Ceberio)

No se puede decir que sea una sorpresa el relevo del director general de la Guardia Civil que hoy decidirá el Consejo de Ministros. Al teniente general Carlos Gómez Arruche le sustituirá el actual director general de Infraestructuras del Ministerio de Defensa, Joan Mesquida. Gómez Arruche estaba políticamente quemado desde el pasado verano, a raíz del llamado caso Roquetas, cuando en unas primeras declaraciones pareció exculpar al teniente y a los agentes implicados en la muerte de un detenido. El entonces ministro de Interior y hoy titular de Defensa, José Antonio Alonso, calificó públicamente de desafortunada tal actitud, y aún fue más crítico el secretario de Organización del PSOE, José Blanco. Su relevo era cuestión de tiempo.

El nombramiento de Mesquida, ex consejero de Hacienda del Gobierno de Baleares y rumoreado candidato del PSOE a la alcaldía de Mallorca, supone el regreso de un civil a la jefatura de la Guardia Civil. Ese hecho ya no es relevante por sí mismo. Gómez Arruche no contaba con la confianza del ministro de Interior e incluso dentro del propio cuerpo era visto por algunos sectores como un infiltrado del Ejército, escasamente proclive a asumir las reivindicaciones a favor de legalizar el derecho de asociación.

En realidad, más allá de la significación política del nombramiento de Mesquida, éste tendrá que canalizar el malestar que se respira en el instituto armado y que quedó claramente plasmado en la manifestación de protesta convocada el pasado fin de semana por la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), que no es legal pero que está reconocida de facto por el Gobierno, y a la que están afiliados un tercio aproximadamente de los 70.000 agentes con que cuenta la institución.

La exigencia de mayores retribuciones salariales, las mejoras en las muy deficientes condiciones de muchas casas cuartel, la modificación del régimen disciplinario interno o el derecho de asociación de un cuerpo que mantiene su carácter militar pero que se dedica a tareas casi exclusivamente policiales, son peticiones razonables que el PSOE incluyó en su programa electoral y que siguen prácticamente inéditas.

27 Abril 2006

El director de la Guardia Civil que `olvidó´ la multa de Pedrojota

Periodista Digital (Director: Alfonso Rojo)

Hay muchas lecturas posibles tras el nombramiento de Mesquida para sustituir a Arruche: un cambio anunciado, un civil frente a un cuerpo militar… pero, además de todo ello, Joan Mesquida, que mañana será nombrado por el Consejo de Ministros nuevo director general de la Guardia Civil, fue el responsable del «extravío» de la multa de 16.900 euros que el Govern balear impuso a Pedrojota por su piscina, tan famosa como ilegal.

Si algunos criticaban la política de Dirección General de Tráfico por hacer que la Guardia Civil sea la ejecutora de una cuestionada política sancionadora, no se preocupen: al frente del cuerpo estará una persona que no es muy amiga de las multas. Al menos en cuanto a Pedrojota se refiere.

CASUALIDADES NADA CASUALES

Al director de `El Mundo´ le salió gratis el castigo impuesto por el Govern balear por hacer obras ilegales en su famosa y polémica mansión de Son Servera, en Mallorca. Y fue gracias, ni más ni menos, al nuevo director de la Guadia Civil, que «extravió» accidentalmente la `receta´ de doce mil euros.

Periodista Digital ha podido saber que Pedrojota Ramírez no pagó la multa de 16.900 euros ya que la consellería de Hacienda ni siquiera inició los trámites para cobrar la multa (Diari de Balears 8/9/2004), cuyo titular era el nuevo Director de la Guardia Civil. En el momento de justificar el hecho, el exconseller Mesquida dijo que la multa «no se tramitó a causa de un error informático» (Diari de Balears 9/9/2004).

Y es que la historia está repleta de `casualidades´: resulta que el exconseller recientemente nombrado nuevo Director de la Guardia Civil, que intentó hacer creer a la ciudadanía que la multa no se cobró por «un error informático», ha sido el único de todos los `consellers´ del antiguo equipo de Gobierno, encabezado por Francesc Antich ,que fue sistemáticamente elogiado por el diario `El Mundo´. Siendo socialista. Muy casual.

LO QUE DICE `EL MUNDO´ DE SU BUEN AMIGO

Así, mientras el propio Antich o el resto del Govern eran presentados cada día por el diario de Pedrojota como «una banda de jenízaros y jabalíes«, Mesquida era la excepción hasta el punto en que los mensajes de Pedrojota, Eduardo Inda Antonio Alemany Dezcallar lo pintaban (y pintan) como un modelo de «corrección, inteligencia, impecable neutralidad, moderación, honestidad, ilustración, buena educación…» He aquí algunas `enjabonadas´ de Pedrojota al nuevo director de la Guardia Civil:

`El Mundo´, 16/07/2004:

«El silencio es la suprema forma de envidia y a Joan Mesquida -su buena imagen y buena prensa- lo silencian sistemáticamente en la nomenclatura socialista balear, aquejada de un ataque de celos. A Mesquida le está pasando lo mismo que a Félix Pons: no le perdonan su inteligencia y su corrección».

`El Mundo´, 15/07/2004:

«He aquí un ejemplo de corrección política y de que ser socialista no significa ser desagradable ni ir por sistema en contra de los adversarios políticos, sobre todo cuando estos adversarios políticos tienen responsabilidades de gobierno autonómico. Con la llegada de Joan Mesquida al departamento del Ministerio de Defensa que gestiona las propiedades militares, todo han sido facilidades y rapidez decisoria para la venta del antiguo polvorín de Na Bajana al Govern».

«Ya apenas estrenado el Pacte de Progrés, Mesquida fue el único que se opuso al abandono de la presencia del Govern en Isba en medio de los gemidos de sus compañeros de gabinete que veían en la benemérita entidad una proyección `de derechas´ «.

`El Mundo´, 06/05/2004:

«Como conseller de Hacienda, fue la cara civilizada del Pacte de Progrés y se ha convertido ahora en el político balear mejor situado en el Gobierno de Zapatero. El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, había pensado en él para ocupar un alto cargo en su departamento, pero se adelantó José Bono al nombrarle director general de Infraestructuras de la Defensa».

`El Mundo´, 22/12/2003:

«El vapuleo de Joaquín Bellón- un perfecto desconocido para la mayoría del electorado- al ex conseller Joan Mesquida es democráticamente impecable, pero, políticamente, un error para los intereses electorales del PSOE. Mesquida representa la cara educada, eficiente y moderada del socialismo balear, como antaño la representó un Félix Pons, siempre ninguneado por la militancia del PSIB. Y son precisamente estos políticos moderados y educados los que pueden pescar votos en un electorado de centro que abomina de los modos que han practicado los socialistas durante los cuatro años autonómicos».

«Mesquida ha sido, posiblemente, el único miembro del anterior Govern que ha merecido el respeto y el aplauso de los que no le votaron. Como mereció el respeto del gobierno del PP y del resto de autonomías cuando se debatió la financiación autonómica, con una importante aportación del ex conseller. No gritaba: razonaba».

`El Mundo´, 15/10/2003:

«Llama la atención el pétreo silencio que guarda, contra viento y marea, el político más respetado del Govern anterior, Joan Mesquida, uno de los pocos políticos que quedan del socialismo ilustrado y educado que podrían atraer este voto centrista sin el cual es imposible ganar unas elecciones en Baleares».

`El Mundo´, 24/08/2003:

» `Al radical, ni agua´. Cristina Alberdi dijo con otras palabras lo que hace exactamente una semana apuntó el bueno de Joan Mesquida y lo que tres días después recalcó nuestra Joana de Arco menorquina.Hasta un niño de cinco años sabe que al Pacte de Progrés lo devolvieron a los corrales por su radicalismo. Decir que sobran dos millones de turistas, llamar explotador a Gabriel Escarrer, esgrimir la ecotasa cual cuchillo jamonero, confiscar tierras (…)».

`El Mundo´, 21/08/03

«Es muy importante que el socialismo balear viva sus momentos de catarsis y, tras el proceso autocrítico, renazca con una imagen moderna, cultivada y educada. Y es importante porque, en caso contrario, Baleares lleva camino de convertirse en una autonomía de partido único, sin alternativas dignas de este nombre y con una oposición ensimismada en la vieja carcundia de los clichés del socialismo del siglo XIX».

«A lo largo de estos cuatro años pasados, tanto este periódico como yo personalmente, hemos sido especialmente deferentes con el ex conseller de Hacienda, Joan Mesquida. No eran ganas de martirizar a la cúpula del PSOE balear, sino subrayar el contrapunto que suponía Mesquida, como representante de la tradición ilustrada del socialismo, al fondo y a la forma de las políticas que encarnaban Antich y el resto del Govern». (…)

«Mesquida era la excepción en un gobierno de jenízaros. Por esto, iba `a Madrid´ y era escuchado con respeto por el Gobierno de la Nación. Su papel en la financiación autonómica fue decisivo e importante. Nada que ver con los insultos maleducados de los quetglas, sampoles, alomares, antichs, garcías y demás».

«Ahora, y en la entrevista publicada en `El Mundo´ / `El Día de Baleares´, Mesquida ha dado el pistoletazo de salida al proceso autocrítico del PSOE y lo ha hecho desde esta perspectiva ilustrada y centrada del socialismo moderno.Este es el camino. Las elecciones se ganan en el centro, es decir, en esta masa pequeña, pero decisiva, que unas veces apuesta por el centro-derecha u otras por el centro-izquierda, pero centro ambos, derecha e izquierda».

«Este centro jamás votará posicionamientos maximalistas como los que representaron Antich y el Pacto de Progreso. En cambio sí podría votar la moderación que encarnan socialistas como Mesquida o Bono.En Baleares precisamos de una alternativa que pueda ser votada por la moderación, que no suponga una `vuelta de la tortilla´ de la Constitución no escrita, pero de una vigencia implacable, que rige la sociedad balear. Que se lleve bien con el empresariado y que no gobierne `en contra´ de nadie. Esta es la ilustración socialista».

EL PRECIO DE SUS INVESTIGACIONES

Así las cosas, se ha destapado el precio de tanta adulación: 16.900 euros. Así funciona el periodismo de investigación de Pedrojota Ramírez. Queda claro qué hay tras todas las campañas periodísticas de `El Mundo´, ya sea para enaltecer o denigrar a sus víctimas.

¿Casualidad? Revisando la historia de la piscina de Pedrojota se aprecia que está llena de `casualidades´. Por ejemplo, la concesión administrativa que Jaume Matas, entonces ministro de Medio Ambiente, concedió en 2001 se hizo a pesar de que el informe técnico elaborado por la Demarcación de Costas de Baleares se declaraba en contra. El nombre de la concesión va a nombre de una persona, Giuliana Arioli, que no es la propietaria del chalet.

La concesión nunca se ha publicado en el BOE y, pese a que reconoce que la piscina es de «caracter general, público y gratuito» y que debe contar con accesos públicos señalizados, nada de todo eso se ha respetado como tampoco se ha respetado el derecho de paso. Más casualidades: la forma real de la piscina no coincide con la que aparece en los planos de Costas y las duchas de la piscina abocan sus aguas sucias directamente al mar.

CREADOR DE LA ECOTASA

La sustitución del director de la Guardia Civil, Carlos Gómez Arruche, por el que hasta la fecha era director general de Infraestructuras del Ministerio de Defensa, Joan Mesquida Ferrando, supone que al frente de la Benemérita estará de nuevo un civil frente al perfil militar de Gómez Arruche, teniente general del Ejército del Aire.

Como consejero de Hacienda del Gobierno balear, el futuro responsable de la Guardia Civil fue el padre de la famosa ecotasa. Este impuesto fue presentado por el Ejecutivo socialista como la «clave» del turismo del siglo XXI en Baleares y que iba a permitir regenerar el medio ambiente en las islas y rehabilitar las zonas más degradadas por la excesiva presencia de turistas. El propio Mesquida aseguró que sería «neutro para las empresas» en 2002.

No obstante, la aplicación de la medida trajo consigo una disminución de cerca de un 8% de la afluencia turística al archipiélago. Durante los tres años que estuvo en vigor más de 700.000 turistas dejaron de ir a las Islas, que pasó de ser el primer destino turístico español a ocupar el cuarto lugar. Finalmente se produjo un cambio de Gobierno en las Baleares, encabezado por el `popular´ Jaume Matas, que derogó la medida.

by BeHappy Co.