Search
Sánchez Diana le echa en cara que haya evolucionado de dictaminar clases con los principios falangistas de la dictadura franquista, a apoyar electoralmente al comunismo

Polémica por la difusión de una imagen del sacerdote José María Llanos levantando el puño

HECHOS

El 25.02.1979 el diario EL PAÍS publicó como acompañamiento a un artículo de D. Francisco Umbral una fotografía de D. José María Llanos con el puño en alto.

El padre D. José María de Llanos es miembro fundador del sindicato Comisiones Obreras (CCOO) y militante del Partido Comunista de España (PCE).

15 Febrero 1979

El padre Llanos puntualiza

José María de Llanos

Me ha dolido vuestra nota acerca de las intervenciones en televisión del Partido Comunista, tal como lo tratáis en EL PAIS del día 14.Efectivamente, estuve en el mitin de mi barrio y, por cierto, con la clerecía. En el mitin comunista de Sartorius y Valderrama. Al final del mitin me pidieron los vecinos que interviniese, me resistí, pero terminé por saludarles no durante cuatro minutos, como dice EL PAIS, sino durante unos segundos y sin mencionar para nada, tampoco lo habían hecho Valderrama y Sartorius, al episcopado y su documento de la Permanente. Me limité a recomendar el voto, saludando a todos. Vuestra información ha sido, pues, equivocada, y seguramente no debido a vosotros.

Para mí es algo grave porque, guste o no, jamás me meteré con documento episcopal alguno. A pesar de mis ideas, compromisos y actitudes, me considero miembro de la Iglesia y sacerdote fiel sin querer enfrentarme con losjerar cas. Os ruego, pues, debido a mis derechos sobre lo que toca a mi honor sacerdotal y a mi fidelidad al pueblo, más a la veracidad de vuestras informaciones, rectifiqueis en la forma.que queráis, pero cuanto antes. Yo pedí un voto, absolutamente nada más.

Sois mis amigos. EL PAIS es mi pan diario, pero la verdad, más.

25 Febrero 1979

El padre Llanos y otras inquisiciones

Francisco Umbral

Almuerzo con el padre Llanos en un mesón de rojos, en una catacum ba por la que corre la humedad del vino y la amistad: paredes de ladrillo subterráneo, guateada por la sonrisa pura, por la cara virginal de Ana Belén, mas hoces y martillos y otras utillerías de la Historia.-Pero esa carta, cura, que mandaste a EL PAIS, esa rectificación…

Ya saben, estuvo el cura en un mitin, pidiendo o no pidiendo el voto para los que son casi tan lumpen como Cristo, o sea sus conve-, cinos vallecanos. Luego rectificó con una carta: que él no ha pedido nada, que él sí, pero que no. Hombre perplejo.

Es un Karl Ralmer con boina que debía estar leyendo en el Pozo, por los mismos años que yo en las casas de lenocinio de Valladolid, la novateología de Guardini, de Rahner, de Maritain. Libros que a él le sumieron en el cristianocomunismó y a mí en un spleen baudeleríano y madrileño del que aún no he salido.

-Tengo miedo, Umbral. Soy viejo y tengo miedo.

El vive resignado entre sus Pobres -«ayer casé a unos agnósticos»-, pero desde la metrópoli mitrada le observan, le vigilan, le excomulgan:

-¿Te excomulgan, padre cura?

-No, no me excomulgan. La Iglesia ha sido mi madre y lo es. No sé si una dura madre, pero lo sigue siendo, pese a carnets y cosas. Soy viejo y tengo miedo.

-Estoy deseando ser tan viejo como tú, cura, para que me excomulguen de unas cuantas cosas mis obispos, que no son los tuyos.

Ayer publicaba este periódico la carta de un lector donde se denuncia la rarísima exigencia de un certificado de buena conducta en la vida y en la viuda para las de clases pasivas que quieran cobrar pensión. ¿Y qué tiene que ver la buena letra bastardilla que hacía el difunto en su oficina con la buena o mala vida de la viuda?

Otras inquisiciones. El Padre Llanos y otras inquisiciones, que no son las de Borges, literarias, sino las de una retroiglesia catolicoimperial y toledana que está volviendo a levantar la tapia nocturna con que toparon Don Quijote y Sancho.

Llanos tiene un reloj de oro macizlo:

-Me lo ha traído Dolores, Pasionaria, de Moscú.

-Es muy feo, cura Llanos. El oro de este reloj debe ser el famoso oro de Moscú, que nos lo devuelven ahora en relojes. Y además pone made in URSS.

Feo de diseño, el patatómetro. No hay una escuela de diseño en Rusia. Eso podía haber sido el eurocomunismo de Carrillo: una escuela de diseño, que falta hace. ¿Por qué hablan en inglés los moscovitas? El diseño mental lo tienen muy -atrasado desde que expulsaron al judío/ruso Mare Chagali de sus comisarías.

-Y el cariño que hay en este reloj, Umbral.

Entre el cariño amistoso de Dolores y la perplejidad teológica de Ralisier vive este obispo cheli, cardenal natural de Vallecas sobre el que se han cernido últimamente muy remotas consignas, amenazas o avisos, cosas. ¿Otras inquisicio-, nes?

Don Marcelo, en su Vallecas celestial de Toledo, se abstiene virginalmente de campaña. Llanos, en su campaña de toda una vida, apóstol de los leprosos sin otra lepra que la pobreza, que tampoco es mala plaga, quiso opinar, recomendar algo, pero hay miedo.

Ni Borges ni Pepe Lozano. Otras inquisiciones. El Padre Llanos, hombre inquisitorializado. Hoy, me escribe una carta: «Paco, ¿se puede ser fiel a muerte desde una perplejidad a vida?» Atame esa mosca por el rabo. Ay padre cura, quién supiera escribir. Lo que quiere hoy la Iglesia es más sencillo: viudas con buena conducta, muertos con buena letra, para que dejen pensión y disfruten sus quinquenios de cielo, votos de orden, escuela religiosa y despensa sin pasarse, los que no puedan, señor Costa. Con su boina como una aureola de santidad y hollín, con su rostro de piedra calcárea que la bondad reblandece, con su lágrima de ca taratas llorando los pecados del mundo, le dejo siempre en cualquier Metro, al Padre Llanos, de vuelta a su cielo de rojos, en Vallecas.

08 Marzo 1979

Reproche al padre Llanos

José María Sánchez Diana

La contemplación de una fotografía que han reproducido ustedes, en la que aparece el reverendo padre Llanos levantando el puño dentro de una crónica de Umbral, me ha producido un enorme estupor. Hace ya muchos años fui uno de los discípulos del P. Llanos. Entonces era el pontífice de los universitarios del SEU. Hicimos muchos con él un memorable viaje, andando desde Roncesvalles a Santiago de Compostela. Era nuestro capellán. En la marcha, con sus charlas y conferencias del más puro estilo, entonces Movimiento, nos regañaba y discutía a los que no seguíamos sus doctrinas político-sociológicas franquistas. Nos llamaba a los que éramos rebeldes «tuberculosos espirituales». ¿Qué cosas pasan, eh? Ahora, ¿quién es quién? Admiramos su obra en el Pozo del Tío Raimundo, pero lamentamos, y yo que sufrí sus reprimendas más, ese cambio de 180 grados. Por favor, padre Llanos… ¿Cómo se puede pensar en este momento una situación así? Pontífices y teólogos han dicho que un sacerdote católico no puede, de ningún modo, alistarse en el marxismo, cuyo signo es el puño en alza.

13 Marzo 1979

Reivindicación del padre Llanos

Agustín Ortiz

No entiendo el propósito de la carta del señor Sánchez Diana aparecida en esta sección el pasado 8-3-79 en relación con el padre Llanos. Manifiesta el señor Sánchez su asombro, no exento de ironía, por el giro dado por este sacerdote desde sus vivencias con los estudiantes del SEU hasta su situación actual con la gente del Pozo. Recuerda también las manifestaciones de pontífices y teólogos de la Iglesia que hacen incompatibles marxismo-cristianismo.No debe asombrarse el señor Sánchez más aún siendo universitario. Yo, peón especializado hasta hace muy pocos años, sé que la iglesia dispone de muchos ejemplos de hombres que en su día dieron un giro de 180 grados a su vida tomando dirección contraria a la seguida inicialmente. ¿No era San Pablo el que perseguía a los cristianos?…, ¿san Agustín, doctor de la Iglesia, no era ateo?…. quizá el señor Sánchez recuerde más ejemplos. Consiguientemente ¿Por qué asombrarse de que Llanos, en un momento dado de su vida, decida imitar al Maestro, deje susituación social, su bienestar… y se venga al Pozo con los pobres, los marginados, los emgrantes…?

Por otra parte y sin ánimo de polemizar en profundidad sobre este asunto, las manifestaciones de los pontífices y de los teólogos que cita el señor Sánchez en el último párrafo de su carta, no nos las tomamos en serio mucha gente, aunque yo respete sus puntos de vista. Recuerdo que en el Evangelio Cristo le dijo a Pedro que «devolviese la espada» cuando vinieron a prenderle. No parece ser que los Papas que mantenían sus propios ejércitos tuviesen conocimiento de este pasaje. ¿Qué piensa honestamente el señor Sánchez de la Inquisición? ¡Es probable, que en mi pueblo natal aún se venere la imagen de Santiago montado sobre caballo blanco y aplastando con los cascos a los infieles…!

Estas cosas, a los que hemos intentado ser cristianos serios, no nos asombran., más bien nos entristecen y nos confunden.

Una última puntualización. El Pozo tiene y guarda reconocimiento al padre Llanos. Es la gente del Pozo la que llama a este sacerdote a sus actos públicos y le sienta junto a sus líderes o sus representantes. No es Llanos quien busca protagonismo, más bien se lo imponemos. Que en su afán de complacer, que se acerca al de servir, se una al canto final con el que se cierra el acto y levante el puño (habría que analizar si como símbolo o como solidaridad) no tiene mayor trascendencia. Yo no me considero fascista, sin embargo en ocasiones saludo a mis compañeros de fábrica o a los amigos del barrio levantando la mano.

No comprendo su carta… acaso puede permitirse el señor Sánchez tirar la primera piedra.

13 Marzo 1979

Reivindicación del padre Llanos

Eloy Sánchez Rodríguez

Al leer el reproche al padre Llanos, en una de las cartas al director en el diario El PAIS, del 8-3-79, no he podido resistir la tentación de opinar. Ya que yo también participé en la peregrinación a Santiago que cita el señor Sánchez Diana, en la que el padre Llanos era nuestro capellán, y también vi, en su día, la foto aludida en la citada carta.Para mí, la evolución del padre Llanos entra dentro de lo normal en un cristiano que convive con los económicamente débiles (qué duda cabe que pueden haber otras actitudes). No entro en divagaciones de si comunismo o de si capitalismo. Lo que si observo últimamente es que muchas personas que se dicen comunistas nos dan un ejemplo a seguir a muchos que nos llamamos cristianos. Y tampoco digo nada de los tiempos pasados, lo que si pienso es: «El …ismo que esté libre de pecado que tire la primera piedra.»

by BeHappy Co.