Search
'Cándido' hace una crítica comparativa del cine que se ve en la salas de Madrid y el de las salas de París

El columnista Carlos Luis Álvarez ‘Cándido’ se posiciona contra el doblaje de películas al castellano: “Es una falsificación artística”

HECHOS

El 25.06.1966 se publicó en prensa el artículo ‘Cariño, no me lleves al cine’.

En junio de 1966 el prestigioso columnista D. Carlos Luis Álvarez ‘Cándido’ publicó un artículo para criticar el cine. Pretendía hacer una comparación entre la forma de actuar y seleccionar películas de los cines de París y la que se hacía en España. En su análisis también incluía una referencia política al doblaje de películas extranjeras al castellano que, en aquella fecha, aún no se hacía en Francia:

“El español medio que ama verdaderamente el cine hace tiempo que resolvió su problema: Se va a París. No hablemos del doblaje. La voz de Claudia Cardinale, por ejemplo, es uno de los hechos más bellos que ha difundido el séptimo arte, y en cuanto que es doblada, nos encontramos con una falsificación artística (¿Recuerdas querido Jesús Hermida, nuestra emoción al oír por primera vez, en una sala de París, la voz de la señorita Claudia?). Y quien dice la voz de esa señorita, dice la voz de Vittorio Gassman, entre otras muchas. No hablemos, decía, del doblaje. Porque no es sólo la voz, sino también la palabra, “My Fair Lady”, en español, resulta como el ‘Romancero gitano’ en inglés, según creo. No hablemos, repito, del doblaje”.

El Análisis

TIENES RAZÓN, PERO...

JF Lamata

Tiene razón ‘Cándido’, ningún doblaje ha podido hacer una versión aceptable de una obra tan vinculada al lenguaje como ‘My Fair Lady’ (quizá porque muchos de los actores de doblaje, acaso por la fuerza de esforzarse tanto en una dicción perfecta, son incapaces de hablar mal de manera creíble, si quieren ver ejemplos observen los esfuerzos de Dña. María Dolores Gisbert en ‘Snatch’).

Tiene razón, ‘Cándido’, la voz que mejor plasmara la interpretación de Claudia Cardinale, es la voz que puso Claudia Cardinale tras varios ensayos y esfuerzos ante la fusta simbólica de su director.  Y por mucho esfuerzo y talento que ponga Dña. María Luisa Sola (quizá la voz femenina de mayor prestigio de toda la historia del doblaje y matriarca de un linaje de ‘dobladores’) nunca será más Cardinale que la propia Cardinale.

Pero… ‘Cándido’ no menciona en su texto que tanto él como su amigo D. Jesús Hermida dominan varios idiomas, y gran parte de los consumidores de cine en España, no.

Los que quieran estudiar el cine internacional, o apreciar su autenticidad, en efecto deben ver la versión original, que es la que sus creadores escogieron y diseñaron con mimo para que así llegara a su público.

Y los que sólo queremos entretenernos durante hora y pico, pues seguiremos viéndolas dobladas.

J. F. Lamata & Federico García

by BeHappy Co.