Search
Comienza a forjarse el proyecto de ANTENA 3 RADIO donde están embarcado el Grupo Zeta junto al Grupo Godó y otros medios

CAMBIO16 desvela que el ex presidente Adolfo Suárez se ha aliado al Grupo Zeta para conseguir que le adjudiquen nuevas emisoras de radio en Frecuencia Modulada

HECHOS

El Grupo Zeta a través de su revista INTERVIÚ el 7 de octubre de 1981 y de su diario EL PERIÓDICO de Catalunya el 4 de octubre de 1981 protestó contra una información de la revista CAMBIO16.

El trasfondo del enfrentamiento es la competencia entre el editor D. Juan Tomás de Salas Castellano del Grupo16, dueño del semanario político CAMBIO16 y D. Antonio Asensio Pizarro del Grupo Zeta, dueño de INTERVIÚ que planea sacar un nuevo semanario político denominado TIEMPO que competirá directamente con CAMBIO16.

El conflicto entre la empresa editorial encabezada por Juan Tomás de Salas Castellano y la encabezada por Antonio Asensio Pizarro comenzó por la decisión de este último en 1981 de sacar al mercado un nuevo semanario político, Tiempo, que compitiera directamente con Cambio16 a partir de 1982. En ese momento, INPULSA publicó una primera información negativa contra la empresa editora de Asensio Pizarro asegurando en la sección “De Buena Fuente” de Cambio16  que el expresidente del Gobierno Adolfo Suárez González, de UCD, había establecido conexiones con Asensio Pizarro para poner en marcha un proyecto editorial que incluiría ramificaciones en el sector audiovisual.

Aquella publicación fue respondida con contundencia por Asensio Pizarro a través de su publicación más vendida, Interviú, y a través de su diario El Periódico de Catalunya. En su revista con un editorial (“Cambio16 juega sucio”) en el que consideraban que vincular a Adolfo Suárez González con el Grupo Zeta era una maniobra rastrera y calificaban a Juan Tomás de Salas Castellano de «saltimbanqui transformista». Zeta contraatacaba recordando que el director de INPRESA, la empresa filial de INPULSA editora de Diario16, Romualdo de Toledo Sanz, se encontraba en régimen de prisión abierta por una condena por estafa y asegurando que era INPULSA quien había recibido millones del Gobierno de UCD. Desde El Periódico la respuesta fue un reportaje sobre el Grupo16 relatando la teoría del «maletín» con 70 millones de pesetas entregado por el Gobierno de UCD a Salas que ya había sido comentado en prensa un año antes desde DYRSA, reiteraban el caso de Romualdo de Toledo Sanz y cifraban en un 36% el número de acciones de UCD en INPRESA (que serían vendidas al año siguiente). Juan Tomás de Salas Castellano respondió con tres editoriales consecutivos desde Cambio16 contra el Grupo Zeta. En ellas vinculaba nuevamente al Grupo Zeta con Adolfo Suárez González y valoraba la trayectoria de Asensio Pizarro como «contrabandista y pornográfica», incidiendo en que su ejecutoria le había llevado a los juzgados por ofender a media España. Cambio16 se ofrecía a «las víctimas de Interviú» a defenderlas desde sus páginas.

La relación entre Adolfo Suárez González con un proyecto audiovisual en el que estaba implicado Asensio Pizarro quedó de manifiesto durante ese mismo año. Tras dejar la presidencia del Gobierno, Suárez González constituyó un despacho en la madrileña calle de Antonio Maura que trabajó a favor de que la sociedad Antena 3 Radio lograra del Gobierno de UCD licencias de emisoras de radio en Frecuencia Modulada (en adelante, FM) otorgadas durante el año 1981.

04 Octubre 1981

De buena fuente

CAMBIO16 (Editor: Juan Tomás de Salas)

Adolfo Suárez, que desde su salida de la Presidencia del Gobierno intenta establecer conexiones periodísticas, ha comenzado una discreta operación de control del semanario INTERVIÚ. La operación tendría también conexiones con los distintos proyectos de televisión privada.

04 Octubre 1981

Infundios de CAMBIO16 sobre una editora catalana

EL PERIÓDICO (Director: Antonio Franco Estadella)

El ex presidente Suárez no ha realizado la menor operación de control del semanario INTERVIÚ, ni tiene ninguna intervención en éste, en contra de lo publicado por un semanario madrileño, ha manifestado el presidente del Consejo de Administración del Grupo Zeta, Antonio Asensio.

De buena fuente

El semanario en el que apareció la falsa noticia es CAMBIO16, cuya sección De buena fuente – en la que se publicó la especulación – esté desacreditada por la alarmante frecuencia de errores que comete y de desmentidos que genera.

Juan Tomás de Salas

La revista madrileña, al igual que DIARIO16, están controlados por Juan Tomás de Salas, persona de frecuentes entendimientos con grupos y facciones del poder, lo que le ha permitido gozar de recursos económicos que escapan muchas veces al control público. Cuando era secretario de Estado para la información Josep Meliá, a raíz de un encuentro en la Moncloa de Juan Tomás de salas y el director de DIARIO16, Pedro J. Ramírez con el subsecretario Federico Ysart, el diario madrileño obtuvo a fondo perdido 70 millones de pesetas, recibidos en una discreta maleta.

Dinero de UCD

Hoy día, el 36% de las acciones de DIARIO16 está en manos del aparato de UCD. Concretamente, el 34% de las controla el secretario del partido, Rafael Calvo Ortega, y otro 2% el presidente de UCD, Agustín Rodríguez Sahagún, aunque el peso específico de este grupo es muy reducido.

Los infundios vertidos por CAMBIO16 contra la revista barcelonesa INTERVIÚ se interpretan como un intento más de desvirtuación de todo lo que política o culturalmente se refiere al ámbito catalán.

De la actuación última del grupo de Juan Tomás de Salas llama la atención también que un despacho contiguo o al director de DIARIO16 sea para Romualdo de Toledo, factótum del grupo y que en la actualidad cumple una condena de ocho años y un día, en régimen abierto, en la prisión de Alcalá de Henares, por un delito de estafa.

Ante los infundios del semanario, el Grupo Zeta ha dado instrucciones a sus abogados para que estudien las acciones legales pertinentes contra CAMBIO16.

07 Octubre 1981

CAMBIO16 JUEGA SUCIO

INTERVIÚ (Editor: Antonio Asensio Pizarro)

Según el último número del semanario CAMBIO16 el ex presidente del Gobierno, Adolfo Suárez ha entrado a formar parte del Grupo Zeta. Los primeros sorprendidos por esta noticia han sido los propios interesados. El tema sería para tomárselo a broma si no fuera por venir de quien viene y ser dicho en el momento en que se dice. Todos los indicios apuntan hacia una maniobra rastrera e interesada dirigida a conseguir unos éxitos que le niega el mero ejercicio de la profesión y para descalificar la opción de nuestro Grupo a la televisión privada. Se creen que minando el prestigio de los otros – en este caso nuestra independencia – allanan su propio camino.

No es nuestro estilo entrar en polémicas con nadie. Estamos inmersos en una circunstancia determinada y, como los demás mortales, tenemos que someternos a los juicios de la opinión pública. No gozamos de ninguna patente de inmunidad. Sin embargo cuando la ofensa y la calumnia rebasan los límites de lo tolerable y puede dañar el prestigio o los intereses de terceros tenemos la obligación de dejar las cosas en su sitio, tenemos la ineludible urgencia de defender la verdad. Desde siempre, pero sobre todo desde hace algunos años, los editoriales de CAMBIO16 vienen marcados en función de unos intereses muy concretos y crematísticos.

Dice un viejo refrán castellano que piensa el ladrón que todos son de su condición. Por eso no resulta extraño que desde el semanario madrileño se piense que dentro del Grupo Zeta se produzcan maniobras subterráneas de compra y venta, más propias de un mercado de baratijas, que da una empresa periodística. Hay quien incluso no se vende, sino que simplemente se alquila: el que se vende, al fin y al cabo, lo hace de una vez y para siempre; el que se alquila, sirve a quien le pague en aquel momento.

Claro que todas estas cuestiones se aclararían mucho si pensamos que al frente de la empresa de CAMBIO16 está Juan Tomás de Salas, un hombre que no tendría precio como transformista o como simple saltimbanqui en el circo político del país. En un segundo es capaz de transformar el botafumeiro más adulador en la crítica más acelerada, o viceversa. Todo depende de la dirección en que soplen los vientos de los poderosos, los créditos bancarios o las ayudas del llamado fondo de reptiles. Por ejemplo, tener al lado del director de DIARIO16 a un hombre que se encuentre en régimen de prisión abierta, que ha sido condenado por estafa y que ahora ejerce altas funciones de la empresa [Romualdo de Toledo], puede explicar buena parte de los elogios que se le dirigen al director general de Prisiones, hombre cuyos méritos están por encima de cualquier sospecha de esta naturaleza. Pero una cosa es la realidad y otra muy distinta la interpretación que le dan quienes han hecho de la vida profesional un trampolín para sus apetencias personales y se creen que los demás son de su misma condición.

Todos recuerdan las sinuosas peregrinaciones de Juan Tomás de Salas a la Moncloa en busca de esos setenta millones que tan generosamente le regaló el poder, mientras que a otras empresas se les negaba la ayuda que legalmente les correspondía. En este caso no se trata de meros infundios y calumnias. Basta con repasar las páginas de esa prensa para comprobar que los elogios que se prodigaron a Fernández Ordoñez cuando estaba en el poder se convirtieron más tarde en crítica despiadada e incoherente con la línea que había mantenido mientras desempeñaba una cartera ministerial. El propio Adolfo Suárez, el hombre que ahora se inventa como socio del Grupo Zeta, fue desmesuradamente elogiado cuando ocupaba el poder y objeto de burlas y desplantes tan pronto como se inició su declive político. Es fácil ser fuerte con los débiles. Y rentable. De eso sabe mucho el señor Tomás de Salas.

Aunque resulte  extraño a algunos, nuestra empresa no está en venta ni se alquila a nadie. Jugamos siempre limpiamente, dando la cara, diciendo quienes somos y lo que pretendemos. Sentimos muchos que a Juan Tomás de Salas se le haya indigestado el éxito de nuestras publicaciones. Nosotros la competencia la establecemos en el terreno deportivo de la lucha profesional, no en las cloacas de los rumores y las calumnias. Por eso pedimos, exigimos, a CAMBIO16, que aporte los datos que tenga de ese rumor que se han atrevido a acoger en sus páginas. Creemos que si no por deber hacia nosotros, por obligación hacia sus lectores. No solamente el aceite de colza puede servirse adulterado. También las noticias pueden ser objeto de peligrosas manipulaciones. Quienes creen en la democracia y la libertad así lo piensan.

Hoy por hoy, con la cabeza alta, podemos proclamar a los cuatro vientos: CAMBIO16 miente a sabiendas. Y ese es el peor insulto que se le puede dirigir a un medio informativo.

12 Octubre 1981

N D. E: NO LEA ESTO

CAMBIO16 (Editor: Juan Tomás de Salas)

Érase una vez un país traumatizado y feliz en el que un día se publicó la noticia de que un alto Duque del reino iniciaba acercamientos con una famosa cortesana. Y el país era tan raro y feliz que, al publicarse la noticia, no fue el Gran Duque quien la desmintió para proteger su honor ante la afirmación de tamaña coyunda, sino que la pizpireta cortesana quien se rasgó las vestiduras en público declarando a gritos que, por Dios, jamás ella toleraría que la tocara el Duque. Atónitos se quedaron los observadores del país ante tan extraña reacción. Qué más quisiera la cortesana que ser Duquesa.

De lengua siempre mendaz y viperina, la cortesana no se contentó con desmentir a gritos sus amores sino que, simultáneamente, acusó a quienes dieron la noticia de sus posibles amores, de los más nefandos crímenes. Famosa era la cortesana por haber acusado a lo largo de su vida a media España de haber cometido toda serie de desmanes que no existieron jamás. De antiguo se sabe que las arpías y las celestinas mienten más de lo que hablan y poco impresionan al ciudadano del común. Pero esta vez la cortesana – la revista INTERVIÚ – acusó al autor de la pre noticia nupcial – esta revista – de tales desmanes y cabriolas que a punto estuvo de irritarnos. Después lo pensamos mejor, no entendimos por qué la vieja bruja no quiere ser Duquesa, pero el espectáculo nos hizo suma gracia. Conocida por todos como la máxima fabuladora del país, mentirosa, inmoral y hasta graciosa, su repentino aluvión de infamias contra esta casa nos pareció explicable. Si jamás honra alguna del país se salvó de la mendacidad de la brujilla  de marras natural es que acabáramos engrosando el enorme número de damnificados de INTERVIÚ. Pensamos luego en investigar a fondo las razones de nuestra histérica adversa, tratando también de reunir todos los datos para contar la historia alegre, turbia, rocambolesca, contrabandista y pornográfica de nuestra querida INTERVIÚ. Y en ésas estamos, señores.

Las polémicas entre publicaciones nos aburren, como a usted, pero los improperios requieren respuesta, aunque sea a pie de página y letra pequeña.

Juan Tomás de Salas

19 Octubre 1981

Nota del Editor

CAMBIO16 (Editor: Juan Tomás de Salas)

En el juzgado nos veremos con la loca INTERVIÚ. El sitio que ella conoce bien, pues al juzgado la ha llevado media España en defensa de su honra, de su fama o de su marca. Se van a enterar.

26 Octubre 1981

Nota del Editor

Juan Tomás de Salas

Tengo la impresión de que sin la irresponsabilidad de INTERVIÚ en estos años pasados, tampoco existiría la irresponsabilidad de EL ALCÁZAR. Son los lados de una misma moneda insensata que quizá había que pagar al implantar la libertad aquí, pero que ya hemos pagado demasiado. Si usted ha sido damnificado por INTERVIÚ, si ha sido usted acusado de crímenes nefandos que jamás cometió, mándenos su caso y lo publicaremos aquí.

by BeHappy Co.