Search
El presidente rojiblanco incumple la promesa de que mantendría a Clemente como mínimo hasta el final de la temporada rompiendo el récord de Menotti

Jesús Gil destituye a Javier Clemente como entrenador del Atlético de Madrid y lo reemplaza por Joaquín Peiro

HECHOS

El 28.02.1990 D. Jesús Gil Gil, presidente del Atlético de Madrid anunció el nombramiento de D. Joaquín Peiró como nuevo entrenador del Club de Fútbol.

26 Febrero 1990

El plebiscito de Gil

José Ángel de la Casa

LES propongo que hagamos un plebiscito en el Atlético de Madrid. Porque puestos a preguntar a los socios, y con esa filosofía del presidente Gil, de consultarles aquellas decisiones de las que no se siente seguro, lo más interesante seria saber si aprueban la política que ha llevado y lleva el club. Dice Gil que el Atlético es un club distinto, pues empecemos por él. Ya sé que se le va a juzgar cuando lleguen las elecciones, pero de la misma manera que sin finalizar la temporada pregunta si les gusta el entrenador, en esa misma carta podría incluir también lo que piensan sobre el presidente. Un presidente que ha hecho cosas buenas por el club, pero que también es responsable de otras muy discutibles, y de amnesias sobre promesas formuladas en campaña. Durante los casi tres años de su mandato, mucha gente ha cometido errores en el Atlético y la mayoría los han pagado con el despido. Muchos directivos se han ido quedando por el camino y el único que se permite la posibilidad de rectificar es él. Gil fichó a Futre, pero también tiene que responsabilizarse de haber traido a otros. Podría incluir en las preguntas algo sobre los entrenadores defenestrados como Menotti, Ufarte, Maguregui, Atkinson y Addison, sin olvidar que su primera decisión fue despedir a Luis Aragonés. Se podría preguntar sobre los proyectos anunciados en tomo al estadio, sus alrededores, la ciudad deportiva, los recursos atípicos, la venta de los derechos de televisión a un canal que luego no tuvo licencia y algo sobre los jugadores traspasados o caprichosamente despedidos. Son preguntas tan legítimas como la que se hacen sobre el actual entrenador Javier Clemente, con una diferencia, que la respuesta sobre el entrenador siempre estará en función del resultado del domingo anterior. Y eso no es justo. La continuidad o no del entrenador, es algo que debe decidir el presidente sin necesidad de consulta, porque eso es lavarse las manos, eludiendo su responsabilidad. Tres temporadas al frente del Atlético de Madrid y tres fracasos deportivos, han de ser suficientes para pensar que la responsabilidad principal está sobre quien ha colaborado en los tres llamados «proyectos», y no en quienes han participado en alguno de ellos. Clemente es el mejor entrenador que ha pasado por ese club durante el mandato de Gil y debe aprovecharlo, porque si no, entre otras cosas, se repetirá la historia una año más. Nuevo entrenador, nuevos jugadores, ilusiones renovadas y poco después, ilusiones perdidas. Gil es responsable. Puestos a consultar, pregunte usted, pero pregunte todo.

28 Febrero 1990

Gil también acabó con Clemente

Jesús Alcaide & Rafael José Álvarez

Se rompio la baraja. Jesús Gil ha decidido destituir a Javier Clemente que ya no se sentará el domingo en el banquillo del Atlético de Madrid. Una vez más, Antonio Briones se hará cargo del equipo de forma interina, aunque su única misión será la de alinear a los jugadores que le indiquen el presidente y el secretario técnico, Rubén Cano. Una reunión de una hora escasa de duración sirvió para poner fin a la relación de Clemente con la entidad atlética. Estaba, cantado sobre todo después de que Gil confesara a EL MUNDO la pasada semana que el técnico era poco inteligente, entre otras lindezas. Precisamente, Gil llamó mentiroso al periodista que reflejó esas palabras. Por desgracia para él, había testigos durante la conversación que pueden confirmar la veracidad de esas declaraciones. El método de matar al mensajero sigue siendo muy habitual. En la reunión de ayer, Gil comentó a Clemente que quería ver en acción a los jugadores con los que no ha contado el vasco a lo largo del año y que pretendía preparar a fondo la próxima temporada. Como quiera que el técnico de Baracaldo no entraba en sus planes, lo mejor, según él, era llegar a un acuerdo para su marcha. Javier Clemente volvio a dejar claro en la rueda de prensa posterior a la reunión que él tenía una forma de trabajar y que, por supuesto, no la iba a cambiar en modo alguno. «De aquí a final de temporada yo iba a seguir trabajando según mis ideas. No voy a cambiar nunca. Al próximo equipo al que entrene acudiré con esa misma mentalidad. Esas ideas, al parecer, no son las válidas para el club y por eso creen que lo mejor es que me vaya», dijo el vasco.

HAZAÑA.-

Para Clemente, «ir segundos es una hazaña a mi modesto entender. En cuanto a que el equipo no da espectáculo, eso es algo que yo no puedo garantizar. Trabajo para ganar como yo sé. A lo mejor, el próximo domingo con otro entrenador, los jugadores dan un gran espectáculo. Yo me alegraría». En contraposición a las palabras del entrenador, orgulloso por el segundo puesto, Gil volvio a mostrar su indisposición con el mal juego del equipo y con el fracaso de resultados. «Yo no puedo tener paciencia», dijo, «nos eliminaron de la UEFA y de la Copa a la primera y en la Liga vamos a ocho puntos del segundo. Esto para mí es un fracaso absoluto. Esto es una empresa y quiero resultados. Seguiré equivocándome, pero voy a hacer lo imposible para ganar algo». El presidente atlético incidió además en la devaluación que habían sufrido algunos jugadores y en la necesidad de verlos a todos de aquí al final de la actual campaña. «Ahora mismo no sé lo que pueden dar de sí algunos miembros de la plantilla. Para preparar la próxima temporada tenemos que verlos a todos en acción. Clemente ha trabajado con entrega absoluta pero aquí mandan los resultados y para el próximo año volveré a buscar esos resultados como sea».

Gil llegó incluso a referirse a Baltazar, el Pichichi del pasado año, que apenas ha entrado en los planes de Clemente. «A ver si a partir de ahora empieza a marcar goles, por ejemplo». Clemente acogió con ironía estas palabras del presidente y no dudó en mantener la independencia de sus ideas respecto a todos los consejos que se le han dado desde las altas esferas del club. «Es posible que algunos jugadores se hayan devaluado, pero yo he hecho siempre lo que consideré mejor para el equipo. Además, también he sacado a algunos jugadores a los que no se conocía y que ahora tienen una cotización más elevada». Mientras que Briones se prepara para decir a todo «sí, señor», Gil comienza a buscar al hombre para la próxima temporada. Gil llegó a indicar que quizás a partir de ahora, se encargue él de la dirección técnica y que el domingo, él dará la alineación. Lo dijo en tono irónico aunque la realidad no va a ser muy distinta a esas palabras. Incluso ha llegado a sonar en las últimas horas el nombre de Luis Aragonés, pero el propio Gil lo desmetió rotundamente.

by BeHappy Co.