Search
Amuda Goueli desde 'El Intermedio' de Atresmedia carga contra ella para publicitar su negocio

Nueva campaña contra Mariló Montero por decir que “a los negritos más que darles dinero hay que enseñarles a labrar”

HECHOS

En noviembre de 2014 la presentadora de TVE, Dña. Mariló Montero, fue entrevistada en el programa ‘Un Tiempo Nuevo’ que Dña. Sandra Barneda presentaba para Mediaset.

ÉXITO DE LA CARTA DE ‘EL NEGRITO’ CONTRA MARILÓ MONTERO

AmudaIntermedio El presentador de ‘El Intermedio’ de Atresmedia, Sr. Monzón ‘Gran Wyoming’ con el Sr. Amuda Goueli.

01 - Diciembre - 2014

Carta de un ‘negrito’ a Mariló Montero

Mariló aprovechar el altavoz social que te brinda la televisión para huir de los tópicos, no vuelvas a insultarnos.

Estimada Mariló,

Escuché tu opinión sobre los desahuciados a los que, metafóricamente, comparaste con “los negritos a los que hay que enseñarles a labrar la tierra”. Desde entonces no me he podido quitar esta frase de la cabeza. Soy uno de estos negritos a los que recomidas “que aprendan a labrar la tierra” en lugar de darles dinero. Me presento: soy Amuda Goueli, cofundador de Destinia.com, una empresa fundada hace trece años en Madrid, con oficinas en Valencia y Canarias.

Soy un inmigrante “negrito”. Nací en tierra de nadie, en Nubia (África), en un lugar donde no teníamos absolutamente nada, ni tan siquiera teníamos derecho a soñar. Vivíamos bajo el régimen de un dictador que recibía el apoyo no solo de varios gobiernos africanos, sino también de países occidentales y de sus multinacionales. Gobiernos que abrazan la democracia en su casa pero que miran a otro lado cuando se trata de África. Siendo estudiante luché por la democracia en mi país, hasta que terminé en la cárcel. Entonces decidí irme.

Hace muchos años tuve la tremenda suerte de llegar a España por el aeropuerto, y no saltando la doble valla de Marruecos ni cruzando el Estrecho en balsa. Al llegar a Madrid tuve que realizar todo tipo de trabajos hasta poder finalizar mis estudios. Y en 2001 fundé mi empresa en una buhardilla del barrio de Lavapiés. Era una habitación de 40 metros cuadrados, donde una caja de madera recogida de la calle hacía las veces de mesa de trabajo.

Después de muchos años de duro esfuerzo, de trabajar 15 hora diarias durante siete días a la semana, he conseguido levantar una gran empresa que factura decenas de millones de euros, vende en 25 países y que paga sus impuestos en España y no en Luxemburgo. Ahora dirijo un magnifico equipo de un centenar de españoles que está a la vanguardia de la innovación tecnologica reconocido por la prensa internacional; e intento compartir siempre que puedo mi experiencia con los estudiantes, porque confío en que mi historia les inspire y motive para no rendirse en el camino de la vida.

Con este país he compartido sus alegrías y tristezas. Viajé al Mundial de Sudáfrica llevando en mi maleta los colores de La Roja y lloré cuando ganamos la Copa. Pero también lloré y me sentí indignado, como muchos españoles, cuando vi a la anciana Carmen desahuciada de su casa. Mis lágrimas me hicieron sentir español, no fue un pasaporte ni el reconocimiento de las autoridades, que ni lo tengo ni me importa.

Si he llegado hasta donde ahora estoy es gracias al apoyo económico y moral de muchos españoles: desde Santi, que me pagó el billete de avión para venir a España, a Esteban, que me dio un trabajo en la taberna La Venencia. O gracias a José, que me regaló su ordenador para aprender a programar. Son españoles con valores y principios. Ellos y muchos más españoles me ayudaron a cambiar mi vida, permitieron hacer mis sueños realidad. Y ahora soy yo el que puedo ayudar a cambiar las vidas de otras personas.

Este negrito de África nunca dejó de soñar y mi sueño se ha hecho hoy realidad no solo por mi tesón, sino porque hubo personas que creyeron en mí. Este negrito de África podía estar hoy labrando la tierra, pero está aquí. Estoy aquí. Los negritos de África y los desahuciados quieren poder soñar y poder intentar alcanzar sus sueños. Necesitan que ayudemos a cambiar un sistema injusto, en el que medio mundo oprime al otro medio; un sistema que permite que la pobreza avance también en nuestro país. Pero necesitan también de nuestro compromiso individual con las personas, con su sufrimiento y con sus posibilidades.

Mariló, espero que en próximas ocasiones sepas  aprovechar el altavoz social que te brinda la televisión para huir de los tópicos y lanzar un mensaje constructivo y en positivo.  O por lo menos, por favor, no vuelvas a insultarnos.

Agradecido,

Amuda Goueli

06 - Diciembre - 2014

Carta a un negrito

Mariló Montero

Señor Amuda, no podemos pagar a cada uno un billete de avión como a usted. Es por ello que hay que acabar con los gobiernos que los dominan.

Estimado señor Amuda Goueli: le agradezco la carta, publicada en su blog personal, en la que me cuenta con detalle su lucha por conseguir aquellos sueños que su ciudad natal Nubia (África) le negaron y que logró en España. No se sí pertenece a la zona de Egipto o a la de Sudán, de su pueblo bañado por el río Nilo y sometido a una lucha constante por encontrar su identidad tras varias colonizaciones opresoras. Es, por desagracia, el perfil de casi toda África, por no decir de toda África. Dice usted que yo he insultado a los “negritos”. Me veo en la obligación de someter a una desambiguación a dicho término que define a grupos étnicos, no sólo de su país, sino también de Asia. No se tome, por lo tanto, como una ofensa que yo defina como “negrito” a aquellas personas cuyo color de piel así lo determina, como a mí puede llamarme “blanquita” si así le gusta puesto que pertenezco a esa raza que por otra parte es la que más cambia de color.

Siempre he defendido aquella brillante teoría de que los de “color” no son ustedes sino nosotros, ya que nacemos rojos, cuando nos enfermamos nos ponemos amarillos, en invierno somos verdes, con el frío morados, negros en verano y blancos en estado normal. Decía que quienes alientan la ofensa pública porque yo diga “negrito” puede que sean aquellos que hacen sobrevivir la polisemia del término que antiguamente se utilizaba como insulto. Señor Amuda, siento que con su brillante carrera y sobrado talento haya dejado que su corazón muestre una debilidad justificada por defender a su pueblo. Pero es que yo soy una enamorada de África, de sus gentes y una defensora por sus libertades. Llevo en mi muñeca izquierda inherentes pulseras africanas que me regalaron los nativos y trato de viajar allí siempre que puedo.

No voy a contar públicamente mis colaboraciones que trato de mantener en privado para dignificar a las personas que las reciben. Dice que usted es un empresario de éxito gracias a la ayuda de varios españoles a quien menciona; a Santi, quien le pagó el billete de avión para venir a España, Esteban que le dio trabajo y José, quien el regaló un ordenador. Ahora tiene una gran empresa que genera decenas de millones de euros, según me dice, y vende en 25 países. Entiendo que entre ellos está el suyo. También se ha visto ofendido porque dije que a los negritos hay que enseñarles a labrar la tierra en lugar de darles dinero. Si esto le ha ofendido acaba de tirar por tierra toda la campaña que desde hace años lleva haciendo Save The Childrencuyo eslogan es precisamente, ese. Según el último censo oficial en África hay 1.141.287.000 habitantes. Señor Amuda, no podemos pagar a cada uno un billete de avión como a usted. Es por ello que hay que acabar con los gobiernos que los dominan. Debemos dotarles de educación, sistemas de salud, de seguridad y libertad. Firmado: una blanca con el corazón negrito.

Mariló Montero

by BeHappy Co.