Search
Gutiérrez: "Balbín cobra dinero sin trabajar, yo tengo que ir a quioscos todas las mañanas a competir mientras él le mete sus programas a los telespectadores por la boca"

Bronca entre José Luis Balbín (TVE) y José Luis Gutiérrez (DIARIO16) en la COPE sobre el monopolio en televisión y la manipulación

HECHOS

El 31.01.1983 en el programa ‘Protagonistas Vosotros’ de la COPE se produjo un debate entre D. José Luis Balbín, director de Informativos de TVE y D. José Luis Gutiérrez, Director Adjunto de DIARIO16.

14 Septiembre 1982

Balbín

José Luis Gutiérrez

Hoy, lectores, voy a abrir ligeramente la caja de las galletas y a repartir un poco de repostería, porque esto de escribir siempre de la UCD es harto tedioso. Y les voy a contar la última gansada de este ínclito anfibio de aguas turbulentas y todo-terreno que es José Luis Balbín, responsable del programa ‘La Clave’.

Ustedes, lectores, que ya me conocen, saben bien que en esta buhardilla se ha instalado desde que la inauguré hace ya dos años, el imperio del pan y el vino, mucho más allá de las cínicas y oportunistas maniobras que los numerosos camaleones que tenemos la desdicha de padecer.

El franquista José Luis Balbín es casualmente poseedor de una de las biografías más tenebrosas del país. Responsable de asuntos de prensa e imagen de aquel Fraga tremebundo de Vitoria y Montejurra que reclama para sí la propiedad de las calles de la patria, Balbín plagió vergonzosa y zafiamente el programa de la televisión francesa ‘Los dossiers de la pantalla’ para, posteriormente, hacer alarde de uno de los rostros más pétreos de Occidente, registrándolo a su nombre. Después, en Televisión, ha protagonizado asuntos de auténtica aurora boreal, como han sido los suntuosos pesebres – preparados amorosamente con fondos públicos que pagamos usted y yo, querido lector y contribuyente – para sus barraganas. Etcétera.

Pues bien: el caballero Balbín, con la democracia, se dedicó a ocultar en el archivo de Televisión los espectros que habitan en su biografía y con hábiles y premeditados martirologios, arrimarse a la sombra del PCE en las áreas televisivas.

Pero, hete aquí, ay, que las escasas expectativas electorales de los comunistas amenazaban con arruinar sus planes y, para ello, Balbín, muy hábilmente, ha dado el giro hacia el PSOE, preparándole algunos programas a medida. El último de ellos fue el famoso cebo tendido a Nasarre, con la intervención involuntaria del socialista Ciriaco de Vicente. Realmente, no alcanzo a comprender cómo mi viejísimo amigo Ciriaco, compañero de aquellos años ilusionados de lucha democrática recién nacida CAMBIO16 – los mismos años en los que Balbín sobrenadaba en las oscuras cloacas franquistas – ha podido caer en semejante trampa, construida por ese viscoso personaje para su exclusivo medro personal.

Pero les voy a contar los hechos. Balbín monta el programa con cinco médicos y Ciriaco de Vicente; es decir para lucimiento exclusivo de Ciri. Cinco médicos con su futuro ministro de Sanidad. EL consejo de administración, elegido democráticamente, y con representación de los cuatro partidos mayoritarios, presididos por Kindelán (PCE) exige que, puesto que estamos en periodo preelectoral, se aplique la norma general para estos casos; es decir, que si concurre un socialista – Ciriaco – lo hagan también un centrista, un comunista y aliancistas.

Kindelán llega a exigir la ‘presencia de un comunista en el programa’. Y le transmite las instrucciones correspondientes al director general, Nasarre. Este se entrevista con Balbín y se lo dice. Y Balbín responde que no está dispuesto a consentirlo, que en su programa nunca se ha variado la participación de los personajes, etcétera. Que si persiste Nasarre en su actitud, es mejor que el programa no se emita. Y Nasarre, cumpliendo el mandato del consejo, le dice que el programa es de TVE. El consejo lo intenta a través de Calviño, el consejero socialista, pero también fracasa.

A mis viejos amigos del PSOE – ya sabéis lo que os quiero – les recordaría un axioma que me acabo de inventar: Para llevar a cabo una política de honradez, que es de lo que se trata, lo primero que necesitamos son, aunque parezca obvio, hombres honrados.

Yo espero que, a base de buen sentido, firmeza y espíritu limpio, logremos entre todos deshacernos de toda esa morralla que enfanga el panorama político español. Porque si no, queridos, tendremos que recurrir al lamento lastimero de Los Sirex: “Si yo tuviera una escoba”. Puag.

José Luis Gutiérrez

05 Febrero 1983

Balbín no cobra

José Luis Balbín

A propósito de las varias informaciones y comentarios publicados por DIARIO16 sobre el debate de ‘Protagonistas, vosotros’ entre José Luis Gutiérrez y yo, quisiera hacer las siguientes precisiones.

  1. Reitero que es falso que yo haya sido cesado por teléfono o por cualquier otro medio por el Sr. Martín Villa ni que haya cobrado jamás un salario o similar del Ministerio del Interior. Como prometí ante los oyentes de Luis del Olmo, esa misma tarde consulté el caso con Rodolfo Martín Villa, quien niega que José Luis Gutiérrez le haya hecho ni siquiera referencia a esa cuestión. Como se trata de la palabra de José Luis Gutiérrez contra la mía, propongo que se haga público lo que Martín Villa atestigüe al respecto. Pero lo que diga él, no lo que José Luis Gutiérrez diga que dijo.
  2. A propósito de ‘La amanuense’, Ana García Rivas no ha tardado veinticuatro horas en ‘crear’ información, como de costumbre. Es falso que yo esté cobrando dos sueldos, como director de los Servicios Informativos y de ‘La Clave’, respectivamente. Sólo cobro el primero, desde el momento de mi nombramiento.

Entre otras inexactitudes de las informaciones citadas, éstas son las que más chocan con el rigor al que tanta referencia se hizo en el debate radiofónico.

Atentamente

José Luis Balbín

06 Febrero 1983

El desenlace centrista

José Luis Gutiérrez

Ciertamente, lectores, el caso de José Luis Balbín ya adquiere perfiles de aurora boreal. El otro día tuve un debate con él en el flamante programa de Luis del Olmo en la cadena COPE, y acudí dispuesto a crujirle, pero, la final, sentí cierta lástima por él, porque yo en el fondo soy un sentimental y decidí no hacer uso de la balística de mayor calibre. Sin embargo, ayer, Balbín, volvió a insistir en carta dirigida a este periódico en su viejas tesis. SU técnica es siempre la misma: aprovechar un posible error adjetivo para intentar descalificar las tesis del adversario. Y entra en este inextricable follaje de desmentidos diciendo que Martín Villa dice que no dijo lo que Gutiérrez dice que dijo. Etecé.

En una forma ingenua, peligrosa y, sobre todo, nada eficaz de defenderse, porque a Balbín se le puede organizar incendios en cualquier esquinas de su procelosa biografía. Pero digamos, para acabar ya de una vez por todas, que en contra de su desmentido, Balbín fue cesado, por teléfono, de su cargo de jefe de prensa del Ministerio de Gobernación por Rodolfo Martín Villa, por una causa principal: no acudí al despacho, nunca aparecía cuando Rodolfo le necesitaba, práctica, por otra parte, habitual en él como se ha visto recientemente. “Creo que me buscabas, ministro”, dijo Balbín cuando por fin le localizó Rodolfo. “Sí, pero ya no es necesario que vengas”, respondió el ministro. Y le cesó. Verán ustedes, lectores cómo Rodolfo Martín Villa no desmiente esta versión, que es la verdadera. Ya lo verán.

El Análisis

¡YO QUIERO UNA TELEVISIÓN!

JF Lamata

¿Cuál era el problema de D. José Luis Gutiérrez y DIARIO16 contra TVE? El Sr. Gutiérrez era un hombre izquierdas, progresista y muy afín a D. Felipe González, del que se consideraba amigo personal y, por tanto, de apoyo al socialismo. El Sr. Balbín, antiguo afín al socialismo ahora como jefe de informativos de la TVE  del PSOE y además era miembro del equipo de propaganda al servicio del PSOE. ¿Cuál era, por tanto el problema?

DIARIO16 llevaba haciendo campaña contra TVE y contra el Sr. Balbín desde que en ‘La Clave’ se hicieron programas sin contar con ellos. Pero a partir de 1982 el ataque era sistemático. ¿Era una cuestión ideológica? ¿De política? O simplemente era cuestión de que el grupo propietario de DIARIO16 quería acabar con el monopolio de TVE porque quería tener su propia televisión privada. Por pronto el Grupo 16 ya había creado su propia radio, RADIO16.

J. F. Lamata

by BeHappy Co.