Search
La versión castellana será nuevamente llevada por SDI y Lorenzo Beteta

Disney apuesta por una película reflexiva y metafórica con ‘Inside Out’ (Del Revés) sobre las sensaciones del cerebro humano

HECHOS

El 19.05.2015 se estrenó la película de Disney ‘Inside Out’.



UN DOBLAJE CON LA ÉLITE PROFESIONAL Y SIN INCURSIONES DE FAMOSOS DE FUERA

 D. Lorenzo Beteta ha sido el encargado de dirigir el doblaje de ‘Inside Out’, consolidándose desde hace tiempo como uno de los directores de doblaje favoritos de Disney para sus largometrajes en España (‘Frozen’, ‘Up’, ‘Big Hero 6’, ‘Los Increibles…’). En sus repartos el Sr. Beteta consigue evitar la costumbre habitual en las películas de animación de incluir a profesionales ajenos al doblaje por ser famosos en otras profesiones y logra contar genuinamente con actores de larga trayectoria y formación en el doblaje. Al contrario que en las otras, en esta ocasión el Sr. Beteta ha querido formar parte del reparto: pondrá voz al padre de Riley.

En el reparto repetirán algunas voces que ya han participado en películas de Disney como Dña. Ana Esther Alborg ‘Anusca’ que en ‘Frozen’ ponía voz a la princesa Elsa y en esta ocasión pondrá la voz a ‘Asco’.

 Dña. Mar Bordallo, acriz de doblaje de élite en Madrid, vinculada a la profesión desde que era niña vía D. Roberto Cuenca pondrá la voz a Alegría, la principal voz protagonista del filme. En su trayectoria figuran infinidad de papeles célebres como Penny en la serie ‘The Big Bang Theory’.

 D. Salvador Adelguer, ‘Pachi’ perteneciente a una destacada familia de actores de doblaje, pondrá voz a ‘Ira’. A pesar de su larguísima trayectoria profesional, para muchos oídos el Sr. Adelguer será siempre la voz protagonista de ‘Cosas de Casa’. Ya ha trabajó para Disney y para el Sr. Beteta como protagonista en la película ‘Rompe Ralf’ (Rompe Ralph).

 D. Fernando Cabrera, voz protagonista de ‘The Big Bang Theory’ (Sheldon) integrado ya en el grupo de voces de élite del doblaje madrileño tras una larga lucha, estará presente en esta película como el personaje ‘Miedo’.

 D. Carlos Ysbert, perteneciente a un ilustre linaje de actores, ex presidente de ADOMA y voz habitual de Homer Simpson desde la muerte de su antecesor, también estará presente en esta película doblando a Bing Bong.

 

 

19 Mayo 2015

EL ÚLTIMO MILAGRO DE PIXAR

Luis Martínez

Cuenta Pete Docter, el director, que todo empezó en el momento extraño en que su hija, con apenas 11 años recién cumplidos, se volvió de repente irreconocible. «La pregunta que me planteé entonces fue qué estaba pasando por su cabeza», recuerda. Lo que siguió fue un largo proceso de investigación en contacto con neurólogos, psicólogos y científicos de toda condición entregado a la difícil tarea de poner imagen al misterio probablemente más profundo de la humanidad: la cabeza de un adolescente antes o después, qué más dará, de pasar por la peluquería.

El resultado de aquella duda es Inside out. Una película que, por orden, es: a) la mejor película de la factoría que revolucionó la animación; b) la más divertida radiografía de lo que puede pasar debajo del pelo de un niño momentos antes de que deje pasar nada (ya saben, la adolescencia de antes); y c) el único tratado posible de fisiología dualista, también llamada cartesiana, a fecha de hoy. ¿Cómo se quedan?

Por segunda vez, tras el milagro de Up (no en balde del mismo director), el festival de cine consagrado al cine de autor cedía un puesto de honor a la animación. Y, de nuevo, Pete Docter demostró que los límites de una pantalla no se encuentran donde acaba la tela blanca. Hay vida más allá y, sobre todo, por detrás. No es tanto animación de lo que hablamos, como del cine fantástico heredero de Méliès. Inside out es el proyecto más esperado y más veces anunciado del grupo de gente con asiento en San Francisco y dirigidos por John Lasseter. Pixar se llaman. Sólo la idea de la película pone en alerta de lo desmedido del proyecto. Se trata de doblar el mundo de un crío en un juego de espejos a un lado y el otro de la pantalla (y de la mente). De lo un lado, lo que se ve (lo real); del otro, el mecanismo complejo de las cien mil millones de neuronas que cobija un cerebro humano. «Tuvimos que simplificar muchos conceptos para que los entendieran… los adultos. Los niños no nos preocupaban», comenta Docter.

Digamos que de la misma manera que Toy story o Monster S.A. jugaban a hacer convivir dos universos incomunicados (el de los juguetes y la realidad; el de la oscuridad y la luz), ahora la idea es duplicar ese mismo esquema entre el cuerpo y la mente. Dentro, las pasiones (la alegría, la tristeza, la ira o el miedo) adquieren cada una de ellas el rostro de un personaje; fuera, la niña protagonista hace lo que puede por entender lo que le ocurre. Pero, como decimos, ése es sólo el punto de partida para una exhibición de imaginación, inteligencia y humor pocas veces contemplada.

Si se quiere, la intención es construir un universo nuevo donde antes no había nada. Y así, y en un único trazo, la abstracción adquiere la paleta de colores de la más gráfica e inocente (digámoslo así) de las propuestas. Si se mira de cerca, el universo Pixar siempre ha estado (por lo menos es sus mejores trabajos) trabajando en el mismo campo semántico. De alguna manera, su único argumento ha sido siempre el propio cine como espacio de representación. En sus manos, los mundos se duplican de la misma manera que lo hacen en la mirada de cualquier espectador. Cuando en un momento de Inside out los personajes se conviertan en conceptos hasta adquirir la imagen de una línea, hasta el mismo Kandinsky caería rendido. Cuando veamos a los sueños cobrar vida dentro de la cabeza de la protagonista, lo harán transformados en cine; cine dentro del cine que replica la mente como si fuera, en efecto, un cine. El propio Méliès no podría desear mejor laberinto.

El resultado es una película tan perfecta en su derroche de creatividad que, de nuevo, reinventa nuevos límites al universo de la animación y, ya puestos, del cartesianismo. Háganse mirar la glándula pineal, residencia del alma según Descartes. Puede ser muy divertido. Por lo demás, no se engañen: la película sigue sin aclarar el misterio de la adolescencia. «Eso sí, lo he intentado», concluye el propio director.

Por lo demás, la sección oficial cumplió con una de esas jornadas de transición. Sin quedar nunca claro hacia dónde. Por un lado, el esperado nuevo trabajo del noruego Joachim Trier, Louder than bombs (Más sonoro que las bombas), acabó en decepcionante ejercicio de pomposidad nórdica; del otro, el segundo francés en competición, Stéphane Brizé, sorprendió en La loi du marché (La ley del mercado) con una interesante, pese a lo evidente de la propuesta, reflexión sobre la supervivencia. La única forma de sobrevivir no es tanto entender las reglas del mercado como convertirlas en la propia piel; asumirlas hasta hacerlas desaparecer en cada gesto.

20 Julio 2015

Pixar explica por qué la tristeza es útil

Daniel Mediavilla

'Del revés (Inside Out)' contó con asesores científicos para representar fielmente el modo en que funcionan las emociones

Las películas de Disney llevan tiempo justificando el valor de la tristeza. Bambi vio morir a su madre y Simba a su padre. Muchos otros pierden la inocencia de golpe, como Mulan, y deben sobreponerse para acabar siendo personas adultas. En Del revés (Inside Out), la última película de Pixar, los estudios de animación de Disney, Riley, una niña de 11 años, también vive una experiencia de pérdida a la que se debe sobreponer. Su padre recibe una oferta de trabajo que obligará a toda la familia a trasladarse a miles de kilómetros del lugar en el que ha crecido, donde tiene a sus amigos y todo lo que quiere. La novedad de este largometraje consiste en que, en esta ocasión, los responsables del filme dejan a la vista todos los mecanismos emocionales que cimientan cualquier historia y además han tratado de que ese escáner cinematográfico tenga base científica.

En la cabeza de Riley, cinco emociones —Alegría, Tristeza, Ira, Miedo y Asco— forman un consejo de administración que va tomando decisiones con las que la niña se enfrenta a su vida. Para ser fiel en la medida de lo posible a lo que la ciencia ha averiguado sobre las emociones, el director, Pete Docter, reclamó la colaboración de dos científicos de la Universidad de California que trabajan cerca de la sede de Pixar en Emeryville, California. Dacher Keltner, de Berkeley y Paul Ekman, de San Francisco, ofrecieron una sabiduría que no siempre fue posible incluir en las necesidades narrativas de Docter. Los propios asesores mencionan que hay algunos aspectos en los que el guión se impuso a lo que conoce la ciencia. Hay muchas más de cinco emociones, pero habría sido imposible contar una historia con tantos personajes.

Algunos psicólogos consideran que la tristeza ofrece ventajas evolutivas como la ira o el miedo

Entre las cosas que sí se ajustan a la realidad, está el valor de las emociones como elementos que organizan el pensamiento racional. Investigadores como Antonio Damasio, de la Universidad del Sur de California, han estudiado a personas con daños cerebrales que les impiden sentir emociones. Uno de los puntos en común de estos individuos era que, pese a ser capaces de analizar una situación y explicar lo que debían hacer para afrontarla, eran incapaces de tomar decisiones. En Del revés (Inside Out), el papel de las emociones en la toma de decisiones aparece bien representado, aunque algunos científicos han echado de menos algún representante del razonamiento lógico, otro de los actores en la toma de decisiones.

La memoria también es protagonista en la película de Pixar y la forma de representarla ha tenido críticas y alabanzas desde el punto de vista científico. Entre los defectos que se han señalado se encuentra la idea de que se puede entender que los recuerdos son una especie de archivos que se recuperan y reproducen como un vídeo, siempre igual. Numerosos estudios, como los liderados por Elisabeth Loftus, de la Universidad de California en Irvine, han demostrado que la memoria es una herramienta poco fiable, que incluso se puede manipular y en la que se pueden insertar recuerdos de cosas que nunca sucedieron.

Las emociones son necesarias para tomar decisiones racionales y ejecutarlas

En Del revés (Inside Out), no obstante, sí se muestra el modo en que las emociones modifican las memorias, y se muestra a través de un personaje fundamental de la película: Tristeza. Cuando esta emoción protagonizada por una niña azul, a la que la carismática alegría tiene que arrastrar de un lado a otro como una carga, toca los recuerdos, estos se vuelven azules y más tristes. Linda Levine, colega de Loftus en Irvine, ha descubierto que cuando a una persona se le pide que recuerde algo en un momento en el que se siente avergonzado o irascible, esas emociones harán que el recuerdo se manifieste con más cualidades vergonzosas o que muevan a la ira. Los recuerdos son una recreación de lo vivido con un importante aderezo emocional.

Además de convertir recuerdos alegres en tristes, la tristeza como emoción desempeña otras funciones útiles para el ser humano y así se refleja en la película. El psicólogo australiano Joseph Forgas considera que, pese a que históricamente se ha considerado una emoción que se debe evitar, la presencia de la tristeza en nuestro bagaje emocional indica que debe ofrecer alguna ventaja evolutiva; igual que el miedo nos ayuda a huir del peligro, la ira nos incita a luchar y el disgusto nos hace rechazar cosas que nos podrían hacer daño.

Existen más emociones que las representadas en la película, pero habrían complicado la historia

En un artículo publicado en The New York Times, Keltner y Ekman mencionaban que no les gustaba demasiado la idea de que el personaje de tristeza pareciese solo una carga para la protagonista. Los investigadores mencionan que, en realidad, hay estudios que relacionan la tristeza con una mayor activación fisiológica que despierta al cuerpo para que la persona responda después de una pérdida. «La gente que es más feliz estará algunas veces menos motivada para actuar que una persona que se siente triste y tendrá más motivos para hacer cosas que cambien una situación que no le agrada», coincide Forgas. Además, el científico australiano menciona estudios que han mostrado que un estado de ánimo más triste está relacionado con una mayor capacidad para memorizar y que se realizan más juicios erróneos cuando se está alegre.

El origen de Del revés (Inside Out) se encuentra en la experiencia del propio director. Docter también tenía una hija de la edad de Riley que al acercarse la adolescencia comenzó a tener un estado de ánimo más triste. El aprendizaje de aquellos años y el que han aportado los científicos se refleja en una película que llama a asumir todas las emociones, también la tristeza, que es necesaria para afrontar las pérdidas, colocarlas en el lugar adecuado de nuestra experiencia y seguir creciendo hasta ser unos adultos más o menos felices o, incluso, los reyes de la selva.

17 Julio 2015

'Del Revés (Inside Out)', la mejor película de Pixar

Mikel Zorrilla

Por regla general nos gustan las películas protagonizadas o dirigidas por determinadas personas, fijándonos muy poco en qué compañía está detrás de todas ellas. Por ello, el caso de Pixar es toda una rareza, ya que la gente va al cine confiando en esa especie de sello que la empresa ahora propiedad de Disney se ha ganado a lo largo de los años. En el caso de ‘Del Revés (Inside Out)’ existían además ganas adicionales por verla al no haber estrenado Pixar película alguna en 2014 y las grandes críticas cosechadas, como la de mi compañera Lucía, las avivaban aún más.

Con esas expectativas lo más probable era una decepción más o menos pronunciada, pero la realidad ha sido extremadamente positiva, ya que ‘Del Revés (Inside Out)’ ha acabado convirtiéndose, en mi opinión -no creo que haga realmente falta aclarar que es así, pero mejor puntualizarlo dada la rotundidad de mi afirmación-, en la mejor película de Pixar hasta la fecha, desbancando así a ‘Los Increíbles’ (The Incredibles) en mi top particular y rozando además el convertirse en mi nueva película de animación favorita.
‘Del Revés (Inside Out)’, genialidad en todos los frentes

Alegría, Tristeza y Bing Bong en
‘Del Revés (Inside Out)’ es una película que lo tiene prácticamente todo, ya que lo que comienza como no mucho más que una comedia simpática con un universo propio muy bien definido y con personajes interesantes a los que uno coge cariño con facilidad pronto en diversas dosis por esos cinco estados emocionales que definen la personalidad de Riley y de cualquiera de los personajes humanos de la cinta: Alegría, Tristeza, Miedo, Ira y Asco, siendo las dos primeras las más importantes de la función y viéndose enormemente beneficiadas por el trabajo vocal de Amy Poehler como la incansable Alegría y Phyllis Smith como la entrañable Tristeza.

El guión de Pete Docter, Josh Cooley y Meg LaFauve utiliza eso para ofrecer un apasionante y muy entretenido análisis de esa etapa en la vida en la que las cosas se complican tras la infancia, algo que la película no basa en la llegada a la adolescencia de la protagonista, sino en el hecho de que tiene que mudarse y empezar una vida prácticamente de cero. Una premisa nada novedosa a la que Pixar ha querido dar un giro para convertirla en una aventura repleta de momentos cómicos, aunque también con situaciones que te llegan al corazón y que en determinados momentos hasta harán que muchos lloren desconsolados, algo en lo que también resulta esencial la espléndida banda sonora de Michael Giacchino.

Escena emotiva de
Mi gran miedo era que ‘Del Revés (Inside Out)’ perdiese el equilibrio en algún momento y se centrase en demasía en una parte concreta, pero lo cierto es que el guión es impecable y sabe manejar las diferentes emociones de la protagonista con mano maestra y también va añadiendo novedades de forma constante a la forma de reflejar el mundo interior de Riley, pues también aprovechan para hablarnos de los recuerdos que han caído en el olvido o van camino de ello e incluso la mecánica de la formación de sus sueños.

Una de las grandes claves para ello es ofrecer un enfoque sencillo pero que te desarma con inusitada facilidad y que trata cuestiones muy complejas que en otras manos bien podrían haber dado pie a un potente y depresivo drama. De hecho, perfectamente se podría hacer una gran película utilizando los mismos elementos con un tono muy diferente, pero lo que importa aquí es que Pixar ha conseguido un triunfo absoluto en su propósito, creando un mundo propio a partir de ideas ya presentes en el imaginario colectivo y aplicando la magia característica de sus mejores trabajos.

Técnica impecable y grandes personajes

Riley en
Como era de esperar, ‘Del Revés (Inside Out)’ cuenta con una prodigiosa animación que vuelve a dejarnos claro que Pixar ha alcanzado un nivel en este apartado que aún nadie ha podido igualar y mucho menos superar. Sí es cierto que aquí no recuerdo ninguna proeza concreta, pero la fluidez de todo es asombrosa y los diseños de los personajes, en especial los de Alegría y Tristeza, tienen un encanto de vital importancia para que puedan funcionar tan bien como lo hacen, pues son ellos los que consiguen que el interés de la historia, ya alto de por sí, se eleve aún más.

Además, la importancia de la forma también se refleja en el fondo de los personajes, todos ellos definidos a la perfección, tanto los principales protagonistas, que obviamente cuentan con una mayor riqueza, como los personajes secundarios -declaro mi debilidad por Bing Bong, tanto por lo que hace como por lo que representa-. Ya no es tanto que todos ellos cuenten con algún momento para sobresalir y conquistar al público como el hecho de que todo está perfectamente medido sin dar la sensación de estar forzando nada. Un auténtico milagro en el que nada sobra y tampoco falta nada.

En definitiva, ‘Del Revés (Inside Out)’ es una película maravillosa que sabe jugar con elementos emocionales con los que prácticamente cualquier espectador puede sentirse identificado con un talento inusual. Además, es divertidísima siempre que se lo propone -y es bastante a menudo-, te llega al corazón con una facilidad asombrosa y la parte de aventura también funciona a las mil maravillas, y además sabe equilibrarlo todo para que nadie quiera más o menos de nada. Toda una gozada que obviamente os recomiendo muy por encima de cierto bodrio que se estrena este viernes del que os hablé ayer.

17 Julio 2015

Crítica de Del revés

Raquel Hernández Luján

Grandes ideas hay muchas. Para conseguir hacer de su desarrollo una película buena, incluso excelente en el mejor y más difícil de los casos, es necesaria una ejecución dotada de una pericia -tanto intelectual como técnica- que supere incluso aquella genial ocurrencia primigenia. Una proeza que Pixar vuelve a lograr (¡y de qué manera!), en Del Revés (Inside Out), la cinta que supone el regreso de la factoría de animación a su mejor nivel y con la que ese genio genial que es Pete D …

Pixar vuelve a la senda. A pesar de los cinco años invertidos en este proyecto hay que decir que el trabajo realizado es apabullante, ¡no se ha perdido el tiempo! Y no solo por la materialización de la película en sí (texturas, diseño de personajes, expresividad, color…), sino por el trasfondo y todo lo que nos cuenta.

Siempre decimos que la gran materia olvidada es la de la educación emocional, pero el estudio demuestra una vez más una sensibilidad exquisita al introducirnos en la mente de una joven sometida a un proceso de cambio brutal. El mundo de Riley comienza a desmoronarse cuando sus padres se mudan a una nueva ciudad y debe dejar atrás a sus amistades y salir de su zona de confort. El choque entre lo que espera y lo que encuentra es demoledor.

Crítica de Del revés
Esta historia como veis nos la han contado mil veces, pero nunca como ahora porque no solo vemos el comportamiento externo de Riley sino cómo funciona su precioso cerebro. Pete Docter nos introduce en los engranajes de la psique en toda su complejidad y nos desvela cómo ciertas emociones dominantes rigen su conducta la mayor parte del tiempo: son alegría, tristeza, miedo, asco e ira y cada una de ellas tiene una función evolutiva para ser tremendamente valiosa para ella.

Pero Del revés no es una simplificación de todo ese proceso sino que también nos introduce de forma muy divulgativa en la forma de operar de la memoria a corto y largo plazo, el olvido, los sueños, los miedos, la imaginación, el pensamiento e incluso la abstracción y la creatividad gracias a la figura del amigo imaginario.

Crítica de Del revés
El viaje es memorable y la plasmación visual de de todo ese entramado no es menos interesante: el pensamiento que pasa como un tren lleno de oportunidades, el almacén desolado en el que encerramos los miedos más primitivos o la enorme biblioteca de recuerdos teñidos de emociones que marcan nuestra personalidad, por no hablar por esas islas de sentimientos que, como enormes pilares, conforman quiénes somos y que a medida que maduramos se tambalean para dar paso a un catálogo más amplio.

El sentido del humor recorre todo el metraje como un gran río refrescando todo este nutrido bosque de conceptos que pueden llegar a resultar abrumadores y que, sin embargo, se asimilan sin problemas con una gran facilidad, Película recomendadísima para los pequeños de la casa para que aprendan poco a poco a identificar sus propias emociones y a analizar por qué se sienten de una determinda forma.

Crítica de Del revés
Ésa es una de las grandes virtudes de Del revés: es una magnífica película pensada para los niños, por más que los adultos también puedan aprender junto a y de ellos y tener un estupendo punto de partida para explorar a la salida del cine.

Los que echaran de menos el alma de películas como la primera Toy Story van a encontrar ese halo de melancolía en Del revés aderezado con muchos más elementos. Pero si era necesaria esta película no lo será menos la secuela ¡que debe haberla por dios! ¡De esta película sí! Que nos lleve a comprender todos los procesos que empiezan a tomar el mando de las emociones en la adolescencia.

Del revés
Hay que valorar mucho el riesgo de hacer esta película, una propuesta original, refrescante, novedora, instructiva siendo divertida y sobre todo tierna. Es fácil empatizar con Riley porque todos hemos pasado alguna vez por la desilusión, la apatía incluso y por todo el abanico de emociones que experimenta al final de su infancia.

¡Qué reconfortante encontrar una película de animación que aspira a ser un taquillazo y no es una simple experiencia pasajera! ¡Qué bien encontrar un trasfondo, una enseñanza de las que no tienen moralina que perdurará en el tiempo! Del revés es una cita obligatoria con la cartelera. Ve a verla y te asombrarás de la forma en la que se visualiza todo lo que bulle dentro de tu chocolatera. «Conócete a ti mismo», dice el aforismo griego. Así sea.

by BeHappy Co.