Search
El cura publicó que 'si se quitaba la tapa de TRIUNFO' saldría mal olor y obligaría a taparse la nariz

La revista comunista TRIUNFO demanda a la revista fascista FUERZA NUEVA por un artículo del sacerdote Hernández Quirós

HECHOS

El 24 de junio de 1972 en la revista FUERZA NUEVA el sacerdote D. Fernando Hernández Quirós publicó un artículo ‘Entre el Desprecio de TRIUNFO y el amor, según la revista Redención’, que motivó un proceso judicial.

Titular_Triunfo La revista fascista FUERZA NUEVA dedicó una doble página para responder a la revista comunista TRIUNFO.

24 Junio 1972

ENTRE EL DESPRECIO DE TRIUNFO Y EL AMOR...

Fernando Hernández Quirós

Primera Cara

El día 30 de mayo, TRIUNFO envió un cronista a la Chopera del Retiro. Esto no tiene nada de particular. Parece ser que al cronista de TRIUNFO se le acabó la tinta en las primeras líneas y, sobre la marcha tuvo que cargar la pluma o el bolígrafo con algún líquido que manchase el papel; esto sí tiene algo de particular, muy particular. Porque le salió una cróica, tipo deportivo que merece un comentario especial, para que las 10.000 personas que estuvieron en la Chopera del Retiro sepan con quién se gastan el dinero a la hora de comprar TRIUNFO.

El cronista se pitorrea de cuanto allí se hizo, no precisamente con elegancia – eso es cosa que no le va a TRIUNFO – dando más bien la sensación de disgusto y desprecio hacia los asistentes al acto y al acto en sí mismo. Con todo, el cronista nos ha hecho un gran favor, que es un doble favor: a) saber que el acto de la Chopera ha disgustado a TRIUNFO, b)nos ha confirmado la opinión que ya teníamos de la línea ideológica-religiosa de dicha revista siempre fuera del tiesto.

El cronista se regodea haciendo una descripción muy subjetiva del os asistentes: ancianos, señoras mayores, niñas, etc. Posiblemente, el cronista, daba la hora del crepúsculo, no veía bien, preocupado por cargar la pluma vacía. Lo mismo le pasó a la hora de enumerar a los asistentes: si hubiese puesto una foto con la crónica, es posible que hubiera cambiado el texto y no hubiera dicho sandeces, como la del quiosco-bar, que no era tal – cosa del crepúsculo.

Cuando el cronista leyó la pancarta que llegaba un grupo de chicos y chicas y que decía: ¡Fuera basura! Sí pureza. Sí dignidad’, debió pensar –aunque no lo hizo – que allí no era lugar para TRIUNFO y marcharse. Y acaso y por la preocupación de la tinta, le llama don Ramón al padre Bidagort, ignorando que en la Compañía de Jesús no se usa el don. Más adelante, sigue el pitorreo hasta el doctor Soroa, a costa del vuelo de un avión, y sigue en el mismo tono haste el final, intercalando en el texto estrofas de canciones marianas. No se libra tampoco la alcaldesa de Bilbao ni don Abelardo de Armas.

Hablemos en Serio

TRIUNFO ya nos tiene acostumbrados a mofarse de muchas cosas muy caras para quienes sentimos y pensamos en cristiano y en español. Como cristiano y españoles decimos a TRIUNFO que es un asco que se ría de un acto hecho en honor de la Santísima Virgen, porque es reírse de Ella. Y si a TRIUNFO la Virgen no le merece respeto, como al parecer tampoco se lo merecen las conciencias de quienes estábamos allí, libre y voluntariamente, por amor a María y a la decencia debemos decir a TRIUNFO que se destape de una vez a ver que sale del pozo una vez quitada la tapadera.

Es posible que, quitada la tapadera salga muy mal olor y haya que taparse las narices, pero así nos conoceremos todos mejor y no ocultaremos, detrás de un socialismo amorfo, otras muchas cosas que no son precisamente amorfas, sino que tienen una forma ideológica muy concreta.

El cronista del Retiro, señor Lara, no ha sido más que un fiel instrumento de la revista, y por eso tratamos de ignorarle. Es posible que al escribir su crónica se haya acordado de que un día su madre le enseñó a rezar a la Virgen y de que su madre, más de una vez, ha rezado a esa misma Virgen cuya imagen estaba en el Retiro, cuando a él o a su familia no les iban bien las cosas. Y es posible que haya pensado que él tendrá – o tiene – hijas, y el amor no le permitirá tomar a broma que ellas pierdan la vergüenza. Y, desde luego, si un día tiene sobre sus rodillas a una hija suya de diez años, no creo que le ofrezca como lectura tan desafortunada crónica. No se enfade, señor Lara, sabemos comprender.

España no es un burdel

Y quienes la quieren transformar en eso están haciendo un crimen, por muchas citas de autores o nombres extraños que adhieran a sus afirmaciones o negaciones. Le va perfectamente a la ideología de TRIUNFO que España se convierte en un burdel para que los españoles se conviertan en aquellos tipos de San Pablo ‘cuyo Dios es su vientre’. Esto entra perfectamente dentro de las coordenadas del socialismo materialeista, y por eso no andaban desencaminados los chicos de Covadonga en el Retiro. Y por eso aplaudían a doña Pilar Careaga de Lequerica – pura raza vasca – y por eso estaban allí FUERZA NUEVA; en ella y en quien esto escribe y en otros varios cientos de personas, para decir a TRIUNFO que nuestros jóvenes ni son, ni pueden ser, carne de burdel, ni nuestros jóvenes son, ni pueden ser, homúnculos idiotizados por la sexomanía.

La Esperanza se ha hecho realidad

Y de ello es buena prueba el pataleo de TRIUNFO. Y si en el Retiro había niñas de bachillerato con sus monjas, eso significa que aún quedan monjas que no han perdido el seso y no se han dejado concienciar ni mentalizar por los disertantes de TRIUNFO, admiradores de Marx y de Lenin y menospreciadores de cuanto suene a cristiano y español.

La realidad está en los chicos de Covadonga y en los de ¡Fuera basura! Y en los que repartían las tarjetas y en los que no pudieron ir a la Chopera porque estaban trabajando o después del trabajo habían ido a la clase nocturna; los que no han hecho de su vida un acto de culto a la estupidez o al pataleo y si un ofertorio de trabajo, al estudio, a ambas cosas y el amor limpio, como lo fue el de sus padres y el de la Virgen María y San José.

Pese al os pataleos de TRIUNFO, esa realidad está ahí, firme y segura: con la belleza de lo clásico y la entereza de lo viril.

Fernando Hernández

El Análisis

ROJOS CONTRA CURAS FACHAS

JF Lamata

El sacerdote D. Fernando Hernández Quirós negó que fuera fascista, pero indudablemente colaborar en FUERZA NUEVA era un signo claro. Bien pueden los responsables de FUERZA NUEVA negar que aquella revista fuera fascista, pero incluso ellos tendrían que reconocer que si no eran una publicación fascista, eran lo más cercano al fascismo que había en España en aquel momento.

De igual modo los responsables de TRIUNFO podrían negar que eran comunistas, aunque el propio PCE hacía tiempo que transmitía por sus circulares, incluso a sus presos, que TRIUNFO es donde «estaba su gente» y qué duda cabe que los ‘hombres fuerte’ de TRIUNFO eran militantes o simpatizantes del PCE como D. Eduardo Haro Tecglen (que prestaba su casa para reuniones del PCE) o D. César Alonso de los Ríos.

Por tanto el motivo por lo que aquel pleito entre TRIUNFO y FUERZA NUEVA fue polémico porque no dejaban de ser las revistas que mejor representaban los dos extremos. Aunque no deja de ser sorprendente que TRIUNFO prefiriera replicar al cura facha por la vía de los tribunales en vez por la réplica ingeniosa en sus páginas.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.