Search
Gallardón había animado desde el 'Foro ABC' a obviar el 11-M y mirar al futuro

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, se querella contra Jiménez Losantos (COPE) por decir que a él le daban igual las víctimas del 11-M

HECHOS

El 9 de junio D. Alberto Ruiz Gallardón anunció una querella por injurias contra el locutor de la COPE, D. Federico Jiménez Losantos.

Programa ‘La Mañana’ de COPE (08.06.2006) – Jiménez Losantos dice que Gallardón está dispuesto a llegar al poder ‘pasando por encima’ de los muertos del 11-M

  • /
Update Required
To play the media you will need to either update your browser to a recent version or update your Flash plugin.

11 Junio 2006

Hoy sólo existen las víctimas, hoy no existe Gallardón

Federico Jiménez Losantos

El montaje victimista de Gallardón, incluido su calculado ataque de histeria judicializada contra mí, alcanzaría un gran éxito si hoy fuera objeto de una reprobación tumultuosa y tumultuaria, no digamos ya si su provocación consiguiera un par de capones para abrir los telediarios. Ante la provocación hay que responder con inteligencia, no como quiere el provocador sino como nos conviene a los provocados. Tenemos constancia de que algunos grupos de extrema izquierda y algún grupo de la extrema derecha permeado y manipulado por la Policía podrían intentar hoy deslegitimar la manifestación, la causa de las víctimas y de la dignidad nacional montando un numerito de agresión o de gran reprobación al alcalde de Madrid o a cualquier otro medio de Prisa. No hay que hacerles el juego. Hoy y siempre, una manifestación de la AVT es para lo que la ha convocado la AVT. Nada más. Y nada menos.

Zapatero está contra la pared y Polanco al descubierto. Las vacilaciones de Rajoy han permitido a Gallardón acariciar la idea de un partido maduro para caer en sus garras. Eso no sucederá. Pero no es hoy el día de demostrárselo. Tampoco de facilitar la enésima operación de desprestigio contra la AVT, el PP o la COPE. Al paso de Gallardón, ni un insulto, ni una injuria, sólo un silencio sepulcral y despectivo. Ya tendremos días para hablar largo y tendido de ese sujeto, de ese cáncer de la derecha española, de ese agente doble, de ese hijo político de Vellido Dolfos. El lunes, sin ir más lejos, desde las seis de la mañana. Pero hoy, no; hoy, el peor desprecio es no hacer aprecio. Gallardón no existe. Sólo existen las víctimas del terrorismo, España y nuestra libertad. A Gallardón ni caso.

10 Junio 2006

Respuesta al insulto

EL PAÍS (Director: Javier Moreno)

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, decidió ayer querellarse contra el periodista radiofónico Federico Jiménez Losantos por presuntas injurias contra su honor y dignidad y menoscabo de su imagen pública. El director del programa La Mañana de la Cope avasalló el pasado jueves al regidor madrileño y dirigente del PP, a quien desde hace más de un año tiene vetada su presencia en la emisora de la Conferencia Episcopal, con una serie de epítetos a cual más ofensivo, con el objetivo, entre otras cosas, de presentarle como traidor a su partido. En su corrosiva verborrea, le acusó de ignorar los muertos de la matanza del 11-M con tal de llegar al poder, y consideró una provocación que asista hoy a la concentración de protesta convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo, con el consiguiente riesgo de que pueda ser objeto de una agresión por parte de algún exaltado, al tiempo que implicó a la Policía y la Guardia Civil en el brutal y múltiple atentado ferroviario del 11 de marzo de 2004.

A la luz de estas declaraciones, resulta natural que Ruiz-Gallardón haya optado por recurrir a los tribunales. Haciéndolo ayuda a quienes desde la calle piensan desde hace tiempo que hay que bajar el diapasón de gritos e insultos en la prensa, por mucho que algunos crean obtener así réditos de audiencia. El derecho a la libertad de expresión está claramente recogido en la Constitución, pero eso no supone que no existan límites a los excesos. Las palabras de Jiménez Losantos entran en esa categoría. Ningún profesional de la información está exento de cumplir con la ley. La crítica es válida, pero el insulto, no. Eso alcanza también a quienes juegan al papel de estrellas mediáticas de cualquier sector, como Jiménez Losantos u otros, que creen que la única verdad es la suya, que cualquier otra opinión es inadmisible, descalifican a colegas y atemorizan y someten a chantaje a figuras públicas que discrepan de sus tesis.

Resulta, en ese sentido, significativo que Jiménez Losantos rechazara ayer la petición del alcalde de Madrid de defenderse en su programa de la lluvia de acusaciones y alegara, para mayor befa, que éste tiene antes que pedir perdón a sus oyentes por unas críticas sobre presuntas manipulaciones a una entrevista suya hace un año. No deja de ser igualmente notable que sea Ruiz-Gallardón el primer dirigente del PP que se atreve a echar un pulso al comunicador de la Cope. Otros de sus compañeros, empezando por su presidente, Mariano Rajoy, no tienen más remedio que soportar desaires y palabras hirientes del director de La Mañana, sabedores de que ése es el peaje que deben pagar por el apoyo absoluto que la emisora episcopal otorga al primer partido de la oposición, describiendo un panorama nacional catastrófico. Todo ello es parte de una preocupante falta de tolerancia y de racionalidad que empieza a abundar en la política y los medios.

by BeHappy Co.