23 diciembre 1996

Haro también ataca a José Luis Gutiérrez, Martín Prieto y Pablo Sebastián

Eduardo Haro Tecglen (EL PAÍS) contra columnistas de derecha: «¿Como puede seguir ABC publicando artículos de Jiménez Losantos, Carlos Dávila o Carlos Semprún, una ofensa para la gente decente?»

Hechos

El 23 de diciembre de 1996 el diario EL PAÍS publica un artículo de D. Eduardo Haro Tecglen sobre 6 columnistas de EL MUNDO y ABC.

Lecturas

En su columna de El País del 23 de diciembre Eduardo Haro Tecglen  justifica el despido de José Luis Gutiérrez de Diario16 ‘por su fracaso’ y se lamenta que aún se sigan publicando artículos en El Mundo de José Luis Martín Prieto y Pablo Sebastián Bueno y que en ABC sigan publicando los de Carlos Dávila Pérez de Camino, D. Federico Jiménez Losantos y Carlos Semprún Maura, que identifica como “ofensa para la gente decente y ejemplos de desvergüenza”. El diario ABC publica un editorial en defensa de los seis señalados acusando de ‘sectarismo’ a Haro Tecglen el día siguiente.

23 Diciembre 1996

EL BUENO Y EL MALO

Eduardo Haro Tecglen

Leer

Anson y Cebrián entran en la Academia Española. Inmediatamente, los turiferarios de Anson, chicos de su ‘sindicato del crimen’ o mafia del periodismo llamada AEPI (Asociación de Periodistas Independiente; algunos no lo son ni de sus esposas), declaran que él es el bueno, el otro es malo (ya saben ellos, en su catadura, donde podrán trabajar. Les advierto que los dos periódicos pagan mal). En el periódico de Anson, El Guti (José Luis Gutiérrez, expulsado por fracaso de DIARIO16), explica que Cebrián es ‘más malo que un dolor’, mientras que nadie discutía ‘al generoso director de este periódico’.

Cada día hay mayores pruebas de la caída vertical de la vergüenza de este país. En el estamenteo periodístico es difícil encontrarla, ni sería fácil en la Academia, donde, no obstante, hay grandes e inútiles ramalazos de ética: más que en la de Ciencias Morales, que elige a Barea: «Un enemigo del pueblo», diría Ibsen. Pero ¿cómo iban a ser excepciones estos grupos dentro de un país atropellado por la caída de la moral de Estado, de la religión, las doctrinas, los sistemas de ideas? Ah, la moral al servicio del sinvergüenza es antigua, catalógica, regia y bancaria en este país. No diría yo que el malo es Anson y el bueno Cebrián, porque tampoco creo que haya malos y buenos en el mundo: menos, porque este periódico es el de Cebrián. Que, evidentemente, no es una hermana de la caridad (las he conocido peores). Si digo que el periodismo de Anson que se refleja en el ABC cada día es malo de una manera absoluta; y espero que su periódico se recupere ahora que Anson se va. Y que el de Cebrián es infinitamente mejor, y así sale este periódico. Si Cebrián tuviera que irse al ser elegido Gran Lama en el Tíbet (no sería raro), este periódico saldría igual.

Ah, queda el tercer periódico: el de Ramírez, EL MUNDO. ¿Cómo cree ese director que puede publicar un largo párrafo glorificando a Anson y otro hundiendo a Cebrián en los infiernos de la ignorancia, como lo hace el descalificado Martín Prieto? ¿Cómo pede seguir publicando un artículo más de Martín Prieto, o de Aurora Pavón, o de sus supuestos investigadores económicos? ¿Cómo puede ABC seguir publicando artículos de Jiménez Losantos, de Carlos Dávila, de Semprún, que son una ofensa para la gente decente y ejemplos icónicos (salen sus retratos) de la desvergüenza del país?

Eduardo Haro Tecglen

24 Diciembre 1996

SEIS PERIODISTAS HONRADOS POR EL RESENTIMIENTO DE HARO TECGLEN

ABC (Director: Luis María Anson)

Leer

Contra estos seis periodistas arremetía ayer el infatigable resentimiento de Haro Tecglen, haciendo un vago paréntesis en su obsesión enfermiza por ABC. Los seis profesionales atacados no necesitan defensa ante la turbia zafiedad de los ataques de Haro. Pero queremos dejar constancia serena de nuestra admiración por ellos.

José Luis Gutiérrez es uno de los grandes periodistas españoles. En DIARIO16, cercado por las dificultades, hizo una gestión admirable. Triunfó plenamente y, cuando tenía la partida ganada, fue apartado de la dirección por una operación política. José Luis Martín Prieto es un hombre honrado, un monumental periodista, uno de los grandes columnistas del siglo XX, a cien años luz por encima de Haro Tecglen. El MP es generoso, inteligente, provocador y audaz. Es un lujo del periodismo español. Pablo Sebastián-Aurora Pavón es un ejemplo permanente de coherencia y de integridad, un periodista siempre en pugna con el Poder, contra todo poder. Hombre admirable, centenares de miles de lectores le admiran. Jiménez Losantos tiene la mente lúcida, la pluma transparente, la capacidad dialéctica en la sangre. Su columna es un éxito incesante. Carlos Dávila es un profesional de cuerpo entero, siempre al servicio de la verdad en una labor tenaz y discreta: Carlos Semprún es un escritor a favor de la libertad y en contra del a dictadura y, por lo tanto, en contra del a dictadura comunista y en especial del estalinismo, por el que Haro Tecglen ha sentido siempre especial devoción. Y ahí es donde empieza el gemir.