Search
Hasta ahora Sogecable (Grupo PRISA) había sido el único canal privado que había rentabilizado el fútbol gracias al acuerdo con la Liga de 1990

Estalla la 1ra Guerra del Fútbol: Antonio Asensio (ANTENA 3 / Zeta) adquiere por su cuenta derechos de equipos para rivalizar con PRISA

HECHOS

En abril de 1996 D. Antonio Asensio y D. Joaquín Martorell, representantes de ANTENA 3 TV y Grupo Zeta hicieron una oferta a los Equipo de Primera División para que les cedieran sus derechos de emisión de los partidos de fútbol.

LOS CONTENDIENTES DE LA PRIMERA GUERRA DEL FÚTBOL:

 D. Jesús Polanco, presidente del Grupo PRISA, propietario de el diario EL PAÍS y de la Cadena SER y titular de Sogecable (CANAL PLUS) la entidad que hasta ahora había explotado los derechos de emisión del fútbol desde 1990 negociando directamente con la Liga de Fútbol.

 D. Antonio Asensio, presidente del Grupo Zeta y presidente de ANTENA 3 TV. Ha iniciado una negociación directa con los clubs de fútbol de primera división para que una sociedad de su propiedad sea la explotadora de los derechos de emisión del fútbol.

 La cadena pública de Catalunya TV3 que controla el Gobierno autonómico catalán D. Jordi Pujol también puja por mantener los fundamentales derecho de emisión del Fútbol Club Barcelona.

 D. Jaume Roures, que fuera representante de Johan Cruyff, ha hecho también una oferta en nombre de su productora Mediapro a todos los equipos de primera división por sus derechos, aunque difícilmente podrá competir con las del Grupo PRISA o ANTENA 3 TV.

 

11 Marzo 1996

El pastel de la discordia

EL PAÍS (Director: Jesús Ceberio)

Jesús Gil y José María Caneda escenificaron fielmente el pasado viernes el momento actual del fútbol español: un reflejo del lejano oeste, donde las disputas se resuelven a mamporros. Al igual que en el más puro y rancio westem el problema que late de fondo no es otro que un puñado de millones. Un multimillonario botín procedente de la televisión que amenaza con dinamitar el fútbol español. Un pastel que ha engordado considerablemente: en 1990 las autonómicas pagaron 54.000 millones por los derechos de la Liga durante ocho temporadas. Para 1998, cuando expire el contrato actual de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y las autonómicas, una empresa catalana ha ofrecido ya 150.000 millones por sólo seis temporadas.Los grandes -Madrid, Barça, Atlético, Athletic- se sienten agraviados. La pasada temporada el Compostela fue uno de los equipos menos televisados, pero recibió de la pantalla cerca de 201 millones de pesetas, el 25% de su presupuesto. El Barça fue, junto con el Madrid, el más difundido. Cobró 463 millones, el 5% de su presupuesto. Por eso, el grupo de élite se pregunta: ¿por qué si somos los que más audiencia captamos tenemos que repartir tanto? ¿pagaría lo que paga la televisión por una Liga sin nosotros? Su intención es negociar por libre con las distintas cadenas e imponer sus galones.

Los pequeños se defienden: «Sin nosotros no hay Liga». Su política es cristalina: admiten que los clubes de mayor rango cobren más, pero quieren una negociación en bloque.

La respuesta de los poderosos es elocuente. Con lo que reciban en 1998 del nuevo contrato televisivo están dispuestos a liquidar el plan de saneamiento suscrito con la Administración -vigente hasta el 2002 y que concede a la LFP la gestión del dinero televisivo- que para tener las manos libres y luego, si algunos no están de acuerdo, crear su propia Liga. «Qué le importa a la televisión o la quiniela, al Madrid o el Barça, que en Primera División esté el Compostela o Las Palmas», afirmaba recientemente un dirigente de los grandes. «Por tanto», agregaba, «constituyamos nuestra Liga, con diez de los más históricos, e invitemos a otros clubes de capitales importantes que en este momento no estén en la élite». Los grandes tienen otra carta en la manga. Menos drástica. Mantener la estructura actual de la Liga y negociar con una cadena televisiva un acuerdo que vincule exclusivamente a diez equipos, cuyos enfrentamientos serían televisados cada semana. ¿Quién televisaría entonces al Albacete, Racing, Mérida, Salamanca… ?

Algunas cadenas no han sido ajenas a esta guerra. Antena 3 Televisión, excluida del actual contrato entre autonómicas y la Liga, aprovechó el pasado verano la tormenta de la Liga de 22 para irrumpir en el fútbol. A cambió de un apoyo económico a clubes, la cadena de Antonio Asensio perfiló un estrategia para influir en varias entidades y prepararse el camino para la subasta de 1998.

Poco a poco, la operación de Antena 3 comenzó a tener cara y ojos. Joaquín Martorell, un ex comisario que se hizo popular por su intervención en la resolución del secuestro del padre de Julio Iglesias, se puso al frente de un departamento de contrataciones deportivas. Bartolomé Beltrán, accionista, fundador y presentador de la cadena, se adueñó del Mallorca. Y Francisco Escobar, asesor jurídico de la cadena, fue colocado en el Sevilla. Luego echó sus redes sobre Hércules, Valladolid, Salamanca, Mérida, Celta, Sporting y Racing. Sólo en estos dos últimos. casos no pudo echar raíces. En Gijón, la hinchada frustró el acuerdo. con un grupo extranjero, no asturiano». En Santander, a pesar de las visitas de varios emisarios de Antena 3 al despacho del presidente de Cantabria, José Joaquín Martínez Sieso, la cadena no tuvo éxito.

Los movimientos de Antena 3 han levantado sospechas. Algunos clubes (Valencia, Compostela) han demandado sin éxito ante la LFP y el Consejo Superior de Deportes una investigación. La Ley de Sociedades Anónimas Deportivas prohíbe a un mismo accionista poseer más de un 1% del capital en más de un club.

Antena 3 también echó el lazo sobre gente del fútbol. Y qué mejor que los intermediarios de jugadores para conocer las interioridades de los equipos. Beltrán dio la pista: «José María Minguella [uno de los agentes más fuertes del fútbol español y gran enemigo de Cruyff] tiene el cargo de asesor deportivo del Mallorca».

En el horizonte también está el cable. En vanas ciudades Antena 3 tiene una estrategia común con Multitel, empresa presidida de Eugenio, Galdón, consejero delegado de la cadena COPE y directivo de Santa Mónica Sports, una empresa de derechos de imagen.

Frente a la estrategia de Antena 3 para quedarse con el fútbol televisado, otras empresas ya han presentado sus ofertas. Curiosamente, la primera llegó de parte del representante y amigo de Johan Cruyff Jaume Roures, ex directivo de TV3 y Doma, que ha ofrecido 150.000 millones por seis años, alrededor de 1.000 millones anuales a cada club de Primera. Silvio Berlusconi ha puesto sobre la mesa de la LFP 17.000 millones por tres años. Mientras llegan más ofertas, Gil y Caneda dan a la televisión un esbozo del gran espectáculo por el que suspiran.

15 Abril 1996

ANTENA 3, PRISA y el fútbol

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

En las últimas horas ha habido mensajes contradictorios sobre la guerra de los derechos del fútbol en televisión. Mientras un portavoz de ANTENA 3 aseguraba haber firmado acuerdos con 15 clubes de primera, sus adversarios del Grupo PRISA difundían una encuesta de urgencia que lo desmentía. Asistimos a un duro pulso por controlar un lucrativo negocio, pero el trasfondo es mucho mayor se trata de dirimir el posicionamiento del poder mediático en el post-felipismo. Banqueros, políticos y el propio sector de la comunicación analizan estos días las alternativas que se derivan del control de ANTENA 3 por Antonio Asensio, presidente de un grupo periodístico en el que, junto con publicaciones del prestigio de la revista TIEMPO, existen otros medios cuya tendenciosidad y sensacionalismo reactivan los peores leyendas en torno a la casa. Nadie discute su meritoria gestión al frente de ANTENA 3 con goles de audacia como el del fútbol, pero la pregunta ha sido formulada en el sentido más literal de la palabra:

«¿Se puede confiar en este hombre?»

by BeHappy Co.