11 septiembre 1997

El periodista Francisco Escobar Jiménez solicita la rescisión de su contrato por considerar que calificar de 'traidor' al Jefe de Estado evidencia un cambio en la línea editorial del periódico

Un artículo contra el Rey en el YA causa que un periodista invoque la ‘claúsula de conciencia’ para abandonar el periódico

Hechos

El 19.09.1997 el diario YA publicó el artículo «¿El Rey de Todos?» firmado por su director, D. Javier Bleda.

Lecturas

El periodista D. Francisco Escobar Jiménez invocó la ‘clausula de conciencia’ para solicitar judicialmente la rescisión de su contrato con el periódico YA, dirigido por D. Javier Bleda y propiedad de D. Emilio José Rodríguez Menéndez, por considerar que al calificar de ‘traidor’ al Rey Juan Carlos, el periódico había evolucionado en su línea editorial al ultraderechismo.

19 Septiembre 1997

¿El Rey de Todos?

Javier Bleda

Leer
El propio Rey pone en duda la españolidad de Melilla al ignorar una fecha tan significativa como su V Centenario

Que la ambigüedad invade nuestras instituciones es algo patente, pero que el Rey de España, es de todos los españoles ofenda a las gentes de Melilla con su ausencia en los actos del V Centenario de la ciudad es algo que puede hacer reflexionar.

Estamos de acuerdo en que las relaciones internacionales son muy importantes y que, en estos momentos, Marruecos anda en alerta amarilla con España por temas como el de Ceuta y Melilla, aunque no todos los marroquíes piensan mal de nuestro país.

Sin embargo no es menos cierto que, mientras no se demuestre lo contrario, estas dos ciudades son española y es nuestra obligación, y la del Rey, defenderlas con honor ante cualquier intento contra su soberanía, tal y como se recoge en el artículo 30-1 de la Constitución: “Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España”, o en el artículo 56-1: “El Rey es el jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia…”

Ahora bien, si el propio Rey pone en duda la españolidad de Melilla al ignorar una fecha tan significativa como su V Centenario, y consigue que el monarca vecino calme los ánimos de su pueblo al ‘entender’ el gesto de Juan Carlos I, es entonces cuando hay que preguntarse si es que se puede estar fraguando la deovlución de Melilla a Marruecos y también si el Rey ha inclinado la cabeza humillado ante Hassan. Mis palabras no nacen de ningún ofuscamiento, sino de la lectura de algunas informaciones como la publicación en EL PAÍS, firmada por Pedro Canales desde Rabat, que decía: “Según fuentes de la oposición marroquí, el argumento principal esgrimido por el ministro Basri fue que, al reaccionar de manera mesurada, Marruecos respondía al mensaje venido de Madrid con la no aceptación por parte del Rey y del presidente del Gobierno a la invitación hecha por las autoridades de Melilla para asistir a los actos del V Centenario.

La única explicación coherente que le veo a todo esto es que el Rey, en cumplimiento del Artículo 64.1 de la Constitución decidiera ponerse en manos del presidente del Gobierno, que igual que no tiene reparos en permitir la disgregación de la Patria, concediendo lo que sea a cambio de seguir como presidente, tampoco le costará mucho deshacerse de Ceuta y Melilla, olvidando a todos los caídos por España y a todos los que han nacido en ellas bajo su bandera. Y es que el citado Artículo dice así: “Los actos del Rey serán referndados por el Presidente del Gobierno y, en su caso, por los Ministro competentes”.

Javier Bleda