10 febrero 2000

Los jueces consideran que no hay suficientes pruebas contra el editor del periódico LA CRÓNICA DE LEÓN

Investigan a José Martínez Núñez (empresario mediático y constructor), por si planeó el asesinato de Xosé Cuiña (PP)

Hechos

  • El 10.02.2000 se hizo público que el juzgado de instrucción nº5 de Ponferrada no iba a procesar a D. José Martínez Núñez, dentro de la investigación realizada a raíz de la muerte de D. Rafael Wolfang Pérez Álvarez y la nota de suicidio en la que le citaba.

Lecturas

El 28 de enero de 2000 los periódicos del Grupo Voz, Diario16 dirigido por Luis Ventoso Castiñeiras, La Voz de Galicia y Diario de León denuncian un intento de asesinato del consejero de Política Territorial de la Xunta de Galicia, José Cuiña Crespo, ordenado por el constructor José Martínez Núñez al mercenario Rafael Wolfang Pérez (que se suicidó tras dejar una nota) por el supuesto perjuicio para sus negocios que tenía la política de Cuiña.

Martínez Núñez es dueño del diario La Crónica de León, asociado con El Mundo en León y accionista de Vía Digital, La Gaceta de León, Grupo Negocios (La Gaceta de los Negocios) y, curiosamente tiene una participación minoritaria en Diario de León desde su privatización en 1984 aunque ahora el diario esté controlado por el Grupo Voz. Martínez Núñez ya había sido acusado de ser el responsable de sabotajes contra los constructor rivales, José Luis Ulibarri Cormenzana y Gumersindo Castro Otero.

El 29 de enero de 2000 desde La Crónica de León José Martínez Núñez denunciará que es víctima de un ‘burdo montaje’ contra su honor y el 8 de febrero anunciará una querella contra los tres periódicos del Grupo Voz, Diario16, La Voz de Galicia y Diario de León. Martínez Núñez considera que esta campaña es fruto de la ‘abierta enemistad’ de Santiago Rey Fernández Latorre y su familia contra él desde que ambos fueron socios (a finales de los 80 el Grupo Voz, cuando aún no había comprado Diario de León, era accionista de la empresa editora de La Crónica de León, Propelesa, de la que salió tras diferencias con Martínez Núñez.   

 El Sr. Martínez Núñez, constructor y propietario del periódico LA CRÓNICA DE LEÓN estaba considerado un hombre cercano a figuras de la derecha como el presidente de la Xunta de Galicia, D. Manuel Fraga, el presidente de Castilla y León, D. Juan José Lucas o el presidente de la patronal CEOE, D. José María Cuevas. Pero sus enemigos le han acusado de prácticas mafiosas, incluyendo contratar a sicarios para ordenar sabotajes a empresas rivales.

 D. Rafael Wolfang Pérez, el presunto sicario.

La acusación de que hubiera estado detrás de un plan para asesinar al consejero de Galicia D. Xosé Cuiña, con el que tuvo un enfrentamiento por no apoyar este un negocio que le podía haber granjeado beneficios de 300 millones, era la acusación más grande que se proyectaba contra él, pero no llegó a demostrarse. El sicario  D. Rafael Wolfang Pérez Álvarez se suicidó dejando una nota en la que aseguraba que él formaba parte del complot liderado por el empresario para eliminar al político.

EL GRUPO VOZ A SACO CONTRA MARTÍNEZ NÚÑEZ:

MtnezNunezCuina01   Todos los periódicos del Grupo Voz de D. Santiago Rey, desde LA VOZ DE GALICIA a DIARIO16 pasando por DIARIO DE LEÓN, hicieron sangre aireando lo máximo posible el supuesto intento de asesinato del Sr. Cuiña por parte del Sr. Martínez Núñez.

LA CRÓNICA DEL MUNDO LE DEFIENDE

MtnezNunezCuina02  El Sr. Martínez Núñez utilizó su periódico LA CRÓNICA DE LEÓN (socio de EL MUNDO en la ciudad de León) para defenderse y anunciar acciones penales contra el Grupo Voz.

07 Febrero 2000

Si vas a Ponferrada, no preguntes por Martínez

Daniel Gavela

Leer

A poco que se complique la cosa, a Ponferrada le va a pasar lo que a Calatayud: puede pasar a la historia por los malos pasos de uno solo de sus habitantes. La Dolores de El Bierzo tiene nombre, pero se le conoce por un apellido: el de un empresario hoy bajo sospecha de la justicia y desde hace muchos años bajo la sospecha de mucha gente honrada, es decir, casi toda la que habita ese pedazo de tierra entre Galicia y León. Cada vez que se producía un sabotaje en una empresa, y han sido muchos en estos años, la gente miraba hacia un lado y un puñado de notables hacia el otro. Y, sin embargo, todos confluían en un mismo punto, un punto berciano, bien es cierto que por rutas divergentes.Donde los ciudadanos ponían sospechas, el alcalde de Ponferrada -por voluntad propia o forzado desde arriba-, el de León y la Junta de Castilla y León en pleno, todos del PP, le colmaban de obras multimillonarias a manos llenas. Donde la gente creía ver a un empresario poco escrupuloso con la libertad en general y con la de la empresa en particular, un sector del empresariado leonés, bien muñido por Cuevas -sus razones tiene-, creía ver al empresario modelo de 1999, solemnemente proclamado ante la presencia de Lucas y su consejera de Hacienda, una más de la familia Martínez, como sabe todo Ponferrada, por lo que se prodiga en sus dominios, incluido su helicóptero. Un Cuevas, defensor teórico de la empresa privada, que nunca compartió el humo de las instalaciones empresariales víctimas de la pólvora y la gasolina, pero sí el humo de los puros de las sobremesas con su amigo Martínez y sus respectivos hijos, ligados por el negocio.

Donde unos sólo quieren ver al protector dadivoso de Las Médulas, patrimonio de la humanidad, otros no pueden dejar de ver al dueño de la cantera, que está cometiendo el más salvaje de los atentados paisajísticos, a dos palmos del paraje monumental. Y, si no, que le pregunten a Gracia Querejeta, que se las vio y las deseó para evitar que la cantera de Martínez se le metiera en todos los planos de Cuando vuelvas a mi lado rodados en Las Médulas.

Verdaderamente que al gabinete de imagen Sanchís y Asociados le ha salido un buen toro que lidiar, y ojalá que haga un buen trabajo para que, a la vez que limpia de toda sospecha a su cliente, quede fuera de toda duda la meritoria conducta del empresariado berciano.

Nadie cuestiona que Martínez sea el empresario más grande de El Bierzo y, como tal, creador de muchos puestos de trabajo. Son conocidas sus dádivas y sus generosidades -él mismo se encarga de pregonarlas- y eso impresiona mucho al personal. Nadie le discute siquiera que sea el primero en los entierros, donde incluso, con frecuencia, plañe con mucho fuelle. Pero que en una tierra donde abunda la gente emprendedora -empresarios pequeños y medianos que trabajan con éxito para sacar a sus paisanos del agujero negro antes de que el carbón se acabe- él sea el empresario ejemplar es lo que se hace muy duro de llevar, máxime cuando su estilo, pese a un indiscutible cruce galaico-berciano, más bien parece de importación.

06 Febrero 2000

Objetivo Cuiña

EL PAÍS (Director: Jesús Ceberio)

Leer

Un juez de Ponferrada investiga la trama criminal que, entre otras actividades mafiosas, parecía tener el objetivo de asesinar al consejero de Política Territorial y Obras Públicas de la Xunta de Galicia y hasta octubre pasado secretario regional del Partido Popular, Xosé Cuiña. No hace falta subrayar la dificultad enorme de la tarea que le ha tocado en suerte a este juez. Pero ninguna duda cabe albergar de que la llevará a buen término. La Guardia Civil ha puesto en sus manos importantes indicios de prueba y no es descartable que aparezcan otros en el curso de la investigación. Sólo la justicia, al final de las diligencias emprendidas, podrá determinar la realidad de los hechos y señalar, con indicios fundados, a sus posibles autores. Pero entretanto resulta prematuro afirmar, como ha adelantado Fraga, que «aquí no ha pasado nada».Los indicios que tiene encima de su mesa el juez apuntan a hechos gravísimos. Se trata, ni más ni menos, de la existencia de una trama que no ha dudado en echar mano de sicarios y matones a sueldo para extorsionar y amenazar a empresarios de la competencia que no se avienen a sus deseos. Algunos han aparecido en televisión y han dado cuenta de los sabotajes sufridos en sus instalaciones. También se conocen los posibles sicarios. Pero de momento no hay ningún imputado, por lo que sería impropio hablar del derecho a la presunción de inocencia de quienes no han sido formalmente acusados ante la justicia.

El asunto, grave de por sí, ha adquirido tonos inquietantes cuando se ha conocido el escrito de uno de estos sicarios, tras su suicidio o, según su mujer, asesinato el 13 de julio pasado en León, en el que afirma que se le encargó asesinar al entonces segundo de Fraga, Xosé Cuiña, y apunta a un constructor leonés como el ordenante último del encargo. El constructor en cuestión ha negado cualquier relación con los hechos investigados, aunque tendrá que ser el juez, si, como parece previsible, le toma declaración como ha hecho con Cuiña, quien determine la inexistencia o no de esa relación. Para el consejero gallego, el motivo para acabar con su vida habría sido su negativa a doblegarse a cualquier interés empresarial para hacerse con obras de la Xunta.

Pero el hecho de que el constructor sea alguien relacionado con los presidentes de Galicia, Manuel Fraga, y de Castilla y León, Juan José Lucas, adjudicatario privilegiado de obras públicas y contribuyente de las arcas del Partido Popular, añade al caso, aparte su posible naturaleza criminal, innegables connotaciones políticas. El PP se ha negado en redondo a que Fraga comparezca en el Parlamento gallego para explicar sus relaciones con el constructor como pedía la oposición. Es una lástima porque habría sido ocasión de reflexionar sobre los riesgos de contaminación que corre la política si no se cuida lo suficiente de amistades peligrosas. Ese debate podría ser ineludible cuando la justicia esclarezca los hechos.

09 Febrero 2002

El linchamiento periodístico de Martínez Núñez y su familia continúa en Diario de León

LA CRÓNICA DE LEÓN

Leer

Hace unos días se cumplieron ya dos años desde que Diario de León y los periódicos del Grupo Voz iniciaron una inaudita campaña de linchamiento periodistico contra el empresario leonés José Martínez Núñez y su familia con el denominado caso Hormigón y caso Cuiña, que aún hoy siguen su peregrinaje por juzgados de León, Ponferrada y Valladolid.

Diario de León inició este caso bajo los epígrafes de conspiración criminal y crimen organizado, dedicándole páginas y suplementos especiales durante casi quince días como si se tratase  de una catástrofe nacional con el único fin de romper moralmente a Martínez Núñez y a su familia y de asilar y desbaratar así sus empresas provocando su hundimiento, objetivo que ha quedado evidenciado en múltiples ocasiones durante los dos últimos años, ya que nunca debe olvidarse que tanto Antonio Vázquez Piva como Santiago Rey son competencia del Grupo Martínez Núñez en sectores como la comunicación, la construcción y la hostelería.

Los autores de lo que Martínez Núñez se ha cansado de denunciar como una trama conspiratoria contra su persona, no han conseguido su objetivo y este grupo de empresas continúa más fuerte que nunca. Sin embargo, las tácticas dilatorias en los juzgados para mantener abierto el caso periodísticamente son incesantes, tanto por parte del Diario de León, como por parte de los abogados acusadores, sobre todo del representante de Sindo Castro, también competencia del Grupo Martínez en los sectores de construcción y hormigones.

Lo ocurrido esta semana es un palpable ejemplo de esto: El pasado jueves el abogado de Sindo Castro aprovechando la declaración de dos testigos, volvió a insistir en que el hijo de Martínez Núñez acudiera a declarar, algo que ya ese mismo juzgado había rechazado hace meses por considerarlo una maniobra dilatoria. Con este fin lo habían recurrido a la Audiencia que, curiosamente, volvía el jueves  a rechazarlo de nuevo y antes de que este abogado volviera a salir a los medios de comunicación. Consiguió a medias su objetivo, ya que El Diario de León se quedó sólo periodísticamente en su campaña tratando de implicar a Martínez Parra e intentando revolver el proceso con nuevas sospechas.

Diario de León siempre ha tenido buenas fuentes en este caso, primero con la Guardia Civil y después con Sindo Castro. Seguramente ayer ninguno le habrá informado del varapalo que la Audiencia da a la acusación y no habrá hoy primera página. ¿O tal vez la filtración se perdió en un cajón?