El candidato de Gaspar Llamazares, el balear Eberhard Grosske, se retiró en el último momento y su sector optó por el voto en blanco

9ª Asamblea de IU – El PCE recupera el control de Izquierda Unida al lograr Cayo Lara ser elegido nuevo Coordinador General

HECHOS

RESULTADOS DE LA VOTACIÓN:

  • D. Cayo Lara – 92 votos (55%)
  • D. Joan Josep Nuet –  29 votos (17%)
  • Voto en blanco –  46 votos (27%)

nuet D. Joan Josep Nuet, candidato a Coordinador de IU por el sector N-II (Tercera Vía) derrotado

grosske D. Eberhard Grosske, candidato a Coordinador de IU por el sector del Sr. Llamazares, optó por retirarse.

REPARTO ENTRE FAMILIAS

El Sr. Cayo Lara intentó integrar a todas las familias en la dirección de Izquierda Unida. En la dirección figurara la alcaldesa de Córdoba, Dña. Rosa Aguilar (alineada con el Sr. Llamazares) y el ultraizquierdista D. José Manuel Sánchez Gordillo, líder de la Candidatura Untiaria de Trabajadores (CUT).

La ‘Tercera Vía’, el sector N-II, tenía en el ‘hombre fuerte’ de Madrid, D. Ángel Pérez, el principal apoyo para el Sr. Nuet. Pero en el último momento el Sr. Pérez optó por apoyar al Sr. Lara, dejando tirado al Sr. Nuet, que rechazó la oferta para unir sus votos a Grosske. Para recompensar el apoyo, un hombre del Sr. Pérez como es D. Miguel Ángel Reneses será el nuevo Secretario de Organización de Izquierda Unida.

16 - Diciembre - 2008

EL GIGANTESCO RETO DE CAYO LARA

EL MUNDO (Director: Pedro J. Ramírez)

La elección de Cayo Lara como nuevo coordinador general de Izquierda Unida por parte del Consejo Político pone fin, al menos desde el punto de vista orgánico, a la crisis interna en la que se sumió la coalición debido a su estrepitoso fracaso electoral del 14-M, cuando su representación parlamentaria quedó reducida a dos diputados. Sin embargo, tanto las vicisitudes de su elección como la debilidad política de IU componen un panorama que dista de ser halagüeño para las posibilidades de recuperación electoral de esta fuerza política. Cayo Lara era el candidato del PCE y se impuso porque los otros dos sectores -el de los partidarios de Llamazares, que retiraron al balear Groske en el último minuto, y el de la llamada N-2 que presentó al senador Nuet- fueron incapaces de llegar a un acuerdo. Lara salió elegido con los votos en blanco del 27% de la formación, que corresponden a los llamazaristas.

El dato pone de manifiesto el primer problema al que se enfrenta el nuevo líder: la bicefalia en la dirección. El altavoz más potente, y casi el único, del que dispone IU a nivel nacional para hacer política es el escaño en el Congreso, que seguirá ocupando Gaspar Llamazares. Poco podrá hacer Cayo Lara fuera del Parlamento, si además sus posiciones no coinciden exactamente con las del ex coordinador general. En sus primeras manifestaciones, ya ha subrayado que IU ha estado «excesivamente escorada» hacia el PSOE. Sólo el tiempo podrá testar si su voluntariosa afirmación de que las luchas internas se han acabado es una realidad o la expresión de un deseo.

Aunque hasta los que no le votaron han subrayado el buen talante personal del nuevo coordinador general, la vuelta del PCE al puesto de mando resulta un anacronismo, puesto que IU nació precisamente para que el partido por antonomasia se disolviera progresivamente en una formación abierta a otros sectores más dinámicos y más entroncados con las nuevas realidades sociales. Hace ya tiempo que el PCE dejó de representar a las clases populares e incluso a los trabajadores. De hecho, la idea con la que se estrenó Cayo Lara de que podría ser necesaria la convocatoria de una huelga general fue rechazada ayer por los sindicatos UGT y CCOO.

No cabe duda de que la actual crisis financiera y económica -con el número de parados creciendo exponencialmente- es una oportunidad de oro para un partido a la izquierda del PSOE que gobierna. Cayo Lara se enfrenta a un gigantesco reto. La única fórmula para sintonizar de nuevo con la calle es renunciar a la defensa de los postulados tradicionales del PCE y proceder a una refundación radical de IU.

by BeHappy Co.