Search
Federico Quevedo y Enrique de Diego desplegaron toda su artillería ante un artículo de J. F. Lamata en PERIODISTA DIGITAL

Ataques desde ‘Dando Caña’ (INTERECONOMÍA) a Pedro J. Ramírez y Jiménez Losantos por sus ataques a Rajoy en 2008

HECHOS

  • El 23.11.2011 el programa ‘Dando Caña’ (INTERECONOMÍA) dedicó parte de su tertulia a analizar la actitud de D. Pedro J. Ramírez y D. Federico Jiménez Losantos (esRadio). Al día siguiente, el 24.11.2011 en esRadio informaron de la crisis económica en INTERECONOMÍA.

D. Federico Jiménez Losantos respondió en su blog calificando a D. Javier Algarra, D. Enrique de Diego y D. Federico Quevedo como ‘trío algarrobo’.

26 Noviembre 2011

'El linchamiento': libro, memoria y curiosidades

Federico Jiménez Losantos

Javier Algarra, Federico Quevedo y Enrique de Diego montaron un numerito ferocín en Intereconomía TV contra Pedro J. y contra mí, por un delito tremendo que lamentaría no haber cometido: no apoyar a Rajoy

El jueves 1 de Diciembre sale a la venta mi último libro: El linchamiento, cuyo subtítulo es «De la liquidación de la COPE a la aventura de esRadio«. También podría haberse subtitulado «El estado comatoso de la libertad de expresión en España» o «El episodio de lucha ideológica más duro y decisivo de los años del zapaterismo», pero la lucha –en realidad, guerra de posiciones, con trincheras, alambradas y gas mostaza como incienso- tuvo lugar dentro y fuera de la COPE durante casi tres años; y, como el resultado de nuestra derrota fue el venturoso nacimiento de esRadio, un subtítulo explicativo resulta más claro aunque menos brillante o estrepitoso. Sin embargo, la aventura es una sola y casi intemporal: la de la libertad, tan enclenque, contra sus fornidos enemigos, y llega desde aquel «milagro de la COPE» que conté en De la Noche a la mañana, hasta el último capítulo de El linchamiento, que cuenta cosas de hace muy pocas semanas.

El Mundo pre-publica este domingo dos fragmentos de los que sólo conozco uno, el de la comida con Cañizares el otoño pasado en el Vaticano (uno de mis pasajes favoritos), pero veo que en LD Pablo Planas se ha adelantado un día –el vicio del periodismo es adelantarse- con el fragmento de un capítulo dedicado a lo que, visto desde hoy, resulta lo más sórdido de todo El Linchamiento: la venganza de los policías implicados en terribles irregularidades y presuntos delitos para manipular las pruebas del 11M. Y tras leer el adelanto de LD me toca hacer lo que me había prohibido: leer y escribir una sola palabra más sobre el libro que más me ha costado escribir en toda mi vida. Y he escrito –y me han costado- unos cuantos.

Aparentemente, lo que publica LD –fragmento de un capítulo mucho más amplio- es la fechoría menor de un personaje menor que no merecería una sola frase si no formara parte de algo mucho mayor y más siniestro: la amalgama de intereses políticos y periodísticos que utilizaron y utilizan la masacre del 11M para arrimarse a los encubridores y pasapáginas políticos de la masacre, que son toda la Izquierda y buena parte de la Derecha. La fórmula usada es la habitual: atacar a los que critican a los poderosos que quieren halagar. He leído en este blog que hace unos días Javier Algarra, Federico Quevedo y Enrique de Diego montaron un numerito ferocín en Intereconomía TV contra Pedro J. y contra mí, por un delito tremendo que lamentaría no haber cometido: no apoyar a Rajoy cuando, sobre los hombros y paellas de Camps, dio el cambiazo en Valencia tras la derrota del 2008. O sea, cuando echó a María San Gil, Ortega Lara, Acebes y Zaplana; y de milagro no echó a Esperanza Aguirre, aunque lo anunció en Elche, neopatria de Enrique De Diego: «que se vayan al partido liberal o al partido conservador», dijo.¡Como si el PP fuera otra cosa!

Desde entonces, en poco tiempo, ha llovido mucho, España se ha arruinado del todo y la catastrófica gestión económica del PSOE y la ruinosa campaña electoral de Rubalcaba, junto a la estrategia de invisibilidad de Rajoy en todos los asuntos delicados, singularmente en el debate electoral por TV –Faisán, corrupción, 11M, politización judicial, Estatuto catalán, apaño con la ETA- han llevado al PP a su segunda mayoría absoluta. Sin embargo, en el País Vasco, tan importante política y moralmente para el partido, no se olvide, de Miguel Ángel Blanco- el PP ha sufrido una catástrofe sin paliativos. Ni gana escaños ni deja de perder votos desde la ruin expulsión de María San Gil y la imposición de la línea zigzagueante de Basagoiti y Oyarzábal. Si el Trío Algarrobo -como lo llaman dentro de Intereconomía- hubiera esperado unos días a la salida de El Linchamiento, habría tenido más y mejor material para servir a las cloacas de Interior y a las zahúrdas de Génova. No obstante, espero que se valore su esfuerzo como y cuanto ellos quieren.

by BeHappy Co.