16 abril 2016

Operación Nelson: Amenazaban a entidades financieras con lanzar una serie de querellas y campañas contra ellos a través de Manos Limpias si no pagaban

La policía aplasta al sindicato Manos Limpias y al grupo Ausbanc acusándoles de extorsionar con querellas para lucrarse

Hechos

  • El 15.04.2016 fueron detenidos en menos de una investigación policíal D. Luis Pineda, presidente de Ausbanc y D. Miguel Bernard, Secretario General de Manos Limpias.

Lecturas

OPERACIÓN NELSON

El 13 de abril de 2016 el periódico ABC publicaba una información de D. Javier Chicote que aseguraba que las asociaciones Manos Limpias y AUSBANC expertas en presentar demandas judiciales contra políticos y bancos en amparándose en el recurso de la ‘acusación popular’, estaban siendo investigados por posible extorsión (pedir dinero a entidades a cambio de no demandarlas). El 14 de abril el Sr. Chicote detallaba hasta las tarifas que D. Luis Pineda Salido cobraba a los bancos a cambio de ‘dejarles en paz’ (de 100.000 a 400.000 euros).

La noche de 14 de abril de 2016 D. Miguel Bernard Remón, secretario general de Manos Limpias, participa en el programa ‘El Gato al Agua’ de Intereconomía para denunciar que está siendo víctima de las cloacas del Estado para callarles por ser Ausbanc y Manos Limpias las únicas voces que denuncian la corrupción del sistema y las instituciones.

En ese mismo programa del 14 de abril de 2016 entra por teléfono D. Luis Pineda Salido para desmentir que sea un extorsionador. Considera que se le persigue por que ha denunciado las irregularidades de la fiscalía con el caso Afinsa. Critica al ABC, a la fiscalía y al banco BBVA de estar montando una operación contra él. “Esto lo vamos a ganar”, asegura.

En la mañana del 15 de abril el digital ExtraConfidencial.com de D. Gregorio Fernández del Amo (ex empleado de AUSBANC) publica a primera hora que hay ‘despidos y nervios’ en AUSBANC ante la investigación de la Audiencia Nacional por extorsión.

A media mañana del 15 de abril de 2015 se produce la redada ‘Operación Nelson’ en la que son registradas las sedes de Ausbanc y Manos Limpias y son encarcelados tanto el Sr. Bernard como el Sr. Pineda Salido. Ese mismo día los abogados de la Infanta declaran que desde Manos Limpias se les pidió dinero a cambio de retirar su acusación contra la Infanta en el caso Noos.

FACUA-Consumidores en Acción de D. Rubén Sánchez García, enfrentada de manera pública a AUSBANC desde 2014, solicita personarse como acusación particular contra el Sr. Pineda Salido.

LAS PUBLICACIONES DE AUSBANC ES ENTREDICHO

MercadoDinero_2Ausbanc_BBVA2_ Las publicaciones de AUSBANC se habían dedicado a atacar sistemáticamente al banco BBVA porque este se había negado a pagar el dinero solicitado por D. Luis Pineda.

AnaBotin_Dimas Portada_Ausbanc_BancoPopular Ausbanc_Alierta En cambio la misma revista AUSBANC había publicado numerosos elogios al Banco Santander, El Corte Inglés, Banco Popular o Telefónica. ¿Acaso estos medios si habían pagado el ‘peaje’ a D. Luis Pineda?

15 Abril 2016

Despidos y nervios en AUSBANC: el “chiringuito” de Luis Pineda, al borde del caos tras el inicio de investigación de la Audiencia Nacional por presuntas prácticas de extorsión

EXTRACONFIDENCIAL.COM (Director: Gregorio Fernández)

Leer

Cuándo las cosas no van bien, Luis Pineda Salido, presidente de AUSBANC, no duda en perjudicar al eslabón más débil de su organización, su personal. Ya ocurrió hace años, cuando los planes megalómanos de crear un periódico semanal se truncaron por la expulsión del Registro de Asociaciones de Consumo y el fiasco en el caso Forum-Afinsa. Entonces le costó el trabajo a muchos de sus trabajadores, especialmente en la rama editorial de AUSBANC. Desde hace unas semanas volvió el fantasma de los despidos y, para sorpresa, en trabajadores con una larga trayectoria dentro de los negocios de Luis Pineda. Esta acción que generó dudas e incertidumbre dentro del “Chiringuito” asociativo de Luis Pineda –denominación avalada por sentencia del Tribunal Supremo de 2012-, ha tenido una respuesta en la mañana de ayer miércoles, cuando distintos medios de comunicación informaban sobre la investigación en curso por parte de la Audiencia Nacional sobre AUSBANC y el sindicato Manos Limpias, liderado por Miguel Bernard, por presuntas prácticas de extorsión al presentar querellas contra personas, empresas e instituciones y luego cobrar dinero por varias vías por retirar las acciones jurídicas emprendidas.

La teoría de la conspiración…. de nuevo

La respuesta de Luis Pineda tampoco ha sorprendido. De nuevo se escuda en una teoría de la conspiración. A través de una tediosa carta de cinco páginas remitida a distintos medios de comunicación,  señala que “cualquiera podría pensar que estoy relatando una ‘teoría de la conspiración’ y que todos estamos sujetos a investigaciones e inspecciones” y utiliza como argumento que existe intencionalidad en que se le cita “personalmente por la Hacienda Pública precisamente el día en que tengo que comparecer en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea: el 26 de abril”. Según Pineda, la razón principal es que AUSBANC pide la devolución de las cantidades cobradas por las cláusulas suelo ante este Tribunal Europeo y que esta tesis es la contraria a la que defiende el Estado, que habría puesto toda su maquinaria de Hacienda y Fiscalía en su contra.

El problema es que este tipo de historias no son nuevas. Como ya informó Extraconfidencial.com, cuando en 2014 se decide expulsarle del Registro de Asociaciones de Consumo, optó por no recoger las comunicaciones que recibía y cómo ya no iba a tener derechos a subvenciones (de las que recibió miles de euros durante años), declarar en un comunicado para “pedir públicamente que desaparezcan las subvenciones a Asociaciones de Consumidores” y anticiparse a la publicación en el BOE de una expulsión que ya conocía.

Como dato anecdótico, la infumable misiva de logros y conspiraciones que ha mandado Luis Pineda está fechada el 4 de abril y medios como el diario ABC ha informado que la recibió el martes 12 de abril ¿Tarda tanto en recibirse una carta o más bien buscan hacer creer que se envió una semana antes de cuándo se hizo en realidad?

¿Seguirá el Banco Santander amparando los negocios millonarios de AUSBANC?

Abrir alguna publicación de la revista AUSBANC, del periódico mensual Mercado de Dinero o de la publicación trimestral El Club de la Vida Buena, les sumergirá en una realidad difícil de justificar. En plena crisis de los medios de comunicación tradicionales, estos tres medios, desconocidos para casi todos los ciudadanos, son una “fiesta” de publicidad, llenos de páginas completas de anuncios. Todo ello llevó a que en 2014, AUSBANC Empresas, cerrara con un crecimiento espectacular de beneficios y en el que destaca la omnipresente presencia de patrocinio y publicidad del Banco Santander ahora regido por Ana Patricia Botín. Una entidad, en la que -con motivo del lanzamiento de la campaña “Queremos ser tu Banco”-, Luis Pineda no dudó en afirmar, en una de sus columnas de opinión de sus publicaciones: “Todos al Santander, maricón el último”. Una frase que pasará a la historia.

En 2002, Luis Pineda Salido subdividió su negocio en  dos partes: AUSBANC Empresas, para gestionar todos sus negocios de medios de comunicación y publicidad principalmente. Y una segunda, AUSBANC Consumo, que buscaba continuar con los beneficios de las subvenciones por ser Asociación de Consumidores y por tanto no podía obtener dinero de las empresas contra las que teóricamente luchaba en defensa del consumidor. La triquiñuela le sirvió por poco tiempo, pero la estructura continúa y con resultados espectaculares.

En 2014, último año con cuentas presentadas, la facturación de AUSBANC Empresas creció de forma espectacular. Si en 2013 facturó por 5,54 millones de euros, en 2014 creció hasta los 6,51 millones. Gracias a ello, la citada sociedad pasó de unas pérdidas de 7.936 euros en 2013 a declarar un beneficio, después de impuestos un año después, de 449.026 euros. Todo ello en un Balance en el que destacan más de 1,6 millones en inversiones en “empresas del grupo y asociadas” tanto a largo y corto plazo. Un entramado al que la Justicia y Hacienda han puesto sus ojos ante unas sospechas más que razonables.

16 Abril 2016

Manos sucias

EL PAÍS (Director: Antonio Caño)

Leer
La detención de personas vinculadas a Manos Limpias y Ausbanc es una buena noticia para quienes cedieron a sus maniobras de extorsión

La Audiencia Nacional ordenó ayer la detención del secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, y del presidente de Ausbanc, Luis Pineda, acusados de diversos delitos relacionados con el crimen organizado, la extorsión y un posible delito fiscal. Según la investigación, ambos se coordinaban para presentar querellas contra personas, empresas e instituciones a las que pedían posteriormente dinero para retirar esas querellas.

El último intento de chantaje fue denunciado por el abogado de la infanta Cristina, Miquel Roca, cuando un intermediario de Manos Limpias se le acercó para ofrecerle retirar la acusación contra la hermana del Rey a cambio de una jugosa cantidad de dinero, que los investigadores cifran en tres millones de euros.

La detención de estos dos abogados, y de varios colaboradores de sus organizaciones, es una buena noticia para aquellas personas, empresas y bancos que habían cedido a la extorsión durante los últimos años. Ahora tienen la oportunidad de cerrar el grifo frente a la presión de Ausbanc (como en su día hicieron Caja Madrid y BBVA, aguantando sus represalias) o de Manos Limpias.

Bernad y Pineda tienen varias cosas en común, además de su afición por la extorsión: su ideología ultraderechista y su espíritu justiciero, por el que han querido dar lecciones de ética mientras actuaban al margen de la ley. Tras su intervención en elcaso Fórum-Afinsa, Miguel Bernad y Virginia López Negrete (abogada de Manos Limpias que ejerce la acusación popular contra la infanta Cristina) recibieron una querella de la Fiscalía Anticorrupción por apropiación indebida de 108.000 euros.

Con la apertura de esta investigación es de esperar que las personas e instituciones afectadas por las presuntas extorsiones de ambas organizaciones se sumen a las demandas en curso. También sería razonable que las magistradas que juzgan el caso Nóos se replanteen la legitimidad de la acusación popular de Manos Limpias e incluso que investiguen la desimputación por parte de esta organización de Miguel Tejeiro, para el que López Negrete pedía un día 10 años de prisión y al siguiente retiraba la acusación. ¿A cambio de qué?

16 Abril 2016

¿Con las manos en la masa?

LA RAZÓN (Director: Francisco Marhuenda)

Leer

Manos Limpias se presentó ante la opinión pública como el azote de la corrupción en defensa de la Justicia. Su actuación, como la de su «alter ego», Ausbanc, levantó ampollas. Ayer, la Policía arrestó a las cúpulas de Ausbanc y Manos Limpias, incluidos sus principales directivos, Luis Pineda y Miguel Bernard, respectivamente. Fueron acusados de actuar de forma coordinada para extorsionar a bancos y personas vinculadas a los mismos con el fin de lograr acuerdos económicos enmascarados bajo falsos convenios publicitarios. También se los implicó en la obtención de subvenciones de forma fraudulenta y en la retirada de acciones penales a cambio de grandes sumas de dinero. Ayer se supo que pretendieron extorsionar a la defensa de la Infanta Cristina en el «caso Nóos» para retirar la denuncia. Las conductas que se les imputan son muy graves y especialmente repudiables en personas que, en principio, habían aparecido para luchar por una democracia limpia. En todo caso, la presunción de inocencia es un principio inalterable. Otra cosa es que el escándalo aliente la controversia en torno a la figura y el sentido en nuestro ordenamiento de la acusación popular, que ha patrimonializado Manos Limpias. Más aún tras conocer el chantaje a la Infanta Cristina, ya que es la única acusación que mantiene vivo el proceso contra ella.

16 Abril 2016

Nuestro trabajo, nuestro deber

Javier Chicote

Leer
ABC trabaja para sus lectores, y tras las últimas exclusivas, esta misma semana, en la que adelantamos la trama de extorsión Manos Limpias-Ausbanc, ya no predicamos solos

Las detenciones de ayer son una bendición al trabajo desempeñado por el diario ABC, que ha permitido desenmascarar los fines espurios de un sindicato que se hace llamar limpio y los de su compinche, Ausbanc.

El inicio hay que situarlo en septiembre de 2013, cuando, en plena recta final de la instrucción de caso Nóos, Virginia López, letrada de Manos Limpias, y el juez Castro se citaron para tomarse unos gin-tonic frente a la Bahía de Palma. Recibimos intensos ataques mediáticos por osarnos a retratar a los intocables e incluso inventaron seguimientos del CNI.

En los últimos meses hemos documentado cómo el líder de Manos Limpias, Miguel Bernad, y la abogada Virginia López se repartieron más de cien mil euros del sindicato, motivo por el que están imputados. También contamos cómo se financian, con pagos en dinero negro a cambio de «servicios» en los tribunales. Muchos medios arroparon a Manos Limpias y alentaron la teoría de que ABC «trabaja» para la Casa del Rey. ABC trabaja para sus lectores y, tras las últimas exclusivas, esta misma semana, en la que adelantamos la trama de extorsión Manos Limpias-Ausbanc, ya no predicamos solos.

Aún estamos esperando las querellas que anunció Miguel Bernad. Las ponga o no, seguiremos investigando para nuestros lectores. Es nuestro trabajo. Es nuestro deber.

17 Abril 2016

Soltando lastre

Álvaro Martínez

Leer

«Mujer emprendedora y empresaria y abogado de vocación que se ha hecho a sí misma como profesional, de reconocido prestigio a nivel nacional e internacional con más de 15 años de experiencia. Mujer luchadora, valiente y constante, tiene una máxima en su vida: las tres pes, prudencia, paciencia y perserverancia». Con ese entusiasmo y fanfarria se define a sí misma Virginia López Negrete (Valladolid, 1974) en la web del bufete López Negrete y Ospina Abogados. Sie se acude a su página personal se encuentra algo más de modestia, pues la cosa se queda en ‘soy abogado y tengo despacho propio junto con otros profesionales desde hace más de 13 años’. Ni prestigio, ni emprendimiento, ni vocación, ni autoconstrucción, ni niño muerto. Trece años, quince años ¡qué más da! la letrada de Manos LImpias no se entretiene en esas zarandajas del rigor pese a que en su web se vanaglorie de ello al exaltar su ‘prudencia, rigor y ley’, lo que metafóricamente nos confirma que la abogada López no tiene abuela cuando trata de darse un baño de incieso.
En realidad, el presunto prestigio nacional e internacional de Negrete se ciñe a sus labor en el polémico sindicato (especialista en turbo-querellarse a la primera que salta) y a ser fija como tertuliana en las teles del duopolio, donde el rigor suele ser directamente proporcional a la audiencia que depara un debate con alboroto. Más de un año lleva López paseándose por los platos como una heroína de la justicia cabal por sentar a la Infanta en el banquillo yu viendo conspiraciones de ‘las cloacas del Estado’ cada vez que salía un trapo sucio de Manos Limpias. CUando han encarcelado a Miguel Bernard ha tradado tres microsegundos en soltar lastre – quién es ese señor de gafas – sacudiéndose cualquier relación con este o con los tres millones de euros que, presuntamente, exigió Manos Limpias a dos bancos para retirar la acusación contra la esposa de Urdangarín. Valiente, lo que se dice valiente…

16 Abril 2016

Sospechas sobre quienes decían luchar contra la corrupción

EL MUNDO (Director: David Jiménez)

Leer

La detención de Miguel Bernad y la cúpula del autodenominado sindicato Manos Limpias, junto con la de Luis Pineda y otros directivos de la asociación de consumidores Ausbanc es una buena noticia para la sociedad. Puede parecer contradictorio si tenemos en cuenta que, por ejemplo, sin Manos Limpias es muy posible que la Infanta Cristina no estuviera sentada en el banquillo de los acusados del caso Nóos. Y fue Ausbanc la que consiguió que la Administración retirara el redondeo al alza de los intereses de los créditos bancarios, que tanto beneficiaba a los bancos y perjudicaba a los ciudadanos.

Pero Manos Limpias y Ausbanc, que en principio nacieron para defender, desde ámbitos distintos, los intereses de los ciudadanos frente a los poderosos se habían convertido en entidades peligrosas para la sociedad por sus prácticas especialmente nauseabundas: la extorsión y el chantaje en los procesos legales.

Un miembro de la defensa de la Infanta Cristina declaró ante la Udef que Manos Limpias le había pedido «una cantidad desorbitada» –algunas fuentes hablan de unos tres millones de euros– a cambio de retirarse del caso Nóos. Como el autodenominado sindicato ha asumido la única acusación contra la Infanta, esto podría suponer la anulación de todas las actuaciones contra ella. De momento, la representante de Manos Limpias en el proceso, Virginia López Negrete, mantiene su intención de continuar en el caso. Con todo, a estas alturas del proceso, con el auto del juez Castro y las pruebas y testimonios que ya se tienen del juicio oral, sería muy difícil de explicar que la hermana del Rey no continuara en el banquillo.

La defensa de la Infanta no aceptó el chantaje, pero sí lo hizo en otra ocasión Braulio Medel, presidente de Unicaja, en el caso de los ERE, como publicamos hoy: pagó y Manos Limpias retiró su denuncia. Sería algo gravísimo si se confirman las acusaciones. Manos Limpias ha estado inmersa en un sinfín de procesos judiciales, casi todos relacionados con la lucha por la limpieza de la vida pública. Bernad ha estado en pleitos contra el ex juez Baltasar Garzón o el ex presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa. Pero, sobre todo, está presente en la mayoría de los casos de corrupción política: Gürtel, Pujol, Bárcenas, ERE, Nóos… Al conocer ahora los procedimientos indignos de Manos Limpias, queda en entredicho toda su labor y habrá que pedirle responsabilidades también si por su culpa varía la situación procesal de acusados en esos delitos.

Lo mismo podemos decir de Luis Pineda. El presidente de Ausbanc es un viejo conocido de los tribunales al haber sido detenido en su juventud por desórdenes en manifestaciones de extrema derecha y, otra vez, condenado por robo. Tras fundar Ausbanc, algunas entidades financieras le han llevado a juicio por pedirles dinero a cambio de tratarles bien en las revistas de consumidores que edita la asociación. Al conocer a Bernad –Pineda ha sido el letrado de Manos Limpias en uno de los juicios contra Miguel Blesa–, el presidente de Ausbanc cambió, al parecer, la extorsión publicitaria por la judicial, lo que le ha llevado a la cárcel.

Bernad y Pineda están acusados de los delitos de extorsión, organización criminal, fraude contra la Hacienda pública y falsedad documental. Habrá que esperar al final del proceso, pero debemos alegrarnos de que esos dos presuntos delincuentes y sus colaboradores que han hecho fortuna diciendo que luchan contra la corrupción estén de momento a buen recaudo.

01 Febrero 2016

Democracia y la gente decente

Javier Castro-Villacañas

Leer

Una de las ideas más peligrosas que está calando en España es la de establecer la frontera entre la vieja y la nueva política en la diferencia que existe entre una clase política corrupta que debe desaparecer y la mayoría de la sociedad, formada por gente decente. Lo anterior es un ejercicio de manipulación por parte de quien vende esta idea y de ingenuidad por parte del que quiera hacerla suya. Pensar que, por el simple hecho de que unos nuevos políticos o partidos sustituyan a otros antiguos, se van arreglar las cosas, es desconocer los fundamentos de la democracia y la naturaleza intrínseca del ser humano. La democracia se fundamenta es la desconfianza hacia el poder y hacía el ser humano. Si todos fuéramos San Francisco de Asís no haría falta controlar al poder. Pero como sabemos que el poder puede ser ejercitado de manera despótica, se hace necesario establecer garantías, controles y limitaciones. No es una cuestión de gente decente o indecente, como tampoco es un problema de lo nuevo o lo viejo, porque el meollo del asunto seguirá siendo formal e institucional. Fue en la antigua Grecia donde se establecieron los principios que determinaron lo que se entendió entonces como la forma democrática de un pueblo: responsabilidad del hombre público ante la ley, límites de competencia en los poderes, límites de competencia en los poderes límites temporales en el ejercicio de los cargos, soberanía de los ciudadanos libres y obediencia cívica ante la ley promulgada. Estos principios fueron desarrollados posteriormente por el liberalismo político. Hoy definimos la democracia como un sistema formal de organizar los poderes del Estado, caracterizado por la separación de poderes, la representación de los cargos públicos y la elección directa del poder ejecutivo. Sólo de esta manera podremos tener una democracia digna de tal nombre y, por lo tanto, auténticamente decente.

21 Abril 2016

Luis Pineda y el secreto a voces

Jesús Cacho

Leer

En un país sobrado de escándalos casi diarios, el que afecta a Ausbanc y su instrumental Manos Limpias reúne características muy especiales, casi emblemáticas, en tanto en cuanto echa sus raíces en dos tierras muy bien abonadas por el gran actor de la trama, Luis Pineda Salido: la actitud rendida y silente, consentidora, de la gran banca española (con las excepciones del BBVA de Francisco González y de la Caja Madrid de Miguel Blesa, solo de Blesa, porque Rodrigo Rato se dio prisa en pasar por las horcas caudinas de Salido), que era la que aflojaba la mosca, y el paraguas de la protección judicial, el gran secreto, el otro gran secreto a voces que se resiste a salir a la superficie y que no es otro que la corrupción de una parte importante del estamento judicial español.

El “secreto” de Luis Pineda era conocido en los centros de poder de Madrid, y muy probablemente de toda España, desde los años noventa. Sirvan como botón de muestra dos párrafos correspondientes al libro de memorias de Rafael Pérez Escolar (editorial Foca, año 2005) que hacen mención expresa al asunto. El libro fue editado en 2005, cierto, pero su redacción viene de muy atrás, como la mayoría de los episodios, de naturaleza política y/o económica, a los que alude, tal que la intervención de Banesto por el Banco de España en diciembre de 1993 y las consecuencias judiciales, incluso penales, que de dicha intervención se derivaron para los administradores del banco intervenido, entre ellos el propio Pérez Escolar.

Santiago Foncillas me sugirió que visitara a Alfredo Sáenz, el nuevo presidente de Banesto impuesto por el Banco de España, y estuve en su despacho hacia el mes de marzo de 1994”, escribe el aludido en la página 388 de sus Memorias. “La verdad es que, al hallarme frente a frente a quien no conocía personalmente hasta ese momento, me pareció un tipo sin mayor fundamento. Le dije que hablaba exclusivamente en mi propio nombre, y quería saber la postura de Banesto hacia mi persona, después de haber permanecido 50 años en la casa de una u otra manera. Me dijo que no había nada contra mí, pero que a instancias de la junta general que acababa de celebrarse no tendría más remedio que promover acción social de responsabilidad contra los antiguos administradores, ya que así lo habían pedido determinados accionistas. Me permití rectificarle: «La propuesta sobre esa acción la habéis convenido vosotros mediante precio con Luis Pineda, un atracador a mano armada que se presta a este tipo de papeles», sobre lo que no volvió a decir media palabra”.

“El encargado de plantear [el ejercicio de la acción social de responsabilidad contra los consejeros sustituidos, por un importe de 605.000 millones de pesetas] formalmente”, prosigue Pérez Escolar en sus Memorias (Pag. 416), “mediante una alta recompensa económica, fue un sujeto que había sido condenado por atraco a mano armada a la marquesa de San Eduardo, un tal Luis Pineda Salido, quien descubrió que era más rentable y menos aventurado acudir a la junta de Banesto que entrar, pistola en mano, en el domicilio de la aristócrata para robarle de la manera más miserable. Muy agradecido a Sáenz, y con enorme fe en las posibilidades que se le brindaban, Pineda ejercitó luego una de las acusaciones populares en el ‘caso Banesto’. Pregunten ustedes y verán las buenas relaciones que mantiene el sujeto en el Banco de España y cómo convence sin descanso a bancos y cajas de ahorro, bajo la advertencia de ejercer variadas actuaciones persuasivas si le niegan el estipendio que solicita en cada caso”.

Más que Jasón te agrada el Vellocino

Pérez Escolar, abogado, economista y una de las cabezas jurídicas más finas que han pisado estos predios, falleció el 21 de septiembre de 2007 sin ver hechas realidad algunas de sus predicciones e intuiciones sobre asuntos capitales ocurridos durante la Transición. Sin duda le hubiera gustado ver confirmada en sede judicial la certera definición con la que caracterizó los afanes del autodenominado “presidente” de Ausbanc. Para cualquier persona con la cabeza mínimamente amueblada es obvio que Luis Pineda no hubiera podido permanecer tanto tiempo haciendo de las suyas, no hubiera logrado hacerse rico, de no haber contado, de grado o por fuerza, con el plácet de los responsables bancarios que cedieron a su chantaje, y sobre todo, de no haber abusado hasta la extenuación de la cobardía moral de una sociedad incapaz de denunciar este tipo de tropelías que, por cierto, siguen de alguna manera produciéndose en nuestros días.

Es obvio también que no hubiera podido seguir emulando las aventuras de José María El Tempranillo por la Sierra Morena madrileña de no haber contado con el paraguas judicial adecuado. Ahora ya sabemos que a los actos organizados o patrocinados por Ausbanc asistían “gratis total” un cierto número de magistrados de la Audiencia Nacional, Audiencia Provincial, Tribunal Supremo y distintos juzgados de lo mercantil. ¿Va a emprender el Consejo General del Poder Judicial algún tipo de investigación al respecto, sobre los jueces y fiscales que asistieron a los saraos del susodicho? ¿Se van a revisar con esta nueva luz algunas de sus sentencias? Estamos apuntando a la piedra angular que soporta el arco de todo Estado de Derecho que se precie. Y ya se echan a faltar las voces de esos partidos políticos, tan prolíficos ellos a la hora de aburrirnos con declaraciones capciosas, pidiendo responsabilidades y proponiendo cirugías radicales capaces de extirpar de raíz el mal de la corrupción judicial. Resuena Quevedo y los versos de su famoso soneto “A un juez mercadería”: “Las leyes con que juzgas, ¡oh Batino!,/ menos bien las estudias que las vendes;/ lo que te compran solamente entiendes;/ más que Jasón te agrada el Vellocino”.

PRINCIPALES DETENIDOS:

MiguelBernard_ml D. Miguel Bernard, Secretario General de Manos Limpias

castroviñacañas D. Javier Castro Viñacañas, periodista-portavoz de Manos Limpias y columnista en la revista de Ausbanc.

LuisPinedaAusbanc999 D. Luis Pineda, Presidente de Ausbanc.

El Análisis

¿Y qué dicen los periodistas en nómina de Ausbanc?

JF Lamata

La frase más repetida cuando se produjo la redada contra Ausbanc y Manos Limpias en las que el instructor sostenía que funcionaban como una organización criminal dedicada a la extorsión es que “todo el mundo sabía” a qué se dedicaba, al menos el Sr. Pineda. Ciertamente en 2007 algunos medios habían informado de las acusaciones de chanchullos contra él y antes lo había hecho D. Rafael Pérez Escolar durante el caso Banesto. Realmente todos los que conocían Ausbanc sabían que comerciaba con entidades bancarias un trato favorable o desfavorable a cambio de publicidad (y, agreguemos que no es el único grupo mediático que lo hacía). Su problema es que a los que no pagaban no se limitaban a vapulearles en sus revistas, sino a intentar vapulearles judicialmente y eso ya es más feo.

Pero lo llamativo es que aunque Ausbanc era un grupo mediático relevante en el sector  bancario y sin embargo los medios de comunicación al informar sobre el caso trataron de disimular las referencias a que lo era, obviando así el gran número de periodistas en nómina que tenía. No sólo el Sr. Castro Villacañas. También destacados tertulianos como D. Ricardo Martín, D. Luis Suárez Jordana o Dña. Almudena Negro estaban en su nómina. ¿No tenían nadas que decir? En el mejor de los casos habían sido engañados por sus jefes o utilizados. Nada dijeron, pero tampoco nadie les preguntó.

J. F. Lamata