Search
Importantes detenciones en Madrid, Murcia y Castilla y León

Operación Púnica: Desmantelada una red de corrupción liderada por Francisco Granados, la antigua mano derecha de Esperanza Aguirre

HECHOS

El 27.10.2014 se produjo una cadena de detenciones preventivas dentro de una operación de la Fiscalía Anticorrupción.

LOS ENCARCELADOS POR ‘LA TRAMA’ DE CORRUPCIÓN:

granados_consejero D. Francisco Granados, ex Vicepresidente de la Comunidad de Madrid, ex Secretario General del Partido Popular madrileño y ex alcalde Valde

Redada_MarcosMartinez D. Marcos Martínez Barazón, Presidente de la Diputación de León y Presidente del Partido Popular de León desde hacía cinco meses (reemplazó el 30.05.2014 a la asesinada Dña. Isabel Carrasco).

Redada_Boza_Valdemoro D. José Carlos Boza. Alcalde de Valdemoro desde el año 2011, la alcaldía que antaño ocupó el propio D. Francisco Granados. Perteneciente al Partido Popular.

Redada_JoseAAlonso D. José Antonio Alonso. Ex alcalde de Cartagena. Perteneciente al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), partido por el que fue diputado en el Congreso entre 1989 y 1996.

Redada_MariolaMartinez Dña. Mariola Martínez. Concejala de Festejos del ayuntamiento de Murcia. Perteneciente al Partido Popular.

Redada_AgustinJuarez_Collado D. Agustín Juárez. Alcalde de Collado Villalba. Perteneciente al Partido Popular.

Redada_JoseMariaFraile_Parla D. José María Fraile. Alcalde de Parla. Perteneciente al PSOE. El Sr. Fraile accedió a la alcaldía reemplazando a su amigo  D. Tomás Gómez cuando este fue elegido líder del PSOE madrileño-. Logró mantener la alcaldía en 2011 gracias al apoyo de Izquierda Unida.

Redada_Rodriguez_Casarrubuelos D. David Rodríguez, alcalde de Casarrubuelos, perteneciente al Partido Popular (PP).

Redada_Cubas_TorrejondeVelasco D. Gonzalo Cubas Navarro, alcalde de Torrejón de Velasco, perteneciente al Partido Popular (PP).

Redada_Sanchez_SerranillosDelValle D. Antonio Sánchez, alcalde de Serranillos del Valle, perteneciente a la formación política Unión Democrática Madrileña (UDMA).

REACCIONES POLÍTICAS

aguirre_elche La presidente del PP en Madrid, Dña. Esperanza Aguirre pidió disculpas públicamente ante los ciudadanos por haber nombrado Secretario General del PP a D. Francisco Granados el mismo día de su detención aunque recordó que hacia tiempo que había perdido su confianza (lo había destituido fulminantemente en 2011 sin aclarar los motivos) y se distanció de los alcaldes detenidos.

tomas_gomez_2007 El secretario general del PSOE madrileño, D. Tomás Gómez, compareció visiblemente desbordado por la detención de su amigo D. José María Fraile, quien a parte de su sucesor al frente del ayuntamiento de Parla era compañero suyo desde la infancia y expresó su deseo de que no fuera verdad su aplicación corrupta junto a D. Francisco Granados, aunque reconoció que ‘todas las personas pueden cambiar’.

DETENCIÓN FRANCISCO GRANADOS

DETENCIÓN DE JOSÉ MARÍA FRAILE

DETENCIÓN DE OTROS ALCALDES

28 Octubre 2014

España no puede vivir con el bochorno diario de la corrupción

EL MUNDO (Director: Casimiro García-Abadillo)

EL DESMANTELAMIENTO de una nueva trama de corrupción política con ramificaciones en varias ciudades, la detención de medio centenar de personas y la realización de registros en decenas de edificios públicos, constituyen la gota que colma el vaso de la indignación entre los ciudadanos. Es difícil imaginar qué más cosas pueden estar podridas en España después de todo lo que ya ha salido a la luz. Son demasiados los días en los que la prensa dedica la práctica totalidad de sus portadas a asuntos de corrupción. La semana pasada acabó con la imputación del ex secretario general del PP, Ángel Acebes, y con más revelaciones acerca de los pagos en dinero negro en la sede popular. Comenzamos ésta con la investigación al alcalde de Barcelona, el nacionalista Xavier Trias, por una cuenta en Andorra –hoy aportamos el número–, y enseguida hemos conocido la Operación Púnica.

Estamos ante una trama que es un calco de Gürtel. Dos personas –David Marjaliza y Alejandro de Pedro Llorca– con contactos políticos en el ámbito municipal, provincial y regional, mediaban para que determinados empresarios consiguieran contratos públicos para la gestión de servicios. Entre los detenidos se encuentra Francisco Granados, ex vicepresidente de la Comunidad de Madrid y persona de confianza durante años de Esperanza Aguirre. El pasado mes de febrero Granados tuvo que dimitir como senador después de que EL MUNDO destapara que tenía una cuenta en Suiza con 1,5 millones de euros. Hoy informamos de que, al menos, es beneficiario de dos. Otros implicados en la Operación Púnica son el presidente de la Diputación de León, seis alcaldes madrileños y el ex alcalde de Cartagena José Antonio Alonso.

Los informes de Anticorrupción indican que la red obtuvo adjudicaciones públicas por valor de 250 millones de euros en los dos últimos años. Los políticos implicados –por ahora los hay del PP, del PSOE y de un grupo independiente– cobraban supuestamente comisiones de en torno al 3% de cada contrato. De las averiguaciones practicadas se deduce que ese dinero no tenía otro destino que su lucro personal.

Consciente de que la situación se torna ya insostenible, el PP anunció ayer la suspensión inmediata de militancia de todos los implicados en la macrorredada. Es un cambio de criterio, pues hasta ahora la dirección popular se negaba a actuar con esa celeridad apelando a la necesidad de salvaguardar la presunción de inocencia. Aunque el caso también salpica al PSOE, los socialistas aprovecharon la circunstancia de que haya más militantes populares señalados en esta operación para descartar que vayan a firmar con el PP un acuerdo contra la corrupción. Es un error no firmar un acuerdo que suponga elevar el listón penal y ético para los políticos corruptos. La cuestión es que el pacto no será creíble si antes no se depuran responsabilidades sobre los casos que ahora están en los tribunales.

Una cosa es cierta: el celo con el que están actuando la Fiscalía Anticorrupción y la Policía y la Guardia Civil, demuestra que el Estado de Derecho funciona y que el Gobierno no ha obstaculizado su trabajo, como sí ha ocurrido en otras épocas. Ahora bien, el comportamiento indigno de algunos políticos –demasiados ya– y la sensación de que sus partidos no han hecho todo lo que estaba en sus manos para arrancar de raíz la corrupción, genera hartazgo entre los ciudadanos y beneficia a los movimientos populistas. PP y PSOE pueden estar perdiendo el último tren para convencer a la opinión pública de que su apuesta por la regeneración democrática y la honradez es sincera. Después será tarde para lamentarse.

28 Octubre 2014

Madrid: fosa séptica

Raúl del Pozo

Ayer, Madrid, como en los tiempos de Lázaro, volvió a ver cosas asombrosas que no se enterrarán en la sepultura del olvido: un trajín de pulseras, harleys y sirenas estalló en la redada del año en la que hicieron preso a Francisco Granados, ex número dos de Esperanza Aguirre, chapado, junto al presidente de la Diputación de León, el alcalde de Valdemoro (PP), el de Parla (PSOE) y 51 más entre corregidores y personas. Fueron trincados por tarugueo y astillas, como bellacos y galloferos, ediles y barandas que daban mordidas del 3% a ladrilleros. La Policía hizo bien su trabajo, en vez de trincar a puretas, como el otro día, que aligeran carteras para completar la pensión y enseñar a los jóvenes a ser piqueros, por fin buscaron a los grandes ladrones de la Villa y Corte.

A media mañana llamé a Esperanza Aguirre, que estaba en la Fundación Jiménez Díaz. Había ido a acompañar a otra persona. Me dijo que acababa de recibir el mensaje de la detención por teléfono. No quiso hacer comentarios, pero yo sé que le desagradaba Granados y no sabía cómo quitárselo de encima. Nunca le gustó su estilo, sus intrigas en la gestapillo, ni sus veleidades de broker: «En Valdemoro teníamos dificultades, encontramos a Francisco, hijo de un agricultor, parecía honesto». Llegó a ser el número tres. Ayer, la Guardia Civil lo detuvo como a un trilero en la Operación Púnica.

«El Gobierno regional de Madrid ha estado sentado sobre una fosa séptica» me dijo Antonio Miguel Carmona, candidato por el PSOE a la alcaldía de Cibeles. Y yo me imaginé que paseábamos sobre un alcantarillado de aguas negras y pozos ciegos. ¿Acaso llegarán a encontrarse restos humanos entre el cemento y la mierda?

Me cuentan que Ignacio y Granados son dos pillos, que se espiaban el uno al otro y enviaban las filtraciones al PSOE. Qué pena que caminemos sobre una fosa séptica, con lo hermoso que estaba Madrid en la espléndida mañana de otoño, entre el dorado fulgor de los árboles, como un laúd suave. Keats nos recuerda que jamás la poesía de la tierra se extingue en un octubre de hojas áureas. ¿Quién dijo que el otoño es la decadencia de la belleza? Lo que está en decadencia es el sistema, y si no hacen algo para evitarlo el PP se descompone. César Luena, del PSOE, declaraba: «Si Mariano Rajoy quisiera reunirse con su equipo tendría que ir a Soto del Real o a la Audiencia Nacional». Lo decía horas antes de que la Guardia Civil detuviera a un alcalde de su partido. Añadió en su discurso: «Hay un amplio margen entre los que se fuman un cohíba y los que montan barricadas para asaltar el cielo».

Los cohíbas los fuman también los dirigentes de su partido que tienen agujeros en los pulmones de tanto chupar los puros de Fidel. Hubo cohíbas y pastizarra para todos, pero las del bery, trena o maco van por el PP ahora. Personas muy cercanas a Aznar sospechan que la última estratagema es culparle de la corrupción: «Me da la risa cuando amenazan con mirar hacia atrás. Que miren y se encontrarán».

El Análisis

¡STRIKE TRES ELIMINADA! (PERO...)

JF Lamata

Cuando estalló la primera fase del caso Gürtel, con la implicación de alcaldes peperos, Dña. Esperanza Aguirre se amparó que ella no les había nombrado «estaban ya cuando yo llegué», una forma de pasarle el muerto a sus antecesores en el PP madrileño (D. Pío Garcia Escudero, D. Ricardo Romero de Tejada, etc.). Cuando el caso alcanzó a su consejero Sr. López Viejo, la Sra. Aguirre tuvo que reconocer que a este sí que le había nombrado ella, pero jugó la carta de «todos nos podemos equivocar una vez». Ahora le tocaba el turno al consejero D. Francisco Granados, que había sido su fiel mano derecha en el PP madrileño. La Sra. Aguirre repitió la jugada «todos nos podemos equivocar dos veces», pero ya era un strike tres. Digamos que eran errores suficientemente fuertes como para poner fin a su carrera política. Y, sin embargo, según todas las encuestas que circulaban por medios de la capital resultaba la Sra. Aguirre seguía siendo una de las políticas del PP más queridas por la militancia, en especial la militancia madrileña.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.