1 septiembre 1951

Competirá con las revista ¡HOLA! fundada siete años atrás y con LECTURAS, decana del sector

Nace la revista de crónica social DIEZ MINUTOS fundada por el periodista Joaquín Valdés Sancho a precio de una peseta

Hechos

El 1.09.1951 se publicó el primer número de la revista DIEZ MINUTOS.

Lecturas

El 1 de septiembre de 1951 se publica el primer número de la revista Diez Minutos, fundado por la empresa Gráficas Espejo, empresa propiedad de Joaquín Valdés Sancho, que asume su dirección. Nace al precio de 1 peseta y con una tirada de 10.000 ejemplares. Joaquín Valdés Sancho está casado con Manuela Domínguez-Macaya y tiene cuatro hijos, Milagros, Raimundo, Joaquín María y Paloma.

En una entrevista publicada en Diario de Las Palmas el 10 de febrero de 1976 Joaquín Sancho Valdés enumera a sus principales colaboradores en la creación de Diez Minutos: Francisco Narbona es su primer subdirector y cofundador de la revista, su primer redactor jefe es Miner Otamendi y el secretario de la redacción Francisco Mayo. Y asegura que el gran artífice del “Diez Minutos actual” (por 1976) es Javier Alonso Osborne, que en ese momento ya era director adjunto del semanario.

Gráficas Espejo también fundó otras revistas: Marisol, Noche y Día, Sucesos, Chiss y el semanario económico El Europeo. Este último trato de convertirse en el buque insignia de Gráficas Espejo.

Libro 'Yo Acuso'

Jesús Locampos

2007

Leer

Como he contado ya, DIEZ MINUTOS nació de la mano de Joaquín Valdés y su primera portada era una foto en blanco y negro del Generalísimo. Tendría que pasar algún tiempo hasta que se hiciera cargo del semanario Javier Alonso Osborne, quien derivó la línea editorial de un producto hasta entonces hecho con recortes de prensa y curiosidades para convertirse en una revista provocativa tanto en información como en imágenes.

Aún se conserva en la memoria una sección titulada ‘Famosas en la Intimidad’, en la que aparecían las principales estrellas del mundo del cine y ya las primeras de la única televisión de España, a las que se pedía que posaran saliendo del baño con una púdica toalla que dejaba ver hasta el límite mismo que permitía la censura de aquellos años.

Siempre se dijo que aquellos DIEZ MINUTOS tenían más compradores en los cuarteles que entre las amas de casa.

El 1 de septiembre de 1951 se publicó el primer número de la revista de crónica social Diez Minutos cuyo promotor es el empresario D. Joaquín Valdés Sancho con el objetivo de competir con ¡Hola! la revista de D. Antonio Sánchez Gómez.

OPINIÓN DE JESÚS LOCAMPOS SOBRE LAS DIFERENCIAS ENTRE LAS REVISTAS DEL CORAZÓN:

Hola! siempre según palabras textuales de su fundador y entonces director D. Antonio Sánchez Gómez: «Vendía la espuma de la vida» que traducido vendría a ser el lujo y lo inalcanzable para los comunes de los lectores que soñaban con lo que Hola! les mostraba cada semana.

Curiosamente las más vendidas siempre fueron HOLA! y PRONTO, pero ese es un dato que no suele aparecer jamás en los diferentes y sesudos estudios de cuantos se han realizado sobre el segmento del corazón.
LECTURAS era, después de Hola! la más cercana a mostrar un lado elegante de la vida. Elegante y amable.

SEMANA en mi humilde opinión, siempre luchó por alcanzar ese segundo lugar que entonces ocupaba LECTURAS y que resultaba difícil de alcanzar ya que LECTURAS tenía un público cautivo y fiel: toda Cataluña.
PRONTO siempre ha jugado muy bien en el terreno popular, por dos factores: su precio y sus contenidos. No luchaba por una información de scoop en la portada, pero repasaba toda la información con un precio muy asequible. Y descubrió la fuerza de enganchar lectores con secciones prácticas (cocina en fichas, etc) que terminaron copiando el resto.

DIEZ MINUTOS en época de Javier Osborne (hasta 1985) disparó sus ventas hasta sobrepasar a LECTURAS con secciones atrevidas a las que ninguna otra revista había sido capaz. Mostraba a los famosos, principalmente famosas en el borde del erotismo, como el cine ya había hecho recién terminada la dictadura.

Pero lo que ningún estudio ha recogido jamás es que tenía una tercera página con una sección que firmaba Camilo José Cela justo cuando poco después recibiera el Nobel de Literatura.

El secreto de DIEZ MINUTOS que yo heredé y continué cuando lo dirigí, fue que lo podía leer la clase alta, media y baja porque era una fusión semanal en la que siempre había algo que iba a interesar a cualquiera de esas tres clases.

Efectivamente no tenía personaje favorito por algo sorprendente: no nos interesaban los personajes, nos interesaban la noticia que tuvieran los personajes en cada momento.

Perseguíamos la noticia, no al personaje.

Obviamente las revistas políticas tenían otro público, pero como no alcanzaban el tirón del segmento del corazón, todas incluyeron una sección dedicada a los mismos temas que nosotros tocábamos.

Jesús López Campos (11-09-2023).