Search
Amenazaban a entidades financieras con lanzar una serie de querellas y campañas contra ellos a través de Manos Limpias si no pagaban

La policía aplasta al sindicato Manos Limpias y al grupo Ausbanc acusándoles de extorsionar con querellas para lucrarse

HECHOS

  • El 15.04.2016 fueron detenidos en menos de una investigación policíal D. Luis Pineda, presidente de Ausbanc y D. Miguel Bernard, Secretario General de Manos Limpias.

PRINCIPALES DETENIDOS:

MiguelBernard_ml D. Miguel Bernard, Secretario General de Manos Limpias

castroviñacañas D. Javier Castro Viñacañas, portavoz de Manos Limpias

LuisPinedaAusbanc999 D. Luis Pineda, Presidente de Ausbanc.

LAS PUBLICACIONES DE AUSBANC ES ENTREDICHO

MercadoDinero_2Ausbanc_BBVA2_ Las publicaciones de AUSBANC se habían dedicado a atacar sistemáticamente al banco BBVA porque este se había negado a pagar el dinero solicitado por D. Luis Pineda.

AnaBotin_Dimas Portada_Ausbanc_BancoPopular Ausbanc_Alierta En cambio la misma revista AUSBANC había publicado numerosos elogios al Banco Santander, El Corte Inglés, Banco Popular o Telefónica. ¿Acaso estos medios si habían pagado el ‘peaje’ a D. Luis Pineda?

16 Abril 2016

Manos sucias

EL PAÍS (Director: Antonio Caño)

La detención de personas vinculadas a Manos Limpias y Ausbanc es una buena noticia para quienes cedieron a sus maniobras de extorsión

La Audiencia Nacional ordenó ayer la detención del secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, y del presidente de Ausbanc, Luis Pineda, acusados de diversos delitos relacionados con el crimen organizado, la extorsión y un posible delito fiscal. Según la investigación, ambos se coordinaban para presentar querellas contra personas, empresas e instituciones a las que pedían posteriormente dinero para retirar esas querellas.

El último intento de chantaje fue denunciado por el abogado de la infanta Cristina, Miquel Roca, cuando un intermediario de Manos Limpias se le acercó para ofrecerle retirar la acusación contra la hermana del Rey a cambio de una jugosa cantidad de dinero, que los investigadores cifran en tres millones de euros.

La detención de estos dos abogados, y de varios colaboradores de sus organizaciones, es una buena noticia para aquellas personas, empresas y bancos que habían cedido a la extorsión durante los últimos años. Ahora tienen la oportunidad de cerrar el grifo frente a la presión de Ausbanc (como en su día hicieron Caja Madrid y BBVA, aguantando sus represalias) o de Manos Limpias.

Bernad y Pineda tienen varias cosas en común, además de su afición por la extorsión: su ideología ultraderechista y su espíritu justiciero, por el que han querido dar lecciones de ética mientras actuaban al margen de la ley. Tras su intervención en elcaso Fórum-Afinsa, Miguel Bernad y Virginia López Negrete (abogada de Manos Limpias que ejerce la acusación popular contra la infanta Cristina) recibieron una querella de la Fiscalía Anticorrupción por apropiación indebida de 108.000 euros.

Con la apertura de esta investigación es de esperar que las personas e instituciones afectadas por las presuntas extorsiones de ambas organizaciones se sumen a las demandas en curso. También sería razonable que las magistradas que juzgan el caso Nóos se replanteen la legitimidad de la acusación popular de Manos Limpias e incluso que investiguen la desimputación por parte de esta organización de Miguel Tejeiro, para el que López Negrete pedía un día 10 años de prisión y al siguiente retiraba la acusación. ¿A cambio de qué?

16 Abril 2016

¿Con las manos en la masa?

LA RAZÓN (Director: Francisco Marhuenda)

Manos Limpias se presentó ante la opinión pública como el azote de la corrupción en defensa de la Justicia. Su actuación, como la de su «alter ego», Ausbanc, levantó ampollas. Ayer, la Policía arrestó a las cúpulas de Ausbanc y Manos Limpias, incluidos sus principales directivos, Luis Pineda y Miguel Bernard, respectivamente. Fueron acusados de actuar de forma coordinada para extorsionar a bancos y personas vinculadas a los mismos con el fin de lograr acuerdos económicos enmascarados bajo falsos convenios publicitarios. También se los implicó en la obtención de subvenciones de forma fraudulenta y en la retirada de acciones penales a cambio de grandes sumas de dinero. Ayer se supo que pretendieron extorsionar a la defensa de la Infanta Cristina en el «caso Nóos» para retirar la denuncia. Las conductas que se les imputan son muy graves y especialmente repudiables en personas que, en principio, habían aparecido para luchar por una democracia limpia. En todo caso, la presunción de inocencia es un principio inalterable. Otra cosa es que el escándalo aliente la controversia en torno a la figura y el sentido en nuestro ordenamiento de la acusación popular, que ha patrimonializado Manos Limpias. Más aún tras conocer el chantaje a la Infanta Cristina, ya que es la única acusación que mantiene vivo el proceso contra ella.

16 Abril 2016

Nuestro trabajo, nuestro deber

Javier Chicote

ABC trabaja para sus lectores, y tras las últimas exclusivas, esta misma semana, en la que adelantamos la trama de extorsión Manos Limpias-Ausbanc, ya no predicamos solos

Las detenciones de ayer son una bendición al trabajo desempeñado por el diario ABC, que ha permitido desenmascarar los fines espurios de un sindicato que se hace llamar limpio y los de su compinche, Ausbanc.

El inicio hay que situarlo en septiembre de 2013, cuando, en plena recta final de la instrucción de caso Nóos, Virginia López, letrada de Manos Limpias, y el juez Castro se citaron para tomarse unos gin-tonic frente a la Bahía de Palma. Recibimos intensos ataques mediáticos por osarnos a retratar a los intocables e incluso inventaron seguimientos del CNI.

En los últimos meses hemos documentado cómo el líder de Manos Limpias, Miguel Bernad, y la abogada Virginia López se repartieron más de cien mil euros del sindicato, motivo por el que están imputados. También contamos cómo se financian, con pagos en dinero negro a cambio de «servicios» en los tribunales. Muchos medios arroparon a Manos Limpias y alentaron la teoría de que ABC «trabaja» para la Casa del Rey. ABC trabaja para sus lectores y, tras las últimas exclusivas, esta misma semana, en la que adelantamos la trama de extorsión Manos Limpias-Ausbanc, ya no predicamos solos.

Aún estamos esperando las querellas que anunció Miguel Bernad. Las ponga o no, seguiremos investigando para nuestros lectores. Es nuestro trabajo. Es nuestro deber.

17 Abril 2016

Soltando lastre

Álvaro Martínez

“Mujer emprendedora y empresaria y abogado de vocación que se ha hecho a sí misma como profesional, de reconocido prestigio a nivel nacional e internacional con más de 15 años de experiencia. Mujer luchadora, valiente y constante, tiene una máxima en su vida: las tres pes, prudencia, paciencia y perserverancia”. Con ese entusiasmo y fanfarria se define a sí misma Virginia López Negrete (Valladolid, 1974) en la web del bufete López Negrete y Ospina Abogados. Sie se acude a su página personal se encuentra algo más de modestia, pues la cosa se queda en ‘soy abogado y tengo despacho propio junto con otros profesionales desde hace más de 13 años’. Ni prestigio, ni emprendimiento, ni vocación, ni autoconstrucción, ni niño muerto. Trece años, quince años ¡qué más da! la letrada de Manos LImpias no se entretiene en esas zarandajas del rigor pese a que en su web se vanaglorie de ello al exaltar su ‘prudencia, rigor y ley’, lo que metafóricamente nos confirma que la abogada López no tiene abuela cuando trata de darse un baño de incieso.
En realidad, el presunto prestigio nacional e internacional de Negrete se ciñe a sus labor en el polémico sindicato (especialista en turbo-querellarse a la primera que salta) y a ser fija como tertuliana en las teles del duopolio, donde el rigor suele ser directamente proporcional a la audiencia que depara un debate con alboroto. Más de un año lleva López paseándose por los platos como una heroína de la justicia cabal por sentar a la Infanta en el banquillo yu viendo conspiraciones de ‘las cloacas del Estado’ cada vez que salía un trapo sucio de Manos Limpias. CUando han encarcelado a Miguel Bernard ha tradado tres microsegundos en soltar lastre – quién es ese señor de gafas – sacudiéndose cualquier relación con este o con los tres millones de euros que, presuntamente, exigió Manos Limpias a dos bancos para retirar la acusación contra la esposa de Urdangarín. Valiente, lo que se dice valiente…

16 Abril 2016

Sospechas sobre quienes decían luchar contra la corrupción

EL MUNDO (Director: David Jiménez)

La detención de Miguel Bernad y la cúpula del autodenominado sindicato Manos Limpias, junto con la de Luis Pineda y otros directivos de la asociación de consumidores Ausbanc es una buena noticia para la sociedad. Puede parecer contradictorio si tenemos en cuenta que, por ejemplo, sin Manos Limpias es muy posible que la Infanta Cristina no estuviera sentada en el banquillo de los acusados del caso Nóos. Y fue Ausbanc la que consiguió que la Administración retirara el redondeo al alza de los intereses de los créditos bancarios, que tanto beneficiaba a los bancos y perjudicaba a los ciudadanos.

Pero Manos Limpias y Ausbanc, que en principio nacieron para defender, desde ámbitos distintos, los intereses de los ciudadanos frente a los poderosos se habían convertido en entidades peligrosas para la sociedad por sus prácticas especialmente nauseabundas: la extorsión y el chantaje en los procesos legales.

Un miembro de la defensa de la Infanta Cristina declaró ante la Udef que Manos Limpias le había pedido «una cantidad desorbitada» –algunas fuentes hablan de unos tres millones de euros– a cambio de retirarse del caso Nóos. Como el autodenominado sindicato ha asumido la única acusación contra la Infanta, esto podría suponer la anulación de todas las actuaciones contra ella. De momento, la representante de Manos Limpias en el proceso, Virginia López Negrete, mantiene su intención de continuar en el caso. Con todo, a estas alturas del proceso, con el auto del juez Castro y las pruebas y testimonios que ya se tienen del juicio oral, sería muy difícil de explicar que la hermana del Rey no continuara en el banquillo.

La defensa de la Infanta no aceptó el chantaje, pero sí lo hizo en otra ocasión Braulio Medel, presidente de Unicaja, en el caso de los ERE, como publicamos hoy: pagó y Manos Limpias retiró su denuncia. Sería algo gravísimo si se confirman las acusaciones. Manos Limpias ha estado inmersa en un sinfín de procesos judiciales, casi todos relacionados con la lucha por la limpieza de la vida pública. Bernad ha estado en pleitos contra el ex juez Baltasar Garzón o el ex presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa. Pero, sobre todo, está presente en la mayoría de los casos de corrupción política: Gürtel, Pujol, Bárcenas, ERE, Nóos… Al conocer ahora los procedimientos indignos de Manos Limpias, queda en entredicho toda su labor y habrá que pedirle responsabilidades también si por su culpa varía la situación procesal de acusados en esos delitos.

Lo mismo podemos decir de Luis Pineda. El presidente de Ausbanc es un viejo conocido de los tribunales al haber sido detenido en su juventud por desórdenes en manifestaciones de extrema derecha y, otra vez, condenado por robo. Tras fundar Ausbanc, algunas entidades financieras le han llevado a juicio por pedirles dinero a cambio de tratarles bien en las revistas de consumidores que edita la asociación. Al conocer a Bernad –Pineda ha sido el letrado de Manos Limpias en uno de los juicios contra Miguel Blesa–, el presidente de Ausbanc cambió, al parecer, la extorsión publicitaria por la judicial, lo que le ha llevado a la cárcel.

Bernad y Pineda están acusados de los delitos de extorsión, organización criminal, fraude contra la Hacienda pública y falsedad documental. Habrá que esperar al final del proceso, pero debemos alegrarnos de que esos dos presuntos delincuentes y sus colaboradores que han hecho fortuna diciendo que luchan contra la corrupción estén de momento a buen recaudo.

El Análisis

¿Y qué dicen los periodistas en nómina de Ausbanc?

JF Lamata

La frase más repetida cuando se produjo la redada contra Ausbanc y Manos Limpias en las que el instructor sostenía que funcionaban como una organización criminal dedicada a la extorsión es que “todo el mundo sabía” a qué se dedicaba, al menos el Sr. Pineda. Ciertamente en 2007 algunos medios habían informado de las acusaciones de chanchullos contra él y antes lo había hecho D. Rafael Pérez Escolar durante el caso Banesto. Realmente todos los que conocían Ausbanc sabían que comerciaba con entidades bancarias un trato favorable o desfavorable a cambio de publicidad (y, agreguemos que no es el único grupo mediático que lo hacía). Su problema es que a los que no pagaban no se limitaban a vapulearles en sus revistas, sino a intentar vapulearles judicialmente y eso ya es más feo.

Pero lo llamativo es que aunque Ausbanc era un grupo mediático relevante en el sector  bancario y sin embargo los medios de comunicación al informar sobre el caso trataron de disimular las referencias a que lo era, obviando así el gran número de periodistas en nómina que tenía. No sólo el Sr. Castro Villacañas. También destacados tertulianos como D. Ricardo Martín, D. Luis Suárez Jordana o Dña. Almudena Negro estaban en su nómina. ¿No tenían nadas que decir? En el mejor de los casos habían sido engañados por sus jefes o utilizados. Nada dijeron, pero tampoco nadie les preguntó.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.